Levítico / Índice / Deuteronomio


NÚMEROS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 |


CAPÍTULO 11

El castigo del Señor en Taberá
11:
1 Una vez, el pueblo se quejó amargamente delante del Señor. Cuando el Señor los oyó, se llenó de indignación. El fuego del Señor se encendió contra ellos y devoró el extremo del campamento.
11:2 El pueblo pidió auxilio a Moisés. Este intercedió ante el Señor, y se apagó el fuego.
11:3 Aquel lugar fue llamado Taberá Deuteronomio 9, 22 —que significa Incendio— porque allí se había encendido el fuego del Señor contra los israelitas.

Las quejas del pueblo en el desierto Salmo 106, 15 1 Corintios 10, 6
11:
4 La turba de los advenedizos que se habían mezclado con el pueblo se dejó llevar de la gula, y los israelitas se sentaron a llorar a gritos, Éxodo 16, 2-5 Números 11, 31-35 Salmo 78, 31 diciendo: "¡Si al menos tuviéramos carne para comer!
11:5 ¡Cómo recordamos los pescados que comíamos gratis en Egipto, y los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos!
11:6 ¡Ahora nuestras gargantas están resecas! ¡Estamos privados de todo, y nuestros ojos no ven nada más que el maná!"
11:7 El maná se parecía a la semilla de cilantro y su color era semejante al del bedelio.
11:8 El pueblo tenía que ir a buscarlo; una vez recogido, lo trituraban con piedras de moler o lo machacaban en un mortero, lo cocían en una olla, y lo preparaban en forma de galletas. Su sabor era como el de un pastel apetitoso. Éxodo 16, 31
11:9 De noche, cuando el rocío caía sobre el campamento, también caía el maná. Éxodo 16, 13-15

La intercesión de Moisés
11:
10 Moisés oyó llorar al pueblo, que se había agrupado por familias, cada uno a la entrada de su carpa. El Señor se llenó de una gran indignación, pero Moisés, vivamente contrariado,
11:11 le dijo: "¿Por qué tratas tan duramente a tu servidor? ¿Por qué no has tenido compasión de mí, y me has cargado con el peso de todo este pueblo?
11:12 ¿Acaso he sido yo el que concibió a todo este pueblo, o el que lo dio a luz, para que me digas: ‘Llévalo en tu regazo, como la nodriza lleva a un niño de pecho, hasta la tierra que juraste dar a sus padres’?
11:13 ¿De dónde voy a sacar carne para dar de comer a todos los que están llorando a mi lado y me dicen: ‘Danos carne para comer’?
11:14 Yo solo no puedo soportar el peso de todo este pueblo: mis fuerzas no dan para tanto.
11:15 Si me vas a seguir tratando de ese modo, mátame de una vez. Así me veré libre de mis males".

La respuesta del Señor
11:
16 El Señor respondió a Moisés: "Reúneme a setenta de los ancianos de Israel —deberás estar seguro de que son realmente ancianos y escribas del pueblo— llévalos a la Carpa del Encuentro, y que permanezcan allí junto contigo.
11:17 Yo bajaré hasta allí, te hablaré, y tomaré algo del espíritu que tú posees, para comunicárselo a ellos. Así podrán compartir contigo el peso de este pueblo, y no tendrás que soportarlo tú solo.
11:18 También dirás al pueblo: Purifíquense para mañana y comerán carne. Ya que ustedes han llorado delante del Señor, diciendo: ‘¡Si al menos tuviéramos carne para comer! ¡Qué bien estábamos en Egipto!’, el Señor les dará de comer carne.
11:19 Y no la comerán un día, ni dos, ni diez, ni veinte,
11:20 sino un mes entero, hasta que se les salga por las narices y les provoque repugnancia. Porque han despreciado al Señor que está en medio de ustedes, y han llorado en su presencia, diciendo: ‘¿Para qué habremos salido de Egipto?’"
11:21 Moisés dijo entonces: "El pueblo que me rodea está formado por seiscientos mil hombres de a pie, ¿y tú dices que le darás carne para comer un mes entero?
11:22 Si se degollaran ovejas y vacas, ¿alcanzarían para todos? Y si se reunieran todos los peces del mar, ¿tendrían bastante?"
11:23 Pero el Señor respondió a Moisés: "¿Acaso hay un límite para el poder del Señor? En seguida verás si lo que acabo de decirte se cumple o no".

