Génesis / Índice / Levítico


ÉXODO


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40


CAPÍTULO 16

Maná y codornices
16:
1 Partieron de Elim, y toda la comunidad de los israelitas llegó al desierto
de Sin, que está entre Elim y el Sinaí, el día quince del segundo mes después de su salida del país de Egipto.
16:2 Toda la comunidad de los israelitas empezó a murmurar contra Moisés y Aarón en el desierto. Números 11, 4-23 Números 11, 31-35 Salmo 78, 31
16:3 Los israelitas les decían: "¡Ojalá hubiéramos muerto a manos de Yahveh en la tierra de Egipto cuando nos sentábamos junto a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta hartarnos! Vosotros nos habéis traído a este desierto para matar de hambre a toda esta asamblea."
16:4 Yahveh dijo a Moisés: "Mira, yo haré llover sobre vosotros pan del cielo; Nehemías 9, 15 Salmo 78, 24 Salmo 105, 40 Juan 6, 31 el pueblo saldrá a recoger cada día la porción diaria; así le pondré a prueba para ver si anda o no según mi ley.
16:5 Mas el día sexto, cuando preparen lo que hayan traído, la ración será doble que la de los demás días."
16:6 Dijeron, pues, Moisés y Aarón a toda la comunidad de los israelitas: "Esta tarde sabréis que es Yahveh quien os ha sacado del país de Egipto;
16:7 y por la mañana veréis la gloria de Yahveh. Porque ha oído vuestras murmuraciones contra Yahveh; pues ¿qué somos nosotros para que murmuréis contra nosotros?"
16:8 Y añadió Moisés: "Yahveh os dará esta tarde carne para comer, y por la mañana pan en abundancia; porque Yahveh ha oído vuestras murmuraciones contra él; pues ¿qué somos nosotros? No van contra nosotros vuestras murmuraciones, sino contra Yahveh."
16:9 Dijo entonces Moisés a Aarón: "Ordena a toda la comunidad de los israelitas: Acercaos a Yahveh, pues él ha oído vuestras murmuraciones."
16:10 Aún estaba hablando Aarón a toda la comunidad de los israelitas, cuando ellos miraron hacia el desierto, y he aquí que la gloria de Yahveh se apareció en forma de nube.
16:11 Y Yahveh habló a Moisés, diciendo:
16:12 "He oído las murmuraciones de los israelitas. Diles: Al atardecer comeréis carne y por la mañana os hartaréis de pan; y así sabréis que yo soy Yahveh, vuestro Dios."
16:13 Aquella misma tarde vinieron las codornices y cubrieron el campamento; y por la mañana había una capa de rocío en torno al campamento.
16:14 Y al evaporarse la capa de rocío apareció sobre el suelo del desierto una cosa menuda, como granos, parecida a la escarcha de la tierra. Números 11, 9
16:15 Cuando los israelitas la vieron, se decían unos a otros: "¿Qué es esto?" Pues no sabían lo que era. Moisés les dijo: "Este es el pan que Yahveh os da por alimento. Apocalipsis 2, 17
16:16 He aquí lo que manda Yahveh: Que cada uno recoja cuanto necesite para comer, un gomor por cabeza, según el número de los miembros de vuestra familia; cada uno recogerá para la gente de su tienda."
16:17 Así lo hicieron los israelitas; unos recogieron mucho y otros poco.
16:18 Pero cuando lo midieron con el gomor, ni los que recogieron poco 2 Corintios 8, 15 tenían de menos. Cada uno había recogido lo que necesitaba para su sustento.
16:19 Moisés les dijo: "Que nadie guarde nada para el día siguiente."
16:20 Pero no obedecieron a Moisés, y algunos guardaron algo para el día siguiente; pero se llenó de gusanos y se pudrió; y Moisés se irritó contra ellos.

