EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16


LA ACTIVIDAD DE JESÚS EN JERUSALÉN

CAPÍTULO 11

La entrada mesiánica en Jerusalén
Mateo 21, 1-11 / Lucas 19, 29-40 / Juan 12, 12-19

11:1 Cuando se aproximaban a Jerusalén, estando ya al pie del monte de los Olivos, cerca de Betfagé y de Betania, Jesús envió a dos de sus discípulos,
11:2 diciéndoles: "Vayan al pueblo que está enfrente y, al entrar, encontrarán un asno atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo;
11:3 y si alguien les pregunta: "¿Qué están haciendo?", respondan: "El Señor lo necesita y lo va a devolver en seguida"".
11:4 Ellos fueron y encontraron un asno atado cerca de una puerta, en la calle, y lo desataron.
11:5 Algunos de los que estaban allí les preguntaron: "¿Qué hacen? ¿Por qué desatan ese asno?"
11:6 Ellos respondieron como Jesús les había dicho y nadie los molestó.
11:7 Entonces le llevaron el asno, pusieron sus mantos sobre él y Jesús se montó.
11:8 Muchos extendían sus mantos sobre el camino; otros, lo cubrían con ramas que cortaban en el campo.
11:9 Los que iban delante y los que seguían a Jesús, gritaban:
"¡Hosana! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Salmo 118, 26 Mateo 21, 9 Mateo 23, 39 Lucas 13, 35 Lucas 19, 38 Juan 12, 13
11:10 ¡Bendito sea el Reino que ya viene,
el Reino de nuestro padre David!
¡Hosana en las alturas!".
11:11 Jesús llegó a Jerusalén y fue al Templo; y después de observarlo todo, como ya era tarde, salió con los Doce hacia Betania.

Maldición de la higuera estéril
Mateo 21, 18-22

11:12 Al día siguiente, cuando salieron de Betania, Jesús sintió hambre.
11:13 Al divisar de lejos una higuera cubierta de hojas, se acercó para ver si encontraba algún fruto, pero no había más que hojas; porque no era la época de los higos.
11:14 Dirigiéndose a la higuera, le dijo: "Que nadie más coma de tus frutos". Y sus discípulos lo oyeron.

La expulsión de los vendedores del Templo
Mateo 21, 12-17 / Lucas 19, 45-46 / Juan 2, 13-17

11:15 Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el Templo y comenzó a echar a los que vendían y compraban en él. Derribó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas,
11:16 y prohibió que transportaran cargas por el Templo.
11:17 Y les enseñaba: "¿Acaso no está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las naciones? Isaías 56, 7 Isaías 60, 7 Mateo 21, 13 Lucas 19, 46 Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones". Jeremías 7, 11 Mateo 21, 13 Lucas 19, 46
11:18 Cuando se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas, buscaban la forma de matarlo, porque le tenían miedo, ya que todo el pueblo estaba maravillado de su enseñanza. Lucas 19, 47-48
11:19 Al caer la tarde, Jesús y sus discípulos salieron de la ciudad.

La eficacia de la fe
Mateo 21, 18-22

11:20 A la mañana siguiente, al pasar otra vez, vieron que la higuera se había secado de raíz.
11:21 Pedro, acordándose, dijo a Jesús: "Maestro, la higuera que has maldecido se ha secado".
11:22 Jesús le respondió: "Tengan fe en Dios.
11:23 Porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: "Retírate de ahí y arrójate al mar", sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá. Mateo 17, 20 Mateo 21, 21 Lucas 17, 6 1 Corintios 13, 2
11:24 Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.
11:25 Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas". Mateo 6, 15

Discusión sobre la autoridad de Jesús
Mateo 21, 23-27 / Lucas 20, 1-8

11:27 Y llegaron de nuevo a Jerusalén. Mientras Jesús caminaba por el Templo, los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos se acercaron a él
11:28 y le dijeron: "¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿O quién te dio autoridad para hacerlo?"
11:29 Jesús les respondió: "Yo también quiero hacerles una sola pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas.
11:30 Díganme: el bautismo de Juan, ¿venía del cielo o de los hombres?"
11:31 Ellos se hacían este razonamiento: "Si contestamos: "Del cielo", él nos dirá: "¿Por qué no creyeron en él?"
11:32 ¿Diremos entonces: "De los hombres"?". Pero como temían al pueblo, porque todos consideraban que Juan había sido realmente un profeta,
11:33 respondieron a Jesús: "No sabemos". Y él les respondió: "Yo tampoco les diré con qué autoridad hago estas cosas".