La comunicación del espíritua los ancianos
11:
24 Moisés salió a comunicar al pueblo las palabras del Señor. Luego reunió a setenta hombres entre los ancianos del pueblo, y los hizo poner de pie alrededor de la Carpa.
11:25 Entonces el Señor descendió en la nube y le habló a Moisés. Después tomó algo del espíritu que estaba sobre él y lo infundió a los setenta ancianos. Y apenas el espíritu se posó sobre ellos, comenzaron a hablar en éxtasis; pero después no volvieron a hacerlo.
11:26 Dos hombres —uno llamado Eldad y el otro Medad— se habían quedado en el campamento; y como figuraban entre los inscritos, el espíritu se posó sobre ellos, a pesar de que no habían ido a la Carpa. Y también ellos se pusieron a hablar en éxtasis.
11:27 Un muchacho vino corriendo y comunicó la noticia a Moisés, con estas palabras: "Eldad y Medad están profetizando en el campamento".
11:28 Josué, hijo de Nun, que desde su juventud era ayudante de Moisés, intervino diciendo: "Moisés, señor mío, no se lo permitas".
11:29 Pero Moisés le respondió: "¿Acaso estás celoso a causa de mí? ¡Ojalá todos fueran profetas en el pueblo del Señor, porque él les infunde su espíritu!".
11:30 Luego Moisés volvió a entrar en el campamento con todos los ancianos de Israel.

Las codornices
11:
31 Entonces se levantó un viento enviado por el Señor, que trajo del mar una bandada de codornices y las precipitó sobre el campamento. Las codornices cubrieron toda la extensión de un día de camino, a uno y otro lado del campamento, hasta la altura de un metro sobre la superficie del suelo.
11:32 El pueblo se puso a recoger codornices todo el día, toda la noche y todo el día siguiente. El que había recogido menos, tenía diez medidas de unos cuatrocientos cincuenta litros cada una. Y las esparcieron alrededor de todo el campamento.
11:33 La carne estaba todavía entre sus dientes, sin masticar, cuando la ira del Señor se encendió contra el pueblo, y el Señor lo castigó con una enorme mortandad. Éxodo 16, 2-5 Números 11, 4-23 Salmo 78, 31
11:34 El lugar fue llamado Quibrot Hataavá Deuteronomio 9, 22 —que significa Tumbas de la Gula— porque allí enterraron a la gente que se dejó llevar por la gula.
11:35 Desde Quibrot Hataavá el pueblo siguió avanzando hasta Jaserot, y allí se detuvo.

Arriba

CAPÍTULO 12

Las murmuraciones de Miriam y de Aarón contra Moisés
12:
1 Miriam y Aarón se pusieron a murmurar contra Moisés a causa de la mujer cusita con la que este se había casado. Moisés, en efecto, se había casado con una mujer de Cus.
12:2 "¿Acaso el Señor ha hablado únicamente por medio de Moisés?, decían. ¿No habló también por medio de nosotros?". Y el Señor oyó todo esto.
12:3 Ahora bien, Moisés era un hombre muy humilde, más humilde que cualquier otro hombre sobre la tierra.

El elogio del Señor a Moisés
12:
4 De pronto, el Señor dijo a Moisés, a Aarón y a Miriam: "Vayan los tres a la Carpa del Encuentro". Cuando salieron los tres,
12:5 el Señor descendió en la columna de nube y se detuvo a la entrada de la Carpa. Luego llamó a Aarón y a Miriam. Los dos se adelantaron,
12:6 y el Señor les dijo: "Escuchen bien mis palabras:
Cuando aparece entre ustedes un profeta, yo me revelo a él en una visión, le hablo en un sueño.
12:7 No sucede así con mi servidor Moisés: él es el hombre de confianza en toda mi casa. Hebreos 3, 2
12:8 Yo hablo con él cara a cara, claramente, no con enigmas, y él contempla la figura del Señor. ¿Por qué entonces ustedes se han atrevido a hablar contra mi servidor Moisés?"
12:9 Y lleno de indignación contra ellos, el Señor se alejó.