Informaciones sobre el maná
16:
21 Lo recogían por las mañanas, cada cual según lo que necesitaba; y luego, con el calor del sol, se derretía.
16:22 El día sexto recogieron doble ración, dos gomor por persona. Todos los jefes de la comunidad fueron a decírselo a Moisés;
16:23 él les respondió: "Esto es lo que manda Yahveh: Mañana es sábado, día de descanso consagrado a Yahveh.
Éxodo 20, 8 Éxodo 31, 12-14 Levítico 19, 3 Deuteronomio 5, 12 Jeremías 17, 22 Coced lo que se deba cocer, hervid lo que se tenga que hervir; y lo sobrante, guardadlo como reserva para mañana."
16:24 Ellos lo guardaron para el día siguiente, según la orden de Moisés; y no se pudrió, ni se agusanó.
16:25 Dijo entonces Moisés: "Hoy comeréis esto, porque es sábado de Yahveh; y en tal día no hallaréis nada en el campo.
16:26 Seis días podéis recogerlo, pero el día séptimo, que es sábado, no habrá nada."
16:27 A pesar de todo, salieron algunos del pueblo a recogerlo el séptimo día, pero no encontraron nada.
16:28 Yahveh dijo a Moisés: "¿Hasta cuándo os negaréis a guardar mi mandatos y mis leyes?
16:29 Mirad que Yahveh os ha puesto el sábado; por eso el día sexto os da ración para dos días. Quédese cada uno en su sitio, y que nadie se mueva de su lugar el día séptimo."
16:30 Y el día séptimo descansó el pueblo.
16:31 La casa de Israel lo llamó maná. Era como semilla de cilantro, blanco, y con sabor a torta de miel.
Números 11, 7-8
16:32 Dijo Moisés: "Esto manda Yahveh: Llenad un gomor de maná, y conservadlo, para vuestros descendientes, para que vean el pan con que os alimenté en el desierto cuando os saqué del país de Egipto."
16:33 Dijo, pues, Moisés a Aarón: "Toma una vasija, pon en ella un gomor lleno de maná,
Hebreos 9, 4 y colócalo ante Yahveh, a fin de conservarlo para vuestros descendientes."
16:34 Tal como Yahveh se lo mandó a Moisés, Aarón lo puso ante el Testimonio para conservarlo.
16:35 Los israelitas comieron el maná
1 Corintios 10, 3 por espacio de cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada. Josué 5, 12 Lo estuvieron comiendo hasta que llegaron a los confines del país de Canaán.
16:36 El gomor es la décima parte de la medida.

Arriba

CAPÍTULO 17

Aguas del juicio: Masá y Meribá Números 20, 2 Salmo 106, 33 Salmo 114, 8
17:
1 Toda la comunidad de los israelitas partió del desierto de Sin, a la orden de Yahveh, para continuar sus jornadas; y acamparon en Refidim, donde el pueblo no encontró agua para beber.
17:2 El pueblo entonces se querelló contra Moisés, diciendo: "Danos agua para beber." Respondióles Moisés: "¿Por qué os querelláis conmigo? ¿Por qué tentáis a Yahveh?"
17:3 Pero el pueblo, torturado por la sed, siguió murmurando contra Moisés: "¿Nos has hecho salir de Egipto para hacerme morir de sed, a mí, a mis hijos y a mis ganados?"
17:4 Clamó Moisés a Yahveh y dijo: "¿Qué puedo hacer con este pueblo? Poco falta para que me apedreen."
17:5 Respondió Yahveh a Moisés: "Pasa delante del pueblo, llevando contigo algunos de los ancianos de Israel; lleva también en tu mano el cayado con que golpeaste el Río y vete,
17:6 que allí estaré yo ante ti, sobre la peña, en Horeb; golpearás la peña, y saldrá de ella agua para que beba el pueblo."
Números 20, 2-13 Nehemías 9, 15 Salmo 78, 16
Salmo 95, 9 Salmo 105, 41 1 Corintios 10, 4 Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel.
17:7 Aquel lugar se llamó Massá Deuteronomio 6, 16 Deuteronomio 9, 22 Deuteronomio 33, 8 y Meribá, Números 20, 13 Números 20, 24 Números 27, 14 Deuteronomio 32, 51 Deuteronomio 33, 8 Salmo 81, 8 a causa de la querella de los israelitas, y por haber tentado a Yahveh, diciendo: "¿Está Yahveh entre nosotros o no?" Números 20, 2-13

