Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ven en PDF HORA SANTA SACERDOTAL DE ADVIENTO -9-

Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


décimo novena
HORA SANTA


Hora Santa Sacerdotal de Adviento (9)



Exposición del Santísimo Sacramento
(Según costumbre).

Canto (ver cantoral).

Acto de presencia

Animador: Aquí estoy, Señor, yo, el llamado desde el seno de mi madre, yo, el elegido a quien ungiste para curar, consolar y liberar.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Animador: Yo, el sacado de entre los demás hombres, el marcado, señalado y separado. Yo, el consagrado para ti, para siempre, ¡para siempre...!

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Animador: Yo, el discípulo escogido, tu plenipotenciario apóstol que, por tu designio, ata y desata.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Animador: Yo, el sacerdote del Altísimo, pastor de tu rebaño, profeta de divina voz.

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Animador: Yo, el testigo de tu resurrección, el heraldo de tu Reino, el ciudadano del Infinito...

Todos: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Lectura de la Biblia (II Cor 4, 7-10).

Animador: Pero llevamos este tesoro en recipientes de barro para que aparezca que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no de nosotros.

Todos: Atribulados en todo, mas no aplastados;

Animador: perplejos, mas no desesperados;

Todos: perseguidos, mas no abandonados;

Animador: derribados, mas no abandonados.

Todos: Llevamos siempre en nuestros cuerpos, por todas partes, el morir de Jesús, a fin de que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.

(Silencio para reflexionar).

Canto

Perdón, Señor,
porque pequé contra ti.

Animador: Vida y muerte. Muerte y vida.

Todos: Vida de lo alto gozosamente presente en mi humana vida a pesar de mí mismo.

Animador: Muerte. Dolorosamente presente en mi propia vida, desde mí mismo, a pesar de Dios.

Todos: De Dios, la vida; de mí, la muerte.

Animador: Vida y muerte, gracia y pecado.

Todos: ¿Están muertos los ministros de la vida?

Animador: Soy profeta, tenía que hablar en tu nombre y hablé en el mío.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Tenía que conducir a tus hijos hacia ti y me quedé con ellos.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Tenía que darte culto y me di culto a mí mismo.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: He apagado la llama de tu amor. Señor, soy tibio.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Me he vuelto mudo, Señor, ni te hablo ni te oigo, el ruido de mi mundo me enajena.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Me he vuelto ciego. Cierro mis ojos para no ver la miseria a mi lado, me he acostumbrado al dolor de los demás.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Me he establecido, amo mi tranquilidad, ya no me comprometo.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Me he materializado. Me preocupo más por mis ingresos que por mi acción pastoral.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Me embriaga el poder. Lastimo a los que me buscan. Me he vuelto hiriente y grosero.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Entre la sacristía y el altar lloremos los sacerdotes del Altísimo, porque hemos apagado el Espíritu y nos hemos vuelto burócratas de la gracia.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Olvidé tu misericordia y me llené de orgullo; por mí, Señor, por mí, por mí he pensado que hago maravillas; me he olvidado de ti, de tu fuerza y de tu gracia, de tu Espíritu aleteando sobre mi nada.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Consciente de mis pecados, avergonzado de mi olvido, lleno de dolor por mi corazón dividido, añorando el bien perdido y, seguro de tu amor...

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: A tu perdón me acojo, invoco tu misericordia, mendigo tu gracia.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Restáurame, Señor, renuévame. Acéptame, Señor, en tu presencia.

Todos: Perdón, Señor, porque pequé contra ti.

Animador: Señor, aquí estoy, desde lo profundo de mi pena yo te invoco.

Animador: He impuesto silencio a mi corazón para que en el silencio yo te hable, para que en mi silencio te escuche. Habla, Señor, guardo silencio.

(Silencio).

Canto

Gracias por tu perdón.

Canto (ver cantoral).
(o el que se crea conveniente).

Acción de gracias

Animador: Gracias, Señor, por la vida; por la vida de aquí y por la otra, que, sin conocerla, añoro.

Todos: Gracias por el destino y por el camino; por el reposo y por el nuevo día.

Animador: Por el nuevo día de mi vida de aquí, entrelazada misteriosamente con mi vida de allá.

Todos: Gracias por la llamada, por elegirme a mí entre otros muchos más dignos, más capaces, más buenos. ¿Por qué a mí?

Animador: Gracias por hacer de mi vida continúo encuentro, inicio cotidiano de mañanas sin ayer y de ayeres sin fin.

Todos: Gracias por el amor. El amor que conquistó mi pecho tomándolo a la fuerza, a pesar de mi yo empecinado, obsesionado, neciamente enamorado de mí mismo.

Animador: Gracias por mis hermanos los hombres que se fueron colando, sin sentirlos; y que se fueron quedando, instalados a pesar mío, en mi corazón estrecho. Gracias por entreabrir mi puerta.

Todos: Gracias por la fe y la Palabra que se volvió semilla arrojada al voleo en mi tierra ávida.

Animador: Gracias por la semilla que arraigó en mí.

Todos: Gracias por mis días soleados de color de risa.

Animador: Por enseñarme a amar la amable lluvia preñada de vida.

Todos: Por mis días de lágrimas que también son lluvia y también dan vida.

Animador: Por el sol radiante, blanca hostia consagrada que se levanta cada día sobre el moreno monte de mis manos.

Todos: Por el pan de aquí y por el pan de allá, que se entrega dócilmente por mis manos para saciar las hambres de los hombres y mis propias hambres.

Animador: Gracias por mis amigos don espléndido del cielo. Por los viejos y por sus espléndidas historias. Por los niños, presencia de Dios entre los hombres.

Todos: Por el mar que es tan grande. Por el bosque, hermosa catedral de tu presencia. Por las puestas de sol y por el sol naciente.

Animador: Gracias por tu amor de Padre.

Canto

Quiero darte las gracias...

Bendición con el Santísimo Sacramento