Índice / Éxodo


GÉNESIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50


CAPÍTULO 21

El hijo de la promesa y el hijo de la esclava
21:
1 El Señor visitó a Sara como lo había dicho, e hizo el Señor por Sara lo que había prometido.
21:2 Concibió Sara Génesis 18, 11 Hebreos 11, 11 y dio a Abraham un hijo Gálatas 4, 22 en su vejez, en el plazo predicho por Dios. Josué 24, 3
21:3 Abraham puso al hijo que le había nacido y que le trajo Sara el nombre de Isaac.
21:4 Abraham circuncidó a su hijo Isaac Génesis 17, 12 Levítico 12, 3 Lucas 1, 59 Lucas 2, 21 Hechos 7, 8 a los ocho días, como se lo había mandado Dios.
21:5 Abraham era de cien años cuando le nació su hijo Isaac.
21:6 Y dijo Sara: "Dios me ha dado de qué reír; todo el que lo oiga se reirá conmigo."
21:7 Y añadió: "¿Quién le habría dicho a Abraham que Sara amamantaría hijos?; pues bien, yo le he dado un hijo en su vejez."
21:8 Creció el niño y fue destetado, y Abraham hizo un gran banquete el día que destetaron a Isaac.
21:9 Vio Sara al hijo que Agar la egipcia había dado a Abraham jugando con su hijo Isaac,
21:10 dijo a Abraham: "Despide a esa criada y a su hijo, pues no va a heredar el hijo de esa criada juntamente con mi hijo, con Isaac." Gálatas 4, 29-30
21:11 Abraham se disgustó mucho, porque se trataba de su hijo,
21:12 pero Dios dijo a Abraham: "No lo sientas ni por el chico ni por tu criada. En todo lo que te dice Sara, hazle caso; pues aunque por Isaac llevará tu nombre una descendencia, Romanos 9, 7 Hebreos 11, 18
21:13 también del hijo de la criada haré una gran nación, por ser descendiente tuyo."
21:14 Se levantó, pues, Abraham de mañana, tomó pan y un odre de agua, y se lo dio a Agar, le puso al hombro el niño y la despidió. Ella se fue y anduvo por el desierto de Berseba.
21:15 Como llegase a faltar el agua del odre, echó al niño bajo una mata,
21:16 y ella misma fue a sentarse enfrente, a distancia como de un tiro de arco, pues decía: "No quiero ver morir al niño." Sentada, pues, enfrente, se puso a llorar a gritos.
21:17 Oyó Dios la voz del chico, y el Ángel de Dios llamó a Agar desde los cielos y le dijo: "¿Qué te pasa, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del chico en donde está.
21:18 ¡Arriba!, levanta al chico y tómalo de la mano, porque he de convertirle en una gran nación."
21:19 Entonces abrió Dios los ojos de ella, y vio un pozo de agua. Fue, llenó el odre de agua y dio de beber al chico.
21:20 Dios asistió al chico, que se hizo mayor y vivía en el desierto, y llegó a ser gran arquero.
21:21 Vivía en el desierto de Parán, y su madre tomó para él una mujer del país de Egipto.

Abraham derrama bendición
21:
22 Sucedió por aquel tiempo que Abimélek, Génesis 26, 26 junto con Pikol, capitán de su tropa, dijo a Abraham: "Dios está contigo en todo lo que haces.
21:23 Ahora, pues, júrame por Dios aquí mismo sin mentir, y tanto a mí como a mis hijos y a mis nietos, que la misma benevolencia que he tenido para contigo, la tendrás tú para conmigo y con el país donde te hemos recibido como huésped."
21:24 Abraham dijo: "Lo juro".
21:25 Entonces Abraham se quejó a Abimélek con motivo de un pozo que habían usurpado los súbditos de Abimélek.
21:26 Y dijo Abimélek: "No sé quién ha hecho eso. Ni tú me lo habías notificado, ni yo había oído nada hasta hoy."
21:27 Abraham tomó unas ovejas y vacas, se las dio a Abimélek, e hicieron los dos un pacto.
21:28 Abraham puso siete corderas aparte.
21:29 Dijo Abimélek a Abraham: "¿Para qué son esas siete corderas que has apartado?"
21:30 Dijo: "Estas siete corderas las vas a aceptar de mi mano, para que me sirvan de testimonio de que yo he excavado este pozo."
21:31 Por eso se llamó a aquel lugar Berseba, porque allí juraron ambos.
21:32 Hicieron, pues, el pacto en Berseba; luego, se levantaron Abimélek y Pikol, capitán de su tropa, se volvieron al país de los filisteos.
21:33 Abraham plantó un tamarisco en Berseba e invocó allí el nombre de el Señor, Dios eterno. Abraham estuvo residiendo en el país de los filisteos muchos años.