Victoria sobre los amalecitas
17:
8 Vinieron los amalecitas y atacaron a Israel en Refidim.
17:9 Moisés dijo a Josué: "Elígete algunos hombres, y sal mañana a combatir contra Amalec. Yo me pondré en la cima del monte, con el cayado de Dios en mi mano."
17:10 Josué cumplió las órdenes de Moisés, y salió a combatir contra Amalec. Mientras tanto, Moisés, Aarón y Jur subieron a la cima del monte.
17:11 Y sucedió que, mientras Moisés tenía alzadas las manos, prevalecía Israel; pero cuando las bajaba, prevalecía Amalec.
17:12 Se le cansaron las manos a Moisés, y entonces ellos tomaron una piedra y se la pusieron debajo; él se sentó sobre ella, mientras Aarón y Jur le sostenían las manos, uno a un lado y otro al otro. Y así resistieron sus manos hasta la puesta del sol.
17:13 Josué derrotó a Amalec y a su pueblo a filo de espada.
17:14 Yahveh dijo Moisés: "Escribe esto en un libro para que sirva de recuerdo, y haz saber a Josué que yo borraré por completo la memoria de Amalec de debajo de los cielos."
Deuteronomio 25, 17-19 1 Samuel 15, 2-9
17:15 Después edificó Moisés un altar, al que puso por nombre Yahveh Nissí
17:16 diciendo: "La bandera de Yahveh en la mano; Yahveh está en guerra con Amalec de generación e
n generación."

Arriba

CAPÍTULO 18

Encuentro con Jetró e institución de los jueces
18:
1 Jetró, sacerdote de Madián, suegro de Moisés, se enteró de lo que había hecho Dios en favor de Moisés y de Israel, su pueblo, y cómo Yahveh había sacado a Israel de Egipto.
18:2 Entonces Jetró, suegro de Moisés, tomó a Séfora, mujer de Moisés, a la que Moisés había despedido,
18:3 y a sus hijos;
Hechos 7, 29 el uno se llamaba Guersom, pues Moisés dijo: "Forastero soy en tierra extraña," Éxodo 2, 15 Éxodo 2, 21-22Hebreos 11, 27
18:4 y el otro se llamaba Eliezer, pues dijo Moisés: "El Dios de mi padre es mi protector y me ha librado de la espada de Faraón."
18:5 Llegó, pues, Jetró, suegro de Moisés, con los hijos y la mujer de Moisés, al desierto, donde estaba acampado junto al monte de Dios.
18:6 Y dijo a Moisés: Yo, Jetró, tu suegro, vengo a ti con tu mujer y sus dos hijos."
18:7 Moisés salió al encuentro de su suegro, se postró y le besó. Se saludaron ambos y entraron en la tienda.
18:8 Moisés contó a su suegro todo lo que Yahveh había hecho a Faraón y a los egipcios, en favor de Israel; todos los trabajos sufridos en el camino y cómo Yahveh les había librado de ellos.
18:9 Jetró se alegró de todo el bien que Yahveh había hecho a Israel, librándole de la mano de los egipcios.
18:10 Y dijo Jetró: "¡Bendito sea Yahveh, que os ha librado de la mano de los egipcios y de la mano de Faraón y ha salvado al pueblo del poder de los egipcios!
18:11 Ahora reconozco que Yahveh es más grande que todos los dioses..."
18:12 Después Jetró, suegro de Moisés, ofreció un holocausto y sacrificios a Dios; y Aarón y todos los ancianos de Israel fueron a comer con el suegro de Moisés en presencia de Dios.

