ISAÍAS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | 61 | 62 | 63 | 64 | 65 | 66


CAPÍTULO 11

El reinado del nuevo David
11:
1 Saldrá una rama del tronco de Jesé Mateo 2, 23 y un retoño brotará de sus raíces. Apocalipsis 5, 5 Apocalipsis 22, 16
11:2 Sobre él reposará el espíritu del Señor:
espíritu de sabiduría y de inteligencia,
espíritu de consejo y de fortaleza,
espíritu de ciencia y de temor del Señor
11:3 —y lo inspirará el temor del Señor—.
Él no juzgará según las apariencias
ni decidirá por lo que oiga decir:
11:4 juzgará con justicia a los débiles
y decidirá con rectitud para los pobres del país;
herirá al violento con la vara de su boca
y con el soplo de sus labios hará morir al malvado. 2 Tesalonicenses 2, 8
11:5 La justicia ceñirá su cintura Isaías 59, 17 Efesios 6, 14
y la fidelidad ceñirá sus caderas.

La paz mesiánica
11:
6 El lobo habitará con el cordero
y el leopardo se recostará junto al cabrito;
el ternero y el cachorro de león pacerán juntos,
y un niño pequeño los conducirá;
11:7 la vaca y la osa vivirán en compañía,
sus crías se recostarán juntas,
y el león comerá paja lo mismo que el buey.
11:8 El niño de pecho jugará
sobre el agujero de la cobra,
y en la cueva de la víbora
meterá la mano el niño apenas destetado.
11:9 No se hará daño ni estragos
en toda mi Montaña santa, Isaías 65, 25
porque el conocimiento del Señor llenará la tierra
como las aguas cubren el mar. Habacuc 2, 14

El retorno de los desterrados
11:
10 Aquel día, la raíz de Jesé Romanos 15, 12
se erigirá como emblema para los pueblos:
las naciones la buscarán
y la gloria será su morada.
11:11 Aquel día, el Señor alzará otra vez su mano
para rescatar al resto de su pueblo,
a los que hayan quedado de Asiria y de Egipto,
de Patrós, de Cus, de Elám, de Senaar,
de Jamat y de las costas del mar.
11:12 Él levantará un emblema para las naciones,
reunirá a los deportados de Israel
y congregará a los dispersos de Judá,
desde los cuatro puntos cardinales.
11:13 Cesarán los celos de Efraím
y serán exterminados los opresores de Judá;
Efraím no tendrá más celos de Judá
y Judá no hostigará más a Efraím.
11:14 Ellos se lanzarán a Occidente,
hacia la cuesta de los filisteos,
y juntos despojarán a los hijos de Oriente;
extenderán su mano sobre Edóm y Moab
y los amonitas estarán bajo su dominio.
11:15 El Señor secará el golfo del mar de Egipto
y agitará su mano contra el Río:
con su soplo abrasador,
lo dividirá en siete brazos,
y hará que se lo pueda pasar en sandalias. Apocalipsis 16, 12
11:16 Habrá un camino para el resto de su pueblo,
para lo que haya quedado de Asiria,
como lo hubo para Israel
cuando subió del país de Egipto.

Arriba

CAPÍTULO 12

Canto de alabanza y acción de gracias
12:
1 Tú dirás en aquel día: Te doy gracias, Señor,
porque te habías irritado contra mí,
pero se ha apartado tu ira
y me has consolado.
12:2 Este es el Dios de mi salvación:
Éxodo 15, 2 Salmo 118, 14
yo tengo confianza y no temo,
porque el Señor es mi fuerza y mi protección;
él fue mi salvación.
12:3 Ustedes sacarán agua con alegría
de las fuentes de la salvación.
12:4 Y dirán en aquel día:
Den gracias al Señor, invoquen su Nombre,
anuncien entre los pueblos sus proezas,
proclamen qué sublime es su Nombre.
12:5 Canten al Señor porque ha hecho algo grandioso:
¡que sea conocido en toda la tierra!
12:6 ¡Aclama y grita de alegría, habitante de Sión,
porque es grande en medio de ti
el Santo de Israel!

