Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio


Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


segunda
HORA SANTA


¿Cómo llama Dios, hoy?


Esta reflexión va dirigida especialmente a jóvenes y adolescentes, con un doble objetivo.

            Que ellos acepten la posibilidad de ser llamados al sacerdocio.
            Que sepan valorar el ministerio sacerdotal en la comunidad diocesana.

Método: se sugiere la reflexión en pequeños grupos, al final el moderador integrará y complementará las aportaciones, ayudándose de las anotaciones que aquí se hacen.No se deje de tener un momento de oración — contemplación.

Exposición del Santísimo Sacramento

Canto (ver cantoral).

Oración
        
Oh Dios, que para alabanza de tu Nombre y salvación del género humano quisiste constituir a Cristo sumo y eterno sacerdote, te suplicamos que el pueblo redimido con su sangre consiga los frutos de la muerte y resurrección de tu Hijo, Jesucristo nuestro Señor, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Aleluya, aleluya.

Y le dijo: “Sígueme”.

R./ Aleluya, aleluya.         

Del santo Evangelio según san Lucas (5,27-32)

Después Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, que estaba sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció a Jesús un gran banquete en su casa. Había numerosos publicanos y otras personas que estaban a la mesa con ellos. Los fariseos y sus escribas murmuraban y decían a los discípulos de Jesús: "¿Por qué ustedes comen y beben con publicanos y pecadores?" Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan".

Reflexión guiada

¿Cómo nos llama Dios?

La vocación es un llamado. Los apóstoles recibieron de viva voz el llamado de Cristo: “Ven y sígueme”. ¿Recuerdas la vocación de algún Apóstol? Lc 5, 1-11 y Mt 4, 18-22 (Vocación de Pedro, Andrés, Santiago y Juan). Mt  9, 9 y Lc 5, 27-28 (Vocación de Mateo). Mc 3, 14.19 y Lc 6, 13-16 (Elección de los Doce).

  1. En el tiempo presente Cristo no suele llamar de viva voz, sin embargo sigue llamando al sacerdocio. ¿En qué forma lo hace?
  2. ¿Cómo se puede reconocer el llamado? A través de las personas (papás, maestros, sacerdotes, amigos). A través de los acontecimientos (éxitos, problemas de los barrios de la ciudad, mucha o poca fe, viajes, enfermedad grave, etc.).
  3. Actualmente, ¿para qué sirve responder al llamado de Dios? (Especificar las funciones del sacerdote: de servicio, de enseñanza y de culto).
  4. ¿Cuáles son las necesidades más urgentes de nuestra ciudad?
  5. ¿En qué medida el sacerdote puede ayudar a resolver estos problemas?
  6. ¿Puedes tú responder al llamado de Dios o ayudar a que otro responda? ¿Cómo?

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir: Padre Nuestro...

Oración por las vocaciones

         ¡Oh Jesús, pastor eterno de las almas...

Bendición con el Santísimo Sacramento