SALMOS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | 61 | 62 | 63 | 64 | 65 | 66 | 67 | 68 | 69 | 70 | 71 | 72 | 73 | 74 | 75 | 76 | 77 | 78 | 79 | 80 | 81 | 82 | 83 | 84 | 85 | 86 | 87 | 88 | 89 | 90 | 91 | 92 | 93 | 94 | 95 | 96 | 97 | 98 | 99 | 100 | 101 | 102 | 103 | 104 | 105 | 106 | 107 | 108 | 109 | 110 | 111 | 112 | 113 | 114 | 115 | 116 | 117 | 118 | 119 | 120 | 121 | 122 | 123 | 124 | 125 | 126 | 127 | 128 | 129 | 130 | 131 | 132 | 133 | 134 | 135 | 136 | 137 | 138 | 139 | 140 | 141 | 142 | 143 | 144 | 145 | 146 | 147 | 148 | 149 | 150


SALMO 71 (70)

No me abandones, Señor, ahora que soy viejo
Súplica confiada
71:1 Yo me refugio en ti, Señor,
¡que nunca tenga que avergonzarme!
71:2 Por tu justicia, líbrame y rescátame,
inclina tu oído hacia mí, y sálvame.
71:3 Sé para mí una roca protectora,
tú que decidiste venir siempre en mi ayuda,
porque tú eres mi Roca y mi fortaleza.
71:4 ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío,
de las garras del malvado y del violento!
71:5 Porque tú, Señor, eres mi esperanza
y mi seguridad desde mi juventud.
71:6 En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre;
desde el seno materno fuiste mi protector,
y mi alabanza está siempre ante ti.

Motivos de tristeza en la vejez
71:7 Soy un motivo de estupor para muchos,
pero tú eres mi refugio poderoso.
71:8 Mi boca proclama tu alabanza
y anuncia tu gloria todo el día.
71:9 No me rechaces en el tiempo de mi vejez,
no me abandones, porque se agotan mis fuerzas;
71:10 mis enemigos hablan contra mí,
y los que me acechan se confabulan, diciendo:
71:11 "Dios lo tiene abandonado: persíganlo,
captúrenlo, porque no hay quien lo libre".
71:12 ¡Señor, no te quedes lejos de mí;
Dios mío, ven pronto a socorrerme!
71:13 ¡Queden confundidos y humillados
los que atentan contra mi vida!
¡Queden cubiertos de oprobio y de vergüenza
los que buscan mi perdición!

Reiteración de la confianza en Dios
71:14 Yo, por mi parte, seguiré esperando
y te alabaré cada vez más.
71:15 Mi boca anunciará incesantemente
tus actos de justicia y salvación,
aunque ni siquiera soy capaz de enumerarlos.
71:16 Vendré a celebrar las proezas del Señor,
evocaré tu justicia, que es sólo tuya.
71:17 Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud,
y hasta hoy he narrado tus maravillas.
71:18 Ahora que estoy viejo y lleno de canas,
no me abandones, Dios mío,
hasta que anuncie las proezas de tu brazo
a la generación que vendrá.
71:19 Tu justicia llega hasta el cielo, Señor:
tú has hecho grandes cosas,
y no hay nadie igual a ti, Dios mío.
71:20 Me hiciste pasar por muchas angustias,
pero de nuevo me darás la vida;
me harás subir de lo profundo de la tierra,
71:21 acrecentarás mi dignidad
y volverás a consolarme.

El gozo anticipado
71:22 Entonces te daré gracias con el arpa,
por tu fidelidad, Dios mío;
te cantaré con la cítara,
a ti, el Santo de Israel.
71:23 Mis labios te cantarán jubilosos,
y también mi alma, que tú redimiste.
71:24 Yo hablaré de tu justicia todo el día,
porque quedarán confundidos y avergonzados
los que buscaban mi perdición.

