Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio


Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


tercera
HORA SANTA


Modo de vida del sacerdote


Se pretende propiciar el conocimiento concreto de la vida sacerdotal, especialmente entre los jóvenes.

Es muy buena oportunidad para que los participantes capten la diferencia entre la vocación sacerdotal diocesana y la sacerdotal religiosa.

Exposición del Santísimo Sacramento

Canto (ver cantoral).

Oración
        
Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el espíritu de piedad y fortaleza, que suscite dignos ministros de tu altar y los haga defensores valientes y humildes de tu Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Aleluya, aleluya.

Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para su cosecha.

R./ Aleluya, aleluya.
        

Del santo Evangelio según san Mateo (9, 35-38)

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para su cosecha".

Reflexión guiada

  1. ¿Dónde y cómo vive el sacerdote? (Silencio).
  2. ¿Cuál es el trabajo diario de un sacerdote de la ciudad? (Silencio).
  3. ¿Es posible o necesario para el sacerdote tener amigos? (Silencio).
  4. ¿Cuáles son las distracciones de un sacerdote? (Silencio).
  5. ¿Puede el sacerdote vivir con su familia? (Silencio).
  6. ¿De qué vive el sacerdote? (Silencio).
  7. ¿Debe el sacerdote intervenir en política? (Silencio).

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir: Padre Nuestro...

Oración por las vocaciones

         ¡Oh Jesús, pastor eterno de las almas...

Bendición con el Santísimo Sacramento