Arriba

CAPÍTULO 22

Sacrificio de Isaac
22:
1 Después de estas cosas sucedió que Dios tentó a Abraham y le dijo: "¡Abraham, Abraham!" El respondió: "Heme aquí",
22:2 Le dijo: "Toma a tu hijo, a tu único, al que amas, a Isaac, vete al país de Moria y ofrécelo allí en holocausto Génesis 22, 9 Santiago 2, 21 en uno de los montes, el que yo te diga."
22:3 Se levantó, pues, Abraham de madrugada, aparejó su asno y tomó consigo a dos mozos y a su hijo Isaac. Partió la leña del holocausto y se puso en marcha hacia el lugar que le había dicho Dios.
22:4 Al tercer día levantó Abraham los ojos y vio el lugar desde lejos.
22:5 Entonces dijo Abraham a sus mozos: "Quédense aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allí, haremos adoración y volveremos donde ustedes".
22:6 Tomó Abraham la leña del holocausto, la cargó sobre su hijo Isaac, tomó en su mano el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos juntos.
22:7 Dijo Isaac a su padre Abraham: "¡Padre!" Respondió: "¿qué hay, hijo?" — "Aquí está el fuego y la leña, pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto?"
22:8 Dijo Abraham: "Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío." Y siguieron andando los dos juntos.
22:9 Llegados al lugar que le había dicho Dios, construyó allí Abraham el altar, Génesis 22, 1-4 Santiago 2, 21 y dispuso la leña; luego ató a Isaac, su hijo, y le puso sobre el ara, encima de la leña.
22:10 Alargó Abraham la mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.
22:11 Entonces le llamó el Ángel del Señor desde los cielos diciendo: ¡Abraham, Abraham!" Él dijo: "Heme aquí."
22:12 Dijo el Ángel: "No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu hijo, tu único."
22:13 Levantó Abraham los ojos, miró y vio un carnero trabado en un zarzal por los cuernos. Fue Abraham, tomó el carnero, y lo sacrificó en holocausto en lugar de su hijo. Hebreos 11, 17-19
22:14 Abraham llamó a aquel lugar "el Señor provee", de donde se dice hoy en día: "En el monte "el Señor provee""
22:15 El Ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez desde los cielos,
22:16 y dijo: "Por mí mismo juro, oráculo del Señor, que por haber hecho esto, por no haberme negado tu hijo, tu único, Génesis 26, 4
22:17 yo te colmaré de bendiciones y acrecentaré Hebreos 6, 13-14 muchísimo tu descendencia como las estrellas del cielo Génesis 15, 5 Génesis 26, 4
Éxodo 32, 13 Deuteronomio 10, 22 1 Crónicas 27, 23 Nehemías 9, 23 Romanos 4, 18 Hebreos 11, 12 y como las arenas de la playa, Génesis 32, 13 Hebreos 11, 12 y se adueñará tu descendencia de la puerta de sus enemigos.
22:18 Por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, Génesis 12, 3 Génesis 27, 29 Génesis 28, 14 Hechos 3, 25 Gálatas 3, 8 Hebreos 11, 20 en pago de haber obedecido tú mi voz."
22:19 Volvió Abraham al lado de sus mozos, y emprendieron la marcha juntos hacia Berseba. Y Abraham se quedó en Berseba.

Noticias sobre el clan
22:
20 Después de estas cosas, se anunció a Abraham: "También Milká ha dado hijos a tu hermano Najor:
22:21 Us, su primogénito; Buz, hermano del anterior, y Quemel, padre de Aram,
22:22 Késed, Jazó, Pildás, Yidlaf y Betuel."
22:23 (Betuel engendró a Rebeca.) Estos ocho le dio Milká a Najor, hermano de Abraham.
22:24 Su concubina, llamada Reumá, también dio a luz a Tébaj, Gájam, Tájas, y Maaká.

