Isaías / Índice / Baruc


JEREMÍAS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52


PERSECUCIÓN CONTRA JEREMÍAS

CAPÍTULO 26

Arresto de Jeremías por su discurso contra el Templo
26:
1 Al comienzo del reinado de Joaquím, 2 Reyes 23, 36 2 Crónicas 36, 5 Jeremías 1, 3
Jeremías 22, 18-19 Jeremías 35, 1-19 hijo de Josías, rey de Judá, llegó esta palabra a Jeremías, de parte del Señor:
26:2 Así habla el Señor: Párate en el atrio de la Casa del Señor y di a toda la gente de las ciudades de Judá que vienen a postrarse en la Casa del Señor todas las palabras que yo te mandé decirles, sin omitir ni una sola.
26:3 Tal vez escuchen y se conviertan de su mal camino; entonces yo me arrepentiré del mal que pienso hacerles a causa de la maldad de sus acciones.
26:4 Tú les dirás: Así habla el Señor: Si ustedes no me escuchan ni caminan según la Ley que yo les propuse;
26:5 si no escuchan las palabras de mis servidores los profetas, que yo les envío incansablemente y a quienes ustedes no han escuchado,
26:6 entonces yo trataré a esta Casa como traté a Silo Josué 18, 1 Jeremías 7, 14 Salmo 78, 60 y haré de esta ciudad una maldición para todas las naciones de la tierra.
26:7 Los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo oyeron a Jeremías mientras él pronunciaba estas palabras en la Casa del Señor.
26:8 Y apenas Jeremías terminó de decir todo lo que el Señor le había ordenado decir al pueblo, los sacerdotes y los profetas se le echaron encima, diciendo: "¡Vas a morir!
26:9 Porque has profetizado en nombre del Señor, diciendo: Esta Casa será como Silo, y esta ciudad será arrasada y quedará deshabitada". Entonces todo el pueblo se amontonó alrededor de Jeremías en la Casa del Señor.
26:10 Al enterarse de esto, los jefes de Judá subieron de la casa del rey a la Casa del Señor, y se sentaron para el juicio a la entrada de la puerta Nueva de la Casa del Señor.
26:11 Los sacerdotes y los profetas dijeron a los jefes y a todo el pueblo: "Este hombre es reo de muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, como ustedes lo han escuchado con sus propios oídos".
26:12 Pero Jeremías dijo a los jefes y a todo el pueblo: "El Señor es el que me envió a profetizar contra esta Casa y contra esta ciudad todas las palabras que ustedes han oído.
26:13 Y ahora, enmienden su conducta y sus acciones, y escuchen la voz del Señor, su Dios, y el Señor se arrepentirá del mal con que los ha amenazado.
26:14 En cuanto a mí, hagan conmigo lo que les parezca bueno y justo.
26:15 Pero sepan que si ustedes me hacen morir, arrojan sangre inocente sobre ustedes mismos, sobre esta ciudad y sobre sus habitantes. Porque verdaderamente el Señor me ha enviado a ustedes para decirles todas estas palabras".
26:16 Los jefes y todo el pueblo dijeron a los sacerdotes y a los profetas: "Este hombre no es reo de muerte, porque nos ha hablado en nombre del Señor, nuestro Dios".
26:17 Entonces se levantaron algunos hombres de entre los ancianos del país, y dijeron a toda la asamblea del pueblo:
26:18 "Miqueas de Moréset profetizó en los días de Ezequías, rey de Judá, y dijo a todo el pueblo de Judá: Así habla el Señor de los ejércitos: Sión será un campo arado, Jerusalén, un montón de ruinas, y la montaña del Templo, una altura boscosa. Miqueas 3, 12
26:19 ¿Acaso Ezequías, rey de Judá, y todo Judá lo hicieron morir? ¿No temió él al Señor y aplacó el rostro del Señor, de suerte que el Señor se arrepintió del mal con que los había amenazado? Nosotros, en cambio, estamos por hacernos un daño enorme a nosotros mismos".
26:20 Hubo además otro hombre que profetizaba en nombre del Señor: Urías, hijo de Semaías, de Quiriat Iearím. Él profetizó contra esta ciudad y contra este país en los mismos términos que Jeremías.
26:21 El rey Joaquím, todos sus guardias y los jefes oyeron sus palabras, y el rey intentó darle muerte. Al enterarse, Urías sintió temor y huyó a Egipto.
26:22 Pero el rey Joaquím envió a Egipto a Elnatán acompañado de algunos hombres.
26:23 Ellos sacaron a Urías de Egipto y lo llevaron ante el rey Joaquím, que lo hizo matar con la espada y arrojó su cadáver a la fosa común.
26:24 Sin embargo, Ajicám, hijo de Safán, protegió a Jeremías e impidió que fuera entregado en manos del pueblo para ser ejecutado.

