Éxodo / Índice / Números


LEVÍTICO


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 |


CAPÍTULO 21

Santidad de los sacerdotes
21:
1 Dijo Yahveh a Moisés: Habla a los sacerdotes, hijos de Aarón, y diles: Nadie se haga impuro por el cadáver de alguno de los suyos, Ezequiel 44, 25
21:2 como no sea pariente cercano suyo: la madre, el padre, el hijo, la hija, el hermano,
21:3 una hermana virgen, que viva con él y no haya sido desposada aún; por ella puede hacerse impuro.
21:4 Pues no debe hacerse impuro, siendo señor entre los suyos; se profanaría.
21:5 Los sacerdotes no se raparán la cabeza, Ezequiel 44, 20 ni se cortarán los bordes de la barba, ni se harán incisiones en su cuerpo. Levítico 19, 28 Deuteronomio 14, 1
21:6 Santos han de ser para su Dios y no profanarán el nombre de su Dios, pues son ellos los que presentan los manjares que se han de abrasar para Yahveh, el alimento de su Dios; han de ser santos.
21:7 No tomarán por esposa a una mujer prostituta ni profanada, Levítico 21, 13-14 Ezequiel 44, 22 ni tampoco una mujer repudiada por su marido; pues el sacerdote está consagrado a su Dios.
21:8 Le tendrás por santo, porque él es quien presenta el alimento de tu Dios; por tanto será santo para ti, pues santo soy yo, Yahveh, el que os santifico.
21:9 Si la hija de un sacerdote prostituyéndose se profana, a su padre profana; será quemada.
21:10 El sumo sacerdote, superior a sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el óleo de la unción y que recibió la investidura para vestir los ornamentos, no llevará desgreñada su cabellera ni rasgará sus vestidos,
21:11 ni se acercará a ningún cadáver; ni siquiera por su padre o por su madre puede hacerse impuro.
21:12 No saldrá del santuario para no profanar el santuario de su Dios; pues lleva sobre sí la consagración del óleo de la unción de su Dios. Yo, Yahveh.
21:13 Tomará una virgen por esposa.
21:14 No se casará con viuda ni repudiada ni profanada por prostitución, sino que tomará por esposa una virgen de entre su parentela. Levítico 21, 7 Ezequiel 44, 22
21:15 No profanará su descendencia entre su pueblo, pues soy, yo, Yahveh, el que lo santifico.
21:16 Yahveh habló a Moisés y dijo:
21:17 Habla a Aarón y dile: Ninguno de tus descendientes en cualquiera de sus generaciones, si tiene un defecto corporal, podrá acercarse a ofrecer el alimento de su Dios;
21:18 pues ningún hombre que tenga defecto corporal ha de acercarse: ni ciego ni cojo ni deforme ni monstruoso,
21:19 ni el que tenga roto el pie o la mano;
21:20 ni jorobado ni raquítico ni enfermo de los ojos, ni el que padezca sarna o tiña, ni el eunuco.
21:21 Ningún descendiente de Aarón que tenga defecto corporal puede acercarse a ofrecer los manjares que se abrasan en honor de Yahveh. Tiene defecto; no se acercará a ofrecer los manjares que se abrasan en honor de Yahveh. Tiene defecto; no se acercará a ofrecer el alimento de su Dios.
21:22 Sin embargo, podrá comer el alimento de su Dios, las cosas sacratísimas, y las sagradas;
21:23 mas no entrará hasta el velo ni se acercará al altar, porque tiene defecto, para no profanar mi santuario, pues yo soy Yahveh, el que los santifico.
21:24 Moisés dijo esto a Aarón y a sus hijos y a todos los israelitas.

Arriba

CAPÍTULO 22

Alimentos sagrados
22:
1 Habló Yahveh a Moisés y dijo:
22:2 Di a Aarón y a sus hijos que se abstengan de algunas ofrendas sagradas que los israelitas me consagran, para no profanar mi santo nombre. Yo, Yahveh.
22:3 Diles: Cualquier descendiente vuestro, en todas las generaciones, que, estando impuro, se acerque a las cosas sagradas que los israelitas consagran a Yahveh, ése será exterminado de mi presencia. Yo, Yahveh.
22:4 Ningún descendiente de Aarón, que sea leproso o padezca flujo comerá de las cosas sagradas hasta que se purifique. El que toque lo que es impuro por un cadáver, o el que haya tenido un derrame seminal,
22:5 o el que haya tocado un bicho que le ha hecho impuro o a un hombre que le ha hecho impuro con cualquier clase de impureza;
22:6 quien toque estas cosas, quedará impuro hasta la tarde, y no comerá de las cosas sagradas, sino que lavará su cuerpo con agua;
22:7 puesto el sol, quedará limpio y podrá luego comer de las cosas sagradas, pues son su alimento.
22:8 No comerá animal muerto o destrozado que le haga impuro. Ezequiel 44, 31 Yo, Yahveh.
22:9 Que guarden mis observancias, no sea que, cargados así de pecado, al profanarlas mueran por ello. Yo, Yahveh, el que los santifico.
22:10 Ningún laico comerá de las cosas sagradas; ningún huésped del sacerdote ni jornalero suyo comerá de las cosas sagradas.
22:11 Pero si un sacerdote con su dinero compra una persona, ésta podrá comer de las cosas sagradas; y también el siervo nacido en la casa: ambos pueden comer del pan del sacerdote.
22:12 La hija de un sacerdote, casada con un laico, no podrá comer de la ofrenda reservada de las cosas sagradas.
22:13 Pero si la hija de un sacerdote queda viuda o es repudiada, y sin tener prole vuelve a la casa de su padre, podrá comer del pan de su padre, como en su juventud. Pero ningún laico comerá de él.
22:14 Quien, por inadvertencia, coma de cosa sagrada, la restituirá al sacerdote, añadiendo un quinto de más.
22:15 No profanen, pues, las cosas sagradas de los israelitas, reservadas para Yahveh,
22:16 porque al comerlas cargarían con una iniquidad que debe ser reparada. Yo soy Yahveh, el que los santifico.