Arriba

SALMO 72 (71)

Que el rey defienda a los humildes
72:
1 De Salomón.
Concede, Señor, tu justicia al rey
y tu rectitud al descendiente de reyes,
72:2 para que gobierne a tu pueblo con justicia
y a tus pobres con rectitud.
72:3 Que las montañas traigan al pueblo la paz,
y las colinas, la justicia;
72:4 que él defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos de los pobres
y aplaste al opresor.
72:5 Que dure tanto como el sol y la luna,
a lo largo de las generaciones;
72:6 que sea como lluvia que cae sobre el césped
y como chaparrones que riegan la tierra.
72:7 Que en sus días florezca la justicia
y abunde la paz, mientras dure la luna;
72:8 que domine de un mar hasta el otro,
y desde el Río hasta los confines de la tierra. Zacarías 9, 10
72:9 Que se inclinen ante él las tribus del desierto,
y sus enemigos muerdan el polvo;
72:10 que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas
le paguen tributo.
Que los reyes de Arabia y de Sebá
le traigan regalos;
72:11 que todos los reyes le rindan homenaje
y lo sirvan todas las naciones.
72:12 Porque él librará al pobre que suplica
y al humilde que está desamparado.
72:13 Tendrá compasión del débil y del pobre,
y salvará la vida de los indigentes.
72:14 Los rescatará de la opresión y la violencia,
y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos.
72:15 Por eso, que viva largamente
y le regalen oro de Arabia;
que oren por él sin cesar
y lo bendigan todo el día.
72:16 Que en el país abunden los trigales
y ondeen sobre las cumbres de las montañas;
que sus frutos broten como el Líbano
y florezcan como la hierba de los campos.
72:17 Que perdure su nombre para siempre
y su linaje permanezca como el sol;
que él sea la bendición de todos los pueblos
y todas las naciones lo proclamen feliz.
* * *
72:18 Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
el único que hace maravillas.
72:19 Sea bendito eternamente su Nombre glorioso
y que su gloria llene toda la tierra.
¡Amén! ¡Amén!
72:20 Fin de las oraciones de David, hijo de Jesé.

Arriba

SALMO 73 (72)

Mi felicidad es estar junto a Dios
73:
1 Salmo de Asaf.

Vacilación frente al triunfo del mal
¡Qué bueno es Dios para Israel,
para los limpios de corazón!
73:2 Pero casi se desvían mis pasos,
faltó poco para que diera un traspié,
73:3 porque tuve envidia de los presuntuosos,
al ver la prosperidad de los malvados.
73:4 Para ellos no hay sufrimientos,
su cuerpo está sano y robusto;
73:5 no comparten las penas de los hombres
ni son golpeados como los demás.
73:6 Por eso, el orgullo es su collar
y la violencia, el manto que los cubre;
73:7 la malicia se les sale por los poros,
su corazón rebosa de malos propósitos.
73:8 Se burlan y hablan con maldad;
desde lo alto, amenazan con prepotencia;
73:9 su boca se insolenta contra el cielo
y su lengua se pasea por la tierra.
73:10 Por eso, el pueblo de Dios se vuelve hacia ellos,
y beben el agua a raudales.
73:11 Ellos dicen: "¿Acaso Dios lo va a saber?
¿Se va a enterar el Altísimo?"
73:12 Así son esos malvados
y, siempre tranquilos, acrecientan sus riquezas.

La suerte final de los impíos
73:13 Entonces, ¿en vano mantuve puro mi corazón
y lavé mis manos en señal de inocencia?
73:14 Porque yo era golpeado todo el día
y cada mañana soportaba mi castigo.
73:15 Si hubiera dicho: "Voy a hablar como ellos",
habría traicionado al linaje de tus hijos.
73:16 Yo reflexionaba, tratando de entenderlo,
pero me resultaba demasiado difícil.
73:17 ¡Hasta que entré en el Santuario de Dios
y comprendí el fin que les espera!
73:18 Sí, tú los pones en un terreno resbaladizo
y los precipitas en la ruina.
73:19 ¡Qué pronto quedan devastados
y acaban consumidos por el horror!
73:20 Son como un sueño al despertar, Señor:
al levantarte, disipas hasta su imagen.
73:21 Cuando se agriaba mi corazón
y me torturaba en mi interior,
73:22 yo era un necio y no comprendía,
era como un animal ante ti.

La verdadera felicidad
73:23 Pero yo estoy siempre contigo,
tú me has tomado de la mano derecha;
73:24 me guiarás con tu consejo
y después, me recibirás con gloria.
73:25 ¿A quién sino a ti tengo yo en el cielo?
Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.
73:26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,
Dios es mi herencia para siempre
y la Roca de mi corazón.
73:27 Los que se apartan de ti terminan mal,
tú destruyes a los que te son infieles.
73:28 Mi dicha es estar cerca de Dios:
yo he puesto mi refugio en ti, Señor,
para proclamar todas tus acciones.

