Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ven en PDF HORA SANTA SACERDOTAL DE ADVIENTO -10-

Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México


décima
HORA SANTA


Hora Santa sacerdotal de Adviento (10)



Exposición del Santísimo Sacramento
(Según costumbre).

El gozo de ser...

Penitencial

Animador: Este día, Señor, he entrado dentro de mí mismo. Rompí cerrojos y candados y me abrí las puertas de mi alma.

Todos: Al resplandor de tu luz descubrí mis heridas. Mil llagas que ni siquiera sabía que existían.

Animador: Tomé conciencia de mí mismo y, de pronto, sentí el dolor que no sentía... ¡Me descubrí enfermo!

Todos: Y tuve miedo. Miedo de mi alma enferma y de la muerte eterna. Y sentí vergüenza.

Animador: Lejos de ti. Señor, parecía que vivíamos, parecía todo tan normal, pero estábamos vacíos.

Todos: Volví mis ojos hacia ti desde mi nada y mi vacío; y mi mirada se encontró con tu mirada.

Todos: Me esperabas, Padre; saliste a la orilla del camino y tus ojos recorrían los horizontes adivinando mi regreso.

Todos: Aquí estoy, Padre, soy yo, irreconocible bajo mi mugre y mis harapos; aquí estoy, Padre.

Todos: Aquí estoy, Padre, anhelando tu cariño y, hambriento del hogar abandonado. La añoranza es más fuerte que mi orgullo.

Animador:
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

Perdonados

Animador: Nos vimos rojos como la grana y nos volviste blancos como la nieve. De siervos pasamos a ser amigos. Y de amigos, a ser hijos.

Todos: Me devolviste, como un anillo, mi dignidad perdida; me regresaste mi nombre y mis sueños.

Animador: Sentado a la mesa de los hijos comeré tu pan y beberé tu vino, sin envidiar las bellotas de los cerdos.

Todos: Ya no bajaré mis ojos, ni mis mejillas arderán, mis labios pronunciarán tu nombre, podré decirte: ¡Padre!

Gracias

Animador: Gracias, Padre...

Todos: Por tu perdón.

Animador: Gracias, Padre...

Todos: Por tu clemencia.

Animador: Gracias, Padre...

Todos: Por no guardar memoria de mis faltas.

Animador: Gracias, Padre...

Todos: Por regresarme la dignidad perdida.

Animador:
Gracias, Padre...

Todos: Por ser el “Padre nuestro”.

Animador: Nos vimos rojos como la grana y nos volviste blancos como la nieve.

Todos: De siervos pasamos a ser amigos. Y de amigos, a ser hijos. De hijos, nos hiciste Cristos.

Animador: No por mí, Señor, no por mí, sino por tu gran misericordia.

Llamados

Todos: No te elegimos nosotros, Tú nos elegiste, nos llamaste porque Tú quisiste.

Animador: Desde el seno de mi madre me llamaste.

Todos: Fui de los pocos elegidos entre los muchos llamados.

Animador: Ni somos los más sabios, ni los más fuertes, ni los más santos. ¿Por qué, Señor, por qué?

Todos: Al comienzo de mi vida escuché mi nombre, con paternal acento por tus labios pronunciado.

Animador: En mi tierna juventud sentí tu mirada clavada en mis pupilas, imperativa, definitiva...

Todos: Tu mandato indiscutible transformó mi vida: querías mi corazón, mi corazón completo, indivisible.

Lectura Biblica:
(Mt 4, 18-22).

Caminaba Jesús a orillas del lago de Galilea y vio a dos hermanos: Simón, llamado después Pedro, y Andrés, que echaban las redes al agua porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y los haré pescadores de hombres.” Los dos dejaron inmediatamente las redes y empezaron a seguirlo.

Silencio

Canto

Tú has venido a la orilla.

Animador: Yo soy Pedro, Tú me llamaste. Soy Andrés, pronunciaste mi nombre.

Todos: Soy Juan, el discípulo amado; soy Santiago, hermano de Juan; soy Felipe; soy Natanael el de la higuera; soy Levi, Mateo, el publicano; soy Tomás, el incrédulo; soy Santiago, hijo de Alfeo; soy Judas Tadeo, hermano del Señor; soy Simón el Cananeo. ¿Soy Judas Iscariote?

Animador: Tú me llamaste. “¡Aquí estoy!”, clamé con temblorosa voz el día en que me ungiste.

Todos: Y ese día fui tu Cristo, Sacerdote del Altísimo para siempre... ¡para siempre!

Animador: Apenas tenía palabras; y yo era tu profeta! Y mi boca comenzó a hablar palabras de Dios.

Todos: ¡Y fui pastor y padre! Y fuimos el mismo Cristo. Nuestras manos, sus propias manos, manos doloridas, por clavos señaladas. Manos salvadoras para bendecir, sanar y perdonar.

Animador: Mis pies... pies de Cristo mensajero, que recorren incansables los caminos, dejando en el polvo la huella sangrante de los clavos.

Todos: Y quise ser Cristo, clavado en la cruz como un vencido; Cristo, al final, glorioso y revivido.

Animador: Alter Christus. Otro Cristo.

Todos: E iré por este mundo haciendo el bien entre los hombres.

Animador: Curando males y sembrando amores.

Todos: Iré buscando en los breñales la oveja tenaz que aún no encuentro; para llevarla, al fin, sobre mis hombros, de regreso al redil donde Él espera.

Animador: Quiero ser tu Cristo; seré tu luz en las tinieblas y verdad en la mentira.

Todos: Y en la angustia podré ser, si Tú lo quieres, la cierta esperanza de un futuro cierto.

Animador: ¡Padre!

Todos: Mira que somos débiles.

Animador: ¡Padre!

Todos: Es pesada tu carga.

Animador: ¡Padre!

Todos: Sin ti nada podemos.

Animador: Mía es la debilidad.

Todos: Tuya la fuerza.

Animador: Mías las manos.

Todos: Tuyas las obras.

Animador: Mías las palabras.

Todos: Tuyo el convencimiento.

Animador: Nada puedo sin ti.

Todos: Todo lo puedo en ti, que me confortas.

Animador: Con tu gracia. Padre, yo quiero ser pan partido y comido como Cristo.

Todos: Pescador de otros mares.

Animador: Sembrador de la Palabra al voleo.

Todos: Con tu gracia, con tu fuerza, con tu amor.

Animador: Señor, te di mi “sí’.

Todos: Tú nos diste el querer.

Animador:
Me pediste que dejara todo.

Todos: E hiciste de nuestra vida una vida plena; Al ciento por uno nos pagaste!

Animador: Me pediste el corazón completo.

Todos: Y nos diste a nuestros hermanos para que los amáramos como Cristo nos amó.

Animador: Fue un buen trato. Yo salí ganando.

Animador: Fieles a la recomendación del Salvador, nos atrevemos a decirte:

Padre nuestro...

Canto final (ver cantoral).

Un anhelo ferviente hay en mi pecho.
(O algún otro a propósito).

Oración por las vocaciones

         ¡Oh Jesús, pastor eterno de las almas...

Bendición con el Santísimo Sacramento