Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio


Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


novena
HORA SANTA


Oración sacerdotal


Exposición del Santísimo Sacramento

Canto (ver cantoral).

Oración

Dios nuestro, que enseñaste a los ministros de tu Iglesia, no a buscar que alguien les sirva sino a servir a todos, concédeles ser infatigables en el don de sí mismos, constantes en la oración, alegres y bondadosos en el ejercicio de su ministerio. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina, en la unidad de Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Aleluya, aleluya.

Yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre.

Aleluya, aleluya.

Del santo Evangelio según san Juan (15, 9-17)

Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto. Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.

Reflexión guiada

Como los apóstoles, los sacerdotes son queridos por Jesús. A ellos les pide hoy que permanezcan en su amor. Permanecer en el amor de Jesús significa cumplir sus mandamientos. Cuando vemos a un sacerdote que manifiesta un sincero gozo por su ministerio, estamos viendo, muy probablemente, a un sacerdote que permanece en el amor de Jesús. Oremos por nuestros sacerdotes para que se sientan contentos de serlo y vivan su vida en plenitud. Oremos también por los que manifiestan enojo por su vida y amargura por no haberse realizado.

(Silencio)
                                                                                             
Siervo es una persona que tiene obligación de servir a su amo, aunque no lo ame. Amigo es el que colabora por cariño con su amigo. Los sacerdotes son amigos de Jesús y trabajan voluntariamente con Él, porque conocen sus planes, están de acuerdo con Él y le ayudan a realizarlos.

(Silencio)

¿Cómo elige Jesús? ¿A quién elige? ¡Sólo Él lo sabe! Él llama a hombres de muy diferentes ambientes, de diversas culturas y muy poco parecidos entre sí. Podemos decir con san Pablo, que llama de tal modo, que en las limitaciones de los llamados se manifiesta el amor de Jesús que actúa a pesar de los límites de la humanidad de sus sacerdotes.

(Silencio)

Jesús sigue llamando y su llamado es en sí mismo un don para el llamado y un don para la Iglesia. Pidamos a Jesús que no deje de llamar en nuestros días, pero que llame más fuerte, porque su voz parece perderse en el ruido de nuestro mundo.

(Silencio)

A modo de Oración Universal
(Don y Misterio, Juan Pablo II)

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial.                                                      R./ Ten piedad de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo.    
Dios, Espíritu Santo.
Trinidad Santa, un solo Dios.

Jesús, Sacerdote y Víctima.
Jesús, Sacerdote Eterno según el orden de Melquisedec.
Jesús, Sacerdote enviado por Dios a evangelizar a los pobres.
Jesús, Sacerdote que en la última cena instituiste una forma de sacrificio perdurable.
Jesús, Sacerdote siempre viviente e intercediendo por nosotros.
Jesús, Pontífice ungido por el Padre con el Espíritu Santo y la virtud.
Jesús, Pontífice tomado de entre los hombres.
Jesús, Pontífice constituido para los hombres.
Jesús, Pontífice de nuestra profesión de fe.
Jesús, Pontífice lleno de una mayor gloria que la de Moisés.
Jesús, Pontífice del tabernáculo verdadero.
Jesús, Pontífice de los bienes futuros.
Jesús, Pontífice santo, inocente y sin mancha.
Jesús, Pontífice fiel y misericordioso.
Jesús, Pontífice arrebatado por el celo de Dios y de los hombres.
Jesús, Pontífice perfecto para siempre.
Jesús, Pontífice que por tu propia sangre entraste a los cielos.
Jesús, Pontífice que iniciaste un nuevo camino para nosotros.
Jesús, Pontífice que nos amaste y nos lavaste de los pecados en tu sangre.
Jesús, Pontífice que te entregaste a ti mismo a Dios como oblación y hostia.
Jesús, Hostia de Dios y de los hombres.
Jesús, Hostia santa e Inmaculada.
Jesús, Hostia satisfactoria.
Jesús, Hostia de propiciación y alabanza.
Jesús, Hostia de reconciliación y de paz.
Jesús, Hostia en la que tenemos la confianza y el acceso a Dios.
Jesús, hostia viviente por los siglos de los siglos.

Muéstrate propicio.           R./ Perdónanos, Señor.
Muéstrate propicio.           R./ Escúchanos, señor.

De una pertenencia temeraria al clero.                                           R./Líbranos, Jesús.
Del pecado de sacrilegio.
Del espíritu de incontinencia.
Del escándalo del pecado.
De toda mancha de simonía.
De una indigna administración de las obras de la Iglesia.
Del amor del mundo y de sus vanidades.
De una indigna celebración de tus Misterios.
Por tu sacerdocio eterno.
Por la santa unción por la que fuiste constituido Sacerdote por Dios Padre.
Por tu espíritu sacerdotal.
Por aquel ministerio por el que mostraste claramente a tu Padre a la tierra.
Por tu inmolación cruenta en la cruz, hecha una sola vez.
Por ese mismo sacrificio renovado cada día en el altar.
Por aquella divina potestad que ejerces invisiblemente en tus sacerdotes.

R./Te rogamos, óyenos.

Que te dignes conservar en la santa religión a todo el orden sacerdotal. 
Que te dignes proporcionar a tu pueblo pastores según tu Corazón.
Que te dignes dotarlos de tu Espíritu sacerdotal.
Que los labios de los sacerdotes custodien tu ciencia.
Que te dignes enviar operarios fieles a tu mies.
Que te dignes multiplicar a los fieles dispensadores de tus misterios.
Que te dignes darles perseverancia en el servicio de tu voluntad.
Que te dignes concederles mansedumbre en su ministerio, solicitud en la acción y constancia en la oración.
Que te dignes promover por ellos el culto del Santísimo Sacramento en todas partes.
Que te dignes llevar a tu gozo a aquellos que bien te sirvieron.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R./ Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R./ Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. R./ Ten piedad de nosotros.
Jesús, Sacerdote. R./ Óyenos.
Jesús, Sacerdote. R./ Escúchanos.
Jesús, Sacerdote. R./ Ten piedad de nosotros.

Oración

Dios, santificador y custodio de tu Iglesia, despierta en ella, por tu Espíritu, idóneos y fieles dispensadores de los santos misterios, para que por su ministerio y ejemplo el pueblo cristiano camine siempre por el camino de la salvación bajo tu protección. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza nos atrevemos a decir: Padre Nuestro...

Oración por las vocaciones

         ¡Oh Jesús, pastor eterno de las almas...

Bendición con el Santísimo Sacramento