Arriba

SALMO 74 (73)

Acuérdate, Señor, de tu comunidad
74:
1 Poema de Asaf.

La profanación del Santuario
¿Por qué, Señor, nos rechazaste para siempre
y arde tu indignación
contra las ovejas de tu rebaño?
74:2 Acuérdate del pueblo que adquiriste
en otro tiempo,
de la tribu que rescataste
para convertirla en tu herencia;
acuérdate de Sión, donde pusiste tu Morada.
74:3 Vuelve tus pasos hacia esta ruina completa:
todo lo destruyó el enemigo en el Santuario.
74:4 Rugieron tus adversarios
en el lugar de tu asamblea,
pusieron como señales sus propios estandartes.
74:5 Alzaron sus hachas
como en la espesura de la selva;
74:6 destrozaron de un golpe todos los adornos,
los deshicieron con martillos y machetes;
74:7 prendieron fuego a tu Santuario,
profanaron, hasta arrasarla,
la Morada de tu Nombre.
74:8 Habían pensado: "Acabemos con ellos,
quememos todos los templos de Dios en el país".
74:9 Ya no vemos señales ni quedan profetas:
no hay nadie entre nosotros que sepa hasta cuándo.
74:10 ¿Hasta cuándo, Señor, te insultará el enemigo?
¿Nunca cesará el adversario
de despreciar tu Nombre?
74:11 ¿Por qué retiras tu mano, Señor,
y la mantienes oculta en el pecho?

Himno al Dios creador
74:12 Pero tú, Señor, eres mi Rey desde el principio,
tú lograste victorias en medio de la tierra:
74:13 deshiciste el Mar con tu poder Éxodo 14, 21 Isaías 63, 12 Salmo 114, 3 Salmo 136, 13
y quebraste las cabezas del dragón marino;
74:14 aplastaste las cabezas de Leviatán Isaías 27, 1 Salmo 104, 26 Job 40, 25
y lo diste como alimento a las fieras del desierto.
74:15 Hiciste brotar manantiales y torrentes,
secaste los ríos caudalosos;
74:16 tuyo es el día, tuya también la noche,
tú afirmaste la luna y el sol;
74:17 fijaste las fronteras de la tierra,
formaste el verano y el invierno.

Súplica por la liberación
74:18 Recuerda, Señor, que el enemigo te ha ultrajado,
un pueblo insensato ha despreciado tu Nombre:
74:19 no entregues a los buitres la vida de tu Paloma
ni te olvides para siempre de los pobres.
74:20 Ten presente tu alianza,
porque todos los rincones del país
están repletos de violencia.
74:21 Que el débil no retroceda lleno de confusión,
que el pobre y el oprimido alaben tu Nombre.
74:22 Levántate, Señor, defiende tu causa,
recuerda que el insensato te ultraja sin cesar.
74:23 No olvides los gritos de tus adversarios,
porque crece el tumulto de los que se alzan contra ti.

Arriba

SALMO 75 (74)

Dios es quien juzga
75:
1 Del maestro de coro. "No destruyas". Salmo de Asaf. Canto.

Antífona inicial
75:2 Te damos gracias, Señor, te damos gracias:
los que invocan tu Nombre narran tus maravillas.

Oráculo del Señor
75:3 "En el momento que yo decida,
juzgaré con rectitud.
75:4 Se conmueve la tierra con todos sus habitantes,
pero yo he afianzado sus columnas. Pausa
75:5 Digo a los arrogantes: '¡Basta de arrogancia!',
y a los impíos: '¡No levanten la frente!,
75:6 no levanten la frente contra el cielo
ni hablen con actitud insolente'".

El castigo de los malvados
75:
7 Porque ni del oriente ni del occidente,
ni del desierto ni de las montañas...
75:8 ¡El Señor es el único Juez,
que a unos humilla, y a otros exalta!
75:9 Hay una copa en la mano del Señor,
con un vino espumante, lleno de aromas:
la ofrece, y la sorben hasta el final,
la beben todos los malvados de la tierra.
75:10 Pero yo me alegraré para siempre,
cantaré al Dios de Jacob:
75:11 él quebrará el poder de los malvados
y acrecentará el poder de los justos.