El castigo de Miriam
12:
10 Apenas la nube se retiró de encima de la Carpa, Miriam se cubrió de lepra,
Deuteronomio 24, 9 quedando blanca como la nieve. Cuando Aarón se volvió hacia ella y vio que estaba leprosa,
12:11 dijo a Moisés: "Por favor, señor, no hagas pesar sobre nosotros el pecado que hemos cometido por necedad.
12:12 No permitas que ella sea como el aborto, que al salir del seno materno ya tiene consumida la mitad de su carne".
12:13 Moisés invocó al Señor, diciendo: "¡Te ruego, Dios, que la cures!".
12:14 Pero el Señor le respondió: "Si su padre la hubiera escupido en la cara, ¿no tendría que soportar ese oprobio durante siete días? Que esté confinada fuera del campamento durante siete días, Números 5, 2-3 y al cabo de ellos vuelva a ser admitida".
12:15 Así Miriam quedó confinada fuera del campamento durante siete días, y el pueblo no reanudó la marcha hasta que fue admitida de nuevo.
12:16 Después el pueblo salió de Jaserot y acampó en el desierto de Parán.

Arriba

CAPÍTULO 13

La exploración de Canaán
Deuteronomio 1, 19-33

13:1 El Señor dijo a Moisés:
13:2 "Envía unos hombres a explorar el país de Canaán, que yo doy a los israelitas; enviarás a un hombre por cada una de sus tribus paternas, todos ellos jefes de tribu".
13:3 Entonces Moisés los envió desde el desierto de Parán, según la orden del Señor. Todos estos hombres eran jefes de los israelitas,
13:4 y sus nombres eran los siguientes:
Por la tribu de Rubén, Samuá, hijo de Zacur;
13:5 por la tribu de Simeón, Safat, hijo de Jorí;
13:6 por la tribu de Judá, Caleb, hijo de Iefuné;
13:7 por la tribu de Isacar, Igal, hijo de José;
13:8 por la tribu de Efraím, Oseas, hijo de Nun;
13:9 por la tribu de Benjamín, Paltí, hijo de Rafú;
13:10 por la tribu de Zabulón, Gadiel, hijo de Sodí;
13:11 por la tribu de José, o sea, por la tribu de Manasés, Gadí, hijo de Susí;
13:12 por la tribu de Dan, Amiel, hijo de Guemalí;
13:13 por la tribu de Aser, Setur, hijo de Miguel;
13:14 por la tribu de Neftalí, Najbí, hijo de Vofsí;
13:15 por la tribu de Gad, Gueuel, hijo de Maquí.
13:16 Estos son los nombres de las personas que envió Moisés a explorar elpaís. Y a Oseas, hijo de Nun, Moisés lo llamó Josué.
13:17 Cuando Moisés los envió a explorar el territorio de Canaán, les dijo: "Suban ahí, por el Négueb, y luego avancen hasta la región montañosa.
13:18 Observen cómo es el país, y si la gente que lo ocupa es fuerte o débil, escasa o numerosa.
13:19 Fíjense también si la tierra donde viven es buena o mala, y si las ciudades en que habitan son abiertas o fortificadas;
13:20 si el suelo es fértil o árido, y si está arbolado o no. Tengan valor, y traigan algunos frutos de la región". Esto sucedió en el tiempo de las primeras uvas.
13:
21 Los hombres fueron a explorar el país, desde el desierto de Cin hasta Rejob, a la Entrada de Jamat.
13:22 subieron por el Négueb y llegaron a Hebrón, donde vivían Ajimán, Sesai y Talmai, descendientes de Anac —Hebrón había sido fundada siete años antes que Tanis de Egipto— .
13:23 Cuando llegaron al valle de Escol, cortaron una rama de vid con un racimo de uvas, y tuvieron que llevarla entre dos, sostenida con una vara. También recogieron granadas e higos.
13:24 Ese lugar fue llamado valle de Escol —que significa Racimo— a causa del racimo que los israelitas habían cortado allí.

