EZEQUIEL


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48


CAPÍTULO 21

La espada del Señor contra Jerusalén
21:
1 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
21:2 Hijo de hombre, vuelve tu rostro en dirección al sur, vaticina hacia el sur y profetiza contra el bosque del campo del Négueb.
21:3 Tú dirás al bosque del Négueb: Escucha la palabra del Señor. Así habla el Señor: Yo voy a prenderte fuego, y él consumirá todo árbol verde y todo árbol seco. La llama ardiente no se extinguirá y arderá toda la superficie, desde el Négueb hasta el norte.
21:4 Y todos los mortales verán que yo, el Señor, soy el que encendí ese fuego, que no se extinguirá.
21:5 Yo exclamé: ¡Ay, Señor! Ellos andan diciendo de mí: "¡Este no es más que un fabulador!"
21:6 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
21:7 Hijo de hombre, vuelve tu rostro hacia Jerusalén, vaticina contra sus santuarios y profetiza contra la tierra de Israel.
v8 Tú dirás a la tierra de Israel: Así habla el Señor: Aquí estoy contra ti: yo sacaré mi espada de su vaina y extirparé de ti al justo y al impío.
21:9 Porque quiero extirpar de ti al justo y al impío, por eso saldrá mi espada de su vaina contra todos ustedes, desde el sur hasta el norte.
21:10 Y todos los mortales sabrán que yo, el Señor, he sacado mi espada de su vaina, y no volverá a ser envainada.

El gemido del profeta
21:11 Y tú, hijo de hombre, gime; agobiado por el dolor, gime amargamente a la vista de ellos.
21:12 Y cuando te pregunten: "¿Por qué gimes?", tú les responderás: Es por una noticia. Apenas llegue, desfallecerán todos los corazones, se paralizarán todas las manos, decaerán todos los espíritus y flaquearán todas las rodillas. Ya está por llegar, ya va a suceder —oráculo del Señor—.

La espada en mano del verdugo
21:13 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
21:14 Profetiza, hijo de hombre, y di: Así habla el Señor:
¡Una espada, una espada afilada y bruñida!
21:15 Afilada para provocar una masacre, bruñida para fulgurar como el rayo.
21:16 Se la hizo bruñir para empuñarla: la espada fue afilada y bruñida
para ponerla en mano de un verdugo.
21:17 ¡Grita, laméntate, hijo de hombre, porque ella se alza contra mi pueblo,
contra todos los príncipes de Israel, entregados a la espada junto con mi pueblo!
Por eso, golpéate el pecho,
21:18 porque es el momento de la prueba...—oráculo del Señor—.
21:19 Y tú, hijo de hombre, profetiza, golpea con las palmas de tus manos.
Que la espada duplique y triplique sus golpes: ella es la espada de las matanzas,
la gran espada de la matanza que los tiene acorralados.
21:20 Para que desfallezcan los corazones y haya muchas víctimas,
yo he puesto en todas las puertas una espada, hecha para fulgurar como el rayo, bruñida para provocar una masacre.
21:21 ¡Muestra tu filo a la derecha, toma posición a la izquierda, donde quiera seas dirigida!
21:22 Yo también golpearé con las palmas de mis manos y aplacaré mi furor.
Yo, el Señor, he hablado.

