Índice / Éxodo


GÉNESIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50


CAPÍTULO 36

Descendientes de Esaú
1 Crónicas 1, 34-54

36:1 Este es el linaje de Esaú, o sea Edom.
36:2 Esaú tomó a sus mujeres Génesis 26, 34 de entre las cananeas: a Adá, hija de Elón el hitita, a Oholibamá, hija de Aná, hijo de Sibeón el jorita,
36:3 y a Basmat, hija de Ismael, la hermana de Nebayot. Génesis 28, 9
36:4 Adá dio a luz para Esaú a Elifaz, Basmat le dio a Reuel.
36:5 Oholibamá le dio a Yeús, Yalam y Coré. Estos son los hijos que le nacieron a Esaú en Canaán.
36:6 Esaú tomó a sus mujeres, hijos e hijas y a todas la personas de su casa, su ganado, todas sus bestias y toda la hacienda que había logrado en territorio cananeo, y se fue al país de Seír, enfrente de su hermano Jacob,
36:7 porque los bienes de entrambos eran demasiados para poder vivir juntos, y el país donde residían no daba abasto para tanto ganado como tenían.
36:8 Esaú se estableció, pues, en la tierra de Seír. Josué 24, 4 Esaú es Edom.
36:9 Estos son los descendientes de Esaú, Deuteronomio 2, 4 padre de Edom, en la montaña de Seír,
36:10 y éstos los nombres de sus hijos: Elifaz, hijo de Adá, mujer de Esaú, y Reuel, hijo de Basmat, mujer de Esaú.
36:11 Los hijos de Elifaz fueron: Temán, Omar, Sefó, Gaetam y Quenaz.
36:12 Timná fue concubina de Elifaz, hijo de Esaú, y dio a luz a Amalec. Estos son los descendientes de Adá, mujer de Esaú.
36:13 Y estos son los hijos de Reuel: Nájat, Zéraj, Sammá y Mizzá. Estos son los descendientes de Basmat, mujer de Esaú.
36:14 Los hijos de la mujer de Esaú, Oholibamá, hija de Aná, hijo de Sibeón, que ella dio a luz a Esaú, fueron éstos: Yeús, Yalam y Coré.
36:15 He aquí los jeques de los hijos de Esaú. De los hijos de Elifaz, primogénito de Esaú: el jeque Temán, el jeque Omar, el jeque Sefó, el jeque Quenaz,
36:16 el jeque Gaetam, el jeque Amalec. Estos son los jeques de Elifaz, en el país de Edom, y éstos los descendientes de Adá.
36:17 Los hijos de Reuel, hijo de Esaú, fueron: el jeque Najat, el jeque Zéraj, el jeque Sammá, el jeque Mizzá. Estos son los jeque de Reuel, en el país de Edom; y éstos los descendientes de Basmat, mujer de Esaú.
36:18 Los hijos de Oholibamá, mujer de Esaú, fueron: el jeque Yeús, el jeque Yalam, el jeque Coré. Estos son los jeques de Oholibamá, hija de Aná, mujer de Esaú.
36:19 Estos son los hijos de Esaú y éstos sus jeques, los de Edom.
36:20 He aquí los hijos de Seír el jorita, que habitaban en aquella tierra: Lotán, Sobal, Sibeón, Aná,
36:21 Disón, Eser y Disán. Estos son los jeques de los joritas, hijos de Seír, en el país de Edom.
36:22 Los hijos de Lotán fueron: Jorí y Hemam, y hermana de Lotán fue Timná.
36:23 Los hijos de Sobal fueron: Alván, Manájat, Ebal, Sefó y Onam.
36:24 Los hijos de Sibeón: Ayyá y Aná. Este es el mismo Aná que encontró las aguas termales en el desierto, cuando apacentaba los asnos de su padre Sibeón.
36:25 Los hijos de Aná: Disón y Oholibamá, hijo de Aná.
36:26 Los hijos de Disón: Jemdán, Esbán, Yitrán y Kerán.
36:27 Los hijos de Eser: Bilhán, Zaaván y Acán.
36:28 Los hijos de Disán: Us y Arán.
36:29 Estos son los jeques joritas: el jeque Lotán, el jeque Sobal, el jeque Sibeón, el jeque Aná,
36:30 el jeque Disón, el jeque Eser, el jeque Disán. Estos son los jeques joritas según sus clanes en el país de Seír.
36:31 Estos son los reyes que reinaron en Edom, antes de reinar rey alguno de los israelitas.
36:32 Reinó en Edom Belá, hijo de Beor; y el nombre de su ciudad era Dinhabá.
36:33 Murió Belá, y reinó en su lugar Yobab, hijo de Zéraj, de Bosrá.
36:34 Murió Yobab, y reinó en su lugar Jusam, del país de los temanitas.
36:35 Murió Jusam, y reinó en su lugar Hadad, hijo de Bedad, el que derrotó a Madián en el campo de Moab; y el nombre de su ciudad era Avit.
36:36 Murió Hadad, y reinó en su lugar Samlá de Masrecá.
36:37 Murió Samlá, y reinó en su lugar Saúl, de Rejobot del Río.
36:38 Murió Saúl, y reinó en su lugar Baal Janán hijo de Akbor.
36:39 Murió Baal Janán hijo de Akbor, y reinó en su lugar Hadad; el nombre de su ciudad era Pau, y el nombre de su mujer, Mehetabel, hija de Matred, hija de Mezahab.
36:40 Estos son los nombres de los jeques de Esaú, según sus familias y territorios y por sus nombres. El jeque Timná, el jeque Alvá, el jeque Yetet,
v41 el jeque Oholibamá, el jeque Elá, el jeque Pinón.
36:42 el jeque Quenaz, el jeque Temán, el jeque Mibsar,
36:43 el jeque Magdiel, el jeque Iram. Estos son los jeques de Edom, según sus moradas, en las tierras que ocupan. Este es Esaú padre de Edom.