El informe de los exploradores
13:
25 Al cabo de cuarenta días volvieron de explorar el país.
13:26 Entonces fueron a ver a Moisés, a Aarón y a toda la comunidad de los israelitas en Cades, en el desierto de Parán, y les presentaron su informe, al mismo tiempo que les mostraban los frutos del país.
13:27 Les contaron lo siguiente: "Fuimos al país donde ustedes nos enviaron; es realmente un país que mana leche y miel, y estos son sus frutos.
13:28 Pero, ¡qué poderosa es la gente que ocupa el país! Sus ciudades están fortificadas y son muy grandes. Además, vimos allí a los anaquitas.
13:29 Los amalecitas habitan en la región del Négueb; los hititas, los jebuseos y los amorreos ocupan la región montañosa; y los cananeos viven junto al mar y a lo largo del Jordán".
13:30 Caleb trató de animar al pueblo que estaba junto a Moisés, diciéndole: "Subamos en seguida y conquistemos el país, porque ciertamente podremos contra él".
13:31 Pero los hombres que habían subido con él replicaron: "No podemos atacar a esa gente, porque es más fuerte que nosotros". Números 32, 9
13:32 Y divulgaron entre los israelitas falsos rumores acerca del país que habían explorado, diciendo: "La tierra que recorrimos y exploramos devora a sus propios habitantes. Toda la gente que vimos allí es muy alta.
13:33 Vimos a los gigantes Génesis 6, 4 —los anaquitas son raza de gigantes—. Nosotros nos sentíamos como langostas delante de ellos, y esa es la impresión que debimos darles".

Arriba

CAPÍTULO 14

La rebelión de Israel Salmo 106, 26
14:
1 Entonces la comunidad en pleno prorrumpió en fuertes gritos, y el pueblo lloró toda aquella noche.
14:2 Los israelitas protestaban contra Moisés y Aarón, y toda la comunidad les decía: ¡Ojalá hubiéramos muerto en Egipto! ¡Ojalá muriéramos en este desierto!
14:3 ¿Por qué el Señor nos quiere hacer entrar en esa tierra donde caeremos bajo la espada? ¡Nuestras mujeres y nuestros hijos serán llevados como botín! ¡Más nos valdría regresar a Egipto!
14:4 Y se decían unos a otros: "¡Elijamos un jefe y volvamos a Egipto!" Números 14, 9 Deuteronomio 1, 26-33 Deuteronomio 9, 23 Nehemías 9, 17 Hebreos 3, 16
14:5 Moisés y Aarón cayeron con el rostro en tierra delante de toda la comunidad de los israelitas reunidos en asamblea.
14:6 Pero Josué, hijo de Nun, y Caleb, hijo de Iefuné —que estaban entre los que habían explorado el país— rasgaron su ropa
14:7 y dijeron a toda la comunidad de los israelitas: "La tierra que hemos recorrido y explorado es extraordinariamente buena.
14:8 Si el Señor nos favorece, nos hará entrar en esa tierra que mana leche y miel, y nos la dará.
14:9 Pero no se rebelen contra el Señor, Números 14, 1-4 Deuteronomio 1, 26-33 Deuteronomio 9, 23 Nehemías 9, 17 Hebreos 3, 16 ni le tengan miedo a la gente del país, porque los venceremos fácilmente. Su sombra protectora se ha apartado de ellos; con nosotros, en cambio, está el Señor. ¡No les tengan miedo!"