La espada del rey de Babilonia
21:23 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
21:24 Y tú, hijo de hombre, traza dos caminos para que llegue la espada del rey de Babilonia. Los dos caminos arrancarán de un mismo país. A la entrada de cada camino, pondrás una señal indicando la dirección de una ciudad.
21:25 Tú trazarás el camino para que la espada llegue a Rabá de los amonitas, y a Judá, que tiene su plaza fuerte en Jerusalén.
21:26 Porque el rey de Babilonia se ha detenido en la encrucijada, allí donde se bifurcan los caminos, para consultar los presagios: sacude las flechas, consulta a los ídolos y examina el hígado de las víctimas.
21:27 En su mano derecha está el presagio que señala "Jerusalén", para ordenar la matanza, lanzar el grito de guerra, colocar arietes contra las puertas, levantar terraplenes y construir torres de asalto.
21:28 A los habitantes de Jerusalén les parecerá que ese presagio es falso, porque tienen a su favor un juramento solemne. Pero él les recordará su delito, y serán capturados.
21:29 Por eso, así habla el Señor: Porque ustedes, al ser descubiertas sus rebeldías, al ponerse en evidencia los pecados que han cometido en todas sus acciones, han hecho que se les recordara su delito; y porque se han acordado de ustedes, por eso, serán capturados.
21:30 En cuanto a ti, infame malvado, príncipe de Israel, cuyo día ha llegado al mismo tiempo que la expiación final,
21:31 así habla el Señor: ¡Saquen el turbante, quiten la diadema! Esto ya no será más así: lo humilde será elevado, lo excelso será humillado.
21:32 ¡Ruinas, ruinas, todo lo convierto en ruinas! Pero esto no sucederá hasta que llegue aquel a quien le pertenece el juicio, y a él se lo daré.

La espada contra los amonitas
21:33 Y tú, hijo de hombre, profetiza. Tú dirás: Así habla el Señor acerca de los amonitas Jeremías 49, 1 Ezequiel 25, 1-7 Amós 1, 13-15 Sofonías 2, 8-11 y de sus sarcasmos. Tú dirás:
¡Una espada, una espada! Desenvainada para la masacre, bruñida para devorar, para fulgurar como el rayo,
21:34 para descargarla sobre el cuello de los infames malvados, cuyo día llegará al mismo tiempo que la expiación final, mientras se tienen acerca de ti visiones ilusorias y se predice la mentira.
21:35 ¡Vuelve la espada a la vaina! En el mismo lugar donde fuiste creado, en tu país de origen, yo te juzgaré.
21:36 Derramaré mi indignación sobre ti, atizaré contra ti el fuego de mi furor, y te entregaré en manos de gente brutal, artífices del exterminio.
21:37 Serás presa del fuego, tu sangre correrá en medio del país, y no quedará ni el recuerdo de ti, porque yo, el Señor, he hablado.

Arriba

CAPÍTULO 22

Los crímenes de Jerusalén
22:1 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
22:2 Y tú, hijo de hombre, ¿no vas a juzgar, no vas a juzgar a la ciudad sanguinaria? Dale a conocer todas sus abominaciones.
22:3 Tú le dirás: Así habla el Señor: ¡Ay de la ciudad que derrama sangre en medio de ella para que llegue su hora, y se fabrica ídolos para contaminarse!
22:4 Por la sangre que has derramado te has hecho culpable, y por los ídolos que fabricaste te has contaminado; has hecho que se acercara tu día y que llegara el término de tus años. Por eso te he convertido en el oprobio de las naciones y en la irrisión de todos los países.
22:5 Los que están cerca y los que están lejos se burlarán de ti, ciudad famosa por tu impureza, grande por tu anarquía.
22:6 En ti, los príncipes de Israel se valen de su poder sólo para derramar sangre.
22:7 En ti se desprecia al padre y a la madre, Éxodo 20, 12 Levítico 19, 3 Deuteronomio 5, 16 Deuteronomio 27, 16 Mateo 15, 4 Mateo 19, 19 Marcos 7, 10 Marcos 10, 19 Lucas 18, 20 Efesios 6, 2 se extorsiona al extranjero que reside en medio de ti, y se oprime al huérfano y a la viuda. Éxodo 22, 21-22 Deuteronomio 24, 17
22:8 Tú menosprecias mis cosas santas y profanas mis sábados. Levítico 19, 30 Levítico 26, 2
22:9 En ti hay calumniadores que incitan a derramar sangre y hay gente que participa de las comidas sagradas en las montañas. En ti se cometen ignominias:
22:10 se descubre la desnudez del padre y se fuerza a la mujer a tener relaciones en el período de su menstruación.
22:11 Uno comete abominación con la mujer de su prójimo; otro contamina a su nuera de una manera infame; otro viola a su hermana, la hija de su propio padre. Levítico 18, 8-20
22:12 En ti se acepta soborno Éxodo 23, 8 Deuteronomio 16, 19 para derramar sangre. Practicas la usura y prestas a interés, Éxodo 22, 24 Levítico 25, 35-38 Deuteronomio 15, 7-11 Deuteronomio 23, 19-20 Nehemías 5, 7 extorsionas a tu prójimo y te olvidas de mí —oráculo del Señor—.
22:13 Pero yo voy a golpear con las palmas de mis manos, a causa de las ganancias que has obtenido y de la sangre que corre en medio de ti.
22:14 ¿Podrá resistir tu corazón y estarán firmes tus manos, los días en que yo me enfrente contigo? Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré.
v15 Te dispersaré entre las naciones, te diseminaré por otros países y eliminaré de ti tu impureza.
22:16 Tú te has profanado a ti misma a los ojos de las naciones, pero sabrás que yo soy el Señor.