Arriba

SALMO 76 (75)

Dios es grande en Israel
76:
1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo de Asaf. Canto.
76:2 Dios es bien conocido en Judá,
su Nombre es grande en Israel.
76:3 En Jerusalén está su Tienda de campaña,
en Sión se levanta su Morada.
76:4 Allí quebró las flechas fulgurantes del arco,
el escudo, la espada y las armas de guerra. Pausa
76:5 ¡Tú eres resplandeciente, majestuoso!
76:6 Montañas de botín fueron arrebatadas
a los valientes,
que ya duermen el sueño de la muerte:
a los guerreros no les respondieron los brazos.
76:7 Por tu amenaza, Dios de Jacob,
quedaron inmóviles los carros de guerra
y los caballos.
76:8 Sólo tú eres temible:
¿quién podrá resistir delante de ti
al ímpetu de tu ira?
76:9 Desde el cielo proclamas la sentencia:
la tierra tiembla y enmudece,
76:10 cuando te alzas para el juicio, Señor,
para salvar a los humildes de la tierra. Pausa
76:11 Sí, el furor de los hombres tendrá que alabarte,
los que sobrevivan al castigo te festejarán.
76:12 Hagan votos al Señor, su Dios, y cúmplanlos;
los que están a su alrededor,
traigan regalos al Temible,
76:13 al que deja sin aliento a los príncipes
y es temible para los reyes de la tierra.

Arriba

SALMO 77 (76)

En mi angustia busco al Señor
77:
1 Del maestro de coro. Al estilo de Iedutún. De Asaf. Salmo.

La aflicción presente
77:2 Invocaré al Señor con toda mi voz,
gritaré al Señor, y él me escuchará.
77:3 Busco al Señor en el momento de mi angustia;
de noche, tiendo mi mano sin descanso,
y mi alma rechaza todo consuelo.
77:4 Yo me acuerdo del Señor, y me lamento;
medito, y mi espíritu desfallece: Pausa
77:5 tú no me dejas conciliar el sueño,
estoy turbado, y no puedo hablar.
77:6 Pienso en los tiempos antiguos,
me acuerdo de los días pasados;
77:7 reflexiono de noche en mi interior,
medito, y mi espíritu se pregunta:
77:8 ¿Puede el Señor rechazar para siempre?
¿Ya no volverá a mostrarse favorable?
77:9 ¿Se habrá agotado para siempre su amor,
y habrá caducado eternamente su promesa?
77:10 ¿Se habrá olvidado Dios de su clemencia
o, en su enojo, habrá contenido su compasión?
Pausa
77:11 Entonces dije —¡y este es mi dolor!—:
"¡Cómo ha cambiado la derecha del Altísimo!"

Las maravillas del pasado
77:12 Yo recuerdo las proezas del Señor,
sí, recuerdo sus prodigios de otro tiempo;
77:13 evoco todas sus acciones,
medito en todas sus hazañas.
77:14 Tus caminos son santos, Señor.
¿Hay otro dios grande como nuestro Dios?
77:15 Tú eres el Dios que hace maravillas,
y revelaste tu poder entre las naciones.
77:16 Con tu brazo redimiste a tu pueblo,
a los hijos de Jacob y de José. Pausa
77:17 Cuando te vieron las aguas, Señor,
cuando te vieron las aguas, temblaron,
¡se agitaron hasta los abismos del mar!
77:18 Las nubes derramaron aguaceros,
retumbaron los densos nubarrones
y zigzaguearon tus rayos.
77:19 El trueno resonó en la bóveda del cielo,
tus relámpagos iluminaron el mundo,
tembló y se tambaleó la tierra.
77:20 Te abriste un camino entre las aguas,
un sendero entre las aguas caudalosas,
y no quedó ningún rastro de tus huellas.
77:21 Tú guiaste a tu pueblo como a un rebaño,
por medio de Moisés y de Aarón.

Arriba

SALMO 78 (77)

Lo que nos contaron nuestros antepasados
78:
1 Poema de Asaf.

