ISAÍAS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | 61 | 62 | 63 | 64 | 65 | 66


TERCER ISAÍAS

CAPÍTULO 56

El Templo, Casa de oración para todos los pueblos
56:
1 Así habla el Señor: Observen el derecho y practiquen la justicia,
porque muy pronto llegará mi salvación
y ya está por revelarse mi justicia.
56:2 ¡Feliz el hombre que cumple estos preceptos
y el mortal que se mantiene firme en ellos,
observando el sábado sin profanarlo
y preservando su mano de toda mala acción!
56:3 Que no diga el extranjero
que se ha unido al Señor:
"El Señor me excluirá de su Pueblo";
y que tampoco diga el eunuco:
"Yo no soy más que un árbol seco".
56:4 Porque así habla el Señor:
A los eunucos que observen mis sábados,
que elijan lo que a mí me agrada
y se mantengan firmes en mi alianza,
56:5 yo les daré en mi Casa y dentro de mis muros
un monumento y un nombre
más valioso que los hijos y las hijas:
les daré un nombre perpetuo, que no se borrará.
56:6 Y a los hijos de una tierra extranjera
que se han unido al Señor para servirlo,
para amar el nombre del Señor
y para ser sus servidores,
a todos los que observen el sábado sin profanarlo
y se mantengan firmes en mi alianza,
56:7 yo los conduciré hasta mi santa Montaña
y los colmaré de alegría en mi Casa de oración;
sus holocaustos y sus sacrificios
serán aceptados sobre mi altar,
porque mi Casa será llamada
Casa de oración para todos los pueblos. Isaías 60, 7 Mateo 21, 13 Marcos 11, 17 Lucas 19, 46
56:8 Oráculo del Señor,
que reúne a los desterrados de Israel:
Todavía reuniré a otros junto a él,
además de los que ya se han reunido.

Contra los malos pastores
56:9 ¡Bestias del campo,
fieras de la selva,
vengan todas a devorar!
56:10 Sus guardianes son todos ciegos,
ninguno de ellos sabe nada.
Todos ellos son perros mudos,
incapaces de ladrar.
Desvarían acostados,
les gusta dormitar.
56:11 Esos perros voraces
nunca terminan de saciarse,
¡y ellos son los pastores!
No saben discernir,
cada uno toma por su camino,
todos, hasta el último, detrás de su ganancia.
56:12 "¡Vengan! Voy en busca de vino;
nos embriagaremos con bebida fuerte,
y mañana será lo mismo que hoy,
o más, muchísimo más".

Arriba

CAPÍTULO 57

La indiferencia ante la muerte de los justos
57:1 El justo desaparece y a nadie le llama la atención;
los hombres de bien son arrebatados,
sin que nadie comprenda
que el justo es arrebatado
a consecuencia de la maldad.
57:2 Pero llegará la paz:
los que van por el camino recto
descansarán en sus lechos.

Contra los idólatras
57:
3 ¡Y ustedes, acérquense aquí,
hijos de una hechicera,
raza de un adúltero y una prostituta!
57:4 ¿De quién se burlan?
¿Contra quién abren la boca
y sacan la lengua?
¿No son ustedes hijos de la rebeldía,
una raza bastarda?
57:5 ¡Ustedes, que arden de lujuria
junto a los terebintos,
bajo todo árbol frondoso,
e inmolan niños en los torrentes,
en las hendiduras de las rocas!
57:6 Las piedras lisas del torrente son tu parte:
¡sí, ellas te han tocado en suerte!
En su honor has derramado libaciones,
has presentado ofrendas,
y yo ¿me dejaré aplacar con esas cosas?
57:7 Sobre una montaña alta y empinada
has instalado tu lecho,
y allí has subido a ofrecer sacrificios.
57:8 Detrás de los postes de la puerta
has colocado tu memorial;
te has desnudado, bien lejos de mí,
y has subido al lecho que habías tendido;
has hecho un trato con uno de esos
con quienes te gusta acostarte,
y has contemplado la insignia.
57:9 Corres hacia Mélec con el aceite,
prodigas tus perfumes;
envías muy lejos a tus mensajeros,
los haces descender hasta el Abismo.
57:10 Te has cansado de tanto caminar,
pero no dices: "¡Es inútil!"
Has renovado la fuerza de tu brazo,
y por eso no te has debilitado.
57:11 ¿De quién tenías miedo, a quién temías,
para mentir y no acordarte de mí,
para no prestarme ninguna atención?
¿Será porque me quedé callado y cerré los ojos
que tú no me temes?
57:12 ¡Pero yo voy a denunciar tu justicia y tus obras:
ellas no te servirán de nada!
57:13 Cuando clames, que te libren tus ídolos:
¡el viento se los llevará a todos ellos,
un soplo los disipará!
Pero el que se refugia en mí heredará la tierra
y entrará en posesión de mi santa Montaña.