Arriba

CAPÍTULO 12

La parábola de los viñadores homicidas
Mateo 21, 33-46 / Lucas 20, 9-19

12:1 Jesús se puso a hablarles en parábolas: "Un hombre plantó una viña, Isaías 5, 1 Mateo 21, 33 Lucas 20, 9 la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero.
12:2 A su debido tiempo, envió a un servidor para percibir de los viñadores la parte de los frutos que le correspondía.
12:3 Pero ellos lo tomaron, lo golpearon y lo echaron con las manos vacías.
12:4 De nuevo les envió a otro servidor, y a este también lo maltrataron y lo llenaron de ultrajes.
12:5 Envió a un tercero, y a este lo mataron. Y también golpearon o mataron a muchos otros.
12:6 Todavía le quedaba alguien, su hijo, a quien quería mucho, y lo mandó en último término, pensando: "Respetarán a mi hijo".
12:7 Pero los viñadores se dijeron: "Este es el heredero: vamos a matarlo y la herencia será nuestra".
12:8 Y apoderándose de él, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña.
12:9 ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, acabará con los viñadores y entregará la viña a otros.
12:10 ¿No han leído este pasaje de la Escritura:
La piedra que los constructores rechazaron
ha llegado a ser la piedra angular:
Salmo 118, 22 Mateo 21, 42 Lucas 20, 17 Hechos 4, 11 1 Pedro 2, 7
12:11 esta es la obra del Señor,
admirable a nuestros ojos?"
Salmo 118, 23 Mateo 21, 42
12:12 Entonces buscaban la manera de detener a Jesús, porque comprendían que esta parábola la había dicho por ellos, pero tenían miedo de la multitud. Y dejándolo, se fueron.

El impuesto debido a la autoridad
Mateo 22, 15-22 / Lucas 20, 20-26

12:13 Le enviaron después a unos fariseos y herodianos para sorprenderlo en alguna de sus afirmaciones.
12:14 Ellos fueron y le dijeron: "Maestro, sabemos que eres sincero y no tienes en cuenta la condición de las personas, porque no te fijas en la categoría de nadie, sino que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios. ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no? ¿Debemos pagarlo o no?"
12:15 Pero él, conociendo su hipocresía, les dijo: "¿Por qué me tienden una trampa? Muéstrenme un denario".
12:16 Cuando se lo mostraron, preguntó: "¿De quién es esta figura y esta inscripción?". Respondieron: "Del César".
12:17 Entonces Jesús les dijo: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios". Mateo 22, 21 Lucas 20, 25 Romanos 13, 7 Y ellos quedaron sorprendidos por la respuesta.

Discusión sobre la resurrección de los muertos
Mateo 22, 23-33 / Lucas 20, 27-40

12:18 Se le acercaron unos saduceos, que son los que niegan la resurrección, Mateo 22, 23 Hechos 23, 8 y le propusieron este caso:
12:19 "Maestro, Moisés nos ha ordenado lo siguiente: "Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda". Génesis 38, 8 Deuteronomio 25, 6 Mateo 22, 24 Lucas 20, 28
12:20 Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos.
12:21 El segundo se casó con la viuda y también murió sin tener hijos; lo mismo ocurrió con el tercero;
12:22 y así ninguno de los siete dejó descendencia. Después de todos ellos, murió la mujer.
12:23 Cuando resuciten los muertos, ¿de quién será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?"
12:24 Jesús les dijo: "¿No será que ustedes están equivocados por no comprender las Escrituras ni el poder de Dios?
12:25 Cuando resuciten los muertos, ni los hombres ni las mujeres se casarán, sino que serán como ángeles en el cielo.
12:26 Y con respecto a la resurrección de los muertos, ¿no han leído en el Libro de Moisés, en el pasaje de la zarza, lo que Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Éxodo 3, 6.15.16 Mateo 22, 32 Hechos 3, 13 Hechos 7, 32
12:27 Él no es un Dios de muertos, sino de vivientes. Ustedes están en un grave error".