Nombramiento de jueces
Deuteronomio 1, 9-18

18:13 Al día siguiente, se sentó Moisés para juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo ante Moisés desde la mañana hasta la noche.
18:14 El suegro de Moisés vio el trabajo que su yerno se imponía por el pueblo, y dijo: "¿Cómo haces eso con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo haciendo que todo el pueblo tenga que permanecer delante de ti desde la mañana hasta la noche?"
18:15 Contestó Moisés a su suegro: "Es que el pueblo viene a mí para consultar a Dios.
18:16 Cuando tienen un pleito, vienen a mí; yo dicto sentencia entre unos y otros, y les doy a conocer los preceptos de Dios y sus leyes."
18:17 Entonces el suegro de Moisés le dijo: "No está bien lo que estás haciendo.
18:18 Acabarás agotándote, tú y este pueblo que está contigo; porque este trabajo es superior a tus fuerzas; no podrás hacerlo tú solo.
18:19 Así que escúchame; te voy a dar un consejo, y Dios estará contigo. Sé tú el representante del pueblo delante de Dios y lleva ante Dios sus asuntos.
18:20 Enséñales los preceptos y las leyes, dales a conocer el camino que deben seguir y las obras que han de practicar.
18:21 Pero elige de entre el pueblo hombres capaces, temerosos de Dios, hombres fieles e incorruptibles, y ponlos al frente del pueblo como jefes de mil, jefes de ciento, jefes de cincuenta y jefes de diez.
18:22 Ellos juzgarán al pueblo en todo momento; te presentarán a ti los asuntos más graves, pero en los asuntos de menor importancia, juzgarán ellos. Así se aliviará tu carga, pues ellos te ayudarán a llevarla.
18:23 Si haces esto, Dios te comunicará sus órdenes, tú podrás resistir, y todo este pueblo por su parte podrá volver en paz a su lugar."
18:24 Escuchó Moisés la voz de su suegro e hizo todo lo que le había dicho.
18:25 Eligió, pues, hombres capaces de entre todo Israel, y los puso al frente del pueblo, como jefes de mil, jefes de ciento, jefes de cincuenta, y jefes de diez.
18:26 Estos juzgaban al pueblo en todo momento; los asuntos graves se los presentaban a Moisés, mas en todos los asuntos menores juzgaban por sí mismos.
18:27 Después Moisés despidió a su suegro, que se volvió a su tierra.
Números 10, 30

Arriba

CAPÍTULO 19

III. ALIANZA Y LEY

1. Alianza en el Sinaí

El Señor propone la alianza
19:1 Al tercer mes después de la salida de Egipto, ese mismo día, llegaron los hijos de Israel al desierto de Sinaí. Deuteronomio 5, 1-33 Hechos 7, 38
19:2 Partieron de Refidim, y al llegar al desierto de Sinaí acamparon en el desierto. Allí acampó Israel frente al monte.
19:3 Moisés subió hacia Dios. Yahveh le llamó desde el monte, y le dijo: "Así dirás a la casa de Jacob y esto anunciarás a los hijos de Israel:
19:4 "Ya habéis visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo a vosotros os he llevado sobre alas de águila y os he traído a mí.
19:5 Ahora, pues, si de veras escucháis mi voz y guardáis mi alianza, vosotros seréis mi propiedad personal Deuteronomio 4, 20 Deuteronomio 7, 6 Deuteronomio 14, 2 Deuteronomio 26, 18 Tito 2, 14 1  Pedro 2, 9 entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra;
19:6 seréis para mí un reino de sacerdotes Apocalipsis 1, 6 Apocalipsis 5, 10 y una nación santa." 1 Pedro 2, 9 Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel."
19:7 Fue, pues, Moisés y convocó a los ancianos del pueblo y les expuso todas estas palabras que Yahveh le había mandado.
19:8 Todo el pueblo a una respondió diciendo: "Haremos todo cuanto ha dicho Yahveh." Y Moisés llevó a Yahveh la respuesta del pueblo.
19:9 Dijo Yahveh a Moisés: "Mira: Voy a presentarme a ti en una densa nube para que el pueblo me oiga hablar contigo, y así te dé crédito para siempre." Y Moisés refirió a Yahveh las palabras del pueblo.
19:10 Yahveh dijo a Moisés: "Ve donde el pueblo y haz que se santifiquen hoy y mañana; que laven sus vestidos
19:11 y estén preparados para el tercer día; porque al día tercero descenderá Yahveh a la vista de todo el pueblo sobre el monte Sinaí.
19:12 Deslinda el contorno de la montaña, y di: Guardaos de subir al monte y aun de tocar su falda. Todo aquel que toque el monte morirá.
19:13 Pero nadie pondrá la mano sobre el culpable, sino que será lapidado o asaeteado; sea hombre o bestia, no quedará con vida. Hebreos 12, 18-20 Cuando resuene el cuerno, subirán ellos al monte."
19:14 Bajó, pues, Moisés del monte, adonde estaba el pueblo, y ellos lavaron sus vestidos.
19:15 Y dijo al pueblo: "Estad preparados para el tercer día, y absteneos de mujer."