Arriba

CAPÍTULO 37

3. Ciclo de Jacob y su hijo José

Sueños de gloria de José
37:
1 Jacob, por su parte, se estableció en el que fue país residencial de su padre, el país de Canaán.
37:2 Esta es la historia de Jacob. José tenía diecisiete años. Estaba de pastor de ovejas con sus hermanos, él, muchacho todavía, con los hijos de Bilhá y los de Zilpá, mujeres de su padre. Y José comunicó a su padre lo mal que se hablaba de ellos.
37:3 Israel amaba a J.osé más que a todos los demás hijos, por ser para él el hijo de la ancianidad. Le había hecho una túnica de manga larga.
37:4 Vieron sus hermanos cómo le prefería su padre a todos sus otros hijos, y le aborrecieron hasta el punto de no poder ni siquiera saludarle.
37:5 José tuvo un sueño y lo manifestó a sus hermanos, Génesis 42, 9 quienes le odiaron más aún.
37:6 Les dijo: "Oíd el sueño que he tenido.
37:7 Me parecía que nosotros estábamos atando gavillas en el campo, y he aquí que mi gavilla se levantaba y se tenía derecha, mientras que vuestras gavillas le hacían rueda y se inclinaban hacia la mía."
37:8 Sus hermanos le dijeron: "¿Será que vas a reinar sobre nosotros o que vas a tenernos domeñados?" Y acumularon todavía más odio contra él por causa de sus sueños y de su palabras.
37:9 Volvió a tener otro sueño, y se lo contó a sus hermanos. Díjoles: "He tenido otro sueño: Resulta que el sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante mí".
Apocalipsis 12, 1
37:10 Se lo contó a su padre y a sus hermanos, y su padre le reprendió y le dijo: "¿Qué sueño es ése que has tenido? ¿Es que yo, tu madre y tus hermanos vamos a venir a inclinarnos ante ti hasta el suelo?"
37:11 Sus hermanos le tenían envidia, Hechos 7, 9 mientras que su padre reflexionaba.

