ECLESIASTÉS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12


CAPÍTULO 7

Subversión de los valores tradicionales
7:1 Más vale el buen nombre que un buen perfume
y el día de la muerte, más que el del nacimiento.
7:2 Más vale ir a una casa donde hay duelo
que asistir a un banquete,
porque ese es el fin de todo hombre
y allí reflexionan los vivientes.
7:3 Más vale la tristeza que la risa,
porque el rostro serio ayuda a pensar.
7:4 El corazón del sabio está en la casa de duelo
y el del necio, en el lugar de diversión.
7:5 Más vale escuchar el reproche de un sabio
que oír el canto de los necios,
7:6 porque como el crepitar de las espinas bajo la olla,
así es la risa de los necios.
Y también esto es vanidad.
7:7 La opresión puede enloquecer a un sabio,
y los regalos pierden el corazón.
7:8 Más vale el fin de una cosa que su comienzo
y más vale ser paciente que pretender demasiado.
7:9 No te dejes llevar por el enojo,
porque el enojo se alberga en el pecho de los necios.
7:10 No digas: "¿A qué se debe que el tiempo pasado
fue mejor que el presente?"
Porque no es la sabiduría
la que te lleva a hacer esa pregunta.
7:11 La sabiduría vale tanto como una herencia
y es provechosa para los que ven la luz del sol.
7:12 Porque estar a la sombra de la sabiduría
es como estar a la sombra del dinero,
y la ventaja de la ciencia
es que la sabiduría hace vivir al que la posee.
7:13 Observa la obra de Dios:
¿quién puede enderezar lo que él torció?
7:14 Disfruta de los días felices
y en los días adversos, reflexiona:
Dios hizo que se sucedan unos a otros,
de manera que el hombre no descubra nada
de lo que vendrá después de él.

El justo medio
7:
15 Yo he visto de todo en mis días vanos:
hay justos que perecen a pesar de su justicia
y malvados que sobreviven a pesar de su maldad.
7:16 No seas excesivamente justo
ni quieras ser demasiado sabio:
¿para qué te vas a arruinar?
7:17 No seas demasiado malo
ni te comportes como un necio:
¿para qué vas a morir antes de tiempo?
7:18 Lo mejor es procurar esto
sin dejar de lado aquello:
el que teme a Dios sabe unir las dos cosas.
7:19 La sabiduría hace más fuerte al sabio
que diez magistrados de una ciudad.
7:20 No hay un hombre justo sobre la tierra
que haga el bien sin pecar jamás.
7:21 Tampoco prestes atención a todo lo que se dice,
no sea que escuches a tu servidor que te maldice.
7:22 Porque, además, tú sabes muy bien
cuántas veces has maldecido a otros.
7:23 Yo experimenté todo esto con sabiduría,
pensando: "Voy a ser sabio".
Pero ella está fuera de mi alcance:
7:24 lo que existe es lejano y profundo,
más profundo de lo que se puede vislumbrar.
Reflexión sobre el hombre y la mujer
7:25 Yo me dediqué con el mayor empeño
a conocer, a explorar,
y a buscar la sabiduría y la razón de las cosas
y reconocí que la maldad es una insensatez,
y la necedad, una locura.
7:26 Y yo encuentro más amarga que la muerte a la mujer,
cuando ella misma es una trampa,
su corazón, una red,
y sus brazos, ataduras.
Con el favor de Dios, uno puede librarse,
pero el pecador se deja atrapar.
7:27 Mira: esto es lo que descubrí, dice Cohélet,
tratando de razonar caso por caso.
7:28 Pero esto es lo que todavía busco,
sin haberlo encontrado:
He logrado encontrar a un hombre entre mil,
pero entre todas las mujeres no hallé ni una sola.
7:29 En resumen, he descubierto lo siguiente:
Dios hizo recto al hombre,
pero ellos se buscan muchas complicaciones.

Arriba

CAPÍTULO 8

Breve elogio del sabio
8:1 ¿Quién es como el sabio y quién sabe interpretar los hechos?
La sabiduría de un hombre ilumina su rostro,
y así se transforma la aspereza de su semblante.

