Índice / Éxodo


GÉNESIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50


CAPÍTULO 31

Jacob huye de Labán
31:1 Oyó Jacob que los hijos de Labán decían: "Jacob se ha apoderado de todo lo de nuestro padre, y con lo de nuestro padre ha hecho toda esa fortuna."
31:2 Jacob observó el rostro de Labán y vio que ya no era para con él como hasta entonces.
31:3 Entonces el Señor dijo a Jacob: "Regresa a la tierra de tus padres, a tu patria, y yo estaré contigo."
31:4 Jacob envió a llamar a Raquel y a Lía al campo, donde estaba su rebaño,
31:5 y les dijo: "Vengo observando que su padre ya no me mira como antes; pero el Dios de mi padre ha estado conmigo.
31:6 Ustedes saben que he servido a su padre con todas mis fuerzas;
31:7 pero su padre me ha engañado y me ha cambiado mi sueldo una docena de veces, si bien Dios no le ha permitido hacerme ningún mal.
31:8 Si él decía: Tu paga serán las reses pintas, entonces todas las ovejas parían pintas. Y si decía: Tu paga será lo listado, entonces todas las ovejas parían listado.
31:9 De esta suerte Dios ha quitado el ganado al padre de ustedes y me lo ha dado a mí.
31:10 Pues bien: en la época de calentarse el rebaño, alcé los ojos y vi en un sueño cómo los machos que montaban al rebaño eran listados, pintos y salpicados.
31:11 Y me dijo el Ángel de Dios en aquel sueño: "¡Jacob!" Yo respondí: "Aquí estoy."
31:12 Y dijo: Alza los ojos, y verás que todos los machos que montan al rebaño son listados, pintos y salpicados. Es que he visto todo lo que Labán te ha hecho.
31:13 Yo soy el Dios que se te apareció en Betel, donde ungiste una estela y donde me hiciste aquel voto. Génesis 28, 18-22 Génesis 35, 15 Ahora, levántate, sal de esta tierra y vuelve a tu país natal."
31:14 Respondieron Raquel y Lía y le dijeron: "¿Es que tenemos aún parte o herencia en la casa de nuestro padre?
31:15 ¿No hemos sido consideradas como extrañas para él, puesto que nos vendió y, por comerse, incluso se comió nuestra plata?
31:16 Así que toda la riqueza que ha quitado Dios a nuestro padre nuestra es y de nuestros hijos. Con que todo lo que te ha dicho Dios, hazlo."
31:17 Se levantó Jacob, montó a sus hijos y a sus mujeres en los camellos,
31:18 y se llevó todo su ganado y toda la hacienda que había adquirido, el ganado de su propiedad, que había adquirido en Paddán Aram, para irse a donde su padre Isaac a Canaán.
31:19 Como Labán había ido a esquilar sus ovejas, Raquel robó los ídolos familiares que tenía su padre,
31:20 y Jacob actuó a hurtadillas de Labán el arameo, no dándole ningún indicio de que se fugaba.
31:21 En efecto, se fugó con todo lo suyo; se levantó, pasó el Río y enderezó hacia la montaña de Galaad.
31:22 Al tercer día recibió Labán la noticia de que Jacob se había fugado.
31:23 Entonces tomó a sus hermanos consigo y tras siete jornadas de persecución a su zaga le dio alcance en la montaña de Galaad.
31:24 Pero aquella noche vino Dios en sueños a Labán el arameo y le dijo: "Guárdate de hablar nada con Jacob, ni bueno ni malo."
31:25 Alcanzó, pues, Labán a Jacob. Este había plantado su tienda en la montaña y Labán plantó la suya con sus hermanos en la misma montaña de Galaad.
31:26 Y dijo Labán a Jacob: "¿Qué has hecho? Has actuado a hurtadillas de mí y te has llevado a mis hijas cual cautivas de guerra.
31:27 ¿Por qué te has fugado con disimulo y a hurtadillas de mí, en vez de advertírmelo? Yo te habría despedido con alegría y con cánticos, con música de tambores y cítaras.
31:28 Ni siquiera me has permitido besar a mis hijos e hijas. O sea, que has obrado como un necio.
