Índice / Éxodo


GÉNESIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50


CAPÍTULO 26

El valor de la bendición. Noticias sobre Isaac
26:
1 Hubo hambre en el país —parte de la primera que tuvo lugar en tiempo de Abraham— y fue Isaac a Guerar, a donde Abimélek, rey de los filisteos.
26:2 El Señor se le apareció y le dijo: "No bajes a Egipto. Quédate en la tierra que yo te indique.
26:3 Reside en esta tierra, y yo te asistiré y bendeciré; porque a ti y a tu descendencia he de dar todas estas tierras,
Levítico 26, 42 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 16 Salmo 105, 9 y mantendré el juramento que hice a tu padre Abraham.
26:4 Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, Génesis 15, 5 Génesis 22, 16-18 Éxodo 32, 13 Deuteronomio 10, 22 1 Crónicas 27, 23 Nehemías 9, 23 Romanos 4, 18 Hebreos 11, 12 y daré a tu descendencia todas estas tierras. Y por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra,
26:5 en pago de que Abraham me obedeció y guardó mis observancias, mis mandamientos, mis preceptos y mis instrucciones."
26:6 Se estableció, pues, Isaac en Guerar.
26:7 Los del lugar le preguntaban por su mujer, y él decía: "Es mi hermana". Génesis 12, 13 Génesis 20.2 En efecto, le daba reparo decir: "Es mi mujer", no fuesen a matarle los del lugar por causa de Rebeca, ya que ella era de buen ver.
26:8 Ya llevaba largo tiempo allí, cuando aconteció que Abimélek, rey de los filisteos, atisbando por una ventana, observó que Isaac estaba solazándose con su mujer Rebeca.
26:9 Llama Abimélek a Isaac y le dice: ¡Con que es tu mujer! ¿Pues cómo has venido diciendo: Es mi hermana?" Le dice Isaac: "Es que me dije: A ver si voy a morir por causa de ella."
26:10 Replicó Abimélek: "¿Qué es lo que nos has hecho? Si por acaso llega a acostarse cualquiera del pueblo con tu mujer, tú nos habrías echado la culpa."
26:11 Entonces Abimélek ordenó a todo el pueblo: "El que toque a este hombre o a su mujer, morirá sin remedio."
26:12 Isaac sembró en aquella tierra, y cosechó aquel año el ciento por uno. El Señor le bendecía
26:13 y el hombre se enriquecía, se iba enriqueciendo más y más hasta que se hizo riquísimo.
26:14 Tenía rebaños de ovejas y vacadas y copiosa servidumbre. Los filisteos le tenían envidia.
26:15 Todos los pozos que habían cavado los siervos de su padre —en tiempos de su padre Abraham— los habían cegado los filisteos, llenándolos de tierra.
26:16 Entonces Abimélek dijo a Isaac: "Apártate de nuestro lado, porque te has hecho mucho más poderoso que nosotros."
26:17 Isaac se fue de allí y acampó en la vaguada de Guerar, estableciéndose allí.
26:18 Isaac volvió a cavar los pozos de agua que habían cavado los siervos de su padre Abraham, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham, y les puso los mismos nombres que les había puesto su padre.
26:19 Cavaron los siervos de Isaac en la vaguada y encontraron allí un pozo de aguas vivas.
26:20 Pero riñeron los pastores de Guerar con los pastores de Isaac, diciendo: "El agua es nuestra." Él llamó al pozo Eseq, ya que se habían querellado con él.
26:21 Excavaron otro pozo, y también riñeron por él: lo llamó Sitná.
26:22 Partió de allí y cavó otro pozo, y ya no riñeron por él: lo llamó Rejobot, y dijo: "Ahora el Señor nos ha dado desahogo, y prosperaremos en esta tierra.
26:23 De allí subió a Berseba.
26:24 El Señor se le apareció aquella noche y dijo: "Yo soy el Dios de tu padre Abraham. No temas, porque yo estoy contigo. Te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham, mi siervo."
26:25 Allí construyó un altar e invocó el nombre del Señor. Allí desplegó su tienda, y los siervos de Isaac perforaron allí un pozo.
26:26 Entonces Abimélek Génesis 21, 22 fue a donde él desde Guerar, con Ajuzat, uno de sus familiares, y Pikol, capitán de su tropa.
26:27 Les preguntó Isaac: "¿Cómo es que vienen a mí, ustedes que me odian y me han echado de su compañía?"
26:28 Contestaron ellos: "Hemos visto claramente que el Señor se ha puesto de tu parte, y hemos dicho: "Ea, haya un juramento entre nosotros, entre tú y nosotros, y vamos a hacer un pacto contigo,
26:29 de que no nos harás mal, como tampoco nosotros te hemos tocado a ti; no te hemos hecho sino bien, y te hemos dejado ir en paz, ¡oh bendito del Señor!""
26:30 Él les dio un banquete, y comieron y bebieron.
26:31 De madrugada, se levantaron y se hicieron mutuo juramento; luego Isaac les despidió, y se fueron en paz de su lado.
26:32 Aquel mismo día llegaron unos siervos de Isaac y le dieron la noticia del pozo que habían cavado, diciéndole: "Hemos hallado agua."
26:33 Él lo llamó Seba, de donde el nombre de la ciudad de Berseba, hasta la fecha.
26:34 Cuando Esaú tenía cuarenta años, tomó por mujeres a Judit, hija de Beerí el hitita, y a Basmat, hija de Elón el hitita, Génesis 36, 2
26:35 las cuales fueron amargura para Isaac y Rebeca.