La actitud frente a la autoridad
8:2 Observa la orden del rey,
y esto, a causa del juramento hecho a Dios.
8:3 No te apresures a retirarte de su presencia
ni te obstines en nada malo,
porque él hace lo que quiere:
8:4 la palabra del rey es soberana
y nadie puede decirle: "¿Qué haces?"

Incertidumbre frente al momento del juicio
8:5 El que observa el mandamiento no experimenta ningún mal,
y el corazón del sabio sabe que hay un tiempo y un juicio.
8:6 Para cada cosa, en efecto, hay un tiempo y un juicio;
pero un gran mal pesa sobre el hombre,
8:7 y es que él ignora lo que va a suceder,
porque ¿quién le indicará cómo será eso?
8:8 Ningún hombre es dueño del aliento vital,
para poder retenerlo,
y nadie tiene dominio sobre el día de la muerte;
no hay tregua en este combate
y la maldad no librará al que la comete.

Paradojas de la retribución
8:9 Esto es lo que vi cuando presté atención
a todo lo que se hace bajo el sol,
mientras un hombre domina a otro para hacerle el mal.
8:10 Así, yo vi a hombres malvados
que eran sepultados honrosamente:
ellos partieron del Lugar santo,
y en la ciudad se olvidaba cómo habían obrado.

También esto es vanidad.
8:11 Como la sentencia contra las malas acciones
no se ejecuta inmediatamente,
el corazón de los seres humanos
se llena de deseos de hacer el mal.
8:12 El pecador que hace cien veces el mal
puede, a pesar de todo, vivir largo tiempo.
Sin embargo, yo sé muy bien
que la felicidad es para los que temen a Dios,
porque ellos sienten temor en su presencia.
8:13 Pero no habrá felicidad para el malvado:
él, como una sombra, no vivirá largamente,
porque no tiene temor de Dios.
8:14 Hay una cosa vana que acontece sobre la tierra;
a algunos justos les sucede
lo que corresponde a la manera de obrar de los malvados,
y a algunos malvados les sucede
lo que corresponde a la manera de obrar de los justos.
Yo digo que también esto es vanidad.
8:15 Por eso, elogié la alegría,
ya que lo único bueno para el hombre bajo el sol
es comer, beber y sentirse contento:
esto es lo que le sirve de compañía en sus esfuerzos
mientras duran los días de su vida,
que Dios le concede bajo el sol.

El enigma de las cosas
8:16 Cuando me dediqué a conocer la sabiduría
y a ver la tarea que se realiza bajo el sol,
sin que los ojos se entreguen al sueño ni de día ni de noche,
8:17 entonces yo vi toda la obra de Dios.
El hombre no puede descubrirla obra que se hace bajo el sol.
Por más que se esfuerce en buscar, no encuentra;
y aunque el sabio diga que conoce,
en realidad, nada puede descubrir.

Arriba

CAPÍTULO 9

La misma suerte para todos
9:1 Sí, yo me puse a pensar en todo esto
y vi que los justos, los sabios y sus acciones
están en la mano de Dios.
Pero el hombre ni siquiera sabe
si es objeto de amor o de aversión.
Todo lo que está ante él es vanidad,
9:2 porque a todos les espera la misma suerte:
al justo y al impío, al bueno y al malo, al puro y al impuro,
al que ofrece sacrificios y al que no los ofrece;
lo mismo le pasa al bueno y al pecador,
al que jura y al que teme hacer un juramento.
9:3 Esto es lo malo en todo lo que sucede bajo el sol:
como es igual la suerte de todos,
el corazón de los hombres se llena de maldad,
la locura está dentro de ellos mientras viven,
y después, acaban entre los muertos.
9:4 Mientras uno está unido a todos los vivientes,
siempre hay esperanza,
porque "más vale perro vivo que león muerto".
9:5 Los vivos, en efecto, saben que morirán,
pero los muertos no saben nada:
para ellos ya no hay retribución,
porque su recuerdo cayó en el olvido.
9:6 Se han esfumado sus amores,
sus odios y sus rivalidades,
y nunca más podrán compartir
todo lo que se hace bajo el sol.