Arriba

CAPÍTULO 23

Muerte de Sara. Primera posesión en la tierra
23:
1 Sara vivió 127 años.
23:2 Murió Sara en Quiryat Arbá —que es Hebrón— en el país de Canaán, y Abraham hizo duelo por Sara y la lloró.
23:3 Luego se levantó Abraham de delante de la muerta, y habló a los hijos de Het Génesis 25, 10 en estos términos:
23:4 "Yo soy un simple forastero que reside entre ustedes. Hebreos 11, 13 Denme una propiedad sepulcral entre ustedes, Génesis 33, 19 Génesis 49, 30 Génesis 50, 13 Génesis 50, 25 Éxodo 13, 19 Josué 24, 32 Juan 4, 5 Hechos 7, 16 Hebreos 11, 22 para retirar y sepultar a mi muerta."
23:5 Respondieron los hijos de Het a Abraham diciéndole:
23:6 "A ver si nos entendemos, señor; tú eres un príncipe divino entre nosotros. En el mejor de nuestros sepulcros sepulta a tu muerta. Ninguno de nosotros te negará su sepulcro, para que entierres a tu muerta."
23:7 Se levantó Abraham, e hizo una reverencia a los paisanos, a los hijos de Het,
23:8 y les habló en estos términos: "Si están de acuerdo con que yo retire y sepulte a mi muerta, escúchenme e intercedan por mí ante Efrón, hijo de Sójar,
23:9 para que me dé la cueva de la Makpelá que es suya y que está al borde de su finca. Que me la dé por lo que valga en propiedad sepulcral entre ustedes."
23:10 Efrón estaba sentado entre los hijos de Het. Respondió, pues, Efrón el hitita a Abraham, a oídas de los hijos de Het y de todos los que entraban por la puerta de la ciudad diciendo:
23:11 "No, señor, escúchame: te doy la finca y te doy también la cueva que hay en ella. A la vista de los hijos de mi pueblo te la doy: sepulta a tu muerta."
23:12 Abraham hizo una reverencia a los paisanos,
23:13 y se dirigió a Efrón, a oídas de los paisanos, diciendo: "A ver si nos entendemos. Te doy el precio de la finca acéptamelo y enterraré allí a mi muerta."
23:14 Respondió Efrón a Abraham:
23:15 "Señor mío, escúchame: Cuatrocientos siclos de plata por un terreno, ¿qué nos suponen a ti y a mí? Sepulta a tu muerta."
23:16 Abraham accedió y pesó a Efrón la plata que éste había pedido a oídas de los hijos de Het: cuatrocientos siclos de plata corriente de mercader.
23:17 Así fue como la finca de Efrón que está en la Makpelá, frente a Mambré, la finca y la cueva que hay en ella y todos los árboles que rodean la finca por todos sus lindes, todo ello vino a ser
23:18 propiedad de Abraham, a la vista de los hijos de Het, y todos los que entraban por la puerta de la ciudad.
23:19 Después Abraham sepultó a su mujer Sara en la cueva del campo de la Makpelá frente a Mambré (es Hebrón), en Canaán.
23:20 Así aquel campo y la cueva que hay en él llegaron a ser de Abraham como propiedad sepulcral, recibida de los hijos de Het.