Arriba

ORÁCULOS SOBRE LOS PUEBLOS EXTRANJEROS

CAPÍTULO 13

Oráculo sobre Babilonia
13:1 Oráculo sobre Babilonia, Iasías 14, 23 Isaías 47, 1-15 Jeremías 50, 1--51, 64 que Isaías, hijo de Amós, recibió en una visión:
13:2 Sobre un monte desierto alcen un estandarte,
lancen un grito hacia ellos, agiten la mano,
para que entren por las Puertas de los nobles.
13:3 Yo di una orden a los que me están consagrados,
convoqué a los guerreros de mi ira,
a los que se alegran de mi triunfo.
13:4 ¡Escuchen! ¡Un tumulto en las montañas,
algo así como una inmensa muchedumbre!
¡Escuchen! ¡Un alboroto de reinos,
de naciones congregadas!
Es el Señor de los ejércitos que pasa revista
al ejército para la batalla.
13:5 Ya vienen de un país lejano,
desde los extremos del cielo,
el Señor y los instrumentos de su furor
para arrasar toda la tierra.
13:6 ¡Giman, porque está cerca el Día del Señor
y viene del Devastador como una devastación! Joel 1, 15
13:7 Por eso desfallecen todas las manos
y se descorazonan todos los mortales.
13:8 Se llenan de espanto,
dolores y convulsiones los invaden,
se retuercen como una parturienta,
se miran unos a otros con estupor,
sus rostros están encendidos como llamas.
13:9 ¡Miren! Ahí llega el Día del Señor,
día cruel, de furor y de ira ardiente,
para hacer de la tierra una devastación
y exterminar de ella a los pecadores.
13:10 Porque los astros del cielo y sus constelaciones
no irradiarán más su luz;
el sol se oscurecerá al salir
y la luna dejará de brillar. Ezequiel 32, 7 Joel 3, 4 Mateo 24, 29 Marcos 13, 24-25 Lucas 21, 25 Apocalipsis 6, 12-13 Apocalipsis 8, 12
13:11 Yo castigaré al mundo por su maldad
y a los malvados por su iniquidad.
Pondré fin al orgullo de los arrogantes
y humillaré la soberbia de los violentos.
13:12 Haré a los mortales más escasos que el oro fino,
a los hombres, más escasos que el oro de Ofir.
13:13 Por eso, haré temblar los cielos,
y la tierra se moverá de su sitio
bajo el furor del Señor de los ejércitos,
en el día de su ira ardiente.
13:14 Entonces, como una gacela espantada
y como un rebaño al que nadie congrega,
cada uno se volverá a su pueblo,
cada uno huirá a su país.
13:15 Todo el que sea descubierto, será traspasado,
y el que sea apresado, caerá bajo la espada.
13:16 Sus niños pequeños serán estrellados ante sus ojos,
sus casas saqueadas y sus mujeres violadas.
13:17 ¡Miren! Yo suscito contra ellos a los medos,
que no estiman la plata,
ni les importa el oro:
13:18 sus arcos acribillarán a los jóvenes,
no se apiadarán del fruto de las entrañas
ni sentirán compasión por los niños.
13:19 Babilonia, hermosura de los reinos,
gloria y orgullo de los caldeos,
soportará la misma catástrofe
que Dios envió a Sodoma y Gomorra. Génesis 19, 24 Deuteronomio 29, 22 Isaías 1, 9
Jeremías 50, 40 Amós 4, 11 Sofonías 2, 9 Lamentacionse 4, 6 Romanos 9, 29 Apocalipsis 14, 10
13:20 Quedará despoblada para siempre,
no la habitarán a lo largo de las generaciones;
allí el árabe no plantará su carpa
ni los pastores apacentarán sus rebaños.
13:21 Allí se apacentarán las fieras del desierto
y los búhos llenarán sus casas; Apocalipsis 18, 2 Jeremías 50, 39
allí anidarán los avestruces
y danzarán los sátiros;
13:22 las hienas aullarán en sus mansiones
y los chacales en sus palacios suntuosos.
Su hora ya está por llegar
y no serán prolongados sus días.