31:29 Hay poder en mi mano para hacerte mal: pero el Dios de tu padre me dijo ayer noche: "Guárdate de hablar a Jacob absolutamente nada, ni bueno ni malo."
31:30 Así pues, tú te has marchado porque añorabas la casa paterna, pero ¿por qué robaste mis dioses?"
31:31 Respondió Jacob a Labán: "Es que tuve miedo, pensando que acaso ibas a quitarme a tus hijas.
31:32 Pero eso sí, que aquel a quien le encuentres tus dioses no quede con vida. Delante de nuestros hermanos reconoce lo tuyo que yo tenga y tómalo." En efecto, Jacob ignoraba que Raquel los había robado.
31:33 Entró Labán en la tienda de Jacob, en la de Lía y en la de las dos criadas, y no halló nada. Salió de la tienda de Lía, y entró en la de Raquel.
31:34 Pero Raquel había tomada los ídolos familiares y, poniéndolos en la albarda del camello, se había sentado encima. Labán registró toda la tienda sin hallar nada.
31:35 Ella dijo a su padre: "No le dé enojo a mi señor de que no pueda levantarme en tu presencia, porque estoy con las reglas." El siguió rebuscando por toda la tienda sin dar con los ídolos.
31:36 Entonces Jacob, montando en cólera recriminó a Labán, y encarándose con él le dijo: "¿Cual es mi delito? ¿Cuál mi pecado, que me persigues con saña?
31:37 Al registrar todos mis enseres, ¿qué has hallado de todos los enseres de tu casa? Ponlo aquí, ante mis hermanos y los tuyos, y juzguen ellos entre nosotros dos.
31:38 En veinte años que llevo contigo, tus ovejas y tus cabras nunca han malparido, y los machos de tu rebaño nunca me los he comido.
31:39 Ganado destrozado por fieras nunca te llevé: yo pagaba el daño, de lo mío te cobrabas tanto si era yo robado de día como si lo era de noche.
31:40 Estaba yo que de día me devoraba el resistero, y de noche la helada, mientras huía el sueño de mis ojos.
31:41 Estos fueron mis veinte años en tu casa. Catorce años te serví por tus dos hijas, y seis por tus ovejas, y tú has cambiado mi paga diez veces.
31:42 Si el Dios de mi Padre, el Dios de Abraham y el Padrino de Isaac no hubiese estado por mí, a fe que ahora me despacharas de vacío. Mi cuita y la fatiga de mis manos las ha visto Dios y ha dado su fallo ayer noche."
31:43 Respondió Labán y dijo a Jacob: "Estas hijas son mías, estos hijos son mis hijos, y estas ovejas mis ovejas, todo cuanto ves, mío es. Y, ¿qué voy a hacerles hoy a estas mis hijas?, ¿o a los hijos que me dieron?
31:44 Ea, pues, ven y hagamos un pacto entre los dos..., y sirva de testigo entre nosotros dos."
31:45 Jacob tomó una piedra y la erigió como estela.
31:46 Y dijo Jacob a sus hermanos: "Recogan piedras." Tomaron piedras, hicieron un majano y comieron allí sobre el majano.
31:47 Labán lo llamó Yegar Sahdutá, y Jacob lo llamó Galed.
31:48 Labán dijo: "Este majano es hoy testigo entre nosotros dos." Por eso le llamó Galed,
31:49 y también Mispá, pues dijo: "Que el Señor nos vigile a los dos, cuando nos alejemos el uno del otro.
31:50 Si tú humillas a mis hijas, si tomas otras mujeres, además de mis hijas, bien que nadie esté con nosotros que nos vea, sea Dios testigo entre los dos."
31:51 Dijo Labán a Jacob: "Aquí está este majano, y aquí esta estela que he erigido entre nosotros dos.
31:52 Testigo sea este majano, y testigo sea esta estela de que yo no he de traspasar este majano hacia ti, ni tú has de traspasar este majano y esta estela hacia mí para nada malo.
31:53 El Dios de Abraham y el Dios de Najor juzguen entre nosotros." Y Jacob juró por el Padrino de su padre Isaac.
31:54 Jacob hizo un sacrificio en el monte e invitó a sus hermanos a tomar parte. Ellos tomaron parte, e hicieron noche en el monte.