El pueblo de Israel en el crisol
22:17 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
22:18 Hijo de hombre, la casa de Israel se ha convertido para mí en escoria: todos, sean plata, cobre, estaño, hierro o plomo, se han convertido en escoria dentro del crisol.
22:19 Por eso, así habla el Señor: Porque todos ustedes se han convertido en escoria, yo voy a amontonarlos en medio de Jerusalén.
22:20 Así como se amontona plata, cobre, hierro, plomo y estaño en medio del crisol, y se atiza el fuego para fundirlos, así yo los amontonaré en mi ira y en mi furor; los pondré allí y los fundiré.
22:21 Los amontonaré, atizaré contra ustedes el fuego de mi furor y los fundiré en medio de Jerusalén.
22:22 Como se funde la plata en medio del crisol, así ustedes serán fundidos en medio de ella, y sabrán que yo, el Señor, he derramado mi furor contra ustedes.
22:23 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
22:24 Hijo de hombre, dile a Jerusalén: Tú eres una tierra que no ha sido purificada, sobre la que no ha llovido en el día de la ira.
22:25 Hay una conjuración de profetas en medio de ella. Como un león rugiente que despedaza la presa, han devorado a la gente, se han apoderado de las riquezas y objetos preciosos y han multiplicado las viudas en la ciudad.
22:26 Sus sacerdotes han violado mi Ley, han profanado mis cosas santas; no han separado lo sagrado de lo profano, ni han hecho conocer la diferencia entre lo puro y lo impuro; Levítico 10, 10 han cerrado sus ojos a mis sábados y yo he sido profanado en medio de ellos.
22:27 Sus jefes, en medio de la ciudad, son como lobos que despedazan la presa, derramando sangre y haciendo perecer a la gente, a fin de acumular ganancias.
22:28 Sus profetas los recubren con cal, proponiendo falsas visiones y predicciones engañosas. Ellos dicen: "Así habla el Señor", cuando el Señor no había hablado.
22:29 Los terratenientes practican la extorsión, cometen robos, explotan al pobre y al indigente, y atropellan al extranjero, contra todo derecho.
22:30 Yo busqué entre ellos un hombre que levantara un cerco y se mantuviera firme sobre la brecha delante mí, pero no lo encontré.
22:31 Entonces derramé mi furia contra ellos, los exterminé con el fuego de mi furor e hice recaer sobre sus cabezas su mala conducta —oráculo del Señor—.