Arriba

CAPÍTULO 27

Isaac bendice a Jacob
27:
1 Cuando Isaac era ya viejo y había perdido la vista, llamó a Esaú, su hijo mayor y le dijo: ¡Hijo mío!" El cual le respondió: "Aquí estoy."
27:2 "Mira, dijo, me he hecho viejo e ignoro el día de mi muerte.
27:3 Así pues, toma tus saetas, tu aljaba y tu arco, sal al campo y me cazas alguna pieza.
27:4 Luego me haces un guiso suculento, como a mí me gusta, y me lo traes para que lo coma, a fin de que mi alma te bendiga antes que me muera."
27:5 —Ahora bien, Rebeca estaba escuchando la conversación de Isaac con su hijo Esaú.— Esaú se fue al campo a cazar alguna pieza para el padre,
27:6 y entonces Rebeca dijo a su hijo Jacob: "Acabo de oír a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú diciendo:
27:7 Tráeme caza, y hazme un guiso suculento para que yo lo coma y te bendiga delante del Señor antes de morir.
27:8 Pues bien, hijo mío, hazme caso en lo que voy a recomendarte.
27:9 Ve al rebaño y tráeme de allí dos cabritos hermosos. Yo haré con ellos un guiso suculento para tu padre como a él le gusta,
27:10 y tú se lo presentas a tu padre, que lo comerá, para que te bendiga antes de su muerte."
27:11 Jacob dijo a su madre Rebeca: ¡Pero si mi hermano Esaú es velludo, y yo soy lampiño!
27:12 ¡A ver si me palpa mi padre, y le parece que estoy mofándome de él! ¡Entonces me habré buscado una maldición en vez de una bendición!"
27:13 Le dice su madre: "¡Sobre mí tu maldición, hijo mío! Tú, obedéceme, basta con eso, ve y me los traes."
27:14 Él fue a buscarlos y los llevó a su madre, y ella hizo un guiso suculento, como le gustaba a su padre.
27:15 Después tomó Rebeca ropas de Esaú, su hijo mayor, las más preciosas que tenía en casa, y vistió a Jacob, su hijo pequeño.
27:16 Luego, con las pieles de los cabritos le cubrió las manos y la parte lampiña del cuello,
27:17 y puso el guiso y el pan que había hecho en las manos de su hijo Jacob.
27:18 Este entró a donde su padre, y dijo: "¡Padre!" Él respondió: "Aquí estoy; ¿quién eres, hijo?"
27:19 Jacob dijo a su padre: "Soy tu primogénito Esaú. He hecho como dijiste, anda, levántate, siéntate, y come de mi caza, para que me bendiga tu alma."
27:20 Dice Isaac a su hijo: "¡Qué listo has andado en hallarla, hijo!" — Respondió: "Sí; es que el Señor, tu Dios, me la puso delante."
27:21 Dice Isaac a Jacob: "Acércate, que te palpe, hijo, a ver si realmente eres o no mi hijo Esaú."
27:22 Se acercó Jacob a su padre Isaac, el cual le palpó y dijo: "La voz es la de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú."
27:23 Y no le reconoció, porque sus manos estaban velludas, como las de su hermano Esaú. Y se dispuso a bendecirle.
27:24 Dijo, pues: "¿Eres tú realmente mi hijo Esaú?" Respondió: "El mismo."
27:25 Dijo entonces: "acércamelo, que coma de la caza, hijo, para que te bendiga mi alma." Se lo sirvió y comió; le trajo también vino, y bebió.
27:26 Lle dijo su padre Isaac: "Acércate y bésame, hijo."