Condiciones de los animales sacrificados
22:
17 Yahveh habló a Moisés, diciendo:
22:18 Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los israelitas y diles: Si alguno de la casa de Israel, o de los forasteros residentes en Israel, en cumplimiento de un voto, o como ofrenda voluntaria, presenta una ofrenda que como holocausto ofrece a Yahveh
22:19 para que os alcance favor, la víctima habrá de ser macho, sin defecto, buey, oveja o cabra.
22:20 No ofrezcáis nada defectuoso, pues no os sería aceptado. Deuteronomio 17, 1
22:21 Si alguno ofrece a Yahveh ganado mayor o menor como sacrificio de comunión, sea en cumplimiento de un voto, o como ofrenda voluntaria, ha de ser una res sin defecto para alcanzar favor; no debe tener defecto alguno.
22:22 No presentaréis ante Yahveh animal ciego, quebrado, mutilado, ulcerado, sarnoso o ruin; de ellos nada pondréis en el altar como manjar que se abrasa para Yahveh.
22:23 Si es buey u oveja desproporcionado o enano, podréis presentarlo como ofrenda voluntaria, pero no será aceptado en cumplimiento de voto.
22:24 No ofreceréis a Yahveh animal que tenga los testículos aplastados, majados, arrancados o cortados. No hagáis est en vuestra tierra.
22:25 Y de esto nada recibiréis de la mano del extranjero como alimento de vuestro Dios, porque su deformidad es un defecto; no os serán aceptados.
22:26 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
22:27 Cuando nazca un ternero, o un cordero, o cabrito, quedará siete días con su madre; y desde el día octavo en adelante será grato como ofrenda de manjar abrasado para Yahveh.
22:28 No inmoléis en el mismo día vaca u oveja juntamente con su cría.
22:29 Al sacrificar a Yahveh un sacrificio de alabanza, lo haréis de tal modo que os sea aceptado.
22:30 Será comido en el mismo día, sin dejar nada de él hasta la mañana siguiente. Yo, Yahveh.
22:31 Guardad mis mandamientos y cumplidlos. Yo, Yahveh.
22:32 No profanéis mi santo nombre, para que yo sea santificado en medio de los israelitas. Yo soy Yahveh, el que os santifica,
22:33 el que os ha sacado de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, Yahveh.

Arriba

CAPÍTULO 23

Calendario de fiestas
Números 28, 16—39, 40

23:1 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
23:2 Habla a los israelitas y diles: Solemnidades de Yahveh que convocaréis como asambleas santas. Estas son mis solemnidades:

a) El sábado
23:
3 Seis días se trabajará, pero el séptimo día será de descanso completo,
Éxodo 20.10 Éxodo 23, 12 Éxodo 31, 15 Éxodo 34, 21 Éxodo 35, 2 Deuteronomio 5, 13-14 reunión sagrada en que no haréis trabajo alguno. Será descanso de Yahveh dondequiera que habitéis.
23:4 Estas son las solemnidades de Yahveh, las reuniones sagradas que convocaréis en las fechas señaladas.

b) La pascua y los panes sin levadura
23:
5 El mes primero, el día catorce del mes, entre dos luces, será la Pascua de Yahveh.
Éxodo 12, 11 Números 9, 1-5 Números 28, 16 Deuteronomio 16, 1-2
23:6 El quince de este mes se celebrará la fiesta de los Ázimos Éxodo 12, 17 Éxodo 13, 7 Éxodo 23, 15 Éxodo 34, 18 Números 28, 17-25 Deuteronomio 16, 3-8 1 Corintios 5, 8 en honor de Yahveh. Durante siete días comeréis panes ázimos.
23:7 El día primero tendréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil.
23:8 Ofreceréis durante siete días manjares abrasados a Yahveh. El séptimo día celebraréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil.

c) Fiesta de la primera gavilla
23:
9 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
23:10 Habla a los israelitas y diles: Cuando, después de entrar en la tierra que yo os doy, seguéis allí su mies, llevaréis una gavilla, como primicias de vuestra cosecha, al sacerdote,
23:11 que mecerá la gavilla delante de Yahveh, para alcanzaros su favor. El día siguiente al sábado la mecerá el sacerdote.
23:12 Ese mismo día en que mecieres la gavilla, sacrificaréis un cordero de un año, sin defecto, como holocausto a Yahveh,
23:13 junto con su oblación de dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como manjar abrasado de calmante aroma para Yahveh. Su libación de vino será un cuarto de sextario.
23:14 No comeréis pan ni grano tostado ni grano tierno hasta ese mismo día, hasta traer la ofrenda de vuestro Dios. Decreto perpetuo será éste de generación en generación dondequiera que habitéis.

