Visitar el sitio web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio



Ver en PDF HORA SANTA DE PASCUA -5-

Año Santo Sacerdotal 2009-2010


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México



Hora Santa de Pascua (5)



Celebrante:
Celebrante: EN EL NOMBRE DEL PADRE DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: Amén.

Exposición del Santísimo para la Adoración

CANTO: (Ver cantoral)

Celebrante: Antes de ponernos en la presencia de Dios, vamos a pedirle perdón por nuestros pecados.

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María virgen, a los ángeles a los santos y a ustedes hermanos que intercedan por mi ante Dios Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN

Celebrante: Padre bueno y Misericordioso que has querido dejarnos a tu Hijo muy Amado para Adorarlo por toda la eternidad. Concédenos que al meditar con Él en la Eucaristía este gran misterio de salvación. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Del Santo Evangelio según San Lucas (24, 1-7)

El primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los aromas que habían preparado, y encontraron la piedra del sepulcro retirada a un lado. Entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. Estaban sin saber que hacer, cuando dos hombres se presentaron ante ellas vestidos con ropas deslumbrantes. Llenas de miedo, hicieron una profunda reverencia. Ellos les dijeron: -¿Por qué buscan entre los muertos al que esta vivo? No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que les dijo cuando estaba en Galilea. Que el Hijo del Hombre debía ser entregado en manos de pecadores, que iban a crucificarlo y que resucitaría al tercer día. Palabra del Señor.

Meditación personal

Canto: (Ver cantoral)

REFLEXIÓN

El sepulcro abierto, la mujeres llorando y ante la aparente ausencia del Señor, vemos como el autor sagrado nos narra el primer día de la semana, Cristo que ha resucitado y comienza a hacer todas las cosas de nuevo. De tal manera que gracias a esa entrega de Amor; todos podemos proclamar el Gloria teniendo la Salvación en nuestras manos. Sin embargo, esa salvación la tenemos que renovar día a día, alimentándonos del mismo Jesús en la Eucaristía, el Sacramento de la Reconciliación y la Oración continua y por eso; la pregunta que nos surge hoy es ¿Quién nos seguirá alimentando Cristo? ¿Quién nos reconciliará con Él? A estas preguntas sólo nos exige una respuesta de fe: pedirle al Señor que siga suscitando en el corazón de los jóvenes el deseo ser Sacerdotes y los que ya están que sigan perseverando en el amor, pidamos pues en esta Hora Santa y en este año Sacerdotal, que Jesús que nos ha llamado a una vida de amor, nos siga llamando para orar por las vocaciones y por los Sacerdotes y que siendo Santo nos indican el camino de la Santidad para llegar sin temores al encuentro con el Padre. Que así sea.

SILENCIO MEDITATIVO

PRECES

Celebrante: Oremos juntos a nuestro padre del cielo. A cada petición vamos a responder. Escúchanos padre.

Monitor: Por el Papa, los Obispos, Sacerdotes y Diáconos, para que sigan guiando fielmente al Pueblo de Dios. Oremos.

Todos: Escúchanos Padre.

Monitor: Para que el Señor Jesús siga suscitando en el corazón de los jóvenes para consagrarse a la vida sacerdotal, religiosa y misionera con un corazón generoso. Oremos.

Todos: Escúchanos Padre.

Monitor: Para que nuestra Iglesia se mantenga unida en la Fe, la Esperanza y en el Amor. Oremos.

Todos: Escúchanos Padre.

Monitor: Para que aquellas personas que no conocen a Dios, puedan sentir en su corazón el deseo de entregarse a ÉL y al prójimo. Oremos.

Todos: Para que en nuestra Nación se busque siempre la justicia y la paz y se acabe todo signo de violencia. Oremos.

Todos: Para que… (Pueden añadir sus intenciones libres).

Celebrante: Pongamos todo esto y lo que aún existe en nuestro corazón diciendo todos juntos la oración que Cristo nos enseño. Padre Nuestro…

ORACIÓN

POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES Y AUMENTO DE VOCACIONES

¡Oh Jesús, Eterno Sacerdote! Guardad a vuestros Sacerdotes al abrigo de vuestro corazón.

Guardad sin manchas sus manos consagradas que diariamente tocan vuestro Santo Cuerpo y limpios sus labios teñidos con vuestra Preciosa Sangre.

Guardad puros sus corazones, marcados con el sello sublime del Sacerdocio, y no permitas que el espíritu del mundo los contamine. Aumentad el número de vuestros apóstoles, que vuestro santo amor los proteja de todo peligro.

Bendecid sus trabajos y que el fruto de sus desvelos sea la salvación de muchas almas, que serán su consuelo aquí y su corona eterna. Amén.


BENDICIÓN CON EL SANTÍSIMO Y DESPEDIDA

Canto final: “ Bendito, bendito sea Dios”