El único consuelo para el hombre
9:7 Ve, entonces, come tu pan con alegría
y bebe tranquilamente tu vino,
porque a Dios ya le agradaron tus obras.
9:8 Que tu ropa sea siempre blanca
y nunca falte el perfume en tu cabeza.
9:9 Goza de la vida con la mujer que amas,
mientras dure esa vana existencia
que Dios te concede bajo el sol,
porque esa es tu parte en la vida
y en el esfuerzo que realizas bajo el sol.
9:10 Todo lo que esté al alcance de tu mano
realízalo con tus propias fuerzas,
porque no hay obra, ni proyecto,
ni ciencia, ni sabiduría,
en el Abismo adonde tú irás.

Los contratiempos imprevisibles
9:11 Además, yo vi otra cosa bajo el sol:
la carrera no la gana el más veloz,
ni el más fuerte triunfa en el combate;
el pan no pertenece al más sabio,
ni la riqueza al más inteligente,
ni es favorecido el más capaz,
porque en todo interviene el tiempo y el azar.
9:12 El hombre no sabe cuándo llega su hora:
como los peces atrapados en la red fatal,
como los pájaros aprisionados por el lazo,
así los hombres se ven sorprendidos por la adversidad
cuando cae de improviso sobre ellos.

La sabiduría no reconocida
9:13 También he visto bajo el sol un caso de sabiduría
que considero realmente notable.
9:14 Había una pequeña ciudad, con pocos habitantes;
un gran rey la atacó, la cercó,
y construyó contra ella grandes empalizadas.
9:15 Allí se encontraba un hombre pobre pero sabio,
que salvó la ciudad con su sabiduría.
A pesar de eso, nadie se acordó más de ese pobre hombre.
9:16 Entonces pensé: "Más vale maña que fuerza",
pero la sabiduría del pobre es despreciada
y nadie escucha sus palabras.
9:17 Las palabras de los sabios oídas con calma
valen más que los gritos del que gobierna a los necios.
9:18 Vale más la sabiduría que las máquinas de guerra,
pero una sola falla malogra mucho bien.

Arriba

CAPÍTULO 10

Máximas diversas
10:1 Una mosca muerta corrompe y hace fermentar
el óleo del perfumista.
Pesa más un poco de insensatez
que la sabiduría y la gloria.
10:2 El sabio piensa rectamente,
y el necio lo hace torcidamente.
10:3 Por cualquier camino que vaya,
al necio le falta el buen sentido,
y hace que se diga de él: "Es un necio".
10:4 Si el que gobierna se irrita contra ti,
no te salgas de quicio,
porque la sangre fría evita grandes fallas.
10:5 Hay un mal que yo he visto bajo el sol,
como error que procede de la autoridad:
10:6 el necio es promovido a los puestos más altos
y los nobles rebajados a los puestos inferiores.
10:7 Yo vi esclavos montados a caballo
y príncipes de a pie, como los esclavos.
10:8 El que cava una fosa cae en ella
y al que derriba un cerco, lo muerde una serpiente.
10:9 El que saca piedras se lastima con ellas
y el que corta leña está expuesto al peligro.
10:10 Si el hierro está mellado, y no lo afilan,
es preciso redoblar las fuerzas:
por eso es provechoso emplear bien la sabiduría.
10:11 Si la serpiente muerde porque falla el encantamiento,
¿qué provecho saca el encantador?
10:12 Las palabras del sabio son recibidas con agrado,
pero al necio lo pierde su propia lengua:
10:13 cuando empieza a hablar, dice insensateces,
y cuando termina, las peores locuras;
10:14 el insensato multiplica las palabras.
El hombre no sabe lo que va a suceder:
¿quién puede anunciarle lo que vendrá después de él?
10:15 El esfuerzo fatiga al necio,
porque no se da maña ni para ir a la ciudad.
10:16 ¡Ay de ti, nación,
si tu rey es un joven
y tus príncipes comen desde la mañana!
10:17 ¡Feliz de ti, nación, si tienes por rey a un noble de nacimiento,
y tus príncipes comen cuando es debido,
para reparar sus fuerzas y no para embriagarse!
10:18 Por la pereza se desploman las vigas
y por la dejadez se viene abajo la casa.
10:19 ¡Para divertirse se celebra un banquete,
el vino alegra la vida
y el dinero responde por todo!
10:20 Ni siquiera en privado maldigas al rey,
y ni en tu habitación maldigas a un rico,
porque un pájaro puede hacer correr la voz
y la indiscreción tiene alas.