d) Fiesta de las semanas
23:
15 Contaréis siete semanas enteras Deuteronomio 16, 9-11 1 Corintios 16, 8 a partir del día siguiente al sábado, desde el día en que habréis llevado la gavilla de la ofrenda mecida;
23:16 hasta el día siguiente al séptimo sábado, contaréis cincuenta días y entonces ofreceréis a Yahveh una oblación nueva.
23:17 Llevaréis de vuestras casas como ofrenda mecida dos panes, hechos con dos décimas de flor de harina y cocidos con levadura, como primicias
Éxodo 23, 16 para Yahveh.
23:18 Juntamente con el pan ofreceréis a Yahveh siete corderos de un año, sin defecto, un novillo y dos carneros: serán el holocausto para Yahveh además de su ofrenda y sus libaciones, como manjar abrasado de calmante aroma para Yahveh.
23:19 Ofreceréis también un macho cabrío como sacrificio por el pecado, y dos corderos de un año como sacrificio de comunión.
23:20 El sacerdote los mecerá como ofrenda ante Yahveh, juntamente con el pan de las primicias Éxodo 34, 22 Números 28, 26-31 y con los dos corderos; serán consagrados a Yahveh y pertenecerán al sacerdote.
23:21 Ese mismo día convocaréis una reunión sagrada; la celebraréis y no haréis ningún trabajo servil. Decreto perpetuo será éste de generación en generación dondequiera que habitéis. Éxodo 23, 16 Éxodo 34, 22
Levítico 23, 34-36 Levítico 23, 39-43 Números 28, 26-31 Números 29, 12-38 Deuteronomio 16, 9 Deuteronomio 16, 13-15 Deuteronomio 31, 10 Nehemías 8, 15 Ezequiel 45, 25 Zacarías 14, 16
23:22 Cuando cosechéis la mies de vuestra tierra, no siegues hasta el borde de tu campo, ni espigues los restos de tu mies; los dejarás para el pobre y para el forastero. Levítico 19, 10 Deuteronomio 24, 19-22 Yo, Yahveh, vuestro Dios.

e) El año nuevo
23:
23 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
23:24 Habla a los israelitas y diles: En el mes séptimo, el primer día del mes será para vosotros de gran descanso, una fiesta conmemorativa con clamor de trompetas, una reunión sagrada.
23:25 No haréis ningún trabajo servil, y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh.

f) El día de la expiación
23:
26 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
23:27 Además el día décimo de este séptimo mes será el día de la Expiación, Levítico 16, 29-34 en el cual tendréis reunión sagrada; ayunaréis y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh.
23:28 No haréis en ese mismo día ningún trabajo, pues es el día de Expiación, en el que se ha de hacer la expiación por vosotros Levítico 16, 29-34 Números 29, 7-11 delante de Yahveh, vuestro Dios.
23:29 El que no ayune ese día será exterminado de entre su pueblo.
23:30 Al que haga en tal día un trabajo cualquiera, yo lo haré perecer de en medio de su pueblo.
23:31 No haréis, pues, trabajo alguno. Es decreto perpetuo, de generación en generación, dondequiera que habitéis.
23:32 Será para vosotros día de descanso completo y ayunaréis; el día nueve del mes, por la tarde, de tarde a tarde, guardaréis descanso.
23:33 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:

g) La fiesta de las tiendas
23:
34 Habla a los israelitas y diles: El día quince de ese séptimo mes celebraréis durante siete días la fiesta de las Tiendas
Éxodo 23, 16 Éxodo 34, 22 Levítico 23, 15-21 Levítico 23, 39-43 Números 28, 26-31 Números 29, 12-38 Deuteronomio 16, 9 Deuteronomio 16, 13-15 Deuteronomio 31, 10 Nehemías 8, 15 Ezequiel 45, 25 Zacarías 14, 16 en honor a Yahveh.
23:35 El día primero habrá reunión sagrada y no haréis trabajo servil alguno.
23:36 Durante siete días ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. El día octavo tendréis reunión sagrada y ofreceréis manjares abrasados a Yahveh. Habrá asamblea solemne. No haréis trabajo servil alguno.

h) Conclusión
23:
37 Estas son las solemnidades de Yahveh en las que habéis de convocar reunión sagrada para ofrecer manjares abrasados a Yahveh, holocaustos y oblaciones, víctimas y libaciones, cada cosa en su día,
23:38 sin contar los sábados de Yahveh, sin contar vuestros dones, sin contar todos vuestros votos, sin contar todas vuestras oblaciones voluntarias, las que ofrezcáis a Yahveh.