El mandamiento principal
Mateo 22, 34-40 / Lucas 10, 25-28

12:28 Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: Mateo 22, 35-40 Lucas 10, 25-28 "¿Cuál es el primero de los mandamientos?"
12:29 Jesús respondió: "El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
12:30 y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. Deuteronomio 6, 4-5 Mateo 22, 37
Lucas 10, 27
12:31 El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Levítico 19, 18 Mateo 5, 43 Mateo 19, 19 Mateo 22, 39 Lucas 10, 27 Romanos 13, 9 Gálatas 5, 14 Santiago 2, 8 No hay otro mandamiento más grande que estos".
12:32 El escriba le dijo: "Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, Deuteronomio 4, 35
12:33 y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios". Oseas 6, 6 Mateo 9, 13 Mateo 12, 7
12:34 Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: "Tú no estás lejos del Reino de Dios". Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

El Mesías, hijo y Señor de David
Mateo 22, 41-46 / Lucas 20, 41-44

12:35 Jesús se puso a enseñar en el Templo y preguntaba: "¿Cómo pueden decir los escribas que el Mesías es hijo de David?
12:36 El mismo David ha dicho, movido por el Espíritu Santo:
Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi derecha,
hasta que ponga a tus enemigos
debajo de tus pies.
Salmo 8, 7 Salmo 110, 1 Mateo 22, 44 Lucas 20, 42-43 Hechos 2, 34-35 1 Corintios 15, 25 1 Corintios 15, 27 Efesios 1, 20-22 Colosenses 3, 1 Hebreos 1, 13 Hebreos 2, 8 Hebreos 8, 1 Hebreos 10, 12-13
12:37 Si el mismo David lo llama "Señor", ¿cómo puede ser hijo suyo?"

Advertencia de Jesús contra los escribas
Mateo 23, 6-7 / Lucas 20, 45-47

La multitud escuchaba a Jesús con agrado.
12:38 Y él les enseñaba: "Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas
12:39 y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los banquetes;
12:40 que devoran los bienes de las viudas y fingen hacer largas oraciones. Estos serán juzgados con más severidad".

La ofrenda de la viuda
Lucas 21, 1-4

12:41 Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia.
12:42 Llegó una viuda de condición humilde y colocó dos pequeñas monedas de cobre.
12:43 Entonces él llamó a sus discípulos y les dijo: "Les aseguro que esta pobre viuda ha puesto más que cualquiera de los otros,
12:44 porque todos han dado de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir".

Arriba

CAPÍTULO 13

Anuncio de la destrucción del Templo
Mateo 24, 1-3 / Lucas 21, 5-7

13:1 Cuando Jesús salía del Templo, uno de sus discípulos le dijo: "¡Maestro, mira qué piedras enormes y qué construcción!"
13:2 Jesús le respondió: "¿Ves esa gran construcción? De todo esto no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido".
13:3 Y después, estando sentado en el monte de los Olivos, frente al Templo, Pedro, Santiago, Juan y Andrés le preguntaron en privado:
13:4 "Dinos cuándo sucederá esto y cuál será la señal de que ya están por cumplirse todas estas cosas".

El comienzo de las tribulaciones
Mateo 24, 4-14 / Lucas 21, 8-19

13:5 Entonces Jesús comenzó a decirles: "Tengan cuidado de que no los engañen,
13:6 porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: "Soy yo", y engañarán a mucha gente.
13:7 No se alarmen cuando oigan hablar de guerras y de rumores de guerras: es necesario que esto ocurra, pero todavía no será el fin.
13:8 Se levantará nación contra nación y reino contra reino. En muchas partes, habrá terremotos y hambre. Este será el comienzo de los dolores del parto.
13:9 Estén atentos: los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas, y por mi causa serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos.
13:10 Pero antes, la Buena Noticia será proclamada a todas las naciones.
13:11 Cuando los entreguen, no se preocupen por lo que van a decir: digan lo que se les enseñe en ese momento, porque no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu Santo. Mateo 10, 17-20 Lucas 12, 11-12 Lucas 21, 14-15
13:12 El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los matarán. Mateo 10, 21 Lucas 12, 11-12 Lucas 21, 12-16
13:13 Serán odiados por todos a causa de mi Nombre, Mateo 10, 22 Mateo 24, 9 Lucas 21, 17 pero el que persevere hasta el fin, se salvará. Mateo 10, 22 Mateo 24, 13

La gran tribulación de Jerusalén
Mateo 24, 15-25 / Lucas 21, 20-24

13:14 Cuando vean la Abominación de la desolación Daniel 9, 27 Daniel 11, 31 Daniel 12, 11 Mateo 24, 15 usurpando el lugar que no le corresponde —el que lea esto, entiéndalo bien— los que estén en Judea, que se refugien en las montañas;
13:15 el que esté en la azotea de su casa, no baje a buscar sus cosas;
13:16 y el que esté en el campo, que no vuelva atrás a buscar su manto. Lucas 17, 31
13:17 ¡Ay de las mujeres que estén embarazadas o tengan niños de pecho en aquellos días!
13:18 Rueguen para que no suceda en invierno.
13:19 Porque habrá entonces una gran tribulación, como no la hubo desde el comienzo del mundo hasta ahora, Daniel 12, 1 Mateo 24, 21 Apocalipsis 7, 14 Apocalipsis 12, 7
ni la habrá jamás.
13:20 Y si el Señor no abreviara ese tiempo, nadie se salvaría; pero lo abreviará a causa de los elegidos.
13:21 Si alguien les dice entonces: "El Mesías está aquí o está allí", no lo crean.
13:22 Porque aparecerán falsos mesías y falsos profetas que harán milagros y prodigios capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos.
13:23 Pero ustedes tengan cuidado: yo los he prevenido de todo.