Promesa de perdón para los pecadores arrepentidos
57:14 Entonces se dirá:
¡Abran paso, abran paso, preparen un camino,
quiten los obstáculos del camino de mi Pueblo!
57:15 Porque así habla el que es alto y excelso,
el que habita en una morada eterna,
aquel cuyo Nombre es santo:
Yo habito en una altura santa,
pero estoy con el contrito y humillado,
para reavivar los espíritus humillados,
para reavivar los corazones contritos.
57:16 No, yo no recrimino para siempre
ni me irrito eternamente,
porque entonces desfallecerían ante mí
el espíritu y el aliento de vida
que yo mismo hice.
57:17 Por sus ganancias injustas, yo me irrité
y lo herí, ocultándome en mi irritación,
pero el rebelde siguió el camino que quería.
57:18 Yo he visto sus caminos, pero lo sanaré,
lo guiaré y lo colmaré de consuelos;
y de los labios de los que están de duelo,
57:19 haré brotar la acción de gracias.
¡Paz al que está lejos,
paz al que está cerca! Efesios 2, 13 Efesios 2, 17
Yo lo sanaré, dice el Señor.
57:20 Pero los impíos son como un mar agitado,
que no se puede calmar
y cuyas aguas arrojan fango y cieno.
57:21 ¡No hay paz para los impíos!,
dice el Señor. Isaías 48, 22

Arriba

CAPÍTULO 58

El falso ayuno
58:
1 ¡Grita a voz en cuello, no te contengas,
alza tu voz como una trompeta:
denúnciale a mi pueblo su rebeldía
y sus pecados a la casa de Jacob!
58:2 Ellos me consultan día tras día
y quieren conocer mis caminos,
como lo haría una nación que practica la justicia
y no abandona el derecho de su Dios;
reclaman de mí sentencias justas,
les gusta estar cerca de Dios:
58:3 "¿Por qué ayunamos y tú no lo ves,
nos afligimos y tú no lo reconoces?"
Porque ustedes, el mismo día en que ayunan,
se ocupan de negocios y maltratan a su servidumbre.
58:4 Ayunan para entregarse a pleitos y querellas
y para golpear perversamente con el puño.
No ayunen como en esos días,
si quieren hacer oír su voz en las alturas.
58:5 ¿Es este acaso el ayuno que yo amo,
el día en que el hombre se aflige a sí mismo?
Doblar la cabeza como un junco,
tenderse sobre el cilicio y la ceniza:
¿a eso lo llamas ayuno
y día aceptable al Señor?

El ayuno agradable al Señor
58:
6 Este es el ayuno que yo amo
—oráculo del Señor—:
soltar las cadenas injustas,
desatar los lazos del yugo,
dejar en libertad a los oprimidos
y romper todos los yugos;
58:7 compartir tu pan con el hambriento
y albergar a los pobres sin techo;
cubrir al que veas desnudo
y no despreocuparte de tu propia carne.
58:8 Entonces despuntará tu luz como la aurora
y tu llaga no tardará en cicatrizar;
delante de ti avanzará tu justicia
y detrás de ti irá la gloria del Señor.
58:9 Entonces llamarás, y el Señor responderá;
pedirás auxilio, y él dirá: "¡Aquí estoy!"
Si eliminas de ti todos los yugos,
el gesto amenazador y la palabra maligna;
58:10 si ofreces tu pan al hambriento
y sacias al que vive en la penuria,
tu luz se alzará en las tinieblas
y tu oscuridad será como el mediodía.
58:11 El Señor te guiará incesantemente,
te saciará en los ardores del desierto
y llenará tus huesos de vigor;
tú serás como un jardín bien regado,
como una vertiente de agua,
cuyas aguas nunca se agotan.
58:12 Reconstruirás las ruinas antiguas,
restaurarás los cimientos seculares,
y te llamarán "Reparador de brechas",
"Restaurador de moradas en ruinas".