Finalidad del poema
Pueblo mío, escucha mi enseñanza,
presta atención a las palabras de mi boca:
78:2 yo voy a recitar un poema,
a revelar enigmas del pasado. Mateo 13, 35
78:3 Lo que hemos oído y aprendido,
lo que nos contaron nuestros padres,
78:4 no queremos ocultarlo a nuestros hijos,
lo narraremos a la próxima generación:
son las glorias del Señor y su poder,
las maravillas que él realizó.
78:5 El Señor dio una norma a Jacob,
estableció una ley en Israel,
y ordenó a nuestros padres
enseñar estas cosas a sus hijos.
78:6 Así las aprenderán las generaciones futuras
y los hijos que nacerán después;
y podrán contarlas a sus propios hijos,
78:7 para que pongan su confianza en Dios,
para que no se olviden de sus proezas
y observen sus mandamientos.
78:8 Así no serán como sus padres,
una raza obstinada y rebelde,
una raza de corazón inconstante
y de espíritu infiel a Dios:
78:9 como los arqueros de la tribu de Efraím,
que retrocedieron en el momento del combate.
78:10 Ellos no mantuvieron su alianza con Dios,
se negaron a seguir su ley;
78:11 olvidaron las proezas del Señor
y las maravillas que les hizo ver.

Las maravillas del Éxodo
78:12 El Señor hizo prodigios a la vista de sus padres,
en la tierra de Egipto, Éxodo 7, 8--12, 32 Nehemías 9, 10 en los campos de Tanis;
78:13 abrió el Mar para darles paso
y contuvo las aguas como un dique; Éxodo 14, 21-22
78:14 de día los guiaba con la nube
y de noche, con el resplandor del fuego. Éxodo 13, 21-22 Nehemías 9, 12 Salmo 105, 39 1 Corintios 10, 1
78:15 Partió las rocas en el desierto
y les dio de beber a raudales:
78:16 sacó manantiales del peñasco,
hizo correr las aguas como ríos. Éxodo 17, 1-7 Números 20, 2-13 Nehemías 9, 15 Salmo 95, 9 Salmo 105, 41 1 Corintios 10, 4

La rebeldía de Israel
78:17 Pero volvieron a pecar contra él
y a rebelarse contra el Altísimo en el desierto:
78:18 tentaron a Dios en sus corazones,
pidiendo comida a su antojo.
78:19 Hablaron contra Dios, diciendo:
"¿Acaso tiene Dios poder suficiente
para preparar una mesa en el desierto?
78:20 Es verdad que cuando golpeó la roca,
brotó el agua y desbordaron los torrentes;
pero ¿podrá también darnos pan
y abastecer de carne a su pueblo?".
78:21 El Señor, al oírlos, se indignó,
y un fuego se encendió contra Jacob;
su enojo se alzó contra Israel,
78:22 porque no creyeron en Dios
ni confiaron en su auxilio.

La condescendencia divina
78:23 Entonces mandó a las nubes en lo alto
y abrió las compuertas del cielo:
78:24 hizo llover sobre ellos el maná,
les dio como alimento un trigo celestial; Éxodo 16, 2-15 Nehemías 9, 15 Salmo 105, 40 Juan 6, 31
78:25 todos comieron un pan de ángeles,
les dio comida hasta saciarlos.
78:26 Hizo soplar desde el cielo el viento del este,
atrajo con su poder el viento del sur;
78:27 hizo llover sobre ellos carne como polvo
y pájaros como arena del mar:
78:28 los dejó caer en medio del campamento,
alrededor de sus carpas.
78:29 Ellos comieron y se hartaron,
el Señor les dio lo que habían pedido;
78:30 pero apenas saciaron su avidez,
cuando aún estaban con la boca llena,
78:31 la ira del Señor se desató contra ellos:
hizo estragos entre los más fuertes
y abatió a lo mejor de Israel. Éxodo 16, 2-5 Números 11, 4-23 Números 11, 31-35

La infidelidad del Pueblo y la misericordia de Dios
78:32 A pesar de todo, volvieron a pecar
y no creyeron en sus maravillas;
78:33 por eso él acabó sus días como un soplo,
y sus años en un solo instante.
78:34 Cuando los hacía morir, lo buscaban
y se volvían a él ansiosamente:
78:35 recordaban que Dios era su Roca,
y el Altísimo, su libertador.
78:36 Pero lo elogiaban de labios para afuera
y mentían con sus lenguas;
78:37 su corazón no era sincero con él Hechos 8, 21
y no eran fieles a su alianza.
78:38 El Señor, que es compasivo,
los perdonaba en lugar de exterminarlos;
una y otra vez reprimió su enojo
y no dio rienda suelta a su furor:
78:39 sabía que eran simples mortales,
un soplo que pasa y ya no vuelve.
78:40 ¡Cuántas veces lo irritaron en el desierto
y lo afligieron en medio de la soledad!
78:41 Volvían a tentar a Dios
y a exasperar al Santo de Israel,
78:42 sin acordarse de lo que hizo su mano,
cuando los rescató de la opresión.