i) Sobre la fiesta de las tiendas
23:
39 El día quince del séptimo mes, después de haber cosechado el producto de la tierra,
celebraréis la fiesta en honor de Yahveh durante siete días. Éxodo 23, 16 Éxodo 34, 22 Levítico 23, 15-21 Levítico 23, 34-36 Números 28, 26-31 Números 29, 12-38 Deuteronomio 16, 9 Deuteronomio 16, 13-15 Deuteronomio 31, 10 Nehemías 8, 15 Ezequiel 45, 25 Zacarías 14, 16 El primer día será de descanso completo e igualmente el octavo.
23:40 El primer día tomaréis frutos de los mejores árboles, ramos de palmeras, ramas de árboles frondosos y sauces de río; y os alegraréis en la presencia de Yahveh, vuestro Dios, por espacio de siete días. Éxodo 34, 22
23:41 Celebraréis fiesta en honor de Yahveh durante siete días cada año. Será decreto perpetuo de generación en generación. En el séptimo mes la celebraréis.
23:42 Durante siete días habitaréis en cabañas. Levítico 23, 33-36 Números 29, 12-38 Deuteronomio 16, 13-15
Deuteronomio 31, 10 Nehemías 8, 15 Todos los naturales de Israel morarán en cabañas,
23:43 para que sepan vuestros descendientes que yo hice habitar en cabañas a los israelitas cuando los saqué de la tierra de Egipto. Oseas 12, 10 Yo, Yahveh, vuestro Dios.
23:44 Moisés promulgó las solemnidades de Yahveh a los israelitas.

Arriba

CAPÍTULO 24

Prescripciones rituales complementarias

a) Iluminación del santuario
Éxodo 27, 20-21

24:1 Yahveh habló a Moisés, diciendo:
24:2 Manda a los israelitas que te traigan para el alumbrado aceite puro de oliva molida, para alimentar continuamente la llama.
24:3 Aarón lo preparará fuera del velo del Testimonio, en la Tienda del Encuentro para que arda de continuo ante Yahveh desde la tarde hasta la mañana. Es decreto perpetuo para vuestros descendientes.
24:4 El colocará las lámparas sobre el candelabro puro que permanece ante Yahveh.

b) Los panes ofrecidos al Señor
24:
5 Tomarás flor de harina, y cocerás con ella doce tortas, dos décimas para cada una.
24:6 Las colocarás en dos filas, seis en cada fila, sobre la mesa pura en la presencia de Yahveh.
Éxodo 25, 23-30 Hebreos 9, 2
24:7 Pondrás sobre cada fila incienso puro, que hará del pan un memorial, manjar abrasado para Yahveh.
24:8 Se colocará en orden cada sábado en presencia continua ante Yahveh de parte de los israelitas, como alianza perpetua.
24:9 Será de Aarón y de sus hijos, 1 Samuel 21, 1-6 Mateo 12, 3-4 Marcos 2, 25-26 Lucas 6, 3-4 y lo comerán en lugar sagrado; porque lo considerarás como cosa sacratísima, 1 Samuel 21, 7 Mateo 12, 4 de los manjares que se abrasan para Yahveh. Decreto perpetuo.

Castigo del blasfemo y ley del talión
24:
10 Había salido con los israelitas el hijo de una mujer israelita y de padre egipcio. Cuando el hijo de la israelita y un hombre de Israel riñeron en el campo,
24:11 el hijo de la israelita blasfemó y maldijo el Nombre, por lo que le llevaron ante Moisés. Su madre se llamaba Selomit, hija de Dibrí, de la tribu de Dan.
24:12 Lo retuvieron en custodia hasta decidir el caso por sentencia de Yahveh.
24:13 Y entonces Yahveh habló a Moisés y dijo:
24:14 Saca al blasfemo fuera del campamento; todos los que lo oyeron pongan las manos sobre su cabeza, y que lo lapide toda la comunidad.
24:15 Y hablarás así a los israelitas: Cualquier hombre que maldiga a su Dios, cargará con su pecado.
24:16 Quien blasfeme el Nombre de Yahveh, será muerto; Mateo 26, 66 Marcos 14, 64 toda la comunidad lo lapidará. Sea forastero o nativo, si blasfema el Nombre, morirá.
24:17 El que hiera mortalmente
Génesis 9, 6 Éxodo 20, 13 Deuteronomio 5, 17 Mateo 5, 21 Mateo 19, 18 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Romanos 13, 9 Santiago 2, 11 a cualquier otro hombre, morirá. Éxodo 21, 12
24:18 El que hiera de muerte a un animal indemnizará por él: vida por vida.
24:19 Si alguno causa una lesión a su prójimo, como él hizo así se le hará:
24:20 fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente; Éxodo 21, 24 Deuteronomio 19, 21 Mateo 5, 38 se le hará la misma lesión que él haya causado a otro.
24:21 El que mate un animal, indemnizará por él; mas el que mate a un hombre, morirá.
24:22 Del mismo modo juzgarás al forastero y al nativo; Números 15, 16 porque yo soy Yahveh vuestro Dios.
24:23 Habló entonces Moisés a los israelitas. Sacaron al blasfemo fuera del campamento y lo lapidaron. Los israelitas hicieron como Yahveh había mandado a Moisés.