Arriba

CAPÍTULO 32

Jacob regresa a su tierra
32:1 A la mañana siguiente, Labán besó a sus hijos e hijas, les bendijo y se volvió a su lugar.
32:2 Jacob se fue por su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios.
32:3 Al verlos, dijo Jacob: "Este es el campamento de Dios"; y llamó a aquel lugar Majanáyim.
32:4 Jacob envió mensajeros por delante hacia su hermano Esaú, al país de Seír, la estepa de Edom,
32:5 encargándoles: "Dirán a mi señor Esaú: Así dice tu siervo Jacob: Fui a pasar una temporada con Labán, y me he demorado hasta hoy.
32:6 Me hice con bueyes, asnos, ovejas, siervos y siervas; y ahora mando a avisar a mi señor, para hallar gracia a sus ojos."
32:7 Los mensajeros volvieron a Jacob, diciendo: "Hemos ido donde tu hermano Esaú, y él mismo viene a tu encuentro con cuatrocientos hombres."
32:8 Jacob se asustó mucho y se llenó de angustia; dividió a sus gentes, las ovejas, vacas y camellos, en dos campamentos,
32:9 y dijo: "Si llega Esaú a uno de los campamentos y lo ataca, se salvará el otro."
32:10 Y dijo Jacob: "¡Oh Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, el Señor, que me dijiste: "Vuelve a tu tierra y a tu patria, que yo seré bueno contigo",
32:11 qué poco merecía yo todas las mercedes y toda la confianza que has dado a tu siervo! Pues con solo mi cayado pasé este Jordán y ahora he venido a formar dos campamentos.
32:12 Líbrame de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo, no sea que venga y nos ataque, a la madre junto con los hijos.
32:13 Que fuiste tú quien dijiste: "Yo seré bueno de veras contigo y haré tu descendencia como la arena del mar, que no se puede contar de tanta como hay."" Génesis 22, 17
32:14 Y Jacob pasó allí aquella noche. Tomó de lo que tenía a mano un regalo para su hermano Esaú,
32:15 consistente en doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros,
32:16 treinta camellas criando, junto con sus crías, cuarenta vacas y diez toros, veinte asnas y diez garañones,
32:17 y repartiéndolo en manadas independientes, los confió a sus siervos y les dijo: "Pasen delante de mí, dejando espacio entre manada y manada."
32:18 Y al primero le encargó: "Cuando te salga al paso mi hermano Esaú y te pregunte "de quién eres y adónde vas, y para quién es eso que va delante de ti",
32:19 dices: "De tu siervo Jacob; es un regalo enviado para mi señor Esaú. Precisamente, él mismo viene detrás de nosotros.""
32:20 El mismo encargo hizo también al segundo, como asimismo al tercero y a todos los que iban tras las manadas diciendo: "En estos términos hablarán a Esaú cuando le encontren,
32:21 añadiendo: "Precisamente, tu siervo Jacob viene detrás de nosotros."" Pues se decía: "Voy a ganármelo con el regalo que me precede, tras de lo cual me entrevistaré con él; tal vez me haga buena cara."
32:22 Así, pues, mandó el regalo por delante, y él pasó aquella noche en el campamento.

Encuentro con el Señor y transformación de Jacob
32:23 Aquella noche se levantó, tomó a sus dos mujeres con sus dos siervas y a sus once hijos y cruzó el vado de Yabboq.
32:24 Les tomó y les hizo pasar el río, e hizo pasar también todo lo que tenía.
32:25 Y habiéndose quedado Jacob solo, estuvo luchando alguien con él hasta rayar el alba.
32:26 Pero viendo que no le podía vencer,
Oseas 12, 5 le tocó en la articulación femoral, y se dislocó el fémur de Jacob mientras luchaba con aquél.
32:27 Éste le dijo: "Suéltame, que ha rayado el alba." Jacob respondió: "No te suelto hasta que no me hayas bendecido."
32:28 Dijo el otro: "¿Cuál es tu nombre?" —"Jacob."—
32:29 "En adelante no te llamarás Jacob sino Israel; Génesis 35, 10 1 Reyes 18, 31 2 Reyes 17, 34
porque has sido fuerte contra Dios y contra los hombres, y le has vencido."
32:30 Jacob le preguntó: "Dime por favor tu nombre." —"¿Para qué preguntas por mi nombre?" Y le bendijo allí mismo.
32:31 Jacob llamó a aquel lugar Penuel, pues (se dijo): "He visto a Dios cara a cara, y tengo la vida salva."
32:32 El sol salió así que hubo pasado Penuel, pero él cojeaba del muslo.
32:33 Por eso los israelitas no comen, hasta la fecha, el nervio ciático, que está sobre la articulación del muslo, por haber sido tocado Jacob en la articulación femoral, en el nervio ciático.

