HECHOS DE LOS APÓSTOLES


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28


CAPÍTULO 6

La institución de los Siete
6:1 En aquellos días, como el número de discípulos aumentaba, los helenistas comenzaron a murmurar contra los hebreos porque se desatendía a sus viudas en la distribución diaria de los alimentos.
6:2 Entonces los Doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: "No es justo que descuidemos el ministerio de la Palabra de Dios para ocuparnos de servir las mesas.
6:3 Es preferible, hermanos, que busquen entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, y nosotros les encargaremos esta tarea.
6:4 De esa manera, podremos dedicarnos a la oración y al ministerio de la Palabra".
6:5 La asamblea aprobó esta propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe y a Prócoro, a Nicanor y a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía.
6:6 Los presentaron a los Apóstoles, y estos, después de orar, les impusieron las manos.
6:7 Así la Palabra de Dios se extendía cada vez más, el número de discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén y muchos sacerdotes abrazaban la fe.

El arresto de Esteban
6:8 Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y signos en el pueblo.
6:9 Algunos miembros de la sinagoga llamada "de los Libertos", como también otros, originarios de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de la provincia de Asia, se presentaron para discutir con él.
6:10 Pero como no encontraban argumentos, frente a la sabiduría y al espíritu que se manifestaba en su palabra,
6:11 sobornaron a unos hombres para que dijeran que le habían oído blasfemar contra Moisés y contra Dios.
6:12 Así consiguieron excitar al pueblo, a los ancianos y a los escribas, y llegando de improviso, lo arrestaron y lo llevaron ante el Sanedrín.
6:13 Entonces presentaron falsos testigos, que declararon: "Este hombre no hace otra cosa que hablar contra el Lugar santo y contra la Ley.
6:14 Nosotros le hemos oído decir que Jesús de Nazaret destruirá este Lugar y cambiará las costumbres que nos ha transmitido Moisés".
6:15 En ese momento, los que estaban sentados en el Sanedrín tenían los ojos clavados en él y vieron que el rostro de Esteban parecía el de un ángel.