Arriba

CAPÍTULO 27

La acción simbólica del yugo
27:1 Al comienzo del reinado de Sedecías, 2 Reyes 24, 18 2 Crónicas 36, 11 Jeremías 1, 3
Jeremías 28, 1-17 hijo de Josías, rey de Judá, llegó a Jeremías esta palabra, de parte del Señor:
27:2 Así me ha hablado el Señor: Fabrícate unas ataduras y unas barras de yugo, y ajústalas a tu cuello.
27:3 Luego enviarás un mensaje al rey de Edóm, al rey de Moab, al rey de los amonitas, al rey de Tiro y al rey de Sidón, por medio de los mensajeros que vinieron a Jerusalén para ver a Sedecías, rey de Judá.
27:4 Tú les ordenarás que comuniquen esto a sus señores: Así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Digan a sus señores:
27:5 Con mi gran fuerza y mi brazo poderoso, yo hice la tierra, al hombre y los animales que están sobre la superficie de la tierra, y los entrego a quien me parece bien.
27:6 Ahora, yo entregué todos estos países en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, mi servidor; hasta los animales del campo se los di para que lo sirvan.
27:7 Todas las naciones lo servirán, a él, a su hijo y al hijo de su hijo, hasta que también a su país le llegue la hora, y lo sometan a servidumbre numerosas naciones y grandes reyes.
27:8 En cuanto a la nación o al reino que no lo sirva a él, a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y que no someta su cuello al yugo del rey de Babilonia, yo castigaré a esa nación con la espada, el hambre y la peste —oráculo del Señor— hasta hacerla desaparecer completamente por medio de él.
27:9 No escuchen entonces a sus profetas, a sus adivinos, a sus oniromantes, a sus astrólogos y a sus hechiceros, que les dicen: "¡Ustedes no servirán al rey de Babilonia!"
27:10 Porque ellos les profetizan lo que es falso, para alejarlos de su propio suelo, para que yo los expulse y ustedes perezcan.
27:11 En cambio, a la nación que someta su cuello al yugo del rey de Babilonia y lo sirva, yo la instalaré en su propio suelo —oráculo del Señor— para que lo cultive y habite en él.
27:12 Yo hablé a Sedecías, rey de Judá, en estos mismos términos: Sometan su cuello al yugo del rey de Babilonia, sírvanlo a él y a su pueblo, y vivirán.
27:13 ¿Por qué morirán, tú y tu pueblo, por la espada, el hambre y la peste, según lo que dijo el Señor a toda nación que no sirva al rey de Babilonia?
27:14 No escuchen las palabras de los profetas que les dicen: "¡Ustedes no servirán al rey de Babilonia!" Porque es falso lo que ellos les profetizan.
27:15 No, yo no los envié —oráculo del Señor— y ellos profetizan falsamente en mi Nombre, para que yo los expulse y ustedes perezcan junto con los profetas que profetizan para ustedes.
27:16 A los sacerdotes y a todo el pueblo, les hablé en estos términos: Así habla el Señor: No escuchen las palabras de los profetas que les profetizan diciendo: "Los objetos de la Casa del Señor serán traídos ahora de Babilonia, y muy pronto". Porque es mentira lo que ellos profetizan para ustedes.
27:17 No les hagan caso: sirvan al rey de Babilonia, y vivirán. ¿Por qué esta ciudad tendrá que convertirse en una ruina?
27:18 Pero si ellos son realmente profetas, y si la palabra del Señor está con ellos, que intervengan ante el Señor de los ejércitos, para evitar que lleguen a Babilonia los objetos que aún quedan en la Casa del Señor, en la casa de Judá y en Jerusalén.
27:19 Porque así habla el Señor de los ejércitos acerca de las columnas, del Mar de bronce, de las bases y de los demás objetos que aún quedan en esta ciudad,
27:20 esos que no se llevó el rey de Babilonia cuando deportó de Jerusalén a Babilonia a Jeconías, hijo de Joaquím, rey de Judá, y a todos los notables de Judá y de Jerusalén. 2 Reyes 24, 14-15 2 Crónicas 36, 10 Ester 2, 6 Ezequiel 1, 2 Mateo 1, 11
v21 Sí, así habla el Señor de los ejércitos, Dios de Israel, acerca de los objetos que aún quedan en la Casa del Señor, en la casa del rey de Judá y en Jerusalén:
27:22 Serán llevados a Babilonia, y allí quedarán hasta el día en que me ocuparé de ellos —oráculo del Señor—. Entonces, los haré subir y los haré volver a este lugar.

