SALMOS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | 61 | 62 | 63 | 64 | 65 | 66 | 67 | 68 | 69 | 70 | 71 | 72 | 73 | 74 | 75 | 76 | 77 | 78 | 79 | 80 | 81 | 82 | 83 | 84 | 85 | 86 | 87 | 88 | 89 | 90 | 91 | 92 | 93 | 94 | 95 | 96 | 97 | 98 | 99 | 100 | 101 | 102 | 103 | 104 | 105 | 106 | 107 | 108 | 109 | 110 | 111 | 112 | 113 | 114 | 115 | 116 | 117 | 118 | 119 | 120 | 121 | 122 | 123 | 124 | 125 | 126 | 127 | 128 | 129 | 130 | 131 | 132 | 133 | 134 | 135 | 136 | 137 | 138 | 139 | 140 | 141 | 142 | 143 | 144 | 145 | 146 | 147 | 148 | 149 | 150


SALMO 61 (60)

Tú, ¡oh Dios!, eres mi refugio
61:
1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. De David.
61:2 ¡Dios mío, escucha mi clamor,
atiende a mi plegaria!
61:3 Yo te invoco desde los confines de la tierra,
mientras mi corazón desfallece.
Condúceme a una roca inaccesible,
61:4 porque tú eres para mí un refugio
y una fortaleza frente al enemigo.
61:5 ¡Que yo sea siempre un huésped en tu Carpa
y pueda refugiarme al amparo de tus alas!
61:6 Porque tú, Dios mío, tienes en cuenta mis votos
y me das la herencia de los que temen tu Nombre.
61:7 Añade días a los días del rey:
que duren sus años por muchas generaciones;
61:8 que reine para siempre en la presencia del Señor,
que la Gracia y la Fidelidad lo protejan.
61:9 Así cantaré a tu Nombre eternamente
y días tras día cumpliré mis votos.

Arriba

SALMO 62 (61)

Sólo Dios es mi roca y mi salvación
62:
1 Del maestro de coro. Al estilo de Iedutún. Salmo de David.

Seguridad del que confía en el Señor
62:
2 Sólo en Dios descansa mi alma,
de él me viene la salvación.
62:3 Sólo él es mi Roca salvadora,
él es mi baluarte: nunca vacilaré.
62:4 ¿Hasta cuándo se ensañarán con un hombre
para derribarlo entre todos,
como si fuera un muro inclinado
o un cerco que está por derrumbarse?
62:5 Sólo piensan en menoscabar mi dignidad
y se complacen en la mentira;
bendicen con la boca
y maldicen con el corazón. Pausa
62:6 Sólo en Dios descansa mi alma,
de él me viene la esperanza.
62:7 Sólo él es mi Roca salvadora,
él es mi baluarte: nunca vacilaré.
62:8 Mi salvación y mi gloria
están en Dios:
él es mi Roca firme,
en Dios está mi refugio.

Exhortación a la confianza en Dios
62:9 Confíen en Dios constantemente,
ustedes, que son su pueblo;
desahoguen en él su corazón,
porque Dios es nuestro refugio. Pausa
62:10 Los hombres no son más que un soplo,
los poderosos son sólo una ficción:
puestos todos juntos en una balanza,
pesarían menos que el viento.
62:11 No se fíen de la violencia,
ni se ilusionen con lo robado;
aunque se acrecienten las riquezas,
no pongan el corazón en ellas.
62:12 Dios ha dicho una cosa,
dos cosas yo escuché:
que el poder pertenece a Dios,
62:13 y a ti, Señor, la misericordia.
Porque tú retribuyes a cada uno
según sus acciones.
Jeremías 17, 10 Job 34, 11 Mateo 16, 27 Romanos 2, 6 Apocalipsis 2, 23

Arriba

SALMO 63 (62)