Arriba

CAPÍTULO 25

Los años santos

a) El año sabático
25:
1 Habló Yahveh a Moisés en el monte Sinaí diciendo:
25:2 Habla a los israelitas y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo voy a daros, la tierra tendrá también su descanso en honor de Yahveh.
25:3 Seis años sembrarás tu campo, seis años podarás tu viña y cosecharás sus productos;
Éxodo 23, 11
25:4 pero el séptimo año será de completo descanso para la tierra,
Éxodo 23, 10-11 Nehemías 10, 32 un sábado en honor de Yahveh: no sembrarás tu campo, ni podarás tu viña.
25:5 No segarás los rebrotes de la última siega, ni vendimiarás los racimos de tu viña sin podar. Será año de descanso completo para la tierra.
25:6 Aun en descanso, la tierra os alimentará a ti, a tu siervo, a tu sierva, a tu jornalero, a tu huésped. que residen junto a ti.
25:7 También a tus ganados y a los animales de tu tierra servirán de alimento todos sus productos. Éxodo 23, 10-11

b) El año jubilar
25:
8 Contarás siete semanas de años, siete veces siete años; de modo que el tiempo de las siete semanas de años vendrá a sumar cuarenta y nueve años.
25:9 Entonces en el mes séptimo, el diez del mes, harás resonar clamor de trompetas; en el día de la Expiación haréis resonar el cuerno por toda vuestra tierra.
25:10 Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes. Será para vosotros un jubileo; Ezequiel 46, 17 cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia.
25:11 Este año cincuenta será para vosotros un jubileo: no sembraréis, ni segaréis los rebrotes, ni vendimiaréis la viña que ha quedado sin podar,
25:12 porque es el jubileo, que será sagrado para vosotros. Comeréis lo que el campo dé de sí.
25:13 En este año jubilar recobraréis cada uno vuestra propiedad.
25:14 Si vendéis algo a vuestro prójimo o le compráis algo, ved que nadie dañe a su hermano.
25:15 Comprarás a tu prójimo atendiendo el número de años que siguen al jubileo; u según el número de los años de cosecha, él te fijará el precio de venta:
25:16 a mayor número de años, mayor precio cobrarás; cuantos menos años queden, tanto menor será su precio, porque lo que él te vende es el número de cosechas.
25:17 Ninguno de vosotros dañe a su prójimo, antes bien teme a tu Dios; pues yo soy Yahveh vuestro Dios.

c) Promesa para el año sabático

25:18 Cumplid mis preceptos; guardad mis normas y cumplidlas; así viviréis seguros en esta tierra.
25:19 Y la tierra dará su fruto, y comeréis hasta saciaros; y habitaréis seguros en ella.
25:20 Si preguntáis: "¿Qué comeremos el año séptimo, puesto que no podremos sembrar ni cosechar nuestros productos?"
25:21 Yo os mandaré mi bendición en el año sexto, de modo que producirá para tres años;
25:22 sembraréis el año octavo y seguiréis comiendo de la cosecha anterior hasta el año noveno. Hasta que venga su cosecha, seguiréis comiendo de la anterior.

d) Rescate de propiedad
25:
23 La tierra no puede venderse para siempre, porque la tierra es mía, ya que vosotros sois para mí como forasteros y huéspedes.
25:24 En todo terreno de vuestra propiedad concederéis derecho a rescatar la tierra.
25:25 Si se empobrece tu hermano y vende algo de su propiedad, su goel más cercano vendrá y rescatará lo vendido por su hermano.
25:26 Si alguno no tiene goel, adquiera por sí mismo recursos suficientes para su rescate;
25:27 calcule los años pasados desde la venta y devuelva al comprador la cantidad del tiempo que falta; así volverá a su propiedad.
25:28 Pero si no halla lo suficiente para recuperarla, lo vendido quedará en poder del comprador hasta el año jubilar, y en el jubileo quedará libre; y el vendedor volverá a su posesión.
25:29 Si uno vendiere una vivienda en ciudad amurallada, su derecho a rescatarla durará hasta que se cumpla el año de su venta; un año entero durará su derecho de rescate.
25:30 En caso de no ser rescatada para él dentro de un año entero, la casa situada en ciudad amurallada quedará a perpetuidad para el comprador y sus descendientes y no quedará libre en el jubileo.
25:31 Mas las casas de las aldeas sin murallas que las rodeen serán tratadas como los campos del país: hay derecho de rescate y en el año jubilar quedan libres.
25:32 En cuanto a las ciudades de los levitas, los levitas tendrán siempre derecho de rescate sobre las casas de las ciudades de su propiedad.
25:33 En el caso de que se haya de rescatar de mano de un levita, lo vendido —una casa que es propiedad suya en la ciudad— quedará libre en el jubileo; porque las casas de las ciudades de los levitas son su propiedad en medio de los israelitas.
25:34 No pueden venderse los campos que rodean sus ciudades, pues son su propiedad para siempre.

e) Préstamos sin interés
25:
35 Si tu hermano se empobrece y vacila su mano en asuntos contigo, lo mantendrás como forastero o huésped, para que pueda vivir junto a ti. Deuteronomio 15, 7-8
25:36 No tomarás de él interés ni usura,
Éxodo 22, 24 Deuteronomio 15, 7-11 Deuteronomio 23, 19-20 Nehemías 5, 7 Ezequiel 22, 12 antes bien teme a tu Dios y deja vivir a tu hermano junto a ti.
25:37 No le darás por interés tu dinero ni le darás tus víveres a usura. Éxodo 22, 24 Deuteronomio 15, 7-11 Deuteronomio 23, 19-20
25:38 Yo soy Yahveh, vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Canaán y ser vuestro Dios.