Arriba

CAPÍTULO 28

Enfrentamiento de Jeremías con Ananías
28:1 Aquel mismo año, al comienzo del reinado de Sedecías, 2 Reyes 24, 18 2 Crónicas 36, 11 Jeremáis 1, 3
Jeremías 27, 1-22 rey de Judá, el cuarto año, en el quinto mes, Ananías, hijo de Azur, que era un profeta de Gabaón, me habló así en la Casa del Señor, en presencia de los sacerdotes y de todo el pueblo:
28:2 "Así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ¡Yo he quebrado el yugo del rey de Babilonia!
28:3 Dentro de dos años, devolveré a este lugar los objetos de la Casa del Señor que Nabucodonosor, rey de Babilonia, sacó de este lugar y se llevó a Babilonia.
28:4 Y también a Jeconías, hijo de Joaquím, rey de Judá, y a todos los deportados de Judá que fueron a Babilonia, los haré volver a este lugar —oráculo del Señor— cuando yo quiebre el yugo del rey de Babilonia".
28:5 Entonces el profeta Jeremías se dirigió al profeta Ananías, en presencia de los sacerdotes y de todo el pueblo, que estaban de pie en la Casa del Señor,
28:6 y el profeta Jeremías dijo: "¡Amén! ¡Que así lo haga el Señor! Que el Señor cumpla tus palabras, las que tú has profetizado, haciendo volver los objetos de la Casa del Señor y a todos los deportados, de Babilonia a este lugar.
28:7 Sin embargo, escucha bien esta palabra que yo digo a tus oídos, y a los oídos de todo el pueblo:
28:8 Los profetas que nos han precedido desde siempre, a mí y a ti, profetizaron la guerra, el hambre y la peste a numerosos países y contra grandes reinos.
28:9 Pero si un profeta profetiza la paz, sólo cuando se cumple la palabra de ese profeta, él es reconocido como profeta verdaderamente enviado por el Señor".
28:10 El profeta Ananías tomó la barra que estaba sobre el cuello de Jeremías y la quebró.
28:11 Luego dijo, en presencia de todo el pueblo: "Así habla el Señor: De esta misma manera, dentro de dos años, yo quebraré el yugo de Nabucodonosor, rey de Babilonia, que está encima del cuello de todas las naciones". Y el profeta Jeremías se fue por su camino.
28:12 Después que el profeta Ananías quebró la barra que estaba sobre el cuello del profeta Jeremías, la palabra del Señor llegó a Jeremías, en estos términos:
28:13 "Ve a decirle a Ananías: Así habla el Señor: Tú has quebrado barras de madera, pero yo pondré en lugar de ellas barras de hierro.
28:14 Porque así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Yo he puesto un yugo de hierro sobre todas estas naciones, para que sirvan a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y ellas lo servirán; hasta los animales del campo se los he dado".
28:15 El profeta Jeremías dijo al profeta Ananías: "¡Escucha bien, Ananías! El Señor no te ha enviado, y tú has infundido confianza a este pueblo valiéndote de una mentira.
28:16 Por eso, así habla el Señor: Yo te enviaré lejos de la superficie del suelo: este año morirás, porque has predicado la rebelión contra el Señor".
28:17 El profeta Ananías murió ese mismo año, en el séptimo mes.