La manifestación gloriosa del Hijo del hombre
Mateo 24, 26-31 / Lucas 21, 25-28

13:24 En ese tiempo, después de esta tribulación, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar,
13:25 las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. Isaías 13, 10 Ezequiel 32, 7 Joel 3, 4 Mateo 24, 29 Lucas 21, 25 Apocalipsis 6, 12-13 Apocalipsis 8, 12
13:26 Y se verá al Hijo del hombre Daniel 7, 13 Mateo 24, 30 Mateo 26, 64 Marcos 14, 62 Lucas 21, 27 Apocalipsis 1, 7 Apocalipsis 1, 13 Apocalipsis 14, 14 venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria.
13:27 Y él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte.

La parábola de la higuera
Mateo 24, 32-36 / Lucas 21, 29-33

13:28 Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano.
13:29 Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta.
13:30 Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto.
13:31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
13:32 En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre. Mateo 24, 36

Exhortación a la vigilancia y a la fidelidad
Mateo 24, 37-44 / Lucas 12, 35-40

13:33 Tengan cuidado y estén prevenidos, porque no saben cuándo llegará el momento.
13:34 Será como un hombre que se va de viaje, deja su casa al cuidado de sus servidores, asigna a cada uno su tarea, y recomienda al portero que permanezca en vela. Lucas 12, 36-38
13:35 Estén prevenidos, entonces, porque no saben cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a medianoche, al canto del gallo o por la mañana.
13:36 No sea que llegue de improviso y los encuentre dormidos.
13:37 Y esto que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡Estén prevenidos!"

Arriba

LA PASIÓN Y LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

CAPÍTULO 14

La conspiración contra Jesús
Mateo 26, 1-5 / Lucas 22, 1-6 / Juan 11, 45-57

14:1 Faltaban dos días para la fiesta de la Pascua Éxodo 12, 1-27 Esdras 6, 19-22 Mateo 26, 2 Lucas 2, 41 1 Corintios 5, 7 y de los panes Ácimos. Los sumos sacerdotes y los escribas buscaban la manera de arrestar a Jesús con astucia, para darle muerte.
14:2 Porque decían: "No lo hagamos durante la fiesta, para que no se produzca un tumulto en el pueblo".

La unción de Jesús en Betania
Mateo 26, 6-13 / Juan 12, 1-11

14:3 Mientras Jesús estaba en Betania, comiendo en casa de Simón el leproso, llegó una mujer con un frasco lleno de un valioso perfume de nardo puro, y rompiendo el frasco, derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús. Mateo 26, 7 Lucas 7, 37-38 Juan 12, 3
14:4 Entonces algunos de los que estaban allí se indignaron y comentaban entre sí: "¿Para qué este derroche de perfume?
14:5 Se hubiera podido vender por más de trescientos denarios para repartir el dinero entre los pobres". Y la criticaban.
14:6 Pero Jesús dijo: "Déjenla, ¿por qué la molestan? Ha hecho una buena obra conmigo.
14:7 A los pobres los tienen siempre con ustedes Deuteronomio 15, 11 Mateo 26, 11 Juan 12, 8 y pueden hacerles bien cuando quieran, pero a mí no me tendrán siempre.
14:8 Ella hizo lo que podía; ungió mi cuerpo anticipadamente para la sepultura.
14:9 Les aseguro que allí donde se proclame la Buena Noticia, en todo el mundo, se contará también en su memoria lo que ella hizo".

La traición de Judas
Mateo 26, 14-16 / Lucas 22, 3-6

14:10 Judas Iscariote, uno de los Doce, fue a ver a los sumos sacerdotes para entregarles a Jesús.
14:11 Al oírlo, ellos se alegraron y prometieron darle dinero. Y Judas buscaba una ocasión propicia para entregarlo.