La indignación del Señor
14:
10 Toda la comunidad amenazaba con matarlos a pedradas, cuando la gloria del Señor se manifestó a todos los israelitas en la Carpa del Encuentro.
14:11 Y el Señor dijo a Moisés: "¿Hasta cuándo este pueblo me seguirá despreciando? ¿Hasta cuándo no creerán en mí, a pesar de los signos que realicé en medio de ellos?
14:12 Los voy a castigar con una peste y los voy a desheredar. De ti, en cambio, suscitaré una nación mucho más fuerte que ellos".
14:13 Pero Moisés respondió al Señor: Éxodo 32, 11-14 Jeremías 15, 1 "Cuando oigan la noticia los egipcios —de cuyo país sacaste a este pueblo gracias a tu poder—
14:14 se la pasarán a los habitantes de esa tierra. Ellos han oído que tú, Señor, estás en medio de este pueblo; que te dejas ver claramente cuando tu nube se detiene sobre ellos; y que avanzas delante de ellos, de día en la columna de nube, y de noche en la columna de fuego.
14:15 Si haces morir a este pueblo como si fuera un solo hombre, las naciones que conocen tu fama, dirán:
14: 16 ‘El Señor era impotente para llevar a ese pueblo hasta la tierra que le había prometido con un juramento, y los mató en el desierto’.
14:17 Por eso, Señor, manifiesta la grandeza de tu poder, como tú lo has declarado, cuando dijiste:
14:18 ‘El Señor es lento para enojarse y está lleno de misericordia. Éxodo 34, 6 Nehemías 9, 17 Jonás 4, 2 Él tolera la maldad y la rebeldía, pero no las deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos hasta la cuarta generación’. Éxodo 20, 5-6 Éxodo 34, 7 Deuteronomio 5, 9-10 Deuteronomio 7, 9-10
14:19 Perdona, por favor, la culpa de este pueblo según tu gran misericordia y como lo has venido tolerando desde Egipto hasta aquí". Éxodo 32, 11-14

El castigo de la infidelidad
Deuteronomio 1, 34-40

14:20 El Señor respondió: "Lo perdono, como tú me lo has pedido.
14:21 Sin embargo —tan cierto como que yo vivo, y que la gloria del Señor llena toda la tierra—
14:22 ninguno de los hombres que vieron mi gloria y los prodigios que realicé en Egipto y en el desierto, ninguno de los que ya me han puesto a prueba diez veces y no me han obedecido,
14:23 verá la tierra que prometí a sus padres con un juramento; no la verá ninguno de los que me han despreciado. Números 14, 26-35 Deuteronomio 1, 34-36 Salmo 95, 8-11 Hebreos 3, 7-11 Hebreos 3, 18 Hebreos 4, 3 Hebreos 4, 5
14:24 En cuanto a mi servidor Caleb, por estar animado de otro espíritu y haberse mantenido fiel a mí, lo llevaré a la tierra donde ya entró una vez, y sus descendientes la poseerán. Josué 14, 9-12
14:25 Pero como los amalecitas y los cananeos ocupan el valle, den vuelta mañana y partan para el desierto por el camino del Mar Rojo".
14:26 Luego el Señor dijo a Moisés y a Aarón:
14:27 "¿Hasta cuándo esta comunidad perversa va a seguir protestando contra mí? Ya escuché las incesantes protestas de los israelitas.
14:28 Por eso, diles: ‘Juro por mi vida, palabra del Señor, que los voy a tratar conforme a las palabras que ustedes han pronunciado.
14:29 Por haber protestado contra mí, sus cadáveres quedarán tendidos en el desierto: 1 Corintios 10, 5 Hebreos 3, 17 Judas 5 los cadáveres de todos los registrados en el censo, de todos los que tienen más de veinte años.
14:30 Ni uno solo entrará en la tierra donde juré establecerlos, Números 14, 23 Deuteronomio 1, 34-36 Salmo 95, 8-11 Hebreos 3, 7-11 Hebreos 3, 18 Hebreos 4, 3 Hebreos 4, 5 salvo Caleb hijo de Iefuné Josué 14, 6 y Josué hijo de Nun. Números 26, 65
14:31 A sus hijos, en cambio, a los que ustedes decían que iban a ser llevados como botín, sí los haré entrar; ellos conocerán la tierra que ustedes han despreciado. Josué 5, 6
14:32 Pero los cadáveres de ustedes quedarán tendidos en este desierto.
14:33 Mientras tanto, sus hijos andarán vagando por el desierto durante cuarenta años, Números 32, 13 Éxodo 7, 3 Hechos 7, 36 sufriendo por las prostituciones de ustedes, hasta que el último cadáver quede tendido en el desierto.
14:34 Ustedes cargarán con su culpa durante cuarenta años, por los cuarenta días que emplearon en explorar la tierra: a razón de un año por cada día. Entonces conocerán lo que significa rebelarse contra mí.
14:35 Así lo he dispuesto yo, el Señor. De esa manera trataré a toda esta comunidad perversa que se ha confabulado contra mí: hasta el último hombre morirá en este desierto’". Deuteronomio 2, 14
14:36 Los hombres que Moisés envió a explorar el territorio —esos que al volver instigaron a toda la comunidad a protestar contra él, difundiendo falsos rumores
14: 37 y propagando malas noticias acerca de la tierra— cayeron muertos en la presencia del Señor.
14: 38 De los que habían ido a explorar el territorio, solamente sobrevivieron Josué, hijo de Nun, y Caleb, hij
o de Iefuné.