Arriba

CAPÍTULO 23

Historia simbólica de Jerusalén y de Samaría
23:1 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
23:2 Hijo de hombre, había dos mujeres, hijas de una misma madre,
23:3 que se prostituyeron en Egipto, se prostituyeron en su juventud; allí manosearon sus senos, allí acariciaron sus pechos virginales.
23:4 La mayor se llamaba Oholá, y su hermana, Oholibá. Ellas fueron mías y engendraron hijos e hijas —Oholá es el nombre de Samaría, y Oholibá, el de Jerusalén—.
23:5 Oholá se prostituyó mientras me pertenecía: se enamoró perdidamente de sus amantes, de los asirios, guerreros
v6 vestidos de púrpura, gobernadores y prefectos, todos jóvenes y atrayentes, hábiles jinetes.
23:7 Ella ofreció sus prostituciones a lo mejor de los asirios y después de enamorarse perdidamente, se contaminó con todos sus ídolos.
23:8 Pero no dejó de prostituirse con los Egipcios, que se habían acostado con ella, cuando era joven, acariciando sus pechos virginales y prodigando sobre ella sus prostituciones.
v9 Por eso la entregué en manos de sus amantes, en manos de los asirios, de los que se había enamorado perdidamente.
23:10 Ellos descubrieron su desnudez, tomaron a sus hijos y a sus hijas, y a ella misma la mataron con la espada. Así se hizo famosa entre las mujeres, por el castigo que le habían infligido.
v11 Su hermana Oholibá vio todo esto, pero se entregó a una pasión más perversa y se prostituyó más que su hermana.
23:12 Ella se enamoró perdidamente de los asirios, gobernadores y prefectos, guerreros espléndidamente vestidos, hábiles jinetes, todos jóvenes y atrayentes.
23:13 Yo vi que se había contaminado: las dos habían tomado el mismo camino.
23:14 Pero Oholibá fue más lejos todavía con sus prostituciones: vio unos hombres esculpidos en el muro, imágenes de caldeos pintadas de rojo,
23:15 con cinturones ceñidos a las caderas, con amplios turbantes en la cabeza, todos ellos con prestancia de oficiales; eran imágenes de babilonios, originarios de Caldea.
23:16 Apenas los vio, se enamoró perdidamente de ellos y les envió mensajeros a Caldea.
23:17 Los babilonios fueron a compartir el lecho de sus amores y la contaminaron con sus prostituciones, y una vez que se contaminó, su corazón se hastió de ellos.
23:18 Ella había puesto de manifiesto sus prostituciones y había descubierto su desnudez. Entonces mi corazón se hastió de ella, como me había hastiado de su hermana.
23:19 Multiplicó sus prostituciones, acordándose de los días de su juventud, cuando se prostituía en Egipto:
23:20 se enamoró perdidamente de hombres disolutos, que tienen miembros de asnos y semen de padrillos.
23:21 ¡Tú añorabas la lascivia de tu juventud, cuando los Egipcios manoseaban tus senos, acariciando tus pechos juveniles!
23:22 Por eso, Oholibá, así habla el Señor: Yo voy a suscitar contra ti a tus amantes, de los que te habías hastiado, y los traeré contra ti de todas partes:
23:23 a los babilonios y a todos los caldeos, a los de Pecod, de Soa y de Coa —y con ellos, a todos los asirios— jóvenes atrayentes, gobernadores y prefectos, escuderos, guerreros y jinetes.
23:24 Llegarán contra ti desde el Norte, con carros y rodados, al frente de una multitud de pueblos, y te atacarán por todas partes con escudos y cascos. Yo los encargaré del juicio, y ellos te juzgarán conforme a sus leyes.