Los preparativos para la comida pascual
Mateo 26, 17-19 / Lucas 22, 7-13

14:12 El primer día de la fiesta de los panes Ácimos, cuando se inmolaba la víctima pascual, los discípulos dijeron a Jesús: "¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la comida pascual?"
14:13 Él envió a dos de sus discípulos, diciéndoles: "Vayan a la ciudad; allí se encontrarán con un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo,
14:14 y díganle al dueño de la casa donde entre: El Maestro dice: "¿Dónde está mi sala, en la que voy a comer el cordero pascual con mis discípulos?"
14:15 Él les mostrará en el piso alto una pieza grande, arreglada con almohadones y ya dispuesta; prepárennos allí lo necesario".
14:16 Los discípulos partieron y, al llegar a la ciudad, encontraron todo como Jesús les había dicho y prepararon la Pascua.

El anuncio de la traición de Judas
Mateo 26, 20-25 / Lucas 22, 21-23 / Juan 13, 21-30

14:17 Al atardecer, Jesús llegó con los Doce.
14:18 Y mientras estaban comiendo, dijo: "Les aseguro que uno de ustedes me entregará, uno que come conmigo".
14:19 Ellos se entristecieron y comenzaron a preguntarle, uno tras otro: "¿Seré yo?"
14:20 Él les respondió: "Es uno de los Doce, uno que se sirve de la misma fuente que yo.
14:21 El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado: más le valdría no haber nacido!" Salmo 41, 10 Mateo 26, 24 Lucas 22, 22 Juan 13, 18 Juan 17, 12

La institución de la Eucaristía
Mateo 26, 26-29 / Lucas 22, 19-20 / 1 Cor 11, 23-27

14:22 Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: "Tomen, esto es mi Cuerpo".
14:23 Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, y todos bebieron de ella.
14:24 Y les dijo: "Esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza,
Éxodo 24, 8 Jeremías 31, 31 Mateo 26, 28 Lucas 22, 20 1 Corintios 11, 25 2 Corintios 3, 6 Hebreos 8, 8 Hebreos 10, 29 que se derrama por muchos. Mateo 26, 26-28 Lucas 22, 19-20 1 Corintios 10, 16
14:25 Les aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios".

El anuncio de las negaciones de Pedro
Mateo 26, 30-35 / Lucas 22, 31-34 / Juan 13, 36-38

14:26 Después del canto de los Salmos, salieron hacia el monte de los Olivos.
14:27 Y Jesús les dijo: "Todos ustedes se van a escandalizar, porque dice la Escritura: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas. Zacarías 13, 7 Mateo 26, 31
14:28 Pero después que yo resucite, iré antes que ustedes a Galilea". Mateo 26, 32 Mateo 28, 10 Mateo 28, 16 Marcos 16, 7
14:29 Pedro le dijo: "Aunque todos se escandalicen, yo no me escandalizaré".
14:30 Jesús le respondió: "Te aseguro que hoy, esta misma noche, antes que cante el gallo por segunda vez, me habrás negado tres veces".
14:31 Pero él insistía: "Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré". Y todos decían lo mismo.

La oración de Jesús en Getsemaní
Mateo 26, 36-46 / Lucas 22, 39-46 / Juan 18, 1

14:32 Llegaron a una propiedad llamada Getsemaní, y Jesús dijo a sus discípulos. "Quédense aquí, mientras yo voy a orar".
14:33 Después llevó con él a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y a angustiarse.
14:34 Entonces les dijo: "Mi alma siente una tristeza de muerte. Quédense aquí velando".
14:35 Y adelantándose un poco, se postró en tierra y rogaba que, de ser posible, no tuviera que pasar por esa hora. Mateo 26, 36-46 Lucas 22, 39-46 Juan 18, 1 Hebreos 5, 7
14:36 Y decía: "Abbá —Padre— todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya".
14:37 Después volvió y encontró a sus discípulos dormidos. Y Jesús dijo a Pedro: "Simón, ¿duermes? ¿No has podido quedarte despierto ni siquiera una hora?
14:38 Permanezcan despiertos y oren para no caer en la tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil".
14:39 Luego se alejó nuevamente y oró, repitiendo las mismas palabras.
14:40 Al regresar, los encontró otra vez dormidos, porque sus ojos se cerraban de sueño, y no sabían qué responderle.
14:41 Volvió por tercera vez y les dijo: "Ahora pueden dormir y descansar. Esto se acabó. Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.
14:42 ¡Levántense! ¡Vamos! Ya se acerca el que me va a entregar".