Arriba

CAPÍTULO 29

Carta de Jeremías a los exiliados de Babilonia
29:1 Estos son los términos de la carta que el profeta Jeremías envió desde Jerusalén al resto de los ancianos que estaban en el exilio, a los sacerdotes, a los profetas y a todo el pueblo que Nabucodonosor había deportado de Jerusalén a Babilonia,
29:2 después que partieron de Jerusalén el rey Jeconías, la reina madre, los eunucos, los príncipes de Judá y de Jerusalén, los herreros y los cerrajeros. 2 Reyes 20, 18
2 Reyes 24, 1 2 Reyes 24, 12 2 Reyes 24, 14-15 2 Crónicas 36, 10 Isaías 39, 7 Jeremías 22, 24-30 Jeremías 24, 1-10 Ezequiel  17, 12 Daniel 1, 1-7
29:3 La carta fue llevada por Eleasá, hijo de Safán, y por Guemarías, hijo de Jilquías, a quienes Sedecías, rey de Judá, había enviado a Babilonia, para entrevistarse con Nabucodonosor, rey de Babilonia. Esa carta decía:
29:4 Así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel, a todos los desterrados que yo hice deportar de Jerusalén a Babilonia:
29:5 Construyan casas y habítenlas; planten huertas y coman sus frutos;
29:6 cásense y tengan hijos e hijas; casen a sus hijos y den a sus hijas como esposas, para que tengan hijos e hijas: multiplíquense allí y no disminuyan.
v7 Busquen la prosperidad del país adonde yo los he deportado, y rueguen al Señor en favor de él, porque de su prosperidad depende la prosperidad de ustedes.
29:8 Porque así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: No se dejen engañar por los profetas que están en medio de ustedes, ni por sus adivinos; no escuchen los sueños que ellos sueñan,
29:9 porque ellos les profetizan falsamente en mi Nombre, sin que yo los haya enviado —oráculo del Señor—.
29:10 Porque así habla el Señor: Una vez que se hayan cumplido setenta años para Babilonia, 2 Crónicas 36, 21 Esdras 1, 1 Jeremías 25, 11 Daniel 9, 2
yo los visitaré y realizaré en favor de ustedes mi promesa, haciéndolos volver a este lugar.
29:11 Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes —oráculo del Señor—: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.
29:12 Entonces, cuando ustedes me invoquen y vengan a suplicarme, yo los escucharé;
29:13 cuando me busquen, me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón, Deuteronomio 4, 29
29:14 y yo me dejaré encontrar por ustedes —oráculo del Señor—. Yo cambiaré la suerte de ustedes y los reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde los expulsé —oráculo del Señor—
29:15 y los haré volver al lugar de donde los había deportado.
29:16 Porque así habla el Señor al rey que sienta en el trono de David y a todo el pueblo que habita en esta ciudad, a sus hermanos que no partieron con ustedes al exilio;
29:17 así habla el Señor de los ejércitos: Yo enviaré contra ellos la espada, el hambre y la peste; los haré semejantes a higos en mal estado, que de tan malos no se pueden comer;
29:18 los perseguiré con la espada, el hambre y la peste, y haré de ellos un objeto de terror para todos los reinos de la tierra, una imprecación y un objeto de horror, de estupor y de escarnio en todas las naciones adonde los expulsaré,
29:19 porque no han escuchado mis palabras —oráculo del Señor—, siendo así que yo les envié incansablemente a mis servidores los profetas. Pero ustedes no me han escuchado —oráculo del Señor—.
29:20 En cuanto a ustedes, todos los deportados que yo envié de Jerusalén a Babilonia, escuchen la palabra del Señor.
29:15 Porque ustedes dicen: "El Señor nos ha suscitado profetas en Babilonia",
29:21 así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel, acerca de Ajab, hijo de Colaías, y de Sedecías, hijo de Maasías, que profetizan para ustedes la mentira en mi Nombre: Yo los entrego en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, que los herirá a la vista de ustedes.
29:22 Y ellos darán origen a una maldición que repetirán todos los deportados de Judá en Babilonia: "¡Que el Señor te trate como a Sedecías y como a Ajab, a quienes el rey de Babilonia hizo asar en el fuego!",
29:23 porque han cometido una locura en Israel, adulterando con la mujer del prójimo y pronunciando en mi Nombre palabras que yo no les había mandado. ¡Yo lo sé y soy testigo! —oráculo del Señor—.

Respuesta de Jeremías a la protesta de Semaías
29:24 En cuanto a Semaías, de Nejelám, tú le dirás:
29:25 Así habla el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Tú has enviado en tu nombre cartas a todo el pueblo que está en Jerusalén, al sacerdote Sofonías, hijo de Maasías, y a todos los sacerdotes, en estos términos:
29:26 "El Señor te ha constituido sacerdote en lugar del sacerdote Iehoiadá, para que vigiles en la Casa del Señor a cualquier exaltado que quiera pasar por profeta, y lo metas en el cepo y en el calabozo.
29:27 ¿Por qué entonces no has reprendido a Jeremías de Anatot que profetiza para ustedes?
29:28 Porque él nos mandó decir a Babilonia: 'Esto va para largo. Construyan casas, y habítenlas; planten huertas y coman sus frutos...'".
29:29 El sacerdote Sofonías leyó esta carta en presencia del profeta Jeremías,
29:30 y la palabra del Señor llegó a Jeremías en estos términos:
29:31 Envía este mensaje a todos los deportados: "Así habla el Señor acerca de Semaías, de Nejelám: Porque Semaías les ha profetizado sin que yo lo haya enviado, y les ha infundido confianza por medio de una mentira,
29:32 por eso, así habla el Señor: Yo voy a castigar a Semaías, de Nejelám, y a su descendencia: ninguno de los suyos habitará en medio de este pueblo ni verá el bien que yo haré a mi pueblo —oráculo del Señor— porque él ha profetizado la rebelión contra el Señor.