El Señor desciende a la montaña Nehemías 9, 14
19:
16 Al tercer día, al rayar el alba, hubo truenos y relámpagos
Apocalipsis 8, 5
Apocalipsis 11, 19 Apocalipsis 16, 18 Apocalipsis 4, 5 y una densa nube sobre el monte y un poderoso resonar de trompeta; Éxodo 20, 18-21 Deuteronomio 4, 11-12 Deuteronomio 5, 22-27 Hebreos 12, 18-19 y todo el pueblo que estaba en el campamento se echó a temblar.
19:17 Entonces Moisés hizo salir al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie del monte.
19:18 Todo el monte Sinaí humeaba, porque Yahveh había descendido sobre él en el fuego. Deuteronomio 4, 11-12 Jueces 5, 5 Salmo 68, 9 Hebreos 12, 18-19 Subía el humo como de un horno, y todo el monte retemblaba con violencia.
19:19 El sonar de la trompeta se hacía cada vez más fuerte; Moisés hablaba y Dios le respondía con el trueno.
19:20 Yahveh bajó al monte Sinaí, a la cumbre del monte; llamó Yahveh a Moisés a la cima de la montaña y Moisés subió.
19:21 Dijo Yahveh a Moisés: "Baja y conjura al pueblo que no traspase las lindes para ver a Yahveh, porque morirían muchos de ellos;
19:22 aun los sacerdotes que se acercan a Yahveh deben santificarse para que Yahveh no irrumpa contra ellos."
19:23 Moisés respondió a Yahveh: "El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos lo has prohibido, diciendo: Señala un límite alrededor del monte y decláralo sagrado."
19:24 Yahveh le dijo: "Anda, baja, y luego subes tú y Aarón contigo; pero los sacerdotes y el pueblo no traspasarán las lindes para subir hacia Yahveh a fin de que no irrumpa contra ellos."
19:25 Bajó, pues, Moisés adonde estaba el pueblo y les dijo...