El arresto de Jesús
Mateo 26, 47-56 / Lucas 22, 47-53 / Juan 18, 2-11

14:43 Jesús estaba hablando todavía, cuando se presentó Judas, uno de los Doce, acompañado de un grupo con espadas y palos, enviado por los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos.
14:44 El traidor les había dado esta señal: "Es aquel a quien voy a besar. Deténganlo y llévenlo bien custodiado".
14:45 Apenas llegó, se le acercó y le dijo: "Maestro", y lo besó.
14:46 Los otros se abalanzaron sobre él y lo arrestaron.
14:47 Uno de los que estaban allí sacó la espada e hirió al servidor del Sumo Sacerdote, cortándole la oreja.
14:48 Jesús les dijo: "Como si fuera un bandido, han salido a arrestarme con espadas y palos.
14:49 Todos los días estaba entre ustedes enseñando en el Templo Mateo 26, 55 Lucas 19, 47 Lucas 21, 37 y no me arrestaron. Pero esto sucede para que se cumplan las Escrituras".
14:50 Entonces todos lo abandonaron y huyeron.
14:51 Lo seguía un joven, envuelto solamente con una sábana, y lo sujetaron;
14:52 pero él, dejando la sábana, se escapó desnudo.

Jesús ante el Sanedrín
Mateo 26, 57-68 / Lucas 22, 66-71 / Juan 18, 12-14

14:53 Llevaron a Jesús ante el Sumo Sacerdote, y allí se reunieron todos los sumos sacerdotes, los ancianos y los escribas.
14:54 Pedro lo había seguido de lejos hasta el interior del palacio del Sumo Sacerdote y estaba sentado con los servidores, calentándose junto al fuego.
14:55 Los sumos sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban un testimonio contra Jesús, para poder condenarlo a muerte, pero no lo encontraban.
14:56 Porque se presentaron muchos con falsas acusaciones contra él, pero sus testimonios no concordaban.
14:57 Algunos declaraban falsamente contra Jesús:
14:58 "Nosotros lo hemos oído decir: "Yo destruiré este Templo hecho por la mano del hombre, y en tres días volveré a construir otro que no será hecho por la mano del hombre"". Mateo 26, 61 Mateo 27, 40 Marcos 15, 29 Juan 2, 19
14:59 Pero tampoco en esto concordaban sus declaraciones.
14:60 El Sumo Sacerdote, poniéndose de pie ante la asamblea, interrogó a Jesús: "¿No respondes nada a lo que estos atestiguan contra ti?"
14:61 Él permanecía en silencio y no respondía nada. El Sumo Sacerdote lo interrogó nuevamente: "¿Eres el Mesías, el Hijo del Dios bendito?"
14:62 Jesús respondió: "Sí, yo lo soy: y ustedes verán al Hijo del hombre Daniel 7, 13 Mateo 24, 30 Mateo 26, 64 Marcos 13, 26 Lucas 21, 27 Apocalipsis 1, 7 Apocalipsis 1, 13 Apocalipsis 14, 14 sentarse a la derecha del Todopoderoso Salmo 110, 1 Mateo 26, 64 y venir entre las nubes del cielo".
14:63 Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras y exclamó: "¿Qué necesidad tenemos ya de testigos?
14:64 Ustedes acaban de oír la blasfemia. ¿Qué les parece?" Y todos sentenciaron que merecía la muerte. Levítico 24, 16 Mateo 26, 66
14:65 Después algunos comenzaron a escupirlo y, tapándole el rostro, lo golpeaban, Isaías 50, 6 Mateo 26, 67 Lucas 22, 64 mientras le decían: "¡Profetiza!" Y también los servidores le daban bofetadas.

Las negaciones de Pedro
Mateo 26, 69-75 / Lucas 22, 54-62 / Juan 18, 15-18.25-27

14:66 Mientras Pedro estaba abajo, en el patio, llegó una de las sirvientas del Sumo Sacerdote
14:67 y, al ver a Pedro junto al fuego, lo miró fijamente y le dijo: "Tú también estabas con Jesús, el Nazareno".
14:68 Él lo negó, diciendo: "No sé nada; no entiendo de qué estás hablando". Luego salió al vestíbulo y cantó el gallo.
14:69 La sirvienta, al verlo, volvió a decir a los presentes: "Este es uno de ellos".
14:70 Pero él lo negó nuevamente. Un poco más tarde, los que estaban allí dijeron a Pedro: "Seguro que eres uno de ellos, porque tú también eres galileo".
14:71 Entonces él se puso a maldecir y a jurar que no conocía a ese hombre del que estaban hablando.
14:72 En seguida cantó el gallo por segunda vez. Pedro recordó las palabras que Jesús le había dicho: "Antes que cante el gallo por segunda vez, tú me habrás negado tres veces". Y se puso a llorar.