Arriba

CAPÍTULO 33

Encuentro de Jacob con Esaú
33:
1 Jacob levantó los ojos y al ver que venía Esaú con cuatrocientos hombres, repartió a los niños entre Lía y Raquel y las dos siervas.
33:2 Puso a las siervas y sus niños al frente; después a Lía y sus niños, y a Raquel y José en la zaga,
33:3 y él se les adelantó y se inclinó en tierra siete veces, hasta llegar donde su hermano.
33:4 Esaú, a su vez, corrió a su encuentro, le abrazó, se le echó al cuello, le besó y lloró.
33:5 Levantó luego los ojos, y al ver a las mujeres y a los niños, dijo: "¿Qué son de ti éstos?" — "Son los hijos que ha otorgado Dios a tu siervo."
33:6 Entonces se acercaron las siervas con sus niños, y se inclinaron.
33:7 Se acercó también Lía con sus niños, y se inclinaron. Y por último se acercaron José y Raquel y se inclinaron.
33:8 Dijo Esaú: "¿Qué pretendes con toda esta caravana que acabo de encontrar?" — "Es para hallar gracias a los ojos de mi señor."
33:9 Dijo Esaú: "Tengo bastante, hermano mío; sea para ti lo tuyo."
33:10 Replicó Jacob: "De ninguna manera. Si he hallado gracias a tus ojos, toma mi regalo de mi mano, ya que he visto tu rostro como quien ve el rostro de Dios, y me has mostrado simpatía.
33:11 Acepta, pues, el obsequio que te he traído; pues Dios me ha favorecido y tengo de todo." Y tanto insitió, que Esaú acabó aceptando.
33:12 Dijo Esaú: "Vámonos de aquí, y yo te daré escolta."
33:13 El le dijo: "Mi señor sabe que los niños son tiernos, y que tengo conmigo ovejas y vacas criando; un día de ajetreo bastaría para que muriese todo el rebaño.
33:14 Vaya, pues, mi señor delante de su siervo, y yo iré poco a poco, al paso de las ovejas que llevo delante de mí, y al paso de los niños, hasta alcanzar a mi señor en Seír."
33:15 Dijo Esaú: "Entonces voy a destacar contigo a parte de la gente que me acompaña." — "¿Para qué tal? Con que halle yo gracia a los ojos de mi señor..."
33:16 Y aquel mismo día regresó Esaú a Seír.
33:17 Por su parte Jacob partió para Sucot donde edificó para sí una casa y para su ganado hizo cabañas. Por donde se llamó aquel lugar Sucot
.

Jacob en Siquén
33:
18 Jacob llegó sin novedad a la ciudad de Siquén, que está en el territorio cananeo, viniendo de Paddán Aram, y acampó frente a la ciudad.
33:19 Compró a los hijos de Jamor, padre de Siquén, por cien agnos la parcela de campo donde había desplegado su tienda, Génesis 23, 4 Génesis 49, 30 Génesis 50, 13 Génesis 50, 25 Éxodo 13, 19 Josué 24, 32 Juan 4, 5 Hechos 7, 16 Hebreos 11, 22
33:20 erigió allí un altar, y lo llamó de "El", Dios de Israel
.