Arriba

CAPÍTULO 24

Isaac se casa con Rebeca
24:
1 Abraham era ya un viejo entrado en años, y el Señor había bendecido a Abraham en todo.
24:2 Abraham dijo al siervo más viejo de su casa y mayordomo de todas sus cosas: "Ea, pon tu mano debajo de mi muslo,
24:3 que voy a juramentarte por el Señor, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás mujer para mi hijo de entre las hijas de los cananeos con los que vivo;
24:4 sino que irás a mi tierra y a mi patria a tomar mujer para mi hijo Isaac."
24:5 Le dijo el siervo: "Tal vez no quiera la mujer seguirme a este país. ¿Debo en tal caso volver y llevar a tu hijo a la tierra de donde saliste?"
24:6 Le dijo Abraham: "Guárdate de llevar allá a mi hijo.
24:7 El Señor, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que me tomó de mi casa paterna y de mi patria, y que me habló y me juró, diciendo: "A tu descendencia daré esta tierra", él enviará su Ángel delante de ti, y tomarás de allí mujer para mi hijo.
24:8 Si la mujer no quisiere seguirte, no responderás de este juramento que te tomo. En todo caso, no lleves allá a mi hijo."
24:9 El siervo puso su mano debajo del muslo de su señor Abraham y le prestó juramento según lo hablado.
24:10 Tomó el siervo diez camellos de los de su señor y de las cosas mejores de su señor y se puso en marcha hacia Aram Naharáyim, hacia la ciudad de Najor.
24:11 Hizo arrodillar al los camellos fuera de la ciudad junto al pozo, al atardecer, a la hora de salir las aguadoras,
24:12 y dijo: "el Señor, Dios de mi señor Abraham: dame suerte hoy, y haz favor a mi señor Abraham.
24:13 Voy a quedarme parado junto a la fuente, mientras las hijas de los ciudadanos salen a sacar agua.
24:14 Ahora bien, la muchacha a quien yo diga "Inclina, por favor, tu cántaro para que yo beba", y ella responda: "Bebe, y también voy a abrevar tus camellos", ésa sea la que tienes designada para tu siervo Isaac, y por ello conoceré que haces favor a mi señor."
24:15 Apenas había acabado de hablar, cuando he aquí que salía Rebeca, hija de Betuel, el hijo de Milká, la mujer de Najor, hermano de Abraham, con su cántaro al hombro.
24:16 La joven era de muy buen ver, virgen, que no había conocido varón. Bajó a la fuente, llenó su cántaro y subió.
24:17 El siervo corrió a su encuentro y dijo: "Dame un poco de agua de tu cántaro."
24:18 "Bebe, señor", dijo ella, y bajando en seguida el cántaro sobre su brazo, le dio de beber.
24:19 Y en acabando de darle, dijo: "También para tus camellos voy a sacar, hasta que se hayan saciado."
24:20 Y apresuradamente vació su cántaro en el abrevadero y corriendo otra vez al pozo sacó agua para todos los camellos.
24:21 El hombre la contemplaba callando para saber si el Señor había dado éxito o no a su misión.
24:22 En cuanto los camellos acabaron de beber, tomó el hombre un anillo de oro de medio siclo de peso, que colocó en la nariz de la joven, y un par de brazaletes de diez siclos de oro en sus brazos,
24:23 y dijo: "¿De quién eres hija? Dime: ¿hay en casa de tu padre sitio para hacer noche?"
24:24 Ella le dijo: "Soy hija de Betuel, el hijo que Milká dio a Najor."
24:25 Y agregó: "También tenemos paja y forraje en abundancia, y sitio para pasar la noche."
24:26 Entonces se postró el hombre y adoró al Señor,
24:27 diciendo: "Bendito sea el Señor, el Dios de mi señor Abraham, que no ha retirado su favor y su lealtad para con mi señor. El Señor me ha traído a parar a casa del hermano de mi señor."
24:28 La joven corrió a anunciar a casa de su madre todas estas cosas.
24:29 Tenía Rebeca un hermano llamado Labán. Este corrió donde el hombre, afuera, a la fuente.
24:30 En efecto, en cuanto vio el anillo y los brazaletes en los brazos de su hermana, y oyó decir a su hermana Rebeca: "Así me ha hablado aquel hombre", se llegó a donde él. Le encontró todavía junto a los camellos cerca de la fuente,
24:31 y le dijo: "Ven, bendito del Señor. ¿Por qué te quedas parado fuera, si yo he desocupado la casa y he hecho sitio para los camellos?"
24:32 El hombre entró en la casa, y Labán desaparejó los camellos, les dio paja y forraje, y al hombre y a sus acompañantes agua para lavarse los pies.
24:33 Después les sirvió de comer, pero el otro dijo: "No comeré hasta no haber dicho lo que tengo que decir." A lo que respondió Labán: "Habla."
24:34 "Yo soy, dijo, siervo de Abraham.