27:27 Él se acercó y le besó, y al aspirar Isaac el aroma de sus ropas, le bendijo diciendo: "Mira, el aroma de mi hijo como el aroma de un campo, que ha bendecido el Señor.
27:28 ¡Pues que Dios te dé el rocío del cielo y la grosura de la tierra, mucho trigo y mosto!
27:29 Que los pueblos te sirvan, y las naciones se inclinen ante ti. Se señor de tus hermanos y que se postren ante ti los hijos de tu madre. ¡Quien te maldijere, maldito sea, y quien te bendijere, sea bendito!"
Génesis 12, 3 Génesis 22, 18 Génesis 28, 14 Hechos 3, 25 Gálatas 3, 8 Hebreos 11, 20
27:30 Así que hubo concluido Isaac de bendecir a Jacob, y justo cuando acababa de salir Jacob de la presencia de su padre Isaac, llegó su hermano Esaú de su cacería.
27:31 Hizo también él un guiso suculento y llevándoselo a su padre le dijo: padre, levántate y come de la caza de tu hijo, para que me bendiga tu alma.
27:32 Le dijo su padre Isaac: "¿Quién eres tú?" Le contestó: "Soy tu hijo primogénito, Esaú."
27:33 A Isaac le entró un temblor fuerte, y le dijo: "Pues entonces, ¿quién es uno que ha cazado una pieza y me la ha traído? Porque de hecho yo he comido antes que tú vinieses, y le he bendecido, y bendito está."
27:34 Al oír Esaú las palabras de su padre, lanzó un grito fuerte y por extremo amargo, y dijo a su padre: "¡Bendíceme también a mí, padre mío!"
27:35 Le dijo éste: "Ha venido astutamente tu hermano, y se ha llevado tu bendición."
27:36 Dijo Esaú: "Con razón se llama Jacob, pues me ha suplantado estas dos veces: se llevó mi primogenitura, Génesis 25, 29-34 y he aquí que ahora se ha llevado mi bendición." Y añadió: "¿No has reservado alguna bendición para mí?"
27:37 Respondió Isaac y dijo a Esaú: "Mira, le he puesto por señor tuyo, le he dado por siervos a todos sus hermanos y le he abastecido de trigo y vino. Según eso, ¿qué voy a hacer por ti, hijo mío?"
27:38 Dijo Esaú a su padre: "¿Es que tu bendición es única, padre mío? ¡Bendíceme también a mí, padre mío!" Isaac guardó silencio y Esaú alzó la voz y rompió a llorar. Hebreos 12, 17
27:39 Su padre Isaac le dijo por respuesta: "He aquí que lejos de la grosura de la tierra será tu morada, y lejos del rocío que baja del cielo.
27:40 De tu espada vivirás y a tu hermano servirás. Mas luego, cuando te hagas libre, partirás su yugo de sobre tu cerviz." 2 Reyes 8, 20 2 Crónicas 21, 8
27:41 Esaú se enemistó con Jacob a causa de la bendición con que le había bendecido su padre; y se dijo Esaú: "Se acercan ya los días del luto por mi padre. Entonces mataré a mi hermano Jacob."
27:42 Se dio aviso a Rebeca de las palabras de Esaú, su hijo mayor; y ella envió a llamar a Jacob, su hijo pequeño, y le dijo: "Mira que tu hermano Esaú va a vengarse de ti matándote.
27:43 Ahora, pues, hijo mío, hazme caso: levántate y huye a Jarán, a donde mi hermano Labán,
27:44 y te quedas con él una temporada, hasta que se calme la cólera de tu hermano;
27:45 hasta que se calme la ira de tu hermano contra ti, y olvide lo que has hecho. Entonces enviaré yo a que te traigan de allí. ¿Por qué he de perderlos a los dos en un mismo día?"