Las intervenciones de Dios en favor de su Pueblo
78:43 Porque él hizo portentos en Egipto
y prodigios en los campos de Tanis;
78:44 convirtió en sangre sus canales,
y también sus ríos, para que no bebieran; Éxodo 7, 17-21 Salmo 105, 29 Apocalipsis 11, 6 Apocalipsis 16, 4
78:45 les mandó tábanos Éxodo 8, 20-24 Salmo 105, 31 voraces
y ranas Éxodo 8, 1-6 Salmo 105, 30 que hacían estragos.
78:46 Entregó sus cosechas al pulgón
y el fruto de sus trabajos a las langostas; Éxodo 10, 12-15 Salmo 105, 35
78:47 destruyó sus viñedos con el granizo
y sus higueras con la helada;
78:48 desató la peste contra el ganado
y la fiebre contra los rebaños. Éxodo 9, 22-25
78:49 Lanzó contra ellos el ardor de su enojo,
su ira, su furor y su indignación
—un tropel de mensajeros de desgracias—
78:50 dando así libre curso a su furor;
no los quiso librar de la muerte,
hizo que la peste acabara con sus vidas.
78:51 Hirió a los primogénitos de Egipto, Éxodo 4, 22-23 Éxodo 12, 29
a los hijos mayores de la tierra de Cam;
78:52 sacó a su pueblo como a un rebaño, Éxodo 13, 17-22
y los guió como a ovejas por el desierto:
78:53 los condujo seguros y sin temor,
mientras el Mar cubría a sus adversarios. Éxodo 14, 26-28
78:54 Los llevó hasta su Tierra santa, Éxodo 15, 17 Josué 3, 14-17
hasta la Montaña que adquirió con su mano;
78:55 delante de ellos expulsó a las naciones, Josué 11, 21-23
les asignó por sorteo una herencia
e instaló en sus carpas a las tribus de Israel.

El castigo de la infidelidad
78:56 Pero ellos tentaron e irritaron a Dios,
no observaron los preceptos del Altísimo; Jueces 2, 11-15
78:57 desertaron y fueron traidores como sus padres,
se desviaron como un arco fallido.
78:58 Lo afligieron con sus lugares de culto,
le provocaron celos con sus ídolos:
78:59 Dios lo advirtió y se llenó de indignación,
y rechazó duramente a Israel.
78:60 Abandonó la Morada de Silo, Josué 18, 1 Jeremías 7, 14 Jeremías 26, 6
la Carpa donde habitaba entre los hombres;
78:61 entregó su Fortaleza al cautiverio,
su Arca gloriosa en manos del enemigo. 1 Samuel 4,  4-22
78:62 Entregó su pueblo a la espada,
se enfureció contra su herencia;
78:63 el fuego devoró a sus jóvenes,
y no hubo canto nupcial para sus vírgenes;
78:64 sus sacerdotes cayeron bajo la espada,
y sus viudas no pudieron celebrar el duelo.

La elección de Judá y de David
78:65 Pero el Señor se levantó como de un sueño,
como un guerrero adormecido por el vino:
78:66 él hirió al enemigo con la espada,
le infligió una derrota completa.
78:67 Rechazó a los campamentos de José
y no eligió a la tribu de Efraím:
78:68 eligió a la tribu de Judá,
a la montaña de Sión, su predilecta.
78:69 Construyó su Santuario como el cielo en lo alto,
como la tierra, que cimentó para siempre;
78:70 y eligió a David, su servidor,
sacándolo de entre los rebaños de ovejas.
78:71 Cuando iba detrás de las ovejas, lo llamó
para que fuera pastor de Jacob, su pueblo,
y de Israel, su herencia; 1 Samuel 16, 11-13 2 Samuel 7, 8 1 Reyes 8, 16 1 Crónicas 17, 7 1 Crónicas 22, 10 1 Crónicas 28, 7 Salmo 89, 21
78:72 él los apacentó con integridad de corazón
y los guió con la destreza de su mano.

Arriba

SALMO 79 (78)

Han profanado, Señor, tu santo templo
79:
1 Salmo de Asaf.