24:35 El Señor ha bendecido con largueza a mi señor, que se ha hecho rico, pues le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y esclavas, camellos y asnos.
24:36 Y Sara, la mujer de mi señor, envejecida ya, dio a luz un hijo a mi señor, que le ha cedido todo cuanto posee.
24:37 En cuanto a mí, mi señor me ha tomado juramento, diciendo: "No tomarás mujer para mi hijo de entre las hijas de los cananeos en cuyo país resido.
24:38 ¡Como no vayas a casa de mi padre y a mi parentela a tomar mujer para mi hijo...!"
24:39 Yo dije a mi señor: "¿Y si acaso no me sigue la mujer?"
24:40 Y él me dijo: "el Señor, en cuya presencia he andado, enviará su Ángel contigo, y dará éxito a tu viaje, y así tomarás mujer para mi hijo de mi parentela y de la casa de mi padre.
24:41 Entonces quedarás libre de mi maldición, cuando llegues a mi parentela; y si no te la dieren también quedarás libre de mi maldición."
24:42 Pues bien: llego hoy a la fuente y me digo: "el Señor, Dios de mi señor Abraham, si en efecto das éxito a este mi viaje,
24:43 aquí me quedo parado junto a la fuente. La doncella que salga a sacar agua, y yo le diga: Dame de beber un poco de agua de tu cántaro
24:44 y ella me responda: Bebe tú, y voy a sacar también para tus camellos, ésa será la mujer que el Señor tiene destinada para el hijo de mi señor."
24:45 Apenas había acabado de hablar conmigo mismo, cuando he aquí que Rebeca salía con su cántaro al hombro, bajó a la fuente y sacó agua. Yo le dije: "Ea, dame de beber",
24:46 y en seguida bajó su cántaro del hombro y dijo: "Bebe, y también voy a abrevar tus camellos." Bebí, pues, y ella abrevó también los camellos.
24:47 Yo le pregunté: "¿De quién eres hija?" Me respondió: "Soy hija de Betuel, el hijo que Milká dio a Najor." Entonces puse el anillo en su nariz, y los brazaletes en sus brazos,
24:48 y postrándome adoré al Señor, y bendije al Señor, el Dios de mi señor Abraham, que me había puesto en el buen camino para tomar a la hija del hermano de mi señor para su hijo.
24:49 Ahora, pues, díganme si están dispuestos a usar de favor y lealtad para con mi señor, y si no, díganmelo también, para que yo tire por la derecha o por la izquierda."
24:50 Respondieron Labán y Betuel: "Del Señor ha salido este asunto. Nosotros no podemos decirte está mal o está bien.
24:51 Ahí tienes delante a Rebeca: tómala y vete, y sea ella mujer del hijo de tu señor, como ha dicho el Señor."
24:52 Cuando el siervo de Abraham oyó lo que decían, adoró al Señor en tierra.
24:53 Acto seguido sacó el siervo objetos de plata y oro y vestidos, y se los dio a Rebeca. También hizo regalos a su hermano y a su madre.
24:54 Luego comieron y bebieron, él y los hombres que le acompañaban, y pasaron la noche. Por la mañana se levantaron, y él dijo: "Permítanme que marche donde mi señor."
24:55 El hermano y la madre de Rebeca dijeron: "Que se quede la chica con nosotros unos días, por ejemplo diez. Luego se irá."
24:56 Mas él les dijo: "No me demoren. Puesto que el Señor ha dado éxito a mi viaje, déjenme salir para que vaya donde mi señor."
24:57 Ellos dijeron: "Llamemos a la joven y preguntémosle su opinión."
24:58 Llamaron, pues, a Rebeca, y le dijeron: "¿Qué? ¿te vas con este hombre?" "Me voy", contestó ella.
24:59 Entonces despidieron a su hermana Rebeca con su nodriza, y al siervo de Abraham y a sus hombres.
24:60 Y bendijeron a Rebeca, y le decían: "¡Oh hermana nuestra, que llegues a convertirte en millares de miríadas, y conquiste tu descendencia la puerta de sus enemigos!"
24:61 Se levantó Rebeca con sus doncellas y, montadas en los camellos, siguieron al hombre. El siervo tomó a Rebeca y se fue.
24:62 Entretanto, Isaac había venido del pozo de Lajay Roí, pues habitaba en el país del Négueb.
24:63 Una tarde había salido Isaac de paseo por el campo, cuando he aquí que al alzar la vista, vio que venían unos camellos.
24:64 Rebeca a su vez alzó sus ojos y viendo a Isaac, se apeó del camello,
24:65 y dijo al siervo: "¿Quién es aquel hombre que camina por el campo a nuestro encuentro?" Dijo el siervo: "Es mi señor." Entonces ella tomó el velo y se cubrió.
24:66 El siervo contó a Isaac todo lo que había hecho,
24:67 e Isaac introdujo a Rebeca en la tienda, tomó a Rebeca, que pasó a ser su mujer, y él la amó. Así se consoló Isaac por la pérdida de su madre.