La presunción y la derrota de los israelitas
Deuteronomio 1, 41-46

14:39 Cuando Moisés repitió estas palabras a todos los israelitas, el pueblo quedó muy afligido.
14:40 Y a la madrugada del día siguiente subieron a la parte más alta de la montaña, diciendo: "Estamos preparados para ir al lugar que el Señor ha indicado, porque en realidad estábamos en un error".
14:41 Pero Moisés replicó: "¿Por qué están transgrediendo la orden del Señor? Eso no va a dar buen resultado.
14:42 No suban, y así no serán derrotados por sus enemigos, ya que el Señor no está en medio de ustedes.
14: 43 Los amalecitas y los cananeos saldrán a hacerles frente, y ustedes caerán bajo la espada, porque se han apartado del Señor y él no estará con ustedes".
14:44 Pero ellos se obstinaron en subir a la cima de la montaña, a pesar de que ni el Arca de la Alianza del Señor ni Moisés se movieron del campamento.
14:45 Entonces bajaron los amalecitas y los cananeos que habitaban en aquella región montañosa, derrotaron a los israelitas y los fueron exterminando hasta Jormá.

Arriba

CAPÍTULO 15

Disposiciones relativas a los sacrificios
15:1 El Señor dijo a Moisés:
15:2 Habla en estos términos a los israelitas:
Cuando entren en la tierra que yo les daré para que vivan en ella,
15:3 y presenten un animal del ganado mayor o menor como ofrenda que se quema en holocausto o en sacrificio al Señor, ya sea para cumplir un voto, ya sea como ofrenda voluntaria o en las fiestas fijas —ofreciendo así un aroma agradable al Señor—
15:4 la persona que presente la ofrenda al Señor deberá traer, como oblación, la décima parte de una medida de harina de la mejor calidad, amasada con un litro y medio de aceite.
15:5 También deberás ofrecer, con el holocausto o el sacrificio, un litro y medio de vino como libación para cada cordero.
15:6 Si se trata de un carnero, presentarás como oblación dos décimas partes de una medida de harina de la mejor calidad, amasada con dos litros y cuarto de aceite;
15:7 y como libación —como ofrenda de aroma agradable al Señor— ofrecerás dos litros y cuarto de vino.
15:8 Si ofreces al Señor como holocausto o sacrificio un animal del ganado mayor o menor, sea para cumplir un voto o como sacrificio de comunión,
15:9 además del animal, se ofrecerá una oblación consistente en tres décimas partes de una medida de harina de la mejor calidad, amasada con un litro y medio de aceite;
15:10 y como libación ofrecerás tres litros y medio de vino. Estas son ofrendas que se queman con aroma agradable al Señor.
15:11 Lo mismo se hará con cada toro, con cada carnero, y con cada oveja o cabra,
15:12 cualquiera sea la cantidad que ofrezcas: lo mismo harás con cada uno de esos animales, cualquiera sea su número.
15:13 Todos los israelitas procederán de la misma manera, cuando presenten una ofrenda que se quema con aroma agradable al Señor.
15:14 Y si un extranjero residente entre ustedes, o cualquiera que viva en medio de ustedes, a lo largo de las generaciones, quiere presentar una ofrenda que se quema con aroma agradable al Señor, lo hará también él como lo hacen ustedes.
15:15 En la asamblea, habrá una sola ley para ustedes y para los extranjeros. Este es un decreto válido para siempre, a lo largo de las generaciones. El extranjero hará lo mismo que ustedes delante del Señor.
15:16 En una palabra, el mismo ritual y la misma disposición estará en vigencia para ustedes y para los extranjeros que residan entre ustedes. Levítico 24, 22