La destrucción de la Ciudad santa
Señor, los paganos invadieron tu herencia,
profanaron tu santo Templo,
hicieron de Jerusalén un montón de ruinas; 2 Reyes 25, 8-10 2 Crónicas 36, 17-19 Jeremías 52, 12-14
79:2 dieron los cadáveres de tus servidores
como pasto a las aves del cielo,
y la carne de tus amigos, a las fieras de la tierra.
79:3 Derramaron su sangre como agua
alrededor de Jerusalén
y nadie les daba sepultura.
79:4 Fuimos el escarnio de nuestros vecinos,
la irrisión y la burla de los que nos rodean.
79:5 ¿Hasta cuándo, Señor?
¿Estarás enojado para siempre?
¿Arderán tus celos como un fuego?

Súplica por la liberación
79:6 Derrama tu furor
sobre las naciones que no te reconocen,
y sobre los reinos que no invocan tu Nombre,
79:7 porque han devorado a Jacob,
y han devastado su dominio.
79:8 No recuerdes para nuestro mal
las culpas de otros tiempos;
compadécete pronto de nosotros,
porque estamos totalmente abatidos.
79:9 Ayúdanos, Dios salvador nuestro,
por el honor de tu Nombre;
líbranos y perdona nuestros pecados,
a causa de tu Nombre.
79:10 ¿Por qué han de decir los paganos:
"¿Dónde está su Dios?"
Que se ponga de manifiesto entre las naciones,
ante nuestros propios ojos,
cómo has vengado la sangre de tus servidores,
que ha sido derramada.
79:11 Llegue hasta tu presencia
el lamento de los cautivos,
preserva con tu brazo poderoso
a los que están condenados a muerte.
79:12 Devuelve siete veces a nuestros vecinos
la afrenta que te hicieron, Señor.
79:13 Y nosotros, que somos tu pueblo
y las ovejas de tu rebaño,
te daremos gracias para siempre,
y cantaremos tus alabanzas
por todas las generaciones.

Arriba

SALMO 80 (79)

Que resplandezca tu rostro, Señor, y nos salvarás
80:
1 Del maestro de coro. Según la melodía de "Los lirios".
Testimonio. De Asaf. Salmo.

Lamentación por la ruina nacional
80:2 Escucha, Pastor de Israel,
tú que guías a José como a un rebaño;
tú que tienes el trono sobre los querubines, Éxodo 25, 22 1 Samuel 4, 4 2 Samuel 6, 2 2 Reyes 19, 15 1 Crónicas 13, 6 Isaías 37, 16 Salmo 99, 1
80:3 resplandece ante Efraím, Benjamín y Manasés;
reafirma tu poder y ven a salvarnos.
80:4 ¡Restáuranos, Señor de los ejércitos,
que brille tu rostro y seremos salvados!
80:5 Señor de los ejércitos,
¿hasta cuándo durará tu enojo,
a pesar de las súplicas de tu pueblo?
80:6 Les diste de comer un pan de lágrimas,
les hiciste beber lágrimas a raudales;
80:7 nos entregaste a las disputas de nuestros vecinos,
y nuestros enemigos se burlan de nosotros.
80:8 ¡Restáuranos, Señor de los ejércitos,
que brille tu rostro y seremos salvados!

Israel, la vid del Señor
80:9 Tú sacaste de Egipto una vid,
expulsaste a los paganos y la plantaste;
80:10 le preparaste el terreno, echó raíces
y llenó toda la región.
80:11 Las montañas se cubrieron con su sombra,
y los cedros más altos con sus ramas;
80:12 extendió sus sarmientos hasta el mar
y sus retoños hasta el Río.
80:13 ¿Por qué has derribado sus cercos
para que puedan saquearla
todos los que pasan?
80:14 Los jabalíes del bosque la devastan
y se la comen los animales del campo.

Plegaria y promesa de fidelidad
80:15 Vuélvete, Señor de los ejércitos,
observa desde el cielo y mira:
ven a visitar tu vid,
80:16 la cepa que plantó tu mano,
el retoño que tú hiciste vigoroso.
80:17 ¡Que perezcan ante el furor de tu mirada
los que le prendieron fuego y la talaron!
80:18 Que tu mano sostenga al que está a tu derecha,
al hombre que tú fortaleciste,
80:19 y nunca nos apartaremos de ti:
devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre.
80:20 ¡Restáuranos, Señor de los ejércitos,
que brille tu rostro y seremos salvados!

Arriba