23:25 Desataré mis celos contra ti, y serás tratada con furor: te arrancarán la nariz y las orejas, y lo quede de ti caerá bajo la espada. Se apoderarán de tus hijos y de tus hijas, y lo que quede de ti será devorado por el fuego.
23:26 Te despojarán de tus vestidos y se apoderarán de tus joyas.
23:27 Pondré fin a tu lascivia y a la prostitución que comenzaste en Egipto; ya no levantarás tus ojos hacia ellos y no te acordarás más de Egipto.
23:28 Porque así habla el Señor: Voy a entregarte en manos de los que tú detestas, en manos de aquellos de los que te has hastiado.
23:29 Te tratarán con odio, se apoderarán de todo el fruto de tus esfuerzos y te abandonarán completamente desnuda. Así quedará al descubierto la vergüenza de tus prostituciones. Tu lascivia y tus prostituciones
23:30 serán la causa de todo esto, porque te has prostituido yendo detrás de las naciones y te has contaminado con sus ídolos.
23:31 Por haber seguido el camino de tu hermana, yo pondré su copa en tu mano.
23:32 Así habla el Señor:
Tú beberás la copa de tu hermana,
ancha y profunda, de gran capacidad.
Serás motivo de burla y escarnio.
23:33 Te llenarás de embriaguez
y de aflicción.¡Copa de ruina y desolación
es la copa de tu hermana Samaría!
23:34 Tú la beberás hasta las heces,
la romperás con tus dientes, y con sus pedazos te desgarrarás
los pechos.
Porque yo he hablado
—oráculo del Señor—.
23:35 Por eso, así habla el Señor: Porque tú me has olvidado y me has arrojado detrás de tu espada, carga tú también con tu lascivia y tus prostituciones.
23:36 El Señor me dijo: Hijo de hombre, ¿no vas a juzgar a Oholá y Oholibá? Dales a conocer sus abominaciones,
23:37 porque han sido adúlteras y hay sangre en sus manos; han cometido adulterios con sus ídolos y les han ofrecido como alimento a mis hijos, los que ellas me habían engendrado,
23:38 Y todavía me hicieron algo más: contaminaron mi Santuario en aquel día y profanaron mis sábados.
23:39 Y mientras inmolaban a sus hijos en honor de sus ídolos, entraban ese mismo día en mi Santuario para profanarlo. ¡Esto es lo que han hecho en medio de mi casa!
23:40 Más aún, ellas mandaron llamar por medio de un mensajero a hombres que debían venir de lejos. Así llegaron aquellos para los que tú te bañaste, te pintaste los ojos y te adornaste con joyas.
23:41 Luego te recostaste en un lecho suntuoso, ante una mesa servida donde habías puesto mi incienso y mi aceite.
23:42 Allí se escuchaba el ruido de una multitud despreocupada. A ellos se sumaba una cantidad de hombres, venidos de todas partes del desierto. Ellos pusieron pulseras en los brazos de las mujeres y espléndidas coronas en sus cabezas.
23:43 Entonces, yo pensé de esa mujer consumida por tantos adulterios: Ahora todos se van a prostituir con ella.
23:44 Y se acercaron a ella como a una prostituta, se acercaron a Oholá y Oholibá, esas mujeres lascivas.
23:45 Pero hombres justos las juzgarán como se juzga a las adúlteras y a las sanguinarias, porque son adúlteras y hay sangre en sus manos.
23:46 Porque así habla el Señor: Que se convoque contra ellas una asamblea y se las entregue a la vejación y al saqueo.
23:47 Que la asamblea las mate a pedradas, y se las despedace con la espada; que se degüelle a sus hijos y a sus hijas, y que se prenda fuego a sus casas.
23:48 Así haré desaparecer la lascivia del país. Todas las mujeres recibirán una lección y no imitarán la mala conducta de ustedes.
23:49 Sobre ustedes recaerá su propia lascivia y cargarán con los pecados de idolatría. Entonces sabrán que yo soy el Señor.