Partida de jacob
27:
46 Rebeca dijo a Isaac: "Me da asco vivir al lado de las hijas de Het. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het como las que hay por aquí, ¿para qué seguir viviendo?"

Arriba

CAPÍTULO 28

28:1 Llamó, pues, Isaac a Jacob, le bendijo y le dio esta orden: "No tomes mujer de las hijas de Canaán.
28:2 Levántate y ve a Paddán Aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de entre las hijas de Labán, hermano de tu madre.
28:3 Que El Sadday te bendiga, te haga fecundo y te acreciente, y que te conviertas en asamblea de pueblos.
28:4 Que te dé la bendición de Abraham a ti y a tu descendencia, para que te hagas dueño de la tierra donde has vivido y que Dios ha dado a Abraham."
Génesis  28, 13-15 Génesis 35, 12 Génesis 48, 3-4 Levítico 26, 42 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 18 Salmo 105, 11
28:5 Y despidió Isaac a Jacob, el cual se fue a Paddán Aram, a casa de Labán, hijo de Betuel el arameo, hermano de Rebeca, la madre de Jacob y de Esaú.
28:6 Vio Esaú que Isaac había bendecido a Jacob, y le enviaba a Paddán Aram a tomarse mujer allí, y que al bendecirle le había dado esta orden: "No tomes mujer de las hijas de Canaán",
28:7 y Jacob, obedeciendo a su padre y a su madre, había marchado a Paddán Aram.
28:8 Vio, pues, Esaú que las hijas de Canaán eran mal vistas de su padre Isaac,
28:9 y acudiendo Esaú a Ismael, tomóse por mujer, Génesis 36, 3 además de las que tenía, a Majlat, hija de Ismael, el hijo de Abraham, y hermana de Nebayot.

Visión y voto en Betel
28:
10 Jacob salió de Berseba y fue a Jarán.
28:11 Llegando a cierto lugar, se dispuso a hacer noche allí, porque ya se había puesto el sol. Tomó una de las piedras del lugar, se la puso por cabezal, y acostóse en aquel lugar. Génesis 35, 1
28:12 Y tuvo un sueño; soñó con una escalera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba los cielos, y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella. Juan 1, 51
28:13 Y vio que el Señor estaba sobre ella, y que le dijo: "Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en que estás acostado te la doy para ti y tu descendencia. Génesis 28, 3-4
Génesis 35, 12 Génesis 48, 3-4 Levítico 26, 42 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 18 Salmo 105, 11
28:14 Tu descendencia será como el polvo de la tierra Génesis 13, 16 2 Crónicas 1, 9 y te extenderás al poniente y al oriente, al norte y al mediodía; y por ti se bendecirán todos los linajes de la tierra; y por tu descendencia. Génesis 12, 3 Génesis 27, 29 Génesis 22, 18 Hechos 3, 25 Gálatas 3, 8 Hebreos 11, 20
28:15 Mira que yo estoy contigo; te guardaré por doquiera que vayas y te devolveré a este solar. No, no te abandonaré hasta haber cumplido lo que te he dicho." Levítico 26, 42
28:16 Despertó Jacob de su sueño y dijo: "¡Así pues, está el Señor en este lugar y yo no lo sabía!"
28:17 Y asustado dijo: "¡Qué temible es este lugar! ¡Esto no es otra cosa sino la casa de Dios y la puerta del cielo!"
28:18 Levantóse Jacob de madrugada, y tomando la piedra que se había puesto por cabezal, la erigió como estela y derramó aceite sobre ella. Génesis 31, 13 Génesis 35, 15
28:19 Y llamó a aquel lugar Betel, Oseas 12, 5 aunque el nombre primitivo de la ciudad era Luz.
28:20 Jacob hizo un voto, diciendo: "Si Dios me asiste y me guarda en este camino que recorro, y me da pan que comer y ropa con que vestirme,
28:21 y vuelvo sano y salvo a casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios;
28:22 y esta piedra que he erigido como estela será Casa de Dios; y de todo lo que me dieres, te pagaré el diezmo."