¡Oh Dios, estoy sediento de ti!
63:
1 Salmo de David. Cuando estaba en el desierto de Judá. 2 Samuel 15, 23 2 Samuel 15, 28
63:2 Señor, tú eres mi Dios,
yo te busco ardientemente;
mi alma tiene sed de ti,
por ti suspira mi carne
como tierra sedienta, reseca y sin agua.
63:3 Sí, yo te contemplé en el Santuario
para ver tu poder y tu gloria.
63:4 Porque tu amor vale más que la vida,
mis labios te alabarán.
63:5 Así te bendeciré mientras viva
y alzaré mis manos en tu Nombre.
63:6 Mi alma quedará saciada
como con un manjar delicioso,
y mi boca te alabará
con júbilo en los labios.
63:7 Mientras me acuerdo de ti en mi lecho
y en las horas de la noche medito en ti,
63:8 veo que has sido mi ayuda
y soy feliz a la sombra de tus alas.
63:9 Mi alma está unida a ti,
tu mano me sostiene.
63:10 Que caigan en lo más profundo de la tierra
los que buscan mi perdición;
63:11 que sean pasados al filo de la espada
y arrojados como presa a los chacales.
63:12 Pero el rey se alegrará en el Señor;
y los que juran por él se gloriarán,
cuando se haga callar a los traidores.

Arriba

SALMO 64 (63)

Señor, protege mi vida del enemigo
64:
1 Del maestro de coro. Salmo de David.
64:2 Dios mío, escucha la voz de mi lamento,
protégeme del enemigo temible.
64:3 Apártame de la conjuración de los malvados,
de la agitación de los que hacen el mal.
64:4 Ellos afilan su lengua como una espada
y apuntan como flechas sus palabras venenosas,
64:5 para disparar a escondidas contra el inocente,
tirando de sorpresa y sin ningún temor.
64:6 Se obstinan en sus malos propósitos
y esconden sus trampas con astucia,
pensando: "¿Quién podrá verlo?"
64:7 Proyectan maldades y disimulan sus proyectos:
su interior es un abismo impenetrable.
64:8 Pero Dios los acribilla a flechazos
y quedan heridos de improviso;
64:9 su misma lengua los lleva a la ruina,
y aquellos que los ven mueven la cabeza.
64:10 Por eso, todos los hombres sentirán temor:
proclamarán esta obra de Dios
y reconocerán lo que él hizo.
64:11 El justo se alegrará en el Señor
y encontrará un refugio en él;
y se gloriarán todos los rectos de corazón.

Arriba

SALMO 65 (64)

Oh Dios, tú mereces que te alaben en Sión
65:
1 Del maestro de coro. De David. Canto.

Reconocimiento de la bondad de Dios
65:2 A ti, Señor, te corresponde
un canto de alabanza en Sión,
y todos tienen que cumplir sus votos,
65:3 porque tú escuchas las plegarias.
A ti acuden todos los hombres
65:4 bajo el peso de sus culpas:
nuestras faltas nos abruman,
pero tú las perdonas.
65:5 Feliz el que tú eliges y atraes
para que viva en tus atrios:
¡que nos saciemos con los bienes de tu Casa,
con los dones sagrados de tu Templo!

La obra de Dios en la Creación
65:6 Por tu justicia, Dios, salvador nuestro,
nos respondes con obras admirables:
tú eres la esperanza de los confines de la tierra
y de las islas más remotas.
65:7 Tú afianzas las montañas con tu poder,
revestido de fortaleza;
65:8 acallas el rugido de los mares,
el estruendo de las olas
y el tumulto de los pueblos.
65:9 Los que habitan en las tierras más lejanas
temen tus obras prodigiosas;
tú haces que canten de alegría
el oriente y el occidente.

La fertilidad de la tierra
65:10 Visitas la tierra, la haces fértil
y la colmas de riquezas;
los canales de Dios desbordan de agua,
y así preparas sus trigales:
65:11 riegas los surcos de la tierra,
emparejas sus terrones;
la ablandas con aguaceros
y bendices sus brotes.
65:12 Tú coronas el año con tus bienes,
y a tu paso rebosa la abundancia;
65:13 rebosan los pastos del desierto
y las colinas se ciñen de alegría.
65:14 Las praderas se cubren de rebaños
y los valles se revisten de trigo:
todos ellos aclaman y cantan.

Arriba

SALMO 66 (65)

¡Oh Dios, qué admirables son tus obras!
66:
1 Del maestro de coro. Canto. Salmo.