José vendido por sus hermanos
37:
12 Fueron sus hermanos a apacentar las ovejas de su padre en Siquem,
37:13 y dijo Israel a José: "¿No están tus hermanos pastoreando en Siquem? Ve de mi parte a donde ellos." Dijo: "Estoy listo."
37:14 Díjole: "Anda, vete a ver si tus hermanos siguen sin novedad, y lo mismo el ganado, y tráeme noticias." Le envió, pues, desde el valle de Hebrón, y José fue a Siquem.
37:15 Encontróse con él un hombre mientras estaba discurriendo por el campo. El hombre le preguntó: "¿Qué buscas?"
37:16 Díjole: "Estoy buscando a mis hermanos. Indícame, por favor, dónde están pastoreando."
37:17 El hombre le dijo: "Partieron de aquí, pues yo les oí decir: "Vamos a Dotán."" José fue detrás de sus hermanos y los encontró en Dotán.
37:18 Ellos le vieron de lejos, y antes que se les acercara, conspiraron contra él para matarle,
37:19 y se decían mutuamente: "Por ahí viene el soñador.
37:20 Ahora, pues, venid, matémosle y echémosle en un pozo cualquiera, y diremos que algún animal feroz le devoró. Veremos entonces en qué paran sus sueños."
37:21 Rubén lo oyó y le libró de sus manos. Dijo: "No atentemos contra su vida." Génesis 42, 22
37:22 Rubén les dijo: "No derraméis sangre. Echadle a ese pozo que hay en el páramo, pero no pongáis la mano sobre él." Su intención era de salvarle de sus hermanos para devolverle a su padre.
37:23 Y ocurrió, que cuando llegó José donde sus hermanos, éstos despojaron a José de su túnica —aquella túnica de manga larga que llevaba puesta—,
37:24 y echándole mano le arrojaron al pozo. Aquel pozo estaba vacío, sin agua.
37:25 Luego se sentaron a comer. Y levantando los ojos divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad, con camellos cargados de almáciga, sandáraca y ládano, que iban bajando hacia Egipto.
37:26 Entonces dijo Judá a sus hermanos: "¿Qué aprovecha el que asesinemos a nuestro hermano y luego tapemos su sangre?
37:27 Venid vamos a venderle a los ismaelitas, pero no pongamos la mano en él, porque es nuestro hermano, carne nuestra." Y sus hermanos asintieron.
37:28 Pasaron unos madianitas mercaderes, y descubriéndole subieron a José del pozo. Vendieron a José a los ismaelitas Génesis 45, 5 Salmo 105, 17 por veinte piezas de plata, y éstos se llevaron a José a Egipto. Hechos 7, 9
37:29 Vuelve Rubén al pozo, y he aquí que José nos estaba en el pozo. El desgarró sus ropas,
37:30 y volviendo donde sus hermanos les dijo: "El niño no aparece, y yo ¿qué hago ahora?"
37:31 Entonces tomaron la túnica de José, y degollando un cabrito, tiñeron la túnica en sangre,
37:32 y enviaron la túnica de manga larga, haciéndola llegar hasta su padre con este recado: "Esto hemos encontrado: examina si se trata de la túnica de tu hijo, o no."
37:33 El la examinó y dijo: "¡Es la túnica de mi hijo! ¡Algún animal feroz le ha devorado! ¡José ha sido despedazado!"
37:34 Jacob desgarró su vestido, se echó un sayal a la cintura e hizo duelo por su hijo durante muchos días.
37:35 Todos sus hijos e hijas acudieron a consolarle, pero él rehusaba consolarse y decía: "Voy a bajar en duelo al seol donde mi hijo." Y su padre le lloraba.
37:36 Por su parte, los madianitas, llegados a Egipto, le vendieron a Putifar, eunuco de Faraón y capitán de los guardias.