Arriba

CAPÍTULO 24

Anuncio simbólico del sitio de Jerusalén
24:1 El año noveno, el día diez del décimo mes, la palabra del Señor me llegó en estos términos:
24:2 Hijo de hombre, anota la fecha del día de hoy, justo la de este día, porque hoy mismo el rey de Babilonia se ha lanzado contra Jerusalén. 2 Reyes 25, 1 2 Crónicas 36, 17-21 Jeremías 21, 1-10 Jeremías 32, 28 Jeremías 34, 1-5 Jeremías 52, 4
24:3 Di una parábola a ese pueblo rebelde. Tú les dirás: Así habla el Señor:
Arrima la olla al fuego, arrímala y échale agua.
24:4 Agrégale trozos de carne,
los mejores trozos —la pata y la espalda—,llénala con los mejores huesos.
24:5 Toma lo mejor del rebaño y amontona leña debajo de ella,
para que hierva a borbotones y se cocinen hasta los huesos.
24:6 Por eso, así habla el Señor:
¡Ay de la ciudad sanguinaria, esa olla herrumbrada cuya herrumbre no desaparece!
Vacíala pedazo a pedazo, sin que la suerte caiga sobre ella.
24:7 Porque la sangre que derramó está en medio de ella: la puso sobre la roca desnuda,
no la derramó por tierra ni la cubrió con el polvo.
24:8 Para que desborde mi ira, para dar lugar a mi venganza,
he puesto su sangre sobre la roca desnuda, a fin de que no sea cubierta.
24:9 Por eso, así habla el Señor:
¡Ay de la ciudad sanguinaria! Yo también voy a encender una gran hoguera.
24:10 Amontona la leña, enciende el fuego, cocina bien la carne, prepara el condimento, y que se consuman los huesos.
24:11 Coloca luego la olla vacía sobre las brasas, para que se recaliente
y el bronce se ponga al rojo vivo, para que se fundan las impurezas
dentro de ella y se consuma su herrumbre.
24:12 Pero es tanta su herrumbre, que no desaparece ni con el fuego.
24:13 Yo he querido purificarte de tu infame lascivia, pero tú no te has dejado purificar: por eso, no quedarás purificada hasta que no haya apaciguado mi furor contra ti.
24:14 Yo, el Señor, he hablado y esto sucederá; obraré y no me volveré atrás, no tendré compasión ni me arrepentiré. Conforme a tu conducta y a tus malas acciones se te juzgará —oráculo del Señor—.

La muerte de la esposa del profeta
24:
15 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
24:16 Hijo de hombre, yo voy a arrebatarte de golpe la delicia de tus ojos, pero tú no te lamentarás, ni llorarás, ni derramarás lágrimas.
24:17 Suspira en silencio, no hagas ninguna clase de duelo, cíñete el turbante, cálzate con sandalias, no te cubras la barba ni comas pan de duelo.
24:18 Yo hablé al pueblo por la mañana, y por la tarde murió mi esposa; y a la mañana siguiente hice lo que se me había ordenado.
24:19 La gente me dijo: "¿No vas a explicarnos qué significa lo que haces?"
24:20 Yo les dije: La palabra del Señor me llegó en estos términos:
24:21 Di a la casa de Israel: Así habla el Señor: Yo voy a profanar mi Santuario, el orgullo de su fuerza, la delicia de sus ojos y la esperanza de sus vidas. Los hijos y las hijas que ustedes han dejado, caerán bajo la espada,
24:22 y ustedes harán lo mismo que yo: no se cubrirán la barba, no comerán el pan de duelo,
24:23 no se quitarán el turbante de la cabeza ni las sandalias de los pies, no se lamentarán, ni llorarán, sino que se consumirán a causa de sus culpas y gemirán unos con otros.
24:24 Ezequiel habrá sido para ustedes un presagio: ustedes harán lo mismo que él hizo, y cuando esto suceda sabrán que yo soy el Señor.
24:25 En cuanto a ti, hijo de hombre, el día en que yo les quite su refugio, su espléndida alegría, la delicia de sus ojos, la pasión de sus vidas, y también a sus hijos y a sus hijas,
24:26 ese día llegará hasta ti un fugitivo para comunicarte la noticia.
24:27 Ese día tu boca se abrirá para hablar al fugitivo y ya no te quedarás mudo; serás para ellos un presagio, y así sabrán que yo soy el Señor.