Arriba

CAPÍTULO 29

Jacob burlado por Labán Oseas 12, 13
29:
1 Jacob se puso en marcha y se fue al país de los orientales.
29:2 Cuando he aquí que divisa un pozo en el campo, y allí mismo tres rebaños de ovejas sesteando junto a él, pues de aquel pozo se abrevaban los rebaños. Sobre la boca del pozo había una gran piedra.
29:3 Allí se reunían todos los rebaños: se revolvía la piedra de encima de la boca del pozo, abrevaban las ovejas, y devolvían la piedra a su sitio sobre la boca del pozo.
29:4 Jacob les dijo (a los pastores): "Hermanos, ¿de dónde son?" Dijeron ellos: "Somos de Jarán."
29:5 "¿Conocen a Labán, hijo de Najor?" —"Lo conocemos."
29:6 —"¿Se encuentra bien?"— "Muy bien; precisamente ahí llega Raquel, su hija, con las ovejas."
29:7 Dijo él: "Todavía es muy de día, no es hora de recoger el ganado; abreven las ovejas, y vayan a apacentarlas."
29:8 Contestaron: "No podemos hasta que se reúnan todos los rebaños y se revuelva la piedra de sobre la boca del pozo. Entonces abrevaremos las ovejas."
29:9 Aún estaba él hablando con ellos, cuando llegó Raquel con las ovejas de su padre, pues era pastora.
29:10 En cuanto vio Jacob a Raquel, hija de Labán, el hermano de su madre, y las ovejas de Labán, hermano de su madre, acercóse Jacob y revolvió la piedra de sobre la boca y abrevó los ovejas de Labán, el hermano de su madre.
29:11 Jacob besó a Raquel y luego estalló en sollozos.
29:12 Jacob anunció a Raquel que era pariente de su padre e hijo de Rebeca. Ella se echó a correr y lo anunció a su padre.
29:13 En cuanto oyó Labán hablar de Jacob, el hijo de su hermana, corrió a su encuentro, le abrazó, le besó y le llevó a su casa. Entonces él contó a Labán toda esta historia,
29:14 y Labán le dijo: "En suma, que tú eres hueso mío y carne mía." Y Jacob se quedó con él un mes cumplido.
29:15 Labán dijo a Jacob: "¿Acaso porque seas pariente mío has de servirme de balde? Indícame cuál será tu salario."
29:16 Ahora bien, Labán tenía dos hijas: la mayor llamada Lía, y la pequeña, Raquel.
29:17 Los ojos de Lía eran tiernos. Raquel, en cambio, era de bella presencia y de buen ver.
29:18 Jacob estaba enamorado de Raquel. Así pues, dijo: "Te serviré siete años por Raquel, tu hija pequeña."
29:19 Dijo Labán: "Mejor es dártela a ti que dársela a otro. Quédate conmigo."
29:20 Sirvió, pues, Jacob por Raquel siete años, que se le antojaron como unos cuantos días, de tanto que la amaba.
29:21 Jacob dijo a Labán: "Dame mi mujer, que se ha cumplido el plazo, y quiero casarme con ella."
29:22 Labán juntó a todos los del lugar y dio un banquete.
29:23 Luego a la tarde tomó a su hija Lía y la llevó a Jacob, y éste se unió a ella.
29:24 Labán dio su esclava Zilpá como esclava de su hija Lía.
29:25 Se hizo de mañana, ¡y resultó que aquélla era Lía! Jacob dijo a Labán: "¿Qué es lo que has hecho conmigo? ¿No te he servido por Raquel? ¿Pues por qué me has hecho trampa?"
29:26 Labán dijo: "No se usa en nuestro lugar dar la menor antes que la mayor.
29:27 Cumple esta semana, y te daré también a la otra por el servicio que me prestarás todavía otros siete años."
29:28 Así lo hizo Jacob; y habiendo cumplido aquella semana, le dio por mujer a su hija Raquel.
29:29 Labán dio su esclava Bilhá como esclava de su hija Raquel.
29:30 El se unió también a Raquel, y amó a Raquel más que a Lía, y sirvió en casa de su tío otros siete años más.