Las primicias del pan
15:
17 El Señor dijo a Moisés:
15:18 Habla en estos términos a los israelitas:
Cuando entren en la tierra adonde yo los haré entrar,
15:19 y coman el pan de esa tierra, reservarán una ofrenda para el Señor:
15:20 como primicias de la harina, ofrecerán una torta; como se reserva la ofrenda de la era, se reservará también aquella.
15:21 Así presentarán al Señor una ofrenda de las primicias de su harina, a lo largo de las generaciones.

La expiación de las faltas cometidas inadvertidamente
15:
22 Si ustedes, por inadvertencia, dejan de cumplir cualquiera de estos mandamientos que el Señor prescribió a Moisés
15:23 —cualquiera de las cosas que el Señor les ordenó por medio de él— desde el momento en que el Señor les impuso el mandamiento, y después, a lo largo de las generaciones, se procederá de la siguiente manera:
15:24 Si quien obró inadvertidamente fue la comunidad, toda la comunidad ofrecerá un novillo como holocausto de aroma agradable al Señor —con su oblación y la libación prescrita— y un chivo como sacrificio por el pecado.
15:25 El sacerdote practicará el rito de expiación en favor de toda la comunidad, y esta será perdonada, porque se trata de un error, y ellos, para reparar ese error, presentaron delante del Señor su ofrenda —una ofrenda que se quema para el Señor— y su sacrificio por el pecado.
15:26 Así será perdonada toda la comunidad de los israelitas, y también el extranjero que resida en medio de ellos, porque esto le sucedió a todo el pueblo inadvertidamente.
15:27 Si quien obró inadvertidamente fue una sola persona, ofrecerá una cabra de un año como sacrificio por el pecado.
15:28 El sacerdote practicará el rito de expiación delante del Señor, en favor de esa persona, porque ella pecó inadvertidamente. Y cuando se practique en favor de ella el rito de expiación, será perdonada, Levítico 4, 27-31
15:29 tanto el israelita como el extranjero residente entre ustedes: habrá una sola ley para todo el que obra por inadvertencia.
15:30 Pero el que obra deliberadamente —tanto el israelita como el extranjero— ultraja al Señor y será excluido de su pueblo.
15:31 Por haber despreciado la palabra del Señor y violado su mandamiento, esa persona será extirpada: es responsable de su culpa.

Un caso de violación del sábado
15:
32 Mientras los israelitas estaban en el desierto, se encontraron con un hombre que estaba juntando leña en sábado.
15: 33 Los que lo encontraron juntando leña lo llevaron ante Moisés, Aarón y toda la comunidad.
15: 34 Entonces fue puesto bajo custodia, porque no estaba determinado lo que se debía hacer con él.
15:35 Pero el Señor dijo a Moisés: "Ese hombre debe ser castigado con la muerte: que toda la comunidad lo mate a pedradas fuera del campamento".
15:36 Toda la comunidad lo sacó fuera del campamento, y lo mataron a pedradas, como el Señor lo había ordenado a Moisés.

Los flecos de los mantos
15:
37 El Señor dijo a Moisés:
15:38 "Habla a los israelitas, e instrúyelos para que tanto ellos como sus descendientes se pongan unos flecos en las puntas de sus mantos,
Deuteronomio 22, 12 Mateo 23, 5 y para que aten a los flecos de cada punta un cordón de púrpura violeta.
15:39 Ustedes llevarán esos flecos, y al verlos se acordarán de todos los mandamientos del Señor. Así los pondrán en práctica, y no seguirán los caprichos de su corazón y de sus ojos que los arrastran al desenfreno.
15:40 Así se acordarán de cumplir mis mandamientos, y serán santos para su Dios.
15:41 Yo soy el Señor, su Dios, que los hice salir de Egipto para ser su Dios. Yo soy el Señor, su Dios".

Arriba


Levítico / Índice / Deuteronomio