f) Liberación de esclavos
25:
39 Si se empobrece tu hermano en asuntos contigo y tú lo compras, no le impondrás trabajos de esclavo;
25:40 estará contigo como jornalero o como huésped, y trabajará junto a ti hasta el año del jubileo.
25:41 Entonces saldrá de tu casa, él y sus hijos con él, volverá a su familia y a la propiedad de sus padres.
25:42 Porque ellos son siervos míos, a quienes yo saqué de la tierra de Egipto; no han de ser vendidos como se vende un esclavo.
25:43 No serás tirano con él, sino que temerás a tu Dios.
25:44 Los siervos y las siervas que tengas, serán de las naciones que os rodean; de ellos podréis adquirir siervos y siervas.
25:45 También podréis comprarlos entre los hijos de los huéspedes que residen en medio de vosotros, y de sus familias que viven entre vosotros, es decir, de los nacidos en vuestra tierra. Esos pueden ser vuestra propiedad, Éxodo 21, 2-6
25:46 y los dejaréis en herencia a vuestros hijos después de vosotros como propiedad perpetua. A éstos los podréis tener como siervos; pero si se trata de vuestros hermanos, los israelitas, tú, como entre hermanos, no le mandarás con tiranía. Éxodo 21, 2-6 Deuteronomio 15, 12-18
25:47 Si el forastero o huésped que mora contigo adquiere bienes, y, en cambio, tu hermano se empobrece en asuntos con él y se vende al forastero, al que mora contigo, o a algún descendiente de familia de forastero,
25:48 después de haberse vendido le quedará el derecho al rescate: uno de sus hermanos podrá rescatarlo.
25:49 Lo rescatará su tío paterno, o el hijo de su tío, o algún otro pariente cercano suyo dentro de su familia, o, si alcanzan sus recursos, él mismo podrá rescatarse.
25:50 Contará con su comprador los años desde el de la venta hasta el año jubilar; y el precio se calculará en proporción de los años, valorando sus días de trabajo como los de un jornalero.
25:51 Si faltan todavía muchos años, en proporción a ellos devolverá, como precio de su rescate, una parte del precio de venta.
25:52 Si faltan pocos años hasta el jubileo, se le calculará en proporción a ellos, y lo pagará como rescate,
25:53 como quien trabaja a jornal año por año. No permitas que se le trate con tiranía ante tus ojos.
25:54 Si nos es rescatado por otros, quedará libre el año del jubileo, él y sus hijos con él.
25:55 Porque a mí es a quien sirven los israelitas; siervos míos son, a quienes yo he sacado del país de Egipto. Yo, Yahveh, vuestro Dios.

Arriba

CAPÍTULO 26

Promesas y amenazas
Deuteronomio 7, 11-26 / Deuteronomio 28, 1-14

26:1 No os hagáis ídolos, Levítico 19, 4 ni pongáis imágenes o estelas, Éxodo 20, 2-5 Éxodo 34, 17 Levítico 19, 4 Deuteronomio 5, 8 Deuteronomio 16, 21-22 Deuteronomio 27, 15 2 Reyes 17, 35 Salmo 81, 10 ni coloquéis en vuestra tierra piedras grabadas para postraros ante ellas, porque yo soy Yahveh vuestro Dios.
26:2 Guardaréis mis sábados, y respetaréis mi santuario. Levítico 19, 30 Ezequiel 22, 8 Yo, Yahveh.
26:3 Si camináis según mis preceptos y guardáis mis mandamientos, poniéndolos en práctica,
26:4 os enviaré las lluvias a su tiempo, para que la tierra dé sus frutos y el árbol del campo su fruto.
26:5 El tiempo de trilla alcanzará hasta la vendimia, y la vendimia hasta la siembra; comeréis vuestro pan hasta saciaros Deuteronomio 11, 13-15 y habitaréis seguros en vuestra tierra.
26:6 Yo daré paz a la tierra y dormiréis sin que nadie os turbe; haré desaparecer del país las bestias feroces, y la espada no pasará por vuestra tierra.
26:7 Perseguiréis a vuestros enemigos; que caerán ante vosotros a filo de espada.
26:8 Cinco de vosotros perseguiréis a cien, y cien de vosotros perseguiréis a 10.000; vuestros enemigos ante vosotros caerán a filo de espada.
26:9 Yo me volveré hacia vosotros. Yo os haré fecundos, os multiplicaré y mantendré mi alianza con vosotros.
26:10 Comeréis de cosecha añeja y llegaréis a echar la añeja para dar cabida a la nueva.
26:11 Estableceré mi morada en medio de vosotros y no os rechazaré.
26:12 Me pasearé en medio de vosotros, y seré para vosotros Dios, y vosotros seréis para mí un pueblo. Ezequiel 37, 27 2 Corintios 6, 16 Apocalipsis 21, 3
26:13 Yo soy Yahveh, vuestro Dios, que os saqué del país de Egipto, para que no fueseis sus esclavos; rompí las coyundas de vuestro yugo y os hice andar con la cabeza erguida.