La observancia del sábado
58:13 Si dejas de pisotear el sábado,
de hacer tus negocios en mi día santo;
si llamas al sábado "Delicioso"
y al día santo del Señor "Honorable";
si lo honras absteniéndote de traficar,
de entregarte a tus negocios y de hablar ociosamente,
58:14 entonces te deleitarás en el Señor;
yo te haré cabalgar sobre las alturas del país
y te alimentaré con la herencia de tu padre Jacob,
porque ha hablado la boca del Señor.

Arriba

CAPÍTULO 59

El pecado, barrera entre Dios y su Pueblo
59:1 No, el Señor no es corto de mano para salvar
ni duro de oído para escuchar:
59:2 han sido las culpas de ustedes
las que han puesto una barrera
entre ustedes y su Dios;
sus pecados le han hecho cubrirse el rostro
para dejar de escucharlos.
59:3 Las manos de ustedes están manchadas de sangre
y sus dedos, de iniquidad;
sus labios dicen mentiras,
sus lenguas murmuran perfidias.
59:4 Nadie apela con justa razón
ni va a juicio de buena fe;
se pone la confianza en palabras vacías
y se habla con falsedad;
se está grávido de malicia
y se da a luz la iniquidad.
59:5 Ellos incuban huevos de víboras
y tejen telas de araña;
el que come de esos huevos, muere,
y si se los rompe, salta una culebra.
59:6 Con sus telas no se hará un vestido
y nadie se cubrirá con lo que hacen.
Sus obras son obras de maldad
y en sus manos no hay más que violencia;
59:7 sus pies corren hacia el mal,
se apresuran para derramar sangre inocente;
sus planes son planes perversos,
a su paso hay devastación y ruina.
59:8 No conocen el camino de la paz, Romanos 3, 15-17
en sus senderos, no existe el derecho.
Abren para sí mismos sendas tortuosas:
el que las recorre, no conoce la paz.

Humilde reconocimiento del pecado
59:
9 Por eso, el derecho está lejos de nosotros
y la justicia, fuera de nuestro alcance.
Esperábamos luz, y sólo hay tinieblas,
claridad, y caminamos a oscuras.
59:10 Andamos a tientas como los ciegos contra la pared,
andamos a tientas, como el que está sin ojos;
en pleno mediodía tropezamos como al anochecer,
en pleno vigor estamos como los muertos.
59:11 Todos nosotros gruñimos como osos,
gemimos sin cesar como palomas.
Esperábamos el juicio, ¡y nada!,
la salvación, y está lejos de nosotros.
59:12 Porque son muchas nuestras rebeldías delante de ti
y nuestros pecados atestiguan contra nosotros;
sí, nuestras rebeldías nos acompañan
y conocemos bien nuestras iniquidades:
59:13 fuimos rebeldes y renegamos del Señor,
dimos la espalda a nuestro Dios,
hablamos de oprimir y traicionar,
y urdimos palabras engañosas en el corazón.
59:14 Así retrocede el derecho
y se mantiene alejada la justicia,
porque la verdad está por el suelo en la plaza
y la rectitud no tiene acceso.
59:15 La verdad está ausente
y los que se apartan del mal son despojados.
La intervención justiciera del Señor
El Señor ha visto con desagrado
que ya no existe el derecho.
59:16 Él vio que no había nadie,
se sorprendió de que nadie interviniera.
Entonces su brazo lo socorrió
y su justicia lo sostuvo. Isaías 63, 5
59:17 Él se puso la justicia por coraza Isaías 11, 5 Efesios 6, 14
y sobre su cabeza, el casco de la salvación; Efesios 6, 17 1 Tesalonicenses 5, 8
se vistió con la ropa de la venganza
y se envolvió con el manto del celo.
59:18 Conforme a las obras, será la retribución:
furor para sus adversarios, represalia para sus enemigos.
59:19 Desde el Occidente, se temerá el nombre del Señor,
y desde el Oriente, se respetará su gloria,
porque él vendrá como un río encajonado,
impulsado por el soplo del Señor.
59:20 Él vendrá como redentor para Sión
y para los hijos de Jacob convertidos de su rebeldía Romanos 11, 26
—oráculo del Señor—.