Arriba

CAPÍTULO 38

Judá y Tamar
38:
1 Por aquel tiempo bajó Judá de donde sus hermanos para dirigirse a cierto individuo de Adullam llamado Jirá.
38:2 Allí conoció Judá a la hija de un cananeo llamado Súa y tomándola por esposa se llegó a ella;
38:3 ella concibió y dio a luz un hijo, al que llamó Er.
38:4 Volvió a concebir y dio a luz otro hijo, al que llamó Onán.
38:5 Nuevamente dio a luz otro hijo, al que llamó Selá. Ella se encontraba en Akzib al darle a luz.
38:6 Judá tomó para su primogénito Er a una mujer llamada Tamar.
38:7 Er, el primogénito de Judá, fue malo a los ojos de el Señor, el Señor le hizo morir.
38:8 Entonces Judá dijo a Onán: "Cásate con la mujer de tu hermano y cumple como cuñado con ella, procurando descendencia a tu hermano." Deuteronomio 25, 6 Mateo 22, 24 Marcos 12, 19 Lucas 20, 28
38:9 Onán sabía que aquella descendencia no sería suya, y así, si bien tuvo relaciones con su cuñada, derramaba a tierra, evitando el dar descendencia a su hermano.
38:10 Pareció mal a el Señor lo que hacía y le hizo morir también a él.
38:11 Entonces dijo Judá a su nuera Tamar: "Quédate como viuda en casa de tu padre hasta que crezca mi hijo Selá." Pues se decía: "Por si acaso muere también él, lo mismo que sus hermanos." Tamar se fue y quedó en casa de su padre.
38:12 Pasaron muchos días, y murió la hija de Súa, la mujer de Judá. Cuando Judá se hubo consolado, subió a Timná para el trasquileo de su rebaño, junto con Jirá su compañero adulamita.
38:13 Se lo notificaron a Tamar: "Oye, tu suegro sube a Timná para el trasquileo de su rebaño."
38:14 Entonces ella se quitó de encima sus ropas de viuda y se cubrió con el velo, y bien disfrazada se sentó en Petaj Enáyim, que está a la vera del camino de Timná. Veía, en efecto, que Selá había crecido, pero que ella no le era dada por mujer.
38:15 Judá la vio y la tomó por una ramera, porque se había tapado el rostro,
38:16 y desviándose hacia ella dijo: "Déjame ir contigo" —pues no la reconoció como su nuera. Dijo ella: "¿Y qué me das por venir conmigo?"—
38:17 "Te mandaré un cabrito de mi rebaño." —"Si me das prenda hasta que me lo mandes..."—
38:18 "¿Qué prenda he de darte?" — "Tu sello, tu cordón y el bastón que tienes en la mano." El se lo dio y se unió a ella, la cual quedó encinta de él.
38:19 Entonces se marchó ella y, quitándose el velo, se vistió sus ropas de viuda.
38:20 Judá, por su parte, envió el cabrito por mediación de su compañero el adulamita, para rescatar la prenda de manos de la mujer, pero éste no la encontró.
38:21 Preguntó a los del lugar: "¿Dónde está la ramera aquella que había en Enáyim, a la vera del camino?" — "Ahí no ha habido ninguna ramera"— dijeron.
38:22 Entonces él se volvió donde Judá y dijo: "No la he encontrado; y los mismos lugareños me han dicho que allí no ha habido ninguna ramera."
38:23 "Pues que se quede con ello —dijo Judá—; que nadie se burle de nosotros. Ya ves cómo he enviado ese cabrito, y tú no la has encontrado."
38:24 Ahora bien, como a los tres meses aproximadamente, Judá recibió este aviso: "Tu nuera Tamar ha fornicado, y lo que es más, ha quedado encinta a consecuencia de ello." Dijo Judá: "Sacadla y que sea quemada."
38:25 Pero cuando ya la sacaban, envió ella un recado a su suegro: "Del hombre a quien esto pertenece estoy encinta", y añadía: "Examina, por favor, de quién es este sello, este cordón y este bastón."
38:26 Judá lo reconoció y dijo: "Ella tiene más razón que yo, porque la verdad es que no la he dado por mujer a mi hijo Selá." Y nunca más volvió a tener trato con ella.
38:27 Al tiempo del parto resultó que tenía dos mellizos en el vientre.
38:28 Y ocurrió que, durante el parto, uno de ellos sacó la mano, y la partera le agarró y le ató una cinta escarlata a la mano, diciendo: "Este ha salido primero."
38:29 Pero entonces retiró él la mano, y fue su hermano el que salió. Ella dijo: "¡Cómo te has abierto brecha!" Y le llamó Peres.
38:30 Detrás salió su hermano, que llevaba en la mano la cinta escarlata, y le llamó Zéraj.