Arriba

CAPÍTULO 14

El retorno del exilio
14:
1 Porque el Señor tendrá compasión de Jacob y elegirá de nuevo a Israel, y los instalará en su propio suelo. Los extranjeros se unirán a ellos y serán agregados a la casa de Jacob.
14:2 Los pueblos los acogerán y los llevarán a su lugar. La casa de Israel los poseerá como esclavos y esclavas, en el suelo del Señor. Así harán cautivos a los que los habían hecho cautivos y dominarán a sus tiranos.

Sátira contra el rey de Babilonia
14:
3 Y el día en que el Señor te haga descansar de tu pena y tu tormento, y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido,
14:4 entonarás esta sátira contra el rey de Babilonia. Tú dirás:
¡Qué fin ha tenido el tirano,
en qué acabó su frenesí!
14:5 El Señor quebró el bastón de los malvados,
el cetro de los déspotas;
14:6 al que golpeaba con saña a los pueblos,
dando golpes incesantes,
al que dominaba con furia a las naciones,
persiguiendo sin tregua.
14:7 Toda la tierra descansa tranquila,
se lanzan gritos de júbilo.
14:8 Hasta los cipreses, los cedros del Líbano,
se regocijan de tu suerte:
"¡Desde que yaces tendido,
nadie sube a talarnos!"
14:9 Abajo, se estremeció el Abismo
al anuncio de tu llegada;
por ti, él despierta a las Sombras,
a los potentados de la tierra;
hace levantar de sus tronos
a todos los reyes de las naciones.
14:10 Todos ellos hablan a coro y te dicen:
"¡Tú también has perdido las fuerzas como nosotros,
te has vuelto igual que nosotros!
14:11 Tu majestad ha sido precipitada al Abismo,
junto con el sonido de tus arpas;
tienes debajo de ti un colchón de gusanos
y te cubren las lombrices".
14:12 ¡Cómo has caído del cielo, Apocalipsis 8, 10
Lucero, hijo de la aurora!
¡Cómo has sido precipitado por tierra,
tú que subyugabas a las naciones,
14:13 tú que decías en tu corazón:
"Subiré a los cielos;
por encima de las estrellas de Dios
erigiré mi trono,
me sentaré en la montaña de la asamblea divina,
en los extremos del norte;
14:14 escalaré las cimas de las nubes,
seré semejante al Altísimo!"
14:15 ¡Pero te han hecho bajar al Abismo, Mateo 11, 23 Lucas 10, 15
a las profundidades de la Fosa!
14:16 Los que te ven, fijan en ti la mirada,
meditan tu suerte:
"¿Es este el hombre que hacía temblar la tierra,
que sacudía los reinos,
14:17 que hacía del mundo un desierto,
demolía sus ciudades
y no soltaba a sus prisioneros?"
14:18 Todos los reyes de las naciones
descansan llenos de gloria,
cada uno en su tumba.
14:19 Pero tú has sido arrojado lejos de tu sepulcro
como un aborto abominable,
como un cadáver pisoteado.
Los que han sido masacrados, traspasados por la espada,
son depositados sobre las piedras de la fosa.
14:20 Pero tú no te unirás con ellos en una sepultura,
porque has destruido tu país,
has asesinado a tu pueblo.
¡Nunca más será nombrada
una raza de malhechores!
14:21 Preparen la masacre de los hijos
por los crímenes de sus padres;
que no se levanten para adueñarse de la tierra
y cubrir de ciudades el mundo.