Arriba

CAPÍTULO 11

La audacia y la prudencia, condiciones del éxito
11:1 Arroja tu pan sobre la superficie del agua
y, a la larga, lo volverás a encontrar.
11:2 Da una parte a siete, y aun a ocho personas,
porque ignoras qué calamidades pueden venir sobre la tierra.
11:3 Cuando las nubes se llenan,
derraman lluvia sobre la tierra;
y si un árbol cae hacia el sur o hacia el norte,
queda en el mismo lugar donde cayó.
11:4 El que mira el viento no siembra
y el que mira las nubes no cosecha.
11:5 Así como ignoras cómo llega el aliento vital a los huesos
en el seno de la mujer embarazada,
así también ignoras la obra de Dios,
que hace todas las cosas.
11:6 Siembra tu semilla por la mañana
y no dejes que tu brazo descanse hasta la tarde,
porque no sabes si es esto o aquello lo que va a prosperar,
o si ambas cosas son igualmente buenas.

El gozo moderado de los bienes de la vida
11:7 Dulce es la luz
y es bueno para los ojos ver la luz del sol.
11:8 Si un hombre vive muchos años,
que disfrute de todos ellos,
pero recuerde que serán muchos los días sombríos
y que todo lo que sucede es vanidad.
11:9 Alégrate, muchacho, mientras eres joven,
y que tu corazón sea feliz en tus años juveniles.
Sigue los impulsos de tu corazón
y lo que es un incentivo para tus ojos;
pero ten presente que por todo eso
Dios te llamará a juicio.
11:10 Aparta de tu corazón la tristeza
y aleja de tu carne el dolor,
porque la juventud y la aurora de la vida pasan fugazmente.

Arriba

CAPÍTULO 12

Los achaques de la vejez
12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud,
antes que lleguen los días penosos
y vengan los años en los que dirás:
"No encuentro en ellos ningún placer";
12:2 antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas,
y vuelvan las nubes cargadas de lluvia.
12:3 En aquel día temblarán los guardianes de la casa
y se encorvarán los hombres vigorosos;
se detendrán las moledoras, que ya serán pocas,
y se oscurecerán las que miran por las ventanas;
12:4 se cerrarán las puertas de la calle,
mientras declina el ruido del molino;
cesará el canto de los pájaros
y enmudecerán las que entonan canciones.
12:5 Entonces se temerán las cuestas empinadas
y los terrores acecharán por el camino.
El almendro estará florecido,
se pondrá pesada la langosta
y la alcaparra perderá su eficacia.
Porque el hombre se va a su morada eterna,
mientras las plañideras rondan por la calle.
12:6 Sí, acuérdate de él antes que se corte la hebra de plata
y se quiebre la ampolla de oro,
antes que se haga pedazos el cántaro en la fuente
y se rompa la cuerda del aljibe;
12:7 antes que el polvo vuelva a la tierra, como lo que es,
y el aliento vuelva a Dios, porque es él quien lo dio.
12:8 ¡Vanidad, pura vanidad!, dice Cohélet.
¡Nada más que vanidad!

Epílogo
12:9 Cohélet, además de ser sabio,
también enseñó la ciencia al pueblo;
él pesó, examinó y ajustó numerosos proverbios.
12:10 Cohélet trató de encontrar sentencias agradables
y escribió exactamente palabras verdaderas.
12:11 Los dichos de los sabios son como aguijones
y las colecciones de sentencias, como mojones bien plantados,
dones de un solo pastor.
12:12 Una advertencia más, hijo mío:
multiplicar los libros es una cosa interminable
y estudiar demasiado deja el cuerpo exhausto.
12:13 En conclusión:
una vez oído todo esto, teme al Señor y observa sus mandamientos,
porque esto es todo para el hombre.
12:14 Dios llevará a juicio todas las obras,
aun lo que está escondido, sea bueno o malo.

Arriba