Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio


Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


cuarta
HORA SANTA


La vocación en la Biblia


Indicaciones para la reflexión:

  • Se reúnen en grupos.
  • Escogen a quien leerá la Palabra.
  • Se empieza escuchando la Palabra de Dios (texto señalado).
  • En cada pregunta guardar un momento de silencio para reflexionar antes de responder.
  • Cada persona selecciona una o dos frases que le gusten y, explica por qué las escogió.
  • Se necesita escuchar con respeto a cada persona sin hacer discusiones o explicaciones largas.
  • No hay límite de tiempo: no hacerlo muy aprisa, ni demasiado lento.

Exposición del Santísimo Sacramento

Canto (ver cantoral).

Del santo Evangelio según san Marcos (1, 15-18)

Fue Jesús a Galilea y proclamaba la Buena Nueva de Dios: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; cambien de conducta y crean en la Buena Nueva”. Bordeando el Mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, hermano de Simón, echando las redes en el mar, pues eran pescadores, Jesús les dijo: “Vengan conmigo, y haré de ustedes pescadores de hombres”. Al instante, dejaron las redes y le siguieron”.

(Silencio)

Reflexión guiada

a) Al leer el texto pienso que la vocación es:

Un llamado de Dios.
Algo que se da en todos los ambientes sociales.
Un servicio.

(Silencio)

b) Pienso que el Sacerdote es:

Un líder del pueblo.
Un reaccionario en progreso.
Un continuador de la obra de Cristo.
El hombre que anuncia la Palabra de Dios.
Un revolucionario.
Un hombre de oración.
Un oponente de la injusticia.

(Silencio)

c) Dios me enseña en este pasaje evangélico:

Que cuando Dios, llama hay que responder.
Que nada hay más valioso que cumplir con su llamado.
Que seguir su llamado no es nada fácil.
Que seguirle significa confiar en Él.

(Silencio)

d) Si tú hubieras sido uno de los apóstoles le hubieras respondido:

“Déjame pensarlo”.
Hubieras repelado.
Lo hubieras rechazado.
“Llama a otra persona”.
Hubieras aceptado gustoso.

(Silencio)

e) Esta reflexión exige de mí:

El conocer mejor todas las vocaciones.
El tratar de encontrar mi propia vocación.
El tener aprecio a las vocaciones sacerdotales.
El ser fiel a la vocación que el Señor me ha dado.

(Silencio)

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir: Padre Nuestro...

Oración por las vocaciones

         ¡Oh Jesús, pastor eterno de las almas...

Bendición con el Santísimo Sacramento