Invitación a la alabanza
¡Aclame al Señor toda la tierra!
66:2 ¡Canten la gloria de su Nombre!
Tribútenle una alabanza gloriosa,
66:3 digan al Señor: "¡Qué admirables son tus obras!"
Por la inmensidad de tu poder,
tus enemigos te rinden pleitesía;
66:4 toda la tierra se postra ante ti,
y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.
Pausa
66:5 Vengan a ver las obras del Señor,
las cosas admirables que hizo por los hombres:
66:6 él convirtió el Mar en tierra firme, Éxodo 14, 21 Josué 2, 10 Josué 3, 14-17
a pie atravesaron el Río.
Por eso, alegrémonos en él,
66:7 que gobierna eternamente con su fuerza;
sus ojos vigilan a las naciones,
y los rebeldes no pueden sublevarse. Pausa
66:8 Bendigan, pueblos, a nuestro Dios,
hagan oír bien alto su alabanza:
66:9 él nos concedió la vida
y no dejó que vacilaran nuestros pies.
66:10 Porque tú nos probaste, Señor,
nos purificaste como se purifica la plata;
66:11 nos hiciste caer en una red,
cargaste un fardo sobre nuestras espaldas.
66:12 Dejaste que cabalgaran sobre nuestras cabezas,
pasamos por el fuego y por el agua,
¡hasta que al fin nos diste un respiro!

Liturgia de acción de gracias
66:13 Yo vengo a tu Casa a ofrecerte holocaustos,
para cumplir los votos que te hice:
66:14 los votos que pronunciaron mis labios
y que mi boca prometió en el peligro.
66:15 Te ofreceré en holocausto animales cebados,
junto con el humo de carneros;
te sacrificaré bueyes y cabras. Pausa
66:16 Los que temen al Señor, vengan a escuchar,
yo les contaré lo que hizo por mí:
66:17 apenas mi boca clamó hacia él,
mi lengua comenzó a alabarlo.
66:18 Si hubiera tenido malas intenciones,
el Señor no me habría escuchado;
66:19 pero Dios me escuchó
y atendió al clamor de mi plegaria.
66:20 Bendito sea Dios,
que no rechazó mi oración
ni apartó de mí su misericordia.

Arriba

SALMO 67 (66)

¡Oh Dios, que te den gracias los pueblos!
67:
1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo. Canto.
67:2 El Señor tenga piedad y nos bendiga,
haga brillar su rostro sobre nosotros, Pausa
67:3 para que en la tierra se reconozca su dominio,
y su victoria entre las naciones.
67:4 ¡Que los pueblos te den gracias, Señor,
que todos los pueblos te den gracias!
67:5 Que canten de alegría las naciones,
porque gobiernas a los pueblos con justicia
y guías a las naciones de la tierra. Pausa
67:6 ¡Que los pueblos te den gracias, Señor,
que todos los pueblos te den gracias!
67:7 La tierra ha dado su fruto:
el Señor, nuestro Dios, nos bendice.
67:8 Que Dios nos bendiga,
y lo teman todos los confines de la tierra.

Arriba

SALMO 68 (67)

Nuestro Dios es un Dios que nos salva
68:
1 Del maestro de coro. De David. Salmo. Canto.

Comienzo de la liturgia procesional
68:2 ¡Se alza el Señor!
Sus enemigos se dispersan
y sus adversarios huyen delante de él. Números 10, 35
68:3 Tú los disipas como se disipa el humo;
como se derrite la cera ante el fuego,
así desaparecen los impíos delante del Señor.
68:4 Pero los justos se regocijan,
gritan de gozo delante del Señor
y se llenan de alegría.
68:5 ¡Canten al Señor,
entonen un himno a su Nombre!
¡Ábranle paso al que cabalga sobre las nubes!
Su Nombre es "el Señor":
¡griten de alegría en su presencia!
68:6 El Señor en su santa Morada
es padre de los huérfanos y defensor de las viudas:
68:7 él instala en un hogar a los solitarios
y hace salir con felicidad a los cautivos,
mientras los rebeldes habitan en un lugar desolado.

La marcha del Señor por el desierto
68:8 Señor, cuando saliste al frente de tu pueblo,
cuando avanzabas por el desierto,
68:9 tembló la tierra y el cielo dejó caer su lluvia,
Pausa
delante del Señor —el del Sinaí— Éxodo 19, 18 Deuteronomio 4, 11-12 Jueces 5, 5 Hebreos 12, 18-19
delante del Señor, el Dios de Israel.
68:10 Tú derramaste una lluvia generosa, Señor:
tu herencia estaba exhausta y tú la reconfortaste;
68:11 allí se estableció tu familia,
y tú, Señor, la afianzarás
por tu bondad para con el pobre.