Arriba

CAPÍTULO 20

Proclamación del decálogo
Deuteronomio 5, 1-21

20:1 Entonces pronunció Dios todas estas palabras diciendo:
20:2 "Yo, Yahveh, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.
20:3 No habrá para ti otros dioses delante de mí.
20:4 No te harás escultura ni imagen alguna
Éxodo 34, 17 Levítico 19, 4 Levítico 26, 1 Deuteronomio 5, 8 Deuteronomio 16, 21-22 Deuteronomio 27, 15 Salmo 81, 10 ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra.
20:5 No te postrarás ante ellas ni les darás culto,
Éxodo 34, 17 Levítico 19, 4 Levítico 26, 1 Deuteronomio 4, 15-18 Deuteronomio 5, 9Deuteronomio 27, 15 2 Reyes 17, 35
porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso, Éxodo 34, 14 que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación Éxodo 34, 7 Números 14, 18 Deuteronomio 5, 9-10 Deuteronomio 7, 9-10 de los que me odian,
20:6 y tengo misericordia por millares con los que me aman y guardan mis mandamientos. Éxodo 34, 6-7 Números 14, 18 Deuteronomio 5, 10 Deuteronomio 7, 9-10
20:7 No tomarás en falso el nombre de Yahveh, Levítico 19, 12 Números 30, 3 Deuteronomio 5, 11 Deuteronomio 23, 22-24 Jueces 11, 35 Mateo 5, 33 tu Dios; porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso.
20:8 Recuerda el día del sábado para santificarlo. Éxodo 16, 23-30 Éxodo 31, 12-14 Levítico 19, 3 Deuteronomio 5, 12 Jeremías 17, 22
20:9 Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos,
20:10 pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios. No harás ningún trabajo, Éxodo 23, 12 Éxodo 31, 15
Éxodo 34, 21 Éxodo 35, 2 Levítico 23, 3 Deuteronomio 5, 13-14 ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, Deuteronomio 5, 12-14 Nehemías 13, 15 Jeremías 17, 21-22 ni el forastero que habita en tu ciudad.
20:11 Pues en seis días hizo Yahveh el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó; por eso bendijo Génesis 2, 1-3 Éxodo 31, 17 Yahveh el día del sábado y lo hizo sagrado.
20:12 Honra a tu padre y a tu madre, Levítico 19, 3 Deuteronomio 5, 16 Deuteronomio 27, 16 Ezequiel 22, 7 Mateo 15, 4 Mateo 19, 19 Marcos 7, 10 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Efesios 6, 2 para que se prolonguen tus días sobre la tierra que Yahveh, tu Dios, te va a dar. Deuteronomio 5, 16 Efesios 6, 3
20:13 No matarás. Génesis 9, 6 Levítico 24, 17 Deuteronomio 5, 17 Mateo 5, 21 Mateo 19, 18 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Romanos 13, 9 Santiago 2, 11
20:14 No cometerás adulterio. Levítico 18, 20 Levítico 20, 10 Deuteronomio 5, 18 Mateo 5, 27 Mateo 19, 18 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Romanos 13, 9 Santiago 2, 11
20:15 No robarás. Levítico 19, 11 Deuteronomio 5, 19 Mateo 19, 18 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Romanos 13, 9
20:16 No darás testimonio falso contra tu prójimo. Éxodo 23, 1 Deuteronomio 5, 20 Levítico 19, 11 Mateo 19, 18 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Romanos 13, 9
20:17 No codiciarás Deuteronomio 5, 21 Romanos 7, 7 Romanos 13, 9 la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo."

Moisés mediador
Deuteronomio 5, 22-23

20:18 Todo el pueblo percibía los truenos y relámpagos, el sonido de la trompeta y el monte humeante, y temblando de miedo se mantenía a distancia.
20:19 Dijeron a Moisés: "Habla tú con nosotros, que podremos entenderte, Hebreos 12, 25 pero que no hable Dios con nosotros, no sea que muramos." Éxodo 19, 16-22 Deuteronomio 4, 11-12 Deuteronomio 5, 22-27 Hebreos 12, 18-19
20:20 Respondió Moisés al pueblo: "No temáis, pues Dios ha venido para poneros a prueba, para que su temor esté ante vuestros ojos, y no pequéis".
20:21 Y el pueblo se mantuvo a distancia, mientras Moisés se acercaba a la densa nube donde estaba Dios.

CÓDIGO DE LA ALIANZA

Ley del altar
20:
22 Dijo Yahveh a Moisés: Así dirás a los israelitas: Vosotros mismos habéis visto que os he hablado desde el cielo.
20:23 No haréis junto a mí dioses de plata, ni os haréis dioses de oro.
20:24 Hazme un altar de tierra para ofrecer sobre él tus holocaustos y tus sacrificios de comunión, tus ovejas y tus bueyes. En todo lugar donde haga yo memorable mi nombre, vendré a ti y te bendeciré.
20:25 Y si me haces un altar de piedra, no lo edificarás de piedras labradas;
Deuteronomio 27, 5-7
Josué 8, 31 porque al alzar tu cincel sobre ella queda profanada.
20:26 Tampoco subirás por gradas a mi altar, para que no se descubra tu desnudez sobre él.

Arriba


Génesis / Índice / Levítico