Arriba

CAPÍTULO 15

Jesús ante Pilato
Mateo 27, 1-2.11-14 / Lucas 23, 1-7 / Juan 18, 28-40

15:1 En cuanto amaneció, los sumos sacerdotes se reunieron en Consejo con los ancianos, los escribas y todo el Sanedrín. Y después de atar a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.
15:2 Este lo interrogó: "¿Tú eres el rey de los judíos?" Jesús le respondió: "Tú lo dices". Mateo 27, 11-14
15:3 Los sumos sacerdotes multiplicaban las acusaciones contra él.
15:4 Pilato lo interrogó nuevamente: "¿No respondes nada? ¡Mira de todo lo que te acusan!"
15:5 Pero Jesús ya no respondió a nada más, y esto dejó muy admirado a Pilato.

Jesús y Barrabás
Mateo 27, 15-26 / Lucas 23, 18-25 / Juan 18, 39-40

15:6 En cada Fiesta, Pilato ponía en libertad a un preso, a elección del pueblo.
15:7 Había en la cárcel uno llamado Barrabás, arrestado con otros revoltosos que habían cometido un homicidio durante la sedición.
15:8 La multitud subió y comenzó a pedir el indulto acostumbrado.
15:9 Pilato les dijo: "¿Quieren que les ponga en libertad al rey de los judíos?"
15:10 Él sabía, en efecto, que los sumos sacerdotes lo habían entregado por envidia.
15:11 Pero los sumos sacerdotes incitaron a la multitud a pedir la libertad de Barrabás.
15:12 Pilato continuó diciendo: "¿Qué quieren que haga, entonces, con el que ustedes llaman rey de los judíos?"
15:13 Ellos gritaron de nuevo: "¡Crucifícalo!"
15:14 Pilato les dijo: "¿Qué mal ha hecho?". Pero ellos gritaban cada vez más fuerte: "¡Crucifícalo!"
15:15 Pilato, para contentar a la multitud, les puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado.

La coronación de espinas
Mateo 27, 27-31 / Juan 19, 2-3

15:16 Los soldados lo llevaron dentro del palacio, al pretorio, y convocaron a toda la guardia.
15:17 Lo vistieron con un manto de púrpura, hicieron una corona de espinas y se la colocaron.
15:18 Y comenzaron a saludarlo: "¡Salud, rey de los judíos!"
15:19 Y le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y, doblando la rodilla, le rendían homenaje.
15:20 Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto de púrpura y le pusieron de nuevo sus vestiduras. Luego lo hicieron salir para crucificarlo.

El camino hacia el Calvario
Mateo 27, 32-38 / Lucas 23, 26-33a / Juan 19, 17-22

15:21 Como pasaba por allí Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, Romanos 16, 13 que regresaba del campo, lo obligaron a llevar la cruz de Jesús.
15:22 Y condujeron a Jesús a un lugar llamado Gólgota, que significa: "lugar del Cráneo".

La crucifixión de Jesús
Mateo 27, 32-38 / Lucas 23, 33-34 / Juan 19, 17-22

15:23 Le ofrecieron vino mezclado con mirra, pero él no lo tomó.
15:24 Después lo crucificaron. Los soldados se repartieron sus vestiduras, sorteándolas Salmo 22, 19 Mateo 27, 35 Lucas 23, 34 Juan 19, 24 para ver qué le tocaba a cada uno.
15:25 Ya mediaba la mañana cuando lo crucificaron.
15:26 La inscripción que indicaba la causa de su condena decía: "El rey de los judíos".
15:27 Con él crucificaron a dos bandidos, uno a su derecha y el otro a su izquierda. Isaías 53, 12 Mateo 27, 38 Lucas 22, 37

Injurias a Jesús crucificado
Mateo 27, 39-44 / Lucas 23, 35-38

15:29 Los que pasaban lo insultaban, movían la cabeza Salmo 22, 8 Salmo 109, 25 Mateo 27, 39 Lucas 23, 35 y decían: "¡Eh, tú, que destruyes el Templo y en tres días lo vuelves a edificar, Mateo 26, 61 Mateo 27, 40 Marcos 14, 58 Juan 2, 19
15:30 sálvate a ti mismo y baja de la cruz!"
15:31 De la misma manera, los sumos sacerdotes y los escribas se burlaban y decían entre sí: "¡Ha salvado a otros y no puede salvarse a sí mismo!
15:32 Es el Mesías, el rey de Israel, ¡que baje ahora de la cruz, para que veamos y creamos!" También lo insultaban los que habían sido crucificados con él.