Hijos de Jacob
29:
31 Vio el Señor que Lía era aborrecida y la hizo fecunda, mientras que Raquel era estéril.
29:32 Lía quedó encinta y dio a luz un hijo al que llamó Rubén, pues dijo: "el Señor ha reparado en mi cuita: ahora sí que me querrá mi marido."
29:33 Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: el Señor ha oído que yo era aborrecida y me ha dado también a éste." Y le llamó Simeón.
29:34 Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: "Ahora, esta vez, mi marido se aficionará a mí, ya que le he dado tres hijos." Por eso le llamó Leví.
29:35 Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: "Esta vez alabo al Señor." Por eso le llamó Judá, y dejó de dar a luz.

Arriba

CAPÍTULO 30

30:1 Vio Raquel que no daba hijos a Jacob, y celosa de su hermana dijo a Jacob: "Dame hijos, o si no me muero."
30:2 Jacob se enfadó con Raquel y dijo: ¿Estoy yo acaso en el lugar de Dios, que te ha negado el fruto del vientre?"
30:3 Ella dijo: "Ahí tienes a mi criada Bilhá; únete a ella y que dé a luz sobre mis rodillas: así también yo ahijaré de ella."
30:4 Le dio, pues, a su esclava Bilhá por mujer; y Jacob se unió a ella.
30:5 Concibió Bilhá y dio a Jacob un hijo.
30:6 Y dijo Raquel: "Dios me ha hecho justicia, pues ha oído mi voz y me ha dado un hijo." Por eso le llamó Dan.
30:7 Otra vez concibió Bilhá, la esclava de Raquel, y dio a Jacob un segundo hijo.
30:8 Y dijo Raquel: "Dios me ha hecho luchar contra mi hermana, pero he vencido"; y le llamó Neftalí.
30:9 Viendo Lía que había dejado de dar a luz, tomó a su esclava Zilpá, y se la dio a Jacob por mujer.
30:10 Y Zilpá, la esclava de Lía, dio a Jacob un hijo.
30:11 Lía dijo: "¡Enhorabuena!" Y le llamó Gad.
30:12 Zilpá, la esclava de Lía, dio a Jacob un segundo hijo,
30:13 y dijo Lía: "¡Feliz de mí! pues me felicitarán las demás." Y le llamó Aser.
30:14 Una vez fue Rubén, al tiempo de la siega del trigo, y encontró en el campo unas mandrágoras que trajo a su madre Lía. Y dijo Raquel a Lía ""¿Quieres darme las mandrágoras de tu hijo?"
30:15 Respondióle: "¿Es poco haberte llevado mi marido, que encima vas a llevarte las mandrágoras de mi hijo?" Dijo Raquel: "Bueno: que se acueste contigo Jacob esta noche, a cambio de las mandrágoras de tu hijo."
30:16 A la tarde, cuando Jacob volvió del campo, sale Lía a su encuentro y le dice: "Tienes que venir conmigo porque he pagado por ti unas mandrágoras de mi hijo." Y él se acostó con ella aquella noche.
30:17 Dios oyó a Lía, que concibió y dio un quinto hijo a Jacob.
30:18 Y dijo Lía: "Dios me ha dado mi recompensa, a mí, que tuve que dar mi esclava a mi marido." Y le llamó Isacar.
30:19 Lía concibió otra vez y dio el sexto hijo a Jacob.
30:20 Y dijo Lía: "Me ha hecho Dios un buen regalo. Ahora sí que me apreciará mi marido, pues le he dado seis hijos." Y le llamó Zabulón.
30:21 Después dio a luz una hija a la que llamó Dina.
30:22 Entonces se acordó Dios de Raquel. Dios la oyó y abrió su seno,
30:23 y ella concibió y dio a luz un hijo. Y dijo: "Ha quitado Dios mi afrenta."
30:24 Y le llamó José, como diciendo: "Añádame el Señor otro hijo."