Arriba

CAPÍTULO 39

José en casa de Putifar
39:
1 José fue bajado a Egipto, y le compró un egipcio, Putifar, eunuco de Faraón y jefe de los guardias; le compró a los ismaelitas que le habían bajado allá.
39:2 El Señor asistió a José, Génesis 39, 21 Salmo 105, 19 Hechos 7, 9 que llegó a ser un hombre afortunado, mientras estaba en casa de su señor egipcio.
39:3 Este echó de ver que el Señor estaba con él y que el Señor hacía prosperar todas sus empresas.
39:4 José ganó su favor y entró a su servicio, y su señor le puso al frente de su casa y todo cuanto tenía se lo confió.
39:5 Desde entonces le encargó de toda su casa y de todo lo que tenía, y el Señor bendijo la casa del egipcio en atención a José, extendiéndose la bendición de el Señor a todo cuanto tenía en casa y en el campo.
39:6 El mismo dejó todo lo suyo en manos de José y, con él, ya no se ocupó personalmente de nada más que del pan que comía. José era apuesto y de buena presencia.
39:7 Tiempo más tarde sucedió que la mujer de su señor se fijó en José y le dijo: "Acuéstate conmigo."
39:8 Pero él rehusó y dijo a la mujer de su señor: "He aquí que mi señor no me controla nada de lo que hay en su casa, y todo cuanto tiene me lo ha confiado.
39:9 ¿No es él mayor que y o en esta casa? Y sin embargo, no me ha vedado absolutamente nada más que a ti misma, por cuanto eres su mujer. ¿Cómo entonces voy a hacer este mal tan grande, pecando contra Dios?"
39:10 Ella insistía en hablar a José día tras día, pero él no accedió a acostarse y estar con ella.
39:11 Hasta que cierto día entró él en la casa para hacer su trabajo y coincidió que no había ninguno de casa allí dentro.
39:12 Entonces ella le asió de la ropa diciéndole: "Acuéstate conmigo." Pero él, dejándole su ropa en la mano, salió huyendo afuera.
39:13 Entonces ella, al ver que había dejado la ropa en su mano, huyó también afuera y gritó a los de su casa diciéndoles:
39:14 "¡Mirad! Nos ha traído un hebreo para que se burle de nosotros. Ha venido a mí para acostarse conmigo, poro yo he gritado,
39:15 y al oírme levantar la voz y gritar, ha dejado su vestido a mi lado y ha salido huyendo afuera."
39:16 Ella depositó junto a sí el vestido de él, hasta que vino su señor a casa,
39:17 y le repitió esto mismo: "Ha entrado a mí ese siervo hebreo que tú nos trajiste, para abusar de mí;
39:18 pero yo he levantado la voz y he gritado, y entonces ha dejado él su ropa junto a mí y ha huido afuera."
39:19 Al oír su señor las palabras que acababa de decirle su mujer: —"Esto ha hecho conmigo tu siervo"— se encolerizó.
39:20 Y el señor de José le prendió y le puso en la cárcel, en el sitio donde estaban los detenidos del rey. Allí se quedó en presidio.
39:21 Pero el Señor asistió a José Génesis 39, 2 Salmo 105, 19 Hechos 7, 9 y le cubrió con su misericordia, haciendo que se ganase el favor del alcaide.
39:22 El alcaide confió a José todos los detenidos que había en la cárcel; todo lo que se hacía allí, lo hacía él.
39:23 El alcaide no controlaba absolutamente nada de cuanto administraba José, ya que el Señor le asistía y hacía prosperar todas sus empresas.

