Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ven en PDF HORA SANTA POR LAS VOCACIONES EN GENERAL -7-

Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


décimo séptima
HORA SANTA


Hora Santa por las Vocaciones
en general (7)


Exposición del Santísimo Sacramento
(Según costumbre).

Canto (ver cantoral).

Celebrante: En el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Celebrante: El Señor esté con ustedes.

Todos: Y con tu espíritu.

Monitor: Orar por las vocaciones es una puesta en práctica del mandato de Jesús: “rueguen al dueño de la siembra que mande obreros para hacer la cosecha”. Este mandato desafía nuestra fe e interpela nuestra conciencia de bautizados. Es el primer servicio que podemos ofrecer a la gran causa de las vocaciones. Necesitamos apóstoles, evangelizadores y misioneros, personas comprometidas que, en nombre de Cristo, nos ayuden alcanzar los bienes de la salvación. Lo primero que debemos hacer es orar con humildad al dueño de la siembra.

ORACIÓN COLECTA

Celebrante: Oremos. Concédenos, Dios nuestro, recibir con un corazón sencillo y dócil la palabra de vida con la que nos has regenerado como hijos tuyos, para vivir de acuerdo con ella y demostrar en obras nuestro amor a los demás. Por nuestro Señor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Lector:
Lectura del Libro del Profeta Isaías (6, 1.6-8)

En el Año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor sentado en un trono alto y excelso. El borde de su manto llenaba el templo. Y entonces voló hacia mi uno de los serafines. Llevaba en la mano una braza que había tomado del altar con unas tenazas. Con la braza me tocó la boca, diciéndome: “Mira: Esto ha tocado tus labios. Tu iniquidad ha sido quitada
Y tus pecados están perdonados”. Escuché entonces la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá de parte mía?” Yo le respondí: “Aquí estoy Señor, envíame”. Palabra de Dios.

Todos: Te alabamos Señor.

Salmo responsorial (Sal 39)

Salmista: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Salmista: Con gran confianza esperé en el Señor,
Él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.
El me puso en la boca un canto nuevo,
una alabanza a nuestro Dios.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Salmista: Sacrificios y ofrendas ya no quieres,
en cambio me has dejado oír tu voz;
no pides expiaciones ni holocaustos,
así que dije: “Aquí estoy”

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Salmista: En el libro sagrado se me ordena
cumplir lo que tú mandas.
Me agrada hacer tu voluntad, Dios mío,
pues tu ley es la entraña de mi entraña.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Salmista: He dado a conocer tu salvación
ante todo tu pueblo;
Tú bien sabes, Señor,
que no guardé silencio.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Salmista: Tú, Señor, no me niegues tu clemencia;
que tu amor y lealtad,
por siempre me protejan.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Aclamación antes del Evangelio

Lector: Aleluya, Aleluya.

Todos: Aleluya, Aleluya.

Lector: Permanezcan en mí y yo en ustedes, dice el Señor, el que permanece en Mí y yo en él, ése da fruto abundante.

Todos: Aleluya, Aleluya.

Celebrante: DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (16,24-27).

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El que quiera venir conmigo, que renuncie a si mismo, que tome su cruz y me siga. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero, si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar uno a cambio para recobrarla? Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la gloria de su Padre, en compañía de sus ángeles, y entonces dará a cada uno lo que merecen sus obras”. Palabra del Señor.

Todos: Gloria a ti, Señor Jesús.

Homilia y/o reflexión guiada.

LA PALABRA SE HACE ORACIÓN

Celebrante: Guiados por el Evangelio de Jesús, que sigue vivo, invoquemos al Señor que nos enriquece con la fuerza del Espíritu. Oremos diciendo: Padre, escúchanos.

Lector: Para que el Papa, los Obispos y toda la Iglesia, realicen su misión evangelizadora en medio del mundo. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Lector: Para que los pueblos y naciones luchen por los valores del Evangelio, que traen la paz, la justicia y verdadera libertad. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Lector: Para que los sacerdotes y personas consagradas, anuncien con ilusión el Evangelio de Jesús en el mundo. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Lector: Para que siempre haya corazones jóvenes que estén dispuestos a seguir la llamada de Dios y dedicar su vida, como Jesús, los Profetas y los Apóstoles al servicio de sus hermanos los hombres, siendo testigos de esperanza. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Lector: Para que los hogares cristianos se sientan testigos del Evangelio y fomenten la voluntad cristiana de sus hijos. Oremos.

Todos: Escúchanos, Padre.

Monitor: Para que cada parroquia se comprometa a ser comunidad evangelizadora y siembre con valentía la llamada de Cristo entre sus miembros. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Monitor: Para que todos los aquí reunidos en oración, animemos a quienes deciden consagrarse al servicio del Evangelio. Oremos.

Todos: Padre, escúchanos.

Celebrante: Todos decimos la oración por las vocaciones en general.

Todos:

Señor Jesús, Pastor bueno,
que has ofrecido la vida
para que todos tengan vida,
danos a nosotros, comunidad creyente
extendida por todo el mundo,
la abundancia de tu vida,
y haznos capaces de testimoniarla
y de comunicarla a los demás.

Señor, Jesús, concede la abundancia de tu vida
a todas las personas consagradas a Ti
para el servicio de la Iglesia.
hazlos felices en su entrega,
infatigables en su ministerio,
generosas en su sacrificio.
Que su ejemplo abra otros corazones
para escuchar y seguir tu llamada.

Señor Jesús, da la abundancia de tu vida
a las familias cristianas, para que sean fervorosas
en la fe y en el servicio eclesial,
favoreciendo así el nacimiento y el desarrollo
de nuevas vocaciones consagradas.

Señor Jesús, da la abundancia de tu vida
a todas la personas;
de manera especial a los jóvenes
que llamas a tu servicio:
ilumínalos en la elección,
ayúdalos en las dificultades,
sostenlos en la fidelidad;
hazlos dispuestos y decididos
a ofrecer su vida, según tu ejemplo,
para que otros tengan la vida. Amén.

PRESIDENTE: Contentos por sabernos Hijos de Dios, digamos a nuestro Padre:

Todos: Padre Nuestro…

Bendición con el Santísimo Sacramento y despedida

Canto final (ver cantoral).