VISITAR SITIO WEB de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones
Vicaría Pastoral

Mapa del Sitio

OCHO CATEQUESIS POPULARES


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México

 




CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO

SEMANA DE ORACIÓN POR LA PATRIA


8 catequesis populares



Tema 1
L
IBERTAD
La Vocación a la Libertad. Una mirada a la propia historia desde la fe.
LIBERTAD
Tema 2
I
NICIATIVA Un proceso nunca acabado.
INICIATIVA
Tema 3
B
IEN COMÚN El progreso como "vocación".
BIEN COMÚN
Tema 4
E
DUCACIÓN Educación integral y de calidad para todos.
EDUCACIÓN
Tema 5
R
ESPETO
Un tripié fuerte y frágil. Por el respeto y la pluralidad construimos la cultura de la vida.
RESPETO
Tema 6
T
TRABAJO Protagonistas para un futuro con esperanza.
TRABAJO
Tema 7
A
YUDA MUTUA Frente a los grandes desafíos sociales: justicia y solidaridad.
AYUDA MUTUA
Tema 8
D
ESARROLLO Una mirada de esperanza
DESARROLLO

PRESENTACIÓN

La conmemoración de tan grandes e importantes acontecimientos: Bicentenario del Inicio de la Independencia, como el Centenario de la Revolución Mexicana, pueden provocar entre nosotros, partícipes de esta gran Nación, posturas diversas: soltar las campanas a vuelo y dejarnos llevar por un nacionalismo meramente afectivo y superficial, en la celebración ruidosa e irresponsable, o en cambio el extremo opuesto, creer que no hay nada que reconocer con satisfacción y compromiso ante una realidad que dice todo, menos que seamos plenamente independientes y que la justicia, la paz, así como la libertad, todos ellos ideales por los que se luchó en estos movimientos, siguen siendo meramente anhelos de todos los mexicanos.

Nuestra postura como creyentes debe ser serena, objetiva y crítica, “además de hacer una revisión desde la razón, que el mismo Ser Supremo nos ha dado como una antorcha que nos guía y nos ilumina, estamos llamados a hacer una lectura desde la fe, con el fin de reconocer la presencia divina que fecunda la historia humana con el suave rocío del Espíritu. La gestación y el crecimiento de una nación es un proceso siempre prolongado y nunca totalmente acabado, con luces y sombras que hay que acoger con espíritu generoso y también agradecido hacia quienes contribuyeron a su realización”1.

Con el fin de encausar esta postura cristiana ante estos acontecimientos, hemos pedido a la Comisión Episcopal para la Pastoral Profética, preparar este subsidio que contiene ocho breves catequesis, que se centran principalmente en el valor de la libertad. Éste es un don, además es una responsabilidad que debemos siempre acoger de manera generosa y en una conciencia no sólo individual, sino mirando a nuestros hermanos. Sabemos también que del ejercicio responsable de la libertad se desprende la experiencia y reflexión de otros valores evangélicos. Estos valores debemos vislumbrarlos desde la fe, para así desatar nuestro compromiso, y en diálogo con todos los mexicanos podamos comprender nuestro pasado, responder a nuestro presente y abrirnos con claridad y generosidad al futuro de nuestra Patria.

Cada una de estas catequesis, tienen como sustrato la Carta Pastoral de nuestros Obispos: “Conmemorar nuestra Historia desde la Fe, para comprometernos hoy con nuestra Patria”, que el Episcopado Mexicano ofrece con ocasión de estas efemérides. También tiene como sustrato el Magisterio Social de la Iglesia que de distintas maneras y momentos han enriquecido la conciencia histórica de nuestra Nación.

Sugerimos su estudio en la próxima Semana de Oración por la Patria (del 9 al 15 de septiembre), que todos los Obispos de México nos hemos comprometido a celebrar en nuestras respectivas diócesis, sin embargo recordemos que estas catequesis pueden trabajarse en otro tiempo distinto.

Los temas que ofrecemos son los siguientes:

  • LIBERTAD: Una mirada a la propia historia desde la fe (referencia a la Introducción de la Carta Pastoral), y Vocación a la Libertad (referencia a la I Parte de la Carta Pastoral).
  • INICIATIVA: Un proceso nunca acabado (referencia a la I Parte de la Carta Pastoral, así como reflexión al Acontecimiento Guadalupano: 1ª y 3ª aparición).
  • BIEN COMÚN: El progreso como “vocación” (referencia a la I Parte de la Carta Pastoral).
  • EDUCACIÓN: Comprender el pasado para actuar en el presente y preparar el futuro (referencia a la II Parte de la Carta Pastoral).
  • RESPETO: Ofrecer la cultura de la vida en un México plural (referencia a la II Parte de la Carta Pastoral).
  • TRABAJO: Protagonistas para un futuro con esperanza (referencia a la III Parte de la Carta Pastoral).
  • AYUDA MUTUA: Frente a los grandes desafíos sociales: justicia y solidaridad. (referencia a la III Parte de la Carta Pastoral).
  • DESARROLLO: Una mirada de esperanza y compromiso (referencia a las Conclusiones de la Carta Pastoral).

Debemos sacar a la luz, entresacar de la historia con gratitud los grandes dones y valores que nos han forjado como Nación. Debemos reflexionar en el pasado, aprendiendo de la historia, reconociendo nuestras raíces culturales. Estamos todos llamados a aceptar los hechos que sucedieron, profundizarlos y saber que conocerlos es la forma de crecer y madurar. Por ello se dice siempre que la historia es la gran maestra de la vida.

Sabemos que la mejor manera de vivir responsablemente estos acontecimientos desde la fe, implica primeramente el orar por nuestra Patria. La reflexión, a la luz del Evangelio e iluminada por la gracia nos permite abrirnos, reconocer al hermano, despertar el fuego de la caridad en nuestros corazones. Hay mucho porqué pedir, hay mucho qué agradecer, hay mucho por hacer en comunión con Aquel que ha sido enviado para ofrecer la salvación de los hombres. Ésta no sólo llegará al final de los tiempos, sino que es prenda segura que nos permite experimentar desde nuestra historia la experiencia de encuentro personal con Dios, que como su Santidad Benedicto XVI nos ha dicho, “Es Amor”.

Necesitamos vivir, más que en el activismo, en un continuo discernir, en un continuo reflexionar desde la fe que profesamos, desde la Palabra de Dios y el Magisterio de nuestra Santa Madre Iglesia, para asumir una postura responsable, activa y esperanzadora en la construcción de un México mejor.

Debemos empeñarnos en vivir nuestra fidelidad a Cristo, para así no sólo vivir nuestros valores cristianos desde la razón, sino que estos valores se conviertan en una experiencia cotidiana de la vida en Cristo, haciéndonos así protagonistas de la construcción del Reino de Dios, en el día a día de nuestra vida, en todos los ambientes que vivimos: la casa, el trabajo, el educación, el barrio, la parroquia, la ciudad, etc.

Te invitamos pues a conmemorar estas efemérides desde la fe, y esperamos que estas catequesis populares puedan ayudar a los fieles a reflexionar sobre nuestra Patria, en estos momentos que tanto necesita de nuestra disposición en el compartir los valores más profundos del Evangelio: la fe, la esperanza, la caridad. Sólo éstos nos llevarán a ser decididos promotores de la paz, la justicia y la fraternidad.

Que María de Guadalupe, “patrona de nuestra libertad” como lo proclamó el Cura José María Morelos, nos haga perseverar en estos propósitos.

Septiembre del 2010.

+ Alberto Suárez Inda
Arzobispo de Morelia y
Presidente de la Comisión de la CEM para la Conmemoración
del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana.