PROVERBIOS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31


CAPÍTULO 11

11:1 El Señor aborrece las balanzas falseadas, pero le agradan las pesas exactas.
11:2 Junto con la arrogancia llega la ignominia, pero la sabiduría está con los humildes.
11:3 La integridad guía a los hombres rectos, pero la perversidad arruina a los traidores.
11:4 La fortuna no sirve de nada en el día de la ira, pero la justicia libra de la muerte.
11:5 La justicia del hombre íntegro allana su camino, pero el malvado cae por su maldad.
11:6 La justicia libra a los hombres rectos, pero los traidores quedan atrapados por su avidez.
11:7 Cuando muere el malvado, se desvanece toda esperanza y se esfuma la confianza puesta en las riquezas.
11:8 El justo es librado del peligro y en lugar de él cae el malvado.
11:9 El impío arruina al prójimo con su boca, pero los justos se salvan por su experiencia.
11:10 Cuando los justos son felices, se alegra la ciudad, cuando perecen los malvados, se oyen gritos de alegría.
11:11 Con la bendición de los hombres rectos se levanta una ciudad, la boca de los malvados la destruye.
11:12 El que desprecia a su prójimo es un insensato, y el hombre inteligente sabe callar.
11:13 El chismoso revela los secretos, pero el hombre fiel guarda la debida reserva.
11:14 Por falta de gobierno un pueblo se hunde, pero se salva si hay muchos hombres de consejo.
11:15 El que sale fiador de otro la pasa muy mal, el que evita las fianzas está seguro.
11:16 Una mujer agraciada obtiene la gloria, y los audaces obtienen la riqueza.
11:17 El hombre fiel se hace bien a sí mismo, pero el cruel atormenta su propia carne.
11:18 El malvado obtiene un salario engañoso, y el que siembra justicia, una recompensa segura.
11:19 Así como la justicia conduce a la vida, el que va detrás del mal camina hacia la muerte.
11:20 Los corazones tortuosos son abominables para el Señor, pero los que caminan con integridad gozan de su favor.
11:21 Tarde o temprano, el malo no quedará impune, pero la descendencia de los justos se salvará.
11:22 Anillo de oro en la trompa de un cerdo es la mujer hermosa pero falta de juicio.
11:23 Los justos no desean más que el bien,y los malvados sólo pueden esperar el furor.
11:24 Uno da generosamente y acrecienta su haber, otro ahorra más de la cuenta y acaba en la indigencia.
11:25 El hombre generoso prosperará, y al que da de beber le saciarán la sed.
11:26 El pueblo maldice al que acapara el trigo,pero cubre de bendiciones al que lo vende.
11:27 El que busca ardientemente el bien se gana el favor, pero al que busca el mal, el mal lo alcanzará.
11:28 El que confía en su riqueza se marchita, pero los justos crecerán como el follaje.
11:29 El que perturba su propia casa heredará viento, y el necio será esclavo del sabio.
11:30 El fruto de la justicia es árbol de vida, y el sabio cautiva los corazones.
11:31 Si el justo es retribuido en la tierra, ¡cuánto más el malvado y el pecador! 1 Pedro 4, 18

Arriba

CAPÍTULO 12

12:1 El que ama la corrección, ama la ciencia, y el que detesta la reprensión se embrutece.
12:2 El hombre de bien obtiene el favor del Señor, pero el Señor condena al malicioso.
12:3 Nadie se afianza por medio de la maldad, pero la raíz de los justos será inconmovible.
12:4 Una mujer perfecta es la corona de su marido, la desvergonzada es como caries en sus huesos.
12:5 Los proyectos de los justos son rectos, las maquinaciones de los malvados no son más que engaño.
v6 Las palabras de los malvados son emboscadas sangrientas, pero a los hombres rectos los libra su propia boca.
12:7 Apenas derribados, los malvados no existen más, pero la casa de los justos se mantiene en pie.
v8 A un hombre se lo alaba por su buen juicio, pero el de corazón falso cae en la ignominia.
12:9 Más vale hombre sencillo que se basta a sí mismo que jactancioso al que le falta el pan.
12:10 El justo provee a las necesidades de su ganado, pero las entrañas de los malvados son crueles.
12:11 El que cultiva su tierra se saciará de pan, pero el que persigue quimeras es un insensato.
12:12 El malvado codicia la presa de los impíos, pero la raíz de los justos está bien afianzada.
12:13 En el pecado de los labios hay una trampa funesta, pero el justo escapa del peligro.
12:14 El hombre se sacia con el fruto de sus palabras, y cada uno recibe el salario de su trabajo.
12:15 Al necio le parece que su camino es recto, pero el sabio escucha un consejo.
12:16 El necio manifiesta en seguida su disgusto, pero el hombre prudente disimula una afrenta.
12:17 El que dice la verdad declara lo que es justo, pero el testigo falso es un impostor.
12:18 El charlatán corta como una espada, pero la lengua de los sabios es un remedio.
12:19 Los labios veraces permanecen para siempre, pero la lengua mentirosa, sólo por un instante.
12:20 Hay engaño en el corazón de los que traman el mal, y alegría para los que dan consejos saludables.
12:21 Al justo no le pasará nada malo, pero los malvados están llenos de desgracias.
12:22 Los labios mentirosos son abominables para el Señor, pero los que practican la verdad gozan de su favor.
12:23 El hombre prudente disimula lo que sabe, pero el corazón de los necios proclama su insensatez.
12:24 La mano laboriosa dominará, la indolente pagará tributo.
12:25 La inquietud deprime el corazón del hombre, pero una buena palabra lo reconforta.
12:26 El justo aventaja a los demás, pero a los malvados los extravía su conducta.
12:27 El indolente no tiene presa de caza para asar, y el bien más preciado es un hombre laborioso.
12:28 En el sendero de la justicia está la vida, y el camino que ella sigue no lleva a la muerte.

Arriba

CAPÍTULO 13

13:1 Un hijo sabio ama la corrección, pero el insolente no escucha el reproche.
13:2 El hombre comerá del fruto de sus palabras, pero los traidores están ávidos de violencia.
13:3 El que vigila su boca protege su vida, el que abre demasiado sus labios acaba en la ruina.
13:4 El perezoso codicia y su deseo es vano, pero el deseo de los laboriosos será colmado.
13:5 El justo detesta la mentira, pero el malvado causa vergüenza y confusión.
13:6 La justicia preserva al que camina con integridad, pero la maldad arruina al pecador.
13:7 Hay quien presume de rico y no tiene nada, y hay quien se hace el pobre y posee grandes bienes.
13:8 La riqueza es una garantía para la vida de un hombre, pero el pobre no escucha amenazas.
13:9 La luz de los justos resplandece, pero la lámpara de los malvados se extingue.
13:10 El fatuo provoca discordias con su presunción, y la sabiduría está con los que se dejan aconsejar.
13:11 La riqueza adquirida de golpe no dura, pero el que junta poco a poco, la acrecienta.
13:12 La esperanza diferida enferma el corazón, el deseo colmado es un árbol de vida.
13:13 El que desprecia la palabra se perderá, pero el que respeta los mandamientos será recompensado.
13:14 La enseñanza del sabio es fuente de vida, para apartarse de las trampas de la muerte.
13:15 El buen juicio se gana el favor, pero los traidores caminan hacia su ruina.
13:16 El hombre prudente sabe bien lo que hace, pero el necio va ostentando su insensatez.
13:17 Un mal emisario hunde en la desgracia, pero un enviado fiel devuelve la salud.
13:18 Miseria e ignominia para el que desecha la corrección, el que tiene en cuenta una advertencia será honrado.
13:19 Deseo cumplido es deleite para el alma, apartarse del mal es una abominación para los necios.
13:20 Acude a los sabios, y te harás sabio, pero el que frecuenta a los necios se echa a perder.
13:21 El mal persigue a los pecadores, y el bien recompensa a los justos.
13:22 El hombre de bien deja una herencia a los hijos de sus hijos, pero la fortuna del pecador está reservada para el justo.
13:23 El surco de los pobres da comida en abundancia, pero hay quien se pierde por falta de justicia.
13:24 El que mezquina la vara odia a su hijo, el que lo ama se esmera por corregirlo.
13:25 El justo come hasta saciarse, pero el estómago de los malvados está vacío.

Arriba

CAPÍTULO 14

14: 1 La sabiduría edifica una casa, pero la necedad la destruye con sus propias manos.
14:2 El que camina con rectitud teme al Señor, el que va por caminos tortuosos lo desprecia.
14:3 De la boca del necio brota el orgullo, los labios de los sabios son su defensa.
14:4 Donde no hay bueyes, el establo está limpio, pero la fuerza de un toro da mucha ganancia.
14:5 Un testigo veraz no engaña, pero el testigo falso profiere mentiras.
14:6 El insolente busca sabiduría y no la encuentra, pero la ciencia es fácil para el inteligente.
14:7 Aléjate de la presencia de un necio: no hallarás ciencia en sus labios.
14:8 La sabiduría del prudente es saber discernir su camino, la insensatez de los necios es puro engaño.
14:9 El necio se burla de los sacrificios expiatorios, pero entre los hombres rectos se encuentra el favor de Dios.
14:10 El corazón conoce su propia amargura y ningún extraño se asocia a su alegría.
14:11 La casa de los malvados será destruida, pero la carpa de los rectos florecerá.
14:12 Hay caminos que parecen rectos, pero al final son caminos de muerte. Proverbios 16, 25
14:13 También entre risas, sufre el corazón, y al fin la alegría termina en pesar.
14:14 El descarriado se sacia con los frutos de su conducta, y el hombre de bien con sus acciones.
14:15 El incauto cree todo lo que le dicen, pero el prudente vigila sus pasos.
14:16 El sabio teme el mal y se aparta de él, el necio es temerario y se siente seguro.
14:17 El iracundo comete locuras, el hombre reflexivo sabe aguantar.
14:18 La herencia de los incautos es la necedad, la corona de los prudentes es la ciencia.
14:19 Los malos se doblegarán ante los buenos, y los malvados, a las puertas del justo.
14:20 El pobre resulta odioso aun para su vecino, pero el rico tiene muchos amigos.
14:21 El que desprecia a su prójimo peca, pero ¡feliz el que se apiada de los humildes!
14:22 ¿No viven extraviados los que traman el mal? Pero hay amor y fidelidad para los que se dedican al bien.
14:23 Toda fatiga trae algún provecho, pero la charlatanería sólo aporta indigencia.
14:24 La corona de los sabios es la prudencia, la diadema de los necios, la insensatez.
14:25 Un testigo veraz salva las vidas, el que profiere mentiras es un impostor.
14:26 El temor del Señor es un refugio seguro, que sirve de defensa para los hijos.
14:27 El temor del Señor es fuente de vida, que aparta de los lazos de la muerte.
14:28 Un pueblo numeroso es la gloria del rey, la falta de súbditos es la ruina del soberano.
14:29 El que tarda en enojarse muestra gran inteligencia, el iracundo pone de manifiesto su necedad.
14:30 Un corazón apacible es la vida del cuerpo, pero la envidia corroe los huesos.
14:31 El que oprime al débil ultraja a su Creador, el que se apiada del indigente, lo honra.
14:32 El malvado es arrasado por su propia malicia, el justo encuentra un refugio en su integridad.
14:33 En el corazón inteligente reposa la sabiduría, pero entre los necios no se la conoce.
14:34 La justicia exalta a una nación, pero el pecado es la vergüenza de los pueblos.
14:35 El favor del rey es para el servidor prudente y su furor, para el desvergonzado.

Arriba

CAPÍTULO 15

15:1 Una respuesta suave aplaca la ira, una palabra hiriente exacerba el furor.
15:2 La lengua de los sabios hace amable la ciencia, pero la boca de los necios rebosa necedad.
15:3 Los ojos del Señor están en todas partes, vigilando a los malos y a los buenos.
15:4 La lengua afable es un árbol de vida, la lengua perversa hiere en lo más vivo.
15:5 El necio desprecia la instrucción de su padre, el que acepta la reprensión se muestra prudente.
15:6 En casa del justo hay mucha riqueza, en las ganancias del malo hay turbación.
15:7 Los labios de los sabios siembran la ciencia, no así el corazón de los necios.
15:8 El sacrificio de los malvados es abominable para el Señor, la plegaria de los hombres rectos obtiene su favor.
15:9 El Señor abomina la conducta del malvado, pero ama al que va tras la justicia.
15:10 El que abandona la senda recibirá su escarmiento, el que detesta la reprensión morirá.
15:11 El Abismo y la Perdición están delante del Señor:¡cuánto más los corazones de los hombres!
15:12 Al insolente no le gusta que lo reprendan, ni va adonde están los sabios.
15:13 Un corazón contento alegra el semblante, un corazón afligido abate el espíritu.
15:14 Un corazón inteligente busca la ciencia, la boca de los necios se alimenta de necedad.
15:15 Para el desdichado, todos los días son malos, pero el corazón feliz siempre está de fiesta.
15:16 Más vale poco con temor del Señor, que un gran tesoro con inquietud.
15:17 Más vale un plato de legumbres con amor que un buey cebado, pero con odio.
15:18 El hombre iracundo provoca altercados, el que tarda en enojarse aplaca las disputas.
15:19 El camino del perezoso es como un cerco de espinas, pero la senda de los laboriosos está despejada.
15:20 Un hijo sabio es la alegría de su padre, un hijo necio desprecia a su madre.
15:21 La necedad es la alegría del insensato, pero el inteligente va derecho por su camino.
15:22 Por falta de deliberación, fracasan los planes, con muchos consejeros, se llevan a cabo.
15:23 Es un placer para el hombre dar una buena respuesta,¡y qué buena es una palabra oportuna!
15:24 El prudente sube por un sendero de vida, y así se aparta del Abismo profundo.
15:25 El Señor derriba la casa de los soberbios, pero mantiene en pie los linderos de la viuda.
15:26 Las malas intenciones son abominables para el Señor, pero le agradan las palabras puras.
15:27 El que obtiene ganancias deshonestas perturba su casa, el que detesta el soborno vivirá.
15:28 El justo medita antes de responder, pero la boca de los malos rebosa maldad.
15:29 El Señor está lejos de los malvados, pero escucha la plegaria de los justos.
15:30 Una mirada luminosa alegra el corazón, una buena noticia vigoriza los huesos.
15:31 El oído atento a una advertencia saludable se hospedará en medio de los sabios.
15:32 El que rechaza la corrección se desprecia a sí mismo, el que escucha una reprensión adquiere sensatez.
15:33 El temor del Señor es escuela de sabiduría, y la humildad precede a la gloria.

Arriba