Oráculo de Salvación
59:21 Por mi parte, dice el Señor, esta es mi alianza con ellos: mi espíritu que está sobre ti y mis palabras que yo he puesto en tu boca, no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tus descendientes, ni de los descendientes de tus descendientes, desde ahora y para siempre, dice el Señor.

Arriba

CAPÍTULO 60

La gloria de la nueva Jerusalén
60:
1 ¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz
y la gloria del Señor brilla sobre ti!
60:2 Porque las tinieblas cubren la tierra
y una densa oscuridad, a las naciones,
pero sobre ti brillará el Señor
y su gloria aparecerá sobre ti.
60:3 Las naciones caminarán a tu luz
y los reyes, al esplendor de tu aurora.
60:4 Mira a tu alrededor y observa:
todos se han reunido y vienen hacia ti;
tus hijos llegan desde lejos
y tus hijas son llevadas en brazos.
60:5 Al ver esto, estarás radiante,
palpitará y se ensanchará tu corazón,
porque se volcarán sobre tilos tesoros del mar
y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti.
60:6 Te cubrirá una multitud de camellos,
de dromedarios de Madián y de Efá.
Todos ellos vendrán desde Sabá,
trayendo oro e incienso,
y pregonarán las alabanzas del Señor.
60:7 En ti se congregarán todos los rebaños de Quedar,
los carneros de Nebaiot estarán a tu servicio:
subirán como ofrenda aceptable sobre mi altar
y yo glorificaré mi Casa gloriosa. Isaías 56, 7 Mateo 21, 13 Marcos 11. 17 Lucas 19, 46
60:8 ¿Quiénes son esos que vuelan como una nube,
como palomas a su palomar?
60:9 Son barcos que se reúnen para mí,
con naves de Tarsis al frente,
para traer a tus hijos de lejos,
y con ellos su oro y su plata,
por el nombre del Señor, tu Dios,
y por el Santo de Israel, que así te glorifica.
60:10 Gente extranjera reconstruirá tus murallas
y sus reyes te servirán,
porque yo te castigué en mi irritación,
pero en mi benevolencia tengo piedad de ti.
60:11 Tus puertas estarán siempre abiertas,
no se cerrarán ni de día ni de noche,
para que te traigan las riquezas de las naciones, Apocalipsis 21, 25-26
bajo la guía de sus reyes.
60:12 Porque la nación y el reino que no te sirvan, perecerán,
y las naciones serán exterminadas.
60:13 Hasta ti llegará la gloria del Líbano,
con el ciprés, el olmo y el abeto,
para glorificar el lugar de mi Santuario,
para honrar el lugar donde se posan mis pies.
60:14 Los hijos de tus opresores irán a inclinarse ante ti,
y todos los que te despreciaban
se postrarán ante la planta de tus pies Apocalipsis 3, 9
y te llamarán: "Ciudad del Señor",
"Sión del Santo de Israel".
60:15 Antes estuviste abandonada,
aborrecida y despoblada,
pero yo haré de ti el orgullo de los siglos,
la alegría de todas las generaciones.
60:16 Mamarás la leche de las naciones,
mamarás del pecho de los reyes,
y sabrás que yo, el Señor, soy tu salvador,
y que tu redentor es el Fuerte de Jacob.
60:17 Haré llegar oro en lugar de bronce
y plata en lugar de hierro;
bronce en lugar de madera
y hierro en lugar de piedra.
Por magistrados te daré la Paz
y por gobernantes, la Justicia.
60:18 Ya no se oirá hablar de violencia en tu país
ni de expoliación y desastre en tus fronteras;
a tus murallas las llamarás "Salvación"
y a tus puertas, "Alabanza".
60:19 El sol ya no será tu luz durante el día,
ni la claridad de la luna te alumbrará de noche:
el Señor será para ti una luz eterna
y tu Dios será tu esplendor. Apocalipsis 21, 23 Apocalipsis 22, 5
60:20 Tu sol no se pondrá nunca más
y tu luna no desaparecerá,
porque el Señor será para ti una luz eterna
y se habrán cumplido los días de tu duelo.
60:21 En tu pueblo, todos serán justos
y poseerán la tierra para siempre:
serán un retoño de mis plantaciones,
obra de mis manos, para manifestar mi gloria.
60:22 El más pequeño se convertirá en un millar,
el menor, en una nación poderosa.
Yo, el Señor, lo haré rápidamente, a su tiempo.

Arriba