La muerte de Jesús
Mateo 27, 45-54 / Lucas 23, 44-49 / Juan 19, 28-30

15:33 Al mediodía, se oscureció toda la tierra hasta las tres de la tarde;
15:34 y a esa hora, Jesús exclamó en alta voz: "Eloi, Eloi, lamá sabactani", que significa: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" Salmo 22, 2 Mateo 27, 46
15:35 Algunos de los que se encontraban allí, al oírlo, dijeron: "Está llamando a Elías".
15:36 Uno corrió a mojar una esponja en vinagre y, poniéndola en la punta de una caña, le dio de beber, Salmo 69, 22 Mateo 27, 48 Lucas 23, 36 Juan 19, 28-29 diciendo: "Vamos a ver si Elías viene a bajarlo".
15:37 Entonces Jesús, dando un gran grito, expiró.
15:38 El velo Éxodo 26, 31-33 2 Crónicas 3, 14 Mateo 27, 51 del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
15:39 Al verlo expirar así, el centurión que estaba frente a él, exclamó: "¡Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios!"

Las mujeres que siguieron a Jesús
Mateo 27, 55-56 / Lucas 23, 49 / Juan 19, 25

15:40 Había también allí algunas mujeres que miraban de lejos. Entre ellas estaban María Magdalena, María, la madre de Santiago el menor y de José, y Salomé,
15:41 que seguían a Jesús y lo habían servido Mateo 27, 55-56 Lucas 8, 2-3 Lucas 23, 49 Juan 19, 25 cuando estaba en Galilea; y muchas otras que habían subido con él a Jerusalén.

La sepultura de Jesús
Mateo 27, 57-66 / Lucas 23, 50-56 / Juan 19, 38-42

15:42 Era día de Preparación, es decir, víspera de sábado. Por eso, al atardecer,
15:43 José de Arimatea —miembro notable del Sanedrín, que también esperaba el Reino de Dios— tuvo la audacia de presentarse ante Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús.
15:44 Pilato se asombró de que ya hubiera muerto; hizo llamar al centurión y le preguntó si hacía mucho que había muerto.
15:45 Informado por el centurión, entregó el cadáver a José.
15:46 Este compró una sábana, bajó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en ella y lo depositó en un sepulcro cavado en la roca. Después, hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.
15:47 María Magdalena y María, la madre de José, miraban dónde lo habían puesto.

Arriba

CAPÍTULO 16

El anuncio de la resurrección de Jesús
Mateo 28, 1-8 / Lucas 24, 1-12 / Juan 20, 1-18

16:1 Pasado el sábado, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé compraron perfumes para ungir el cuerpo de Jesús.
16:2 A la madrugada del primer día de la semana, cuando salía el sol, fueron al sepulcro.
16:3 Y decían entre ellas: "¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?"
16:4 Pero al mirar, vieron que la piedra había sido corrida; era una piedra muy grande.
16:5 Al entrar al sepulcro, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca. Ellas quedaron sorprendidas,
16:6 pero él les dijo: "No teman. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Miren el lugar donde lo habían puesto.
16:7 Vayan ahora a decir a sus discípulos y a Pedro que él irá antes que ustedes a Galilea; Mateo 26, 32 Mateo 28, 10 Mateo 28, 16 Marcos 14, 28 allí lo verán, como él se lo había dicho".
16:8 Ellas salieron corriendo del sepulcro, porque estaban temblando y fuera de sí. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.

APÉNDICE

La aparición de Jesús a María Magdalena
Juan 20, 11-18

16:9 Jesús, que había resucitado a la mañana del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, aquella de quien había echado siete demonios.
16:10 Ella fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban.
16:11 Cuando la oyeron decir que Jesús estaba vivo y que lo había visto, no le creyeron.

La aparición de Jesús a dos discípulos
Lucas 24, 13-35

16:12 Después, se mostró con otro aspecto a dos de ellos, que iban caminando hacia un poblado.
16:13 Y ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero tampoco les creyeron.

La misión universal de los Apóstoles
Mateo 28, 16-20 / Lucas 24, 36-49 / Juan 20, 19-23 / Hechos 1, 6-8

16:14 En seguida, se apareció a los Once, Mateo 28, 16-17 Lucas 24, 36 Juan 20, 19 1 Corintios 15, 5 mientras estaban comiendo, y les reprochó su incredulidad y su obstinación porque no habían creído a quienes lo habían visto resucitado.
16:15 Entonces les dijo: "Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. Mateo 28, 16-20 Juan 20, 19-23 Hechos 1, 8
16:16 El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.
16:17 Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas;
16:18 podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán".
16:19 Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo Lucas 24, 50-53 Hechos 1, 9-11 y está sentado a la derecha de Dios.
16:20 Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Arriba