Arriba

CAPÍTULO 25

Descendientes de Abraham por Queturá
1 Crónicas 1, 32-33

25:1 Abraham volvió a tomar otra mujer, llamada Queturá.
25:2 Esta le dio a Zimrán, Yoqsán, Medán, Madián, Yisbaq y Súaj.
25:3 —Yoqsán engendró a Seba y a Dedán. Hijos de Dedán fueron los asuritas, los letusíes y los leumies.—
25:4 Hijos de Madián: Efá, Efer, Enoc, Abidá y Eldaá. Todos éstos, hijos de Queturá.
25:5 Abraham dio todo cuanto tenía a Isaac.
25:6 A los hijos de las concubinas que tenía Abraham les hizo donaciones y, viviendo aún él, los separó de Isaac, enviándoles hacia levante, al país de Oriente.

Muerte de Abraham
25:
7 Estos fueron los días de vida de Abraham: 175 años.
25:8 Expiró, pues, Abraham y murió en buena ancianidad, viejo y lleno de días, y fue a juntarse con su pueblo.
25:9 Sus hijos Isaac e Ismael le sepultaron Génesis 49, 31 en la cueva de la Makpelá, al borde de la finca de Efrón, hijo de Sójar, el hitita, enfrente de Mambré.
25:10 En la finca que Abraham había comprado a los hijos de Het, Génesis 23, 3-16 allí fue sepultado Abraham con su mujer Sara.
25:11 Después de la muerte de Abraham, bendijo Dios a su hijo Isaac. Isaac se estableció en las inmediaciones del pozo de Lajay Roí.

Descendientes de Ismael
1 Crónicas 1, 28-31

25:12 Estos son los descendientes de Ismael, hijo de Abraham, el que le dio a Abraham Agar la egipcia, esclava de Sara;
25:13 y estos son los nombres de los hijos de Ismael, por orden de nacimiento: El primogénito de Ismael, Nebayot; después, Quedar, Adbeel, Mibsam,
25:14 Mismá, Dumá, Massá,
25:15 Jadad, Temá, Yetur, Nafís y Quedmá.
25:16 Estos son los hijos de Ismael, y éstos sus nombres según sus poblados y sus aduares: doce caudillos de otros tantos pueblos.
25:17 Y estos fueron los años de vida de Ismael: 137 años. Luego expiró y murió, y fue a juntarse con su pueblo.
25:18 Ocupó desde Javilá hasta Sur, que cae enfrente de Egipto, según se va a Asur. Se estableció enfrente de todos sus hermanos.

2. Ciclo de Isaac y sus hijos

Esaú y Jacob, antagonistas
25:19 Esta es la historia de Isaac, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac.
25:20 Tenía Isaac cuarenta años cuando tomó por mujer a Rebeca, hija de Betuel, el arameo de Paddán Aram, y hermana de Labán el arameo.
25:21 Isaac suplicó al Señor en favor de su mujer, pues era estéril, y el Señor le fue propicio, y concibió su mujer Rebeca.
25:22 Pero los hijos se entrechocaban en su seno. Ella se dijo: "Siendo así, ¿para qué vivir?" Y fue a consultar al Señor.
25:23 El Señor le dijo: "Dos pueblos hay en tu vientre, dos naciones que, al salir de tus entrañas, se dividirán. La una oprimirá a la otra; el mayor servirá al pequeño." Romanos 9, 12
25:24 Se le cumplieron los días de dar a luz, y resultó que había dos mellizos en su vientre.
25:25 Salió el primero, rubicundo todo él, como una pelliza de zalea, y le llamaron Esaú.
25:26 Después salió su hermano, cuya mano agarraba el talón de Esaú, Josué 24, 4
Oseas 12, 4 y se llamó Jacob. Isaac tenía sesenta años cuando los engendró.
25:27 Crecieron los muchachos. Esaú llegó a ser un cazador experto, un hombre montaraz, y Jacob un hombre muy de la tienda.
25:28 Isaac quería a Esaú, porque le gustaba la caza, y Rebeca quería a Jacob.
25:29 Una vez, Jacob había preparado un guiso cuando llegó Esaú del campo, agotado. Génesis 27, 36
25:30 Dijo Esaú a Jacob: "Oye, dame a probar de lo rojo, de eso rojo, porque estoy agotado." —Por eso se le llamó Edom.—
25:31 Dijo Jacob: "Véndeme ahora mismo tu primogenitura."
25:32 Dijo Esaú: "Estoy que me muero. ¿Qué me importa la primogenitura?"
25:33 Dijo Jacob: "Júramelo ahora mismo." Y él se lo juró, vendiendo su primogenitura Hebreos 12, 16 a Jacob.
25:34 Jacob dio a Esaú pan y el guiso de lentejas, y éste comió y bebió, se levantó y se fue. Así desdeñó Esaú la primogenitura.

Arriba


Índice / Éxodo