El anuncio de la victoria
68:12 El Señor pronuncia una palabra
y una legión de mensajeros anuncia la noticia:
68:13 "Huyen los reyes, huyen con sus ejércitos,
y te repartes como botín los adornos de un palacio.
68:14 ¡No se queden recostados entre los rebaños!
Las alas de la Paloma están recubiertas de plata,
y su plumaje, de oro resplandeciente".
68:15 Cuando el Todopoderoso dispersó a los reyes,
caía la nieve sobre el Monte Umbrío.

La Montaña de Sión, Morada del Señor
68:16 ¡Montañas divinas, montañas de Basán,
montañas escarpadas, montañas de Basán!
68:17 ¿Por qué miran con envidia, montañas escarpadas,
a la Montaña que Dios prefirió como Morada?
¡Allí el Señor habitará para siempre!
68:18 Los carros de guerra de Dios
son dos miríadas de escuadrones relucientes:
¡el Señor está en medio de ellos,
el Sinaí está en el Santuario!
68:19 Subiste a la altura llevando cautivos,
recogiste dones entre los hombres Efesios 4, 8
—incluso entre los rebeldes—
cuando te estableciste allí, Señor Dios.

El Señor, defensor de su Pueblo
68:20 ¡Bendito sea el Señor, el Dios de nuestra salvación!
Él carga con nosotros día tras día; Pausa
68:21 él es el Dios que nos salva
y nos hace escapar de la muerte.
68:22 Sí, Dios aplastará la cabeza de sus enemigos,
el cráneo de los que se obstinan en sus delitos.
68:23 Dice el Señor: "Los traeré de Basan,
los traeré desde los abismos del mar,
68:24 para que hundas tus pies en la sangre del enemigo
y la lengua de tus perros también tenga su parte".

Marcha litúrgica hacia el Santuario
68:25 Ya apareció tu cortejo, Señor,
el cortejo de mi Rey y mi Dios hacia el Santuario:
68:26 los cantores van al frente, los músicos, detrás;
las jóvenes, en medio, van tocando el tamboril.
68:27 ¡Bendigan al Señor en medio de la asamblea!
¡Bendigan al Señor desde la fuente de Israel!
68:28 Allí Benjamín, el más pequeño, abre la marcha
con los príncipes de Judá, vestidos de brocado,
con los príncipes de Zabulón
y los príncipes de Neftalí.

El sometimiento de los pueblos
68:29 Tu Dios ha desplegado tu poder:
¡sé fuerte, Dios, tú que has actuado por nosotros!
68:30 A causa de tu Templo, que está en Jerusalén,
los reyes te presentarán tributo.
68:31 Reprime a la Fiera de los juncos,
al tropel de los toros y terneros:
que esos pueblos se rindan a tus pies,
trayendo lingotes de oro.
El Señor dispersó a los pueblos guerreros;
68:32 telas preciosas llegan de Egipto
y Etiopía, con sus propias manos,
presenta sus dones a Dios.

Alabanza final
68:33 ¡Canten al Señor, reinos de la tierra,
entonen un himno al Señor, Pausa
68:34 al que cabalga por el cielo,
por el cielo antiquísimo!
Él hace oír su voz poderosa,
68:35 ¡reconozcan el poder del Señor!
Su majestad brilla sobre Israel
y su poder, sobre las nubes.
68:36 Tú eres temible, Señor, desde tus santuarios.
El Dios de Israel concede a su pueblo
el poder y la fuerza.
¡Bendito sea Dios!

Arriba

SALMO 69 (68)

Sálvame, oh Dios, pues eres fiel
69:
1 Del maestro de coro. Según la melodía de "Los lirios". De David.

Descripción de los males
69:2 ¡Sálvame, Dios mío,
porque el agua me llega a la garganta!
69:3 Estoy hundido en el fango del Abismo
y no puedo hacer pie;
he caído en las aguas profundas,
y me arrastra la corriente.
69:4 Estoy exhausto de tanto gritar,
y mi garganta se ha enronquecido;
se me ha nublado la vista
de tanto esperar a mi Dios.
69:5 Más numerosos que los cabellos de mi cabeza
son los que me odian sin motivo; Salmo 35, 19 Juan 15, 25
más fuertes que mis huesos,
los que me atacan sin razón.
¡Y hasta tengo que devolver
lo que yo no he robado!
69:6 Dios mío, tú conoces mi necedad,
no se te ocultan mis ofensas.
69:7 Que no queden defraudados por mi culpa
los que esperan en ti, Señor del universo;
que no queden humillados por mi causa
los que te buscan, Dios de Israel.
69:8 Por ti he soportado afrentas
y la vergüenza cubrió mi rostro;
69:9 me convertí en un extraño para mis hermanos,
fui un extranjero para los hijos de mi madre:
69:10 porque el celo de tu Casa me devora, Juan 2, 17
y caen sobre mí los ultrajes de los que te agravian. Romanos 15, 3
69:11 Cuando aflijo mi alma con ayunos,
aprovechan para insultarme;
69:12 cuando me visto de penitente,
soy para ellos un motivo de risa;
69:13 los que están a la puerta murmuran contra mí,
y los bebedores me hacen burla con sus cantos.