Arriba

ORÁCULOS CONTRA LAS NACIONES

CAPÍTULO 25

Contra Amón
25:
1 La palabra del Señor me llegó en estos términos:
25:2 Hijo de hombre, vuelve tu rostro hacia los amonitas y profetiza contra ellos.
25:3 Tú dirás a los amonitas: Jeremías 49, 1 Ezequiel 21, 33-37 Amós 1, 13-15 Sofonías 2, 8-11 Escuchen la palabra del Señor: Así habla el Señor: Porque te has burlado de mi Santuario cuando fue profanado, de la tierra de Israel cuando fue devastada, y del pueblo de Judá cuando iba al destierro,
25:4 por eso, te voy a entregar en posesión a los Orientales: ellos instalarán en ti sus campamentos y establecerán en ti sus moradas; ellos comerán tus frutos y beberán tu leche.
5 Convertiré a Rabá en un pastizal de camellos y a las ciudades de los amonitas en un corral de ovejas: así ustedes sabrán que yo soy el Señor.
25:6 Así habla el Señor: Porque has aplaudido y pataleado, porque te has regocijado, con todo el desprecio de tu alma, a causa de la tierra de Israel,
25:7 por eso yo extenderé mi mano contra ti; te entregaré como presa a las naciones, te extirparé de entre los pueblos, y te haré desaparecer de entre los países y te aniquilaré: así sabrás que yo soy el Señor.

Contra Moab
25:8 Así habla el Señor: Porque Moab Isaías 15, 1 Isaías 25, 10-12 Jeremías 48, 1-47 Amós 2, 1-3 Sofonías 2, 8-11 ha dicho: "La casa de Judá es igual que todas las naciones",
25:9 por eso, yo desmantelaré la ladera de Moab, arrasaré de un extremo al otro sus ciudades, las joyas de ese país: Bet Iesimot, Baal Meón y Quiriataim.
25:10 Los entregaré en posesión a los Orientales, junto con los amonitas, para que no quede ni el recuerdo de los amonitas entre las naciones,
25:11 e infligiré justos castigos a Moab: así sabrán que yo soy el Señor.

Contra Edóm
25:12 Así habla el Señor: Porque Edóm Isaías 34, 5 Isaías 63,  1-6 Jeremías 49, 7-22 Ezequiel 35, 1-15 Amós 1, 11-12 Abdías 1-14 Malaquías 1, 2-5 se ha vengado implacablemente de la casa de Judá y se ha hecho gravemente culpable al vengarse de ella,
25:13 por eso, así habla el Señor: Yo extiendo mi mano contra Edóm; exterminaré de él a hombres y animales, y lo convertiré en una ruina. Desde Temán hasta Dedán, todos caerán bajo la espada.
25:14 Me vengaré de Edóm, por medio de mi pueblo Israel: él lo tratará conforme a mi ira y mi furor, y Edóm conocerá mi venganza —oráculo del Señor—.

Contra los filisteos
25:15 Así habla el Señor: Porque los filisteos Isaías 14, 29 Jeremías 47, 1-7 Joel 4, 4 Amós 1, 6-8 Sofonías 2, 4-7 Zacarías 9, 5-7 han obrado por venganza y se han vengado con profundo desprecio, por el afán de destruir, a causa de una antigua enemistad,
25:16 por eso, así habla el Señor: Yo extiendo mi mano contra los filisteos; extirparé a los quereteos y haré perecer al resto de los que habitan la costa del mar.
25:17 Ejecutaré contra ellos terribles venganzas, castigándolos furiosamente; y cuando ejecute mi venganza contra ellos, sabrán que yo soy el Señor.

Arriba