Arriba

PROMESAS DE RESTAURACIÓN: LA NUEVA ALIANZA

CAPÍTULO 30

Introducción
30:
1 Palabra que llegó a Jeremías de parte del Señor, en estos términos:
30:2 Así habla el Señor, el Dios de Israel: Escribe en un libro todas las palabras que yo te he dirigido,
30:3 porque llegarán los días —oráculo del Señor— en que cambiaré la suerte de mi pueblo Israel y Judá —dice el Señor— y los haré volver al país que he dado a sus padres, y ellos lo poseerán.
30:4 Estas son las palabras que el Señor dirigió a Israel y a Judá:

Evocación del Día del Señor
30:5 Así habla el Señor:
Hemos oído un grito de terror,
¡es el pánico y no la paz!
30:6 Averigüen y vean
si puede un varón dar a luz.
¿Por qué, entonces, veo a todos los hombres
con las manos en las caderas
como una parturienta?
¿Por qué todos los rostros
se han puesto lívidos?
30:7 ¡Ay! Porque es grande aquel Día,
y no hay otro igual.
Es un tiempo de angustia para Jacob,
pero él se salvará de la angustia.
Israel liberado para servir al Señor
30:8 Aquel día —oráculo del Señor de los ejércitos— yo quebraré el yugo de su cuello y romperé sus ataduras. Ya no servirán a extranjeros,
30:9 sino que servirán al Señor, su Dios, y a David, su rey, que yo les suscitaré.

La curación de las heridas de Israel
30:10 ¡Y tú no temas, servidor mío Jacob,
—oráculo del Señor—
no te espantes, Israel!
Porque yo te salvaré de un país lejano,
y a tu descendencia, del país de su cautiverio.
Jacob volverá y vivirá en calma,
tranquilo y sin que nadie lo perturbe.
30:11 Porque yo estoy contigo
—oráculo del Señor— para salvarte.
Sí, yo aniquilaré a todas las naciones
entre las cuales te había dispersado,
pero a ti no te aniquilaré:
te corregiré con equidad,
pero no te dejaré impune. Jeremías 46, 27-28
30:12 Porque así habla el Señor:
¡Tu herida es incurable,
irremediable tu llaga!
30:13 Nadie defiende tu causa,
no hay remedio para tu herida,
tú ya no tienes cura.
30:14 Todos tus amantes te han olvidado,
no se interesan por ti.
Porque yo te he golpeado como golpea un enemigo,
con un castigo cruel,
a causa de tu gran iniquidad,
porque tus pecados eran graves.
30:15 ¿Por qué gritas a causa de tu herida,
de tu dolor incurable?
A causa de tu gran iniquidad,
porque tus pecados eran graves,
yo te hice todo esto.
30:16 Pero los que te devoran serán devorados
y todos tus adversarios irán al cautiverio;
los que te despojan serán despojados
y a los que te saquean, los entregaré al saqueo.
30:17 Sí, yo cicatrizaré tu llaga
y te sanaré de todas tus heridas
—oráculo del Señor—
porque te llaman "La Expulsada,
esa Sión, de la que nadie se preocupa".

Restauración de Sión y de sus instituciones
30:18 Así habla el Señor:
Sí, yo cambiaré la suerte de las carpas de Jacob
y tendré compasión de sus moradas;
la ciudad será reconstruida sobre sus escombros
y el palacio se levantará en su debido lugar.
30:19 De allí saldrán cantos de alabanza
y risas estridentes.
Los multiplicaré y no disminuirán,
los glorificaré y no serán menoscabados.
30:20 Sus hijos serán como en los tiempos antiguos,
su comunidad será estable ante mí
y yo castigaré a todos sus opresores.
30:21 Su jefe será uno de ellos
y de en medio de ellos saldrá su soberano.
Yo lo haré acercarse, y él avanzará hacia mí,
porque si no, ¿quién se atrevería
a avanzar hacia mí? —oráculo del Señor—.
30:22 Ustedes serán mi Pueblo y yo seré su Dios.

El Juicio del Señor
30:23 ¡Miren el huracán del Señor,
ha estallado el furor,
arrecia la tempestad,
gira sobre la cabeza de los malvados!
30:24 El ardor de la ira del Señor no se volverá atrás
hasta haber ejecutado y cumplido
los designios de su corazón.
Al término de estos días,
ustedes lo entenderán.

Arriba


Isaías / Índice / Baruc