Consecuencias de la desobediencia
Deuteronomio 28, 15-68

26:14 Pero si no me escucháis y no cumplís todos estos mandamientos;
26:15 si despreciáis mis preceptos y rechazáis mis normas, no haciendo caso de todos mis mandamientos y rompiendo mi alianza,
26:16 también yo haré lo mismo con vosotros. Traeré sobre vosotros el terror, la tisis y la fiebre, que os abrasen los ojos y os consuman el alma. Sembraréis en vano vuestra semilla, pues se la comerán vuestros enemigos.
26:17 Me volveré contra vosotros y seréis derrotados ante vuestros enemigos; os tiranizarán los que os aborrecen y huiréis sin que nadie os persiga.
v18 Si ni aun con esto me obedecéis, volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados.
26:19 Quebrantaré vuestra orgullosa fuerza y haré vuestro cielo como hierro y vuestra tierra como bronce.
26:20 Vuestras fuerzas se consumirán en vano, pues vuestra tierra no dará sus productos ni el árbol del campo sus frutos.
26:21 Y si seguís enfrentándoos conmigo y no queréis oírme, volveré a castigaros siete veces más a causa de vuestros pecados.
26:22 Soltaré contra vosotros las fieras salvajes, que os privarán de vuestros hijos, exterminarán vuestro ganado y os reducirán a unos pocos, de modo que vuestros caminos queden desiertos.
26:23 Si aun con esto no os corregís ante mí, sino que seguís enfrentándoos conmigo,
26:24 también yo me enfrentaré con vosotros, y os azotaré yo mismo siete veces más por vuestros pecados.
26:25 Traeré sobre vosotros la espada vengadora de la alianza. Os reuniréis entonces en vuestras ciudades, pero yo enviaré la peste en medio de vosotros y seréis entregados en manos del enemigo.
26:26 Cuando yo os retire el bastón del pan diez mujeres cocerán todo vuestro pan en un solo horno, y os lo darán tan medido que comeréis y no os saciaréis.
26:27 Si con esto no me obedecéis y seguís enfrentándoos conmigo,
26:28 yo me enfrentaré a vosotros con ira, y os castigaré yo mismo siete veces más por vuestros pecados.
26:29 Comeréis la carne de vuestros hijos y la carne de vuestras hijas comeréis.
26:30 Destruiré vuestros altos, abatiré vuestros altares de incienso, amontonaré vuestros cadáveres sobre los cadáveres de vuestros ídolos, y yo mismo os aborreceré.
26:31 Reduciré vuestras ciudades a ruina y devastaré vuestros santuarios, no aspiraré ya más vuestros calmantes aromas.
26:32 Yo asolaré la tierra, y de ello quedarán atónitos vuestros mismos enemigos al venir a ocuparla.
26:33 A vosotros os esparciré entre las naciones, Nehemías 1, 8 Ezequiel 20, 23 Salmo 106, 27 y desenvainaré la espada en pos de vosotros. Vuestra tierra será un yermo y vuestras ciudades una ruina.
26:34 Entonces pagará la tierra sus sábados, durante todos los días que esté desolada mientras vosotros estéis en el país de vuestros enemigos; entonces sí que descansará la tierra y pagará sus sábados.
26:35 Durante todo el tiempo de la desolación descansará, por lo que no pudo descansar en vuestros sábados cuando habitabais en ella.
26:36 A los que quedaren de vosotros, les infundiré pánico en sus corazones, en el país de sus enemigos; el ruido de una hoja caída los ahuyentará, huirán como quien huye de la espada, y caerán sin que nadie los persiga.
26:37 Se atropellarán unos a otros, como delante de la espada, aunque nadie los persiga. No podréis teneros en pie en presencia de vuestros enemigos.
26:38 Pereceréis entre las naciones, y os devorará el país de vuestros enemigos.

Reconciliación y salvación
26:
39 Y quienes de vosotros sobrevivan, se pudrirán a causa de su iniquidad en los países de vuestros enemigos; por las iniquidades de sus padres unidas a las suyas, se pudrirán.
26:40 Entonces confesarán su iniquidad y la iniquidad de sus padres, en la rebeldía con que se rebelaron contra mí; y aun más, porque se enfrentaron conmigo.
26:41 También yo me enfrentaré con ellos y los llevaré al país de sus enemigos. Entonces se humillará su corazón incircunciso y aceptarán el castigo de su iniquidad.
26:42 Y yo me acordaré de mi alianza con Jacob,
Génesis 28, 3-4 Génesis  28, 13-15 Génesis 35, 12 Génesis 48, 3-4 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 18 Salmo 105, 11 y de mi alianza con Isaac; Génesis 26, 3-4 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 16 Salmo 105, 9 y recordaré mi alianza con Abraham; Génesis 12, 7 Génesis 13, 15 Génesis 15, 18 Génesis 17, 8 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 16 Salmo 105, 9 Hechos 7, 5 Gálatas 3, 16 y recordaré la tierra.
26:43 Pero la tierra será antes abandonada por ellos y pagará sus sábados, mientras quede desolada con su ausencia; pero ellos también pagarán el castigo de su iniquidad, por cuanto desecharon mis normas y su alma aborreció mis preceptos.
26:44 A pesar de todo, cuando estén ellos en tierra enemiga, no los desecharé ni los aborreceré hasta su total exterminio, anulando mi alianza con ellos, porque yo soy Yahveh, su Dios;
26:45 me acordaré, en su favor, de la alianza hecha con sus antepasados, a quienes saqué de la tierra de Egipto, ante los ojos de las naciones, para ser su Dios, yo Yahveh.
26:46 Estos son los preceptos, normas y leyes que Yahveh estableció entre él y los israelitas en el monte Sinaí, por medio de Moisés.