Contra Babilonia
14:
22 Yo me alzaré contra ellos —oráculo del Señor de los ejércitos— y extirparé de Babilonia el nombre y el resto, el vástago y la posteridad —oráculo del Señor—.
14:23 La convertiré en propiedad de erizos, en agua estancada, y la barreré con la escoba del exterminio —oráculo del Señor de los ejércitos—. Isaías 13, 1-22 Isaías 47, 1-15 Jeremías 50, 1--51, 64

Contra Asiria
14:
24 El Señor de los ejércitos pronunció este juramento:
"Sí, como lo he proyectado, así será;
como lo he planeado, así sucederá.
14:25 Yo haré pedazos a Asiria Isaías 10, 5 Isaías 10, 34 Nahúm 1, 1--3, 19 Sofonías 2, 13-15 en mi tierra
y la pisotearé sobre mis montañas;
su yugo será quitado de encima de ellos
y su carga se apartará de sus espaldas".
14:26 Esta es la decisión tomada
contra toda la tierra;
esta es la mano extendida
contra todas las naciones.
14:27 Si el Señor de los ejércitos ha tomado una decisión,
¿quién la hará fracasar?
Su mano está extendida:
¿quién la hará volver atrás?

Amenaza contra Filistea
14:
28 El año de la muerte del rey Ajaz 2 Reyes 15, 7 2 Reyes 16, 20 2 Crónicas 26, 23 2 Crónicas 28. 27 Isaías 6, 1 se pronunció este oráculo:
14:29 No te alegres, Filistea Jeremías 47, 1-7 Ezequiel 25, 15-17 Joel 4, 4 Amós 1, 6-8 Sofonías 2, 4-7 Zacarías 9, 5-7 entera,
porque se ha quebrado la vara que te golpeaba:
de la raíz de la serpiente saldrá una víbora
y su fruto será una serpiente voladora.
14:30 Los pobres pacerán en mi pradera
y los indigentes se recostarán seguros;
pero yo haré morir de hambre a tu raíz
y mataré lo que aún quede de ti.
14:31 ¡Gime, Puerta! ¡Grita, Ciudad!
¡Desfallece, Filistea toda entera!
Porque del Norte viene una humareda
y nadie se desbanda en sus formaciones.
14:32 ¿Qué responder a los enviados de esa nación?
Que el Señor ha fundado a Sión
y que en ella se refugian los pobres de su pueblo.

Arriba

CAPÍTULO 15

Lamentación por la ruina de Moab
15:
1 Oráculo sobre Moab. isaías 25, 10-12 Jeremías 48, 1-47 Ezequiel 25, 8-11 Amós 2, 1-3 Sofonías 2, 8-11 La noche en que fue devastada,
sucumbió Ar de Moab.
La noche en que fue devastada,
sucumbió Quir de Moab.
15:2 La gente de Dibón ha subido
a los lugares altos para llorar.
Por Nebo y por Medebá,
está gimiendo Moab.
Todas las cabezas están rapadas,
todas las barbas cortadas.
15:3 Van por sus calles vestidos de sayal,
sobre sus techos y en sus plazas
todos lanzan gemidos,
deshechos en llanto.
15:4 Gritan Jesbón y Elealé
hasta en Iahás se hace oír su voz.
Por eso se estremecen las entrañas de Moab,
hasta su alma se estremece.
15:5 Mi corazón grita por Moab,
sus fugitivos llegan hasta Soar,
hasta Eglat Selisiyá.
Sí, por la subida de Lujit,
la gente sube llorando;
sí, por el camino de Joronaim
se lanza un grito desgarrador.
15:6 Porque las aguas de Nimrím
son una desolación:
el pasto está seco,
la hierba consumida,
ya no existe el verdor.
15:7 Por eso se llevan más allá del torrente de los Sauces
lo que han podido ahorrar y sus reservas.
15:8 Porque el clamor va recorriendo
el territorio de Moab:
sus alaridos llegan hasta Eglaim,
sus alaridos llegan a Beer Elím;
15:9 porque las aguas de Dimón están llenas de sangre.
Pero yo añadiré a las desgracias de Dimón
un león para los fugitivos de Moab,
para el resto de Admá.

Arriba