Jacob, bendito del Señor
30:
25 Cuando Raquel hubo dado a luz a José, dijo Jacob a Labán: "Déjame que me vaya a mi lugar y a mi tierra.
30:26 Dame a mis mujeres y a mis hijos por quienes te he servido, para que me vaya; pues bien sabes bajo qué condiciones te he servido."
30:27 Le dijo Labán: "¡Si en algo me estimas!... Yo estaba bajo un maleficio, pero el Señor me ha bendecido gracias a ti."
30:28 Y agregó: "Fíjame tu paga, y te la daré."
30:29 Le respondió: "Tú sabes cómo te he servido, y cómo le fue a tu ganado conmigo:
30:30 bien poca cosa tenías antes de venir yo, pero ya se ha multiplicado muchísimo, y el Señor te ha bendecido a mi llegada. Pues bien: ¿cuándo voy a hacer yo también algo por mi casa?"
30:31 Dijo Labán: "¿Qué he de darte?" Respondió Jacob: "No me des nada. Si haces por mí esta, volveré a apacentar tu rebaño. Fíjate bien:
30:32 Voy a desfilar hoy con todo tu rebaño. Aparta toda oveja negra y las cabras pintas y manchadas, y eso será mi paga,
30:33 y la garantía de mi honradez el día de mañana. Cuando te presente a controlar mi paga, todo lo que no fuere pinto y manchado entre las cabras y negro entre los corderos, será lo que he robado."
30:34 Dijo Labán: "Bien, sea como dices."
30:35 Y aquel mismo día apartó los machos cabríos listados y manchados, todo lo que tenía en sí algo de blanco, así como todo lo negro entre las ovejas, y lo confió a sus hijos,
30:36 interponiendo tres jornadas de camino entre él y Jacob. Este último apacentaba el resto del rebaño de Labán.
30:37 Entonces Jacob se procuró unas varas verdes de álamo, de almendro y de plátano, y labró en ellas unas muescas blancas, dejando al descubierto lo blanco de las varas,
30:38 e hincó las varas así labradas en las pilas o abrevaderos a donde venían las reses a beber, justo delante de las reses, con lo que éstas se calentaban al acercarse a beber.
30:39 O sea, que se calentaban a la vista de las varas, y así parían crías listadas, pintas o manchadas.
30:40 Luego separó Jacob los machos, echándolos a lo listado y negro que ahora había en el rebaño de Labán, y así se fue formando unos hatajos propios, que no mezclaba con el rebaño de Labán.
30:41 Además, siempre que se calentaban las reses vigorosas, les ponía Jacob las varas ante los ojos en las pilas, para que se calentaran bajo el influjo de las varas;
30:42 mas cuando el ganado estaba débil, no las ponía de modo que las crías débiles eran para Labán, y las vigorosas para Jacob.
30:43 Así que éste medró muchísimo, y llegó a tener rebaños numerosos, y siervas y siervos y camellos y asnos.

Arriba


Índice / Éxodo