Pedido de auxilio
69:14 Pero mi oración sube hasta ti, Señor,
en el momento favorable:
respóndeme, Dios mío, por tu gran amor,
sálvame, por tu fidelidad.
69:15 Sácame del lodo para que no me hunda,
líbrame de los que me odian
y de las aguas profundas;
69:16 que no me arrastre la corriente,
que no me trague el Abismo,
que el Pozo no se cierre sobre mí.
69:17 Respóndeme, Señor, por tu bondad y tu amor,
por tu gran compasión vuélvete a mí;
69:18 no le ocultes el rostro a tu servidor,
respóndeme pronto, porque estoy en peligro.
69:19 Acércate a mi y rescátame,
líbrame de mis enemigos:
69:20 tú conoces mi afrenta, mi vergüenza y mi deshonra,
todos mis enemigos están ante ti.
69:21 La vergüenza me destroza el corazón,
y no tengo remedio.
Espero compasión y no la encuentro,
en vano busco un consuelo:
69:22 pusieron veneno en mi comida,
y cuando tuve sed me dieron vinagre. Mateo 27, 48 Marcos 15, 36 Lucas 23, 36 Juan 19, 28-29

Imprecación contra los enemigos
69:23 Que su mesa se convierta en una trampa,
y sus manjares, en un lazo;
69:24 que se nuble su vista y no vean,
y sus espaldas se queden sin fuerzas. Romanos 11, 9-10
69:25 Descarga sobre ellos tu indignación
que los alcance el ardor de tu enojo;
69:26 que sus poblados se queden desiertos
y nadie habite en sus carpas. Hechos 1, 20
69:27 Porque persiguen al que tú has castigado
y aumentan los dolores del que tú has herido.
69:28 Impútales una culpa tras otra,
no los declares inocentes;
69:29 bórralos del Libro de la Vida, Éxodo 32, 32 Apocalipsis 3, 5 Apocalipsis 13, 8 Apocalipsis 17, 8 Apocalipsis 20, 12
que no sean inscritos con los justos.

Acción de gracias
69:30 Yo soy un pobre desdichado, Dios mío,
que tu ayuda me proteja:
69:31 así alabaré con cantos el nombre de Dios,
y proclamaré su grandeza dando gracias;
69:32 esto agradará al Señor más que un toro,
más que un novillo con cuernos y pezuñas.
69:33 Que lo vean los humildes y se alegren,
que vivan los que buscan al Señor:
69:34 porque el Señor escucha a los pobres
y no desprecia a sus cautivos.
69:35 Que lo alaben el cielo, la tierra y el mar,
y todos los seres que se mueven en ellos;
69:36 porque el Señor salvará a Sión
y volverá a edificar las ciudades de Judá:
69:37 el linaje de sus servidores la tendrá como herencia,
y los que aman su nombre morarán en ella.

Arriba

SALMO 70 (69)

Señor, ven pronto a socorrerme
Salmo 40, 12-18

70:1 Del maestro de coro. De David. En memoria.
70:2 ¡Líbrame, Dios mío!
¡Señor, ven pronto a socorrerme!
70:3 Que se avergüencen y sean humillados
los que quieren acabar con mi vida.
Que retrocedan confundidos
los que desean mi ruina;
70:4 que vuelvan la espalda avergonzados
los que se ríen de mí.
70:5 Que se alegren y se regocijen en ti
todos los que te buscan;
y digan siempre los que desean tu victoria:
"¡Qué grande es nuestro Dios!"
70:6 Yo soy pobre y miserable:
ven pronto, Dios mío;
tú eres mi ayuda y mi libertador,
¡no tardes, Señor!

Arriba