Arriba

CAPÍTULO 40

Sueños de los reclusos
40:
1 Después de estas cosas sucedió que el escanciador y el panadero del rey de Egipto ofendieron a su señor, el rey de Egipto.
40:2 Faraón se enojó contra sus dos eunucos, contra el jefe de los escanciadores y el jefe de los panaderos,
40:3 y les puso bajo la custodia en casa del jefe de los guardias, en prisión, en el lugar donde estaba detenido José.
40:4 El jefe de los guardias encargó de ellos a José, para que les sirviese. Así pasaban los días en presidio.
40:5 Aconteció que ambos soñaron sendos sueños en una misma noche, cada cual con su sentido propio: el escanciador y el panadero del rey de Egipto que estaban detenidos en la prisión.
40:6 José vino a ellos por la mañana, y los encontró preocupados.
40:7 Preguntó, pues, a los eunucos de Faraón, que estaban con él en presidio en casa de su señor: "¿Por qué tenéis hoy mala cara?"
40:8 "Hemos soñado un sueño —le dijeron— y no hay quien lo interprete." José les dijo: "¿No son de Dios los sentidos ocultos? Vamos, contádmelo a mí."
40:9 El jefe de los escanciadores contó su sueño a José y le dijo: "Voy con mi sueño. Resulta que yo tenía delante una cepa,
40:10 y en la cepa tres sarmientos, que nada más echar yemas, florecían enseguida y maduraban las uvas en sus racimos.
40:11 Yo tenía en la mano la copa de Faraón, y tomando aquellas uvas, las exprimía en la copa de Faraón, y ponía la copa en la mano de Faraón."
40:12 José dijo: "Esta es la interpretación: los tres sarmientos, son tres días.
40:13 Dentro de tres días levantará Faraón tu cabeza: te devolverá a tu cargo, y pondrás la copa de Faraón en su mano, lo mismo que antes, cuando eras su escanciador.
40:14 A ver si te acuerdas de mí cuando te vaya bien, y me haces el favor de hablar de mí a Faraón para que me saque de esta casa.
40:15 Pues fui raptado del país de los hebreos, y por lo demás, tampoco aquí hice nada para que me metieran en el pozo."
40:16 Vio el jefe panaderos que era buena la interpretación y dijo a José: "Voy con mi sueño: Había tres cestas de pan candeal sobre mi cabeza.
40:17 En la cesta de arriba había de todo lo que come Faraón de panadería, pero los pájaros se lo comían de la cesta, de encima de mi cabeza."
40:18 Respondió José: "Esta es su interpretación. Las tres cestas, son tres días.
40:19 A vuelta de tres días levantará Faraón tu cabeza y te colgará en un madero, y las aves se comerán la carne que te cubre."
40:20 Al tercer día, que era el natalicio de Faraón, dio éste un banquete para todos sus servidores, y levantó la cabeza del jefe de escanciadores y la del jefe de panaderos en presencia de sus siervos.
40:21 Al jefe de escanciadores le restituyó en su oficio, y volvió a poner la copa en manos de Faraón.
40:22 En cuanto al jefe de panaderos, le colgó: tal y como les había interpretado José.
40:23 Pero el jefe de escanciadores no se acordó de José, sino que le echó en olvido.

Arriba


Índice / Éxodo