Arriba

CAPÍTULO 34

Rapto de Dina
34:1 Dina, la hija que Lía había dado a Jacob, salió una vez a ver a las mujeres del país.
34:2 Siquén, hijo de Jamor el jivita, príncipe de aquella tierra, la vio, se la llevó, se acostó con ella y la humilló.
34:3 Su alma se aficionó a Dina, hija de Jacob, se enamoró de la muchacha y trató de convencerla.
34:4 Siquén dijo a su padre Jamor: "Tómame a esta chica por mujer."
34:5 Jacob oyó que Siquén había violado a su hija Dina, pero sus hijos estaban con el ganado en el campo, y Jacob guardó silencio hasta su llegada.
34:6 Jamor, padre de Siquén, salió a donde Jacob para hablar con él.
34:7 Los hijos de Jacob volvieron del campo al oírlo, y se indignaron los hombres y les dio mucha rabia la afrenta hecha por Siquén acostándose con la hija de Jacob: "Eso no se hace."
34:8 Jamor habló con ellos diciendo: "Mi hijo Siquén se ha prendado de la hermana de ustedes; por favor, dénsela por mujer.
34:9 Enten a formar parte de nuestra familia: dennos sus hijas, y tomen las nuestras.
34:10 Vivan con nosotros: tienen la tierra franca. Instálense, circuen libremente y adquieran propiedades."
34:11 Siquén dijo al padre y a los hermanos de la chica: "Ojalá me concedan su favor, y yo les daré lo que me pidan.
34:12 Pídanme cualquier dote, por grande que sea, que yo les daré cuanto me digan; pero denme a la muchacha por mujer."
34:13 Los hijos de Jacob respondieron a Siquén y a su padre Jamor con disimulo, y dirigiéndose a aquel que había violado a su hermana Dina,
34:14 dijeron: "No podemos hacer tal cosa: dar nuestra hermana a uno que es incircunciso, porque eso es una vergüenza para nosotros.
34:15 Solamente accederemos a ello si todos sus varones se circuncidan como nosotros.
34:16 Entonces les daremos nuestras hijas, y tomaremos para nosotros las de ustedes, nos quedaremos con ustedes y formaremos un solo pueblo.
34:17 Pero si no nos escuchan respecto a la circuncisión, entonces tomaremos a nuestra hermana y nos iremos."
34:18 Sus palabras parecieron bien a Jamor y a Siquén, hijo de Jamor,
34:19 y el muchacho no tardó en ponerlo en práctica, porque quería a la hija de Jacob. Él mismo era el más honorable de toda la casa de su padre.
34:20 Jamor y su hijo Siquén vinieron a la puerta de su ciudad y hablaron a todos sus conciudadanos diciéndoles:
34:21 "Estos hombres vienen en son de paz. Que se queden en el país y que circulen libremente, pues ya ven que pueden disponer de tierra espaciosa. Tomemos a sus hijas por mujeres y démosles las nuestras.
34:22 Pero sólo con esta condición accederán estos hombres a quedarse con nosotros para formar un solo pueblo: que nos circuncidemos todos los varones; igual que ellos están circuncidados.
34:23 Sus ganados y hacienda y todas sus bestias, ¿no van a ser para nosotros? Así que lleguemos a un acuerdo con ellos y que se queden con nosotros."
34:24 Todos los que salían por la puerta de la ciudad escucharon a Jamor y a su hijo Siquén, y se circuncidó todo varón que salía por las puertas de la ciudad.
34:25 Pues bien, al tercer día, mientras ellos estaban adoloridos, dos hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, blandieron cada uno su espada y entrando en la ciudad sin peligro mataron a todo varón.
34:26 También mataron a Jamor y a Siquén a filo de espada, y tomando a Dina de la casa de Siquén, salieron.
34:27 Los hijos de Jacob pasaron sobre los muertos, pillaron la ciudad que había violado a su hermana,
34:28 se apoderaron de sus rebaños, vacadas y asnos, cuanto había en la ciudad y cuanto había en el campo,
34:29 saquearon toda su hacienda y sus pequeñuelos y sus mujeres, y pillaron todo lo que había dentro.
34:30 Jacob dijo a Simeón y a Leví: "Me han puesto en una grave dificultad, haciéndome odioso a los hombres de esta tierra, a los cananeos y a los pereceos. Yo cuento con pocos hombres. Si se unen contra mí, me vencerán y acabarán conmigo y con mi familia."
34:31 Replicaron ellos: "¿Es que iban a tratar a nuestra hermana como a una prostituta?"