Arriba

CAPÍTULO 27

VI. APÉNDICE

Tarifas e impuestos para el cumplimiento de promesas
27:1 Habló Yahveh a Moisés, diciendo;
27:2 Habla a los israelitas y diles: Si alguien quiere cumplir ante Yahveh un voto relativo al valor de tasación de una persona,
27:3 si se trata de un varón de veinte a sesenta años, el valor se estimará en cincuenta siclos de plata, en siclos del santuario.
27:4 Mas si se trata de una mujer, el valor será de treinta siclos.
27:5 De los cinco a los veinte años el valor será: para varón, veinte siclos; para mujer, diez siclos.
27:6 De un mes hasta la edad de cinco años, el valor será: para niño, cinco siclos de plata; para niña, tres siclos de plata.
27:7 De sesenta años en adelante el valor será: para varón, quince siclos; para mujer, diez siclos.
27:8 Si uno es tan pobre que no puede pagar esta valoración, presentará la persona al sacerdote, el cual estimará su valor; el sacerdote la valuará en proporción a los recursos del oferente.
27:9 Si se trata de un animal que se puede ofrecer a Yahveh como ofrenda, todo lo que se entregue así a Yahveh será cosa sagrada.
27:10 No se cambiará ni se sustituirá bueno por malo, ni malo por bueno; y si se sustituye un animal por otro, tanto el permutado como su sustituto serán cosa sagrada.
27:11 Mas si se trata de un animal impuro, de los que no se pueden ofrecer como ofrenda a Yahveh, se presentará el animal al sacerdote,
27:12 el cual lo tasará según sea bueno o malo; y se estará a su tasación.
27:13 Si uno quiere rescatarlo, añadirá un quinto más a su valuación.
27:14 Si alguno consagra su casa, como cosa sagrada, a Yahveh, el sacerdote la tasará, según sea buena o mala. Conforme a la tasación del sacerdote, así se fijará.
27:15 Si el que consagró la casa desea rescatarla, añadirá la quinta parte al precio de su tasación, y será suya.
27:16 Si uno consagra parte del campo de su propiedad a Yahveh, será estimado según su sembradura, a razón de cincuenta siclos de plata por cada carga de cebada de sembradura.
27:17 Si él consagró su campo durante el año del jubileo se atenderá a esta tasación.
27:18 Pero si consagra su campo después del jubileo, el sacerdote calculará su precio a razón de los años que quedan hasta el año del jubileo; y lo descontará de la tasación.
27:19 Si el que consagró el campo desea rescatarlo, añadirá la quinta parte al precio de la tasación, y será suyo.
27:20 Pero si nos rescata el campo, y éste se vende o otro, el campo no podrá ser rescatado en adelante.
27:21 Ese campo, cuando quede libre en el jubileo, será consagrada a Yahveh como campo de anatema y será propiedad del sacerdote.
27:22 Si alguno consagra a Yahveh un campo que compró y que no forma parte de su propiedad,
27:23 el sacerdote calculará el importe de su valor hasta el año del jubileo; y él pagará ese mismo día la suma de la tasación como cosa sagrada de Yahveh.
27:24 El año del jubileo volverá el campo al vendedor, al que pertenece como propiedad de la tierra.
27:25 Toda tasación se hará en siclos del santuario; veinte óbolos equivalen a un siclo.
27:26 Nadie, sin embargo, podrá consagrar los primogénitos de su ganado que ya, por ser tales, pertenecen a Yahveh. Sean del ganado mayor o del menor, pertenecen a Yahveh.
27:27 Si se trata de un animal impuro, y lo quiere rescatar según la tasación, añadirá la quinta parte al precio; pero si no es rescatado, será vendido, conforme a la tasación.
27:28 Nada de lo que a uno pertenece —hombre, animal o campo de su propiedad— que haya sido consagrado a Yahveh con anatema podrá venderse ni rescatarse. Todo anatema Números 18, 14 es cosa sacratísima para Yahveh.
27:29 Ningún ser humano consagrado como anatema podrá ser rescatado; deberá morir.
27:30 El diezmo entero de la tierra, Mateo 23, 23
Lucas 11, 42 tanto de las semillas de la tierra como de los frutos de los árboles, es de Yahveh; es cosa sagrada de Yahveh. Números 18, 12-13 Números 18, 21 Deuteronomio 12, 5-7 Deuteronomio 14, 22-29 2 Crónicas 31, 5 Nehemías 10, 38 Nehemías 13, 12 Malaquías 3, 10 Hebreos 7, 5
27:31 Si alguno quiere rescatar parte de su diezmo, añadirá la quinta parte de su valor.
27:32 Todo diezmo de ganado mayor o menor, es decir, cada décima cabeza que pasa bajo el cayado, será cosa sagrada de Yahveh.
27:33 No se escogerá entre animal bueno o malo, ni se le puede sustituir; y si se hace cambio, tanto el animal permutado como su sustituto serán cosas sagradas; no podrán ser rescatados.
27:34 Estos son los mandamientos que Yahveh encomendó a Moisés para los hijos de Israel en el monte Sinaí.

Arriba


Éxodo / Índice / Números