Arriba

CAPÍTULO 35

Jacob regresa a Betel
35:1 Dios dijo a Jacob: "Levántate, sube a Betel y te estableces allí, haciendo un altar al Dios que se te apareció cuando huías de tu hermano Esaú." Génesis 28 , 11-17
35:2 Jacob dijo a su casa y a todos los que le acompañaban: "Retiren los dioses extraños que hay entre ustedes. Purifíquense y cámbiense sus ropas. Vamos a subir a Betel.
35:3 Allí construiré un altar al Dios que me dio respuesta favorable el día de mi tribulación, y que me asistió en mi viaje."
35:4 Ellos entregaron a Jacob todos los dioses extraños que había en su poder, y los anillos de sus orejas, y Jacob los escondió debajo de la encina que hay al pie de Siquén.
35:5 Partieron, pues, y un pánico divino cayó sobre las ciudades de sus contornos; así no persiguieron a los hijos de Jacob.
35:6 Jacob llegó a Luz, que está en territorio cananeo —es Betel— junto con todo el pueblo que le acompañaba,
35:7 y edificó allí un altar, llamando al lugar El Betel, porque allí mismo se le había aparecido Dios cuando huía de su hermano.
35:8 Débora, la nodriza de Rebeca, murió y fue sepultada en las inmediaciones de Betel, debajo de una encina; y él la llamó la Encina del Llanto.
35:9 Dios se apareció a Jacob una vez más a su llegada de Paddán Aram y le bendijo.
35:10 Le dijo Dios: "Tu nombre es Jacob, pero ya no te llamarás Jacob, sino que tu nombre será Israel." Génesis 32, 29 1 Reyes 18, 31
2 Reyes 17, 34 Y le llamó Israel.
35:11 Le dijo Dios: "Yo soy El Sadday. Sé fecundo y multiplícate. Un pueblo, una asamblea de pueblos tomará origen de ti y saldrán reyes de tus entrañas.
35:12 La tierra que di a Abraham e Isaac, a ti te la doy, y a tu descendencia y sucesión daré esta tierra." Génesis 28, 3-4 Génesis 28, 13-15 Génesis 48, 3-4 Levítico 26, 42 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 18 Salmo 105, 11
35:13 Y Dios subió de su lado.
35:14 Jacob erigió una estela en el lugar donde había hablado Dios con él: una estela de piedra; derramó sobre ella una libación, y vertió sobre ella aceite.
35:15 Jacob llamó a lugar donde había hablado Dios con él "Betel". Génesis 28, 18-22 Génesis 31, 13

Muerte de Raquel y de Isaac
35:16 Partieron de Betel, y cuando aún faltaba un trecho hasta Efratá, Raquel tuvo un mal parto. Génesis 48, 7 Jeremías 31, 15
35:17 Sucedió que, en medio de los apuros del parto, le dijo la comadrona: "¡Ánimo, que también este es hijo!"
35:18 Entonces ella, al exhalar el alma, cuando moría, le llamó Ben Oní; pero su padre le llamó Benjamín.
35:19 Murió Raquel y fue sepultada en el camino de Efratá, o sea Belén.
35:20 Jacob erigió una estela sobre su sepulcro: es la estela del sepulcro de Raquel hasta hoy.
35:21 Israel partió y desplegó su tienda más allá de Migdal Eder.

Los hijos de Israel
1 Crónicas 2, 1-2

35:22 Sucedió por entonces, mientras Israel residía en aquel país, que fue Rubén y se acostó con Bilhá, la concubina de su padre, Génesis 49, 3-4 1 Crónicas 5, 1 e Israel se enteró de ello. Los hijos de Jacob fueron doce.
35:23 Hijos de Lía: el primogénito de Jacob, Rubén; después Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón.
35:24 Hijos de Raquel: José y Benjamín.
35:25 Hijos de Bilhá, la esclava de Raquel: Dan y Neftalí.
35:26 Hijos de Zilpá, la esclava de Lía: Gad y Aser. Estos fueron los hijos de Jacob, que le nacieron en Paddán Aram.
35:27 Jacob llegó adonde su padre Isaac, a Mambré o Quiryat Arbá, —o sea, Hebrón— donde residieron Abraham e Isaac. Génesis 13, 18 Hebreos 11, 9
35:28 Isaac alcanzó la edad de 180 años.
35:29 Entonces Isaac expiró y murió, fue a reunirse con su pueblo, anciano y lleno de días. Le sepultaron sus hijos Esaú y Jacob. Génesis 49, 31

Arriba


Índice / Éxodo