Arriba

CAPÍTULO 7

El discurso de Esteban
7:1 El Sumo Sacerdote preguntó a Esteban: "¿Es verdad lo que estos dicen?"
7:2 Él respondió: "Hermanos y padres, escuchen: El Dios de la gloria se apareció a nuestro padre Abraham, cuando aún estaba en la Mesopotamia, antes de establecerse en Jarán, Génesis 12, 1
7:3 y le dijo: "Abandona tu tierra natal y la casa de tu padre y ve al país que yo te indicaré".
7:4 Abraham salió de Caldea para establecerse en Jarán. Después de la muerte de su padre, Dios le ordenó que se trasladara a este país, donde ustedes ahora están viviendo.
7:5 Él no le dio nada en propiedad, ni siquiera un palmo de tierra, pero prometió darle en posesión este país, a él, y después de él a sus descendientes, Génesis 12, 7 Génesis 13, 15 Génesis 15, 18 Génesis 17, 8 Levítico 26, 42 Deuteronomio 6, 10 Deuteronomio 30, 20 Deuteronomio 34, 4 1 Crónicas 16, 16 Salmo 105, 9 Gálatas 3, 16 aunque todavía no tenía hijos.
7:6 Y Dios le anunció que sus descendientes emigrarían a una tierra extranjera, y serían esclavizados y maltratados durante cuatrocientos años. Génesis 15, 13
Éxodo 1, 1-14 Éxodo 2, 24 Éxodo 12, 40-41 Gálatas 3, 17
7:7 Pero yo juzgaré al pueblo que los esclavizará Génesis 15, 14 —dice el Señor— y después quedarán en libertad y me tributarán culto en este mismo lugar.
7:8 Le dio luego la alianza sellada con la circuncisión Génesis 17, 10 Romanos 4, 11 y así Abraham, cuando nació su hijo Isaac, lo circuncidó al octavo día; Génesis 17, 12 Génesis 21, 4 Levítico 12, 3 Lucas 1, 59 Lucas 2, 21 Isaac hizo lo mismo con Jacob, y Jacob con los doce patriarcas.
7:9 Los patriarcas, movidos por la envidia, Génesis 37, 11 vendieron a su hermano José para que fuera llevado a Egipto. Génesis 37, 28 Pero Dios estaba con él Génesis 39, 2 Génesis 39, 21 Salmo 105, 19
7:10 y lo salvó de todas sus tribulaciones, le dio sabiduría, y lo hizo grato al Faraón, rey de Egipto, el cual lo nombró gobernador de su país y lo puso al frente de su casa real. Génesis 41, 39-41 Salmo 105, 21
7:11 Luego sobrevino una época de hambre Génesis 41, 54 Salmo 105, 16 y de extrema miseria en toda la tierra de Egipto y de Canaán, y nuestros padres no tenían qué comer.
7:12 Jacob, al enterarse de que en Egipto había trigo, decidió enviar allí a nuestros padres. Génesis 42, 2 Esta fue la primera visita.
7:13 Cuando llegaron por segunda vez, José se dio a conocer a sus hermanos, Génesis 45, 1 y el mismo Faraón se enteró del origen de José. Génesis 45, 16
7:14 Éste mandó llamar a su padre Jacob Génesis 45, 9-10 Génesis 45, 17-18 y a toda su familia, unas setenta y cinco personas. Génesis 45, 11 Génesis 46, 27 Deuteronomio 10, 22
7:15 Jacob se radicó entonces en Egipto, Génesis 46, 6 Salmo 105, 23 y allí murió, Génesis 49, 33 lo mismo que nuestros padres.
7:16 Sus restos fueron trasladados a Siquém y sepultados en la tumba que Abraham había comprado por una suma de dinero a los hijos de Emor, que habitaban en Siquém. Génesis 23, 4 Génesis 33, 19 Génesis 49, 30 Génesis 50, 13 Génesis 50, 25 Éxodo 13, 19 Josué 24, 32 Juan 4, 5 Hebreos 11, 22
7:17 Al acercarse el tiempo en que debía cumplirse la promesa que Dios había hecho a Abraham, el pueblo creció y se multiplicó en Egipto, Éxodo 1, 7
7:18 hasta que vino un nuevo rey que no sabía nada acerca de José. Éxodo 1, 8
7:19 Este rey, empleando la astucia contra nuestro pueblo, maltrató a nuestros padres Éxodo 1, 10
y los obligó a que abandonaran a sus hijos recién nacidos para que no sobrevivieran. Éxodo 1, 22 Hebreos 11, 23
7:20 En ese tiempo nació Moisés, que era muy hermoso delante de Dios. Durante tres meses fue criado en la casa de su padre, Éxodo 2, 2 Hebreos 11, 23
7:21 y al ser abandonado, la hija del Faraón lo recogió y lo crió como a su propio hijo. Éxodo 2, 10
7:22 Así Moisés fue iniciado en toda la sabiduría de los egipcios y llegó a ser poderoso en palabras y obras.
7:23 Al cumplir cuarenta años, sintió un vivo deseo de visitar a sus hermanos, los israelitas. Éxodo 2, 11-14
7:24 Y como vio que maltrataban a uno de ellos salió en su defensa, y vengó al oprimido matando al egipcio.
7:25 Moisés pensaba que sus hermanos iban a comprender que Dios, por su intermedio, les daría la salvación. Pero ellos no lo entendieron así.
7:26 Al día siguiente sorprendió a dos israelitas que se estaban peleando y trató de reconciliarlos, diciéndoles: "Ustedes son hermanos, ¿por qué se hacen daño?"
7:27 Pero el que maltrataba a su compañero rechazó a Moisés y le dijo: "¿Quién te ha nombrado jefe o árbitro nuestro?
7:28 ¿Acaso piensas matarme como mataste ayer al egipcio?" Éxodo 2, 14 Hechos 7, 35
7:29 A oír esto, Moisés huyó y fue a vivir al país de Madián, donde tuvo dos hijos. Éxodo 2, 15 Éxodo 2, 21-22
Éxodo 18, 3 Hebreos 11, 27
7:30 Al cabo de cuarenta años se le apareció un ángel en el desierto del monte Sinaí, en la llama de una zarza ardiente. Éxodo 3, 2
7:31 Moisés quedó maravillado ante tal aparición y, al acercarse para ver mejor, oyó la voz del Señor que le decía:
7:32 "Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob". Éxodo 3, 6 Mateo 22, 32 Marcos 12, 26 Hechos 3, 13 Moisés, atemorizado, no se atrevía a mirar.
7:33 Entonces el Señor le dijo: "Quítate las sandalias porque estás pisando un lugar sagrado.
7:34 Yo he visto la opresión de mi Pueblo que está en Egipto, he oído sus gritos de dolor, y por eso he venido a librarlos. Ahora prepárate, porque he decidido enviarte a Egipto". Éxodo 3, 1-10 Salmo 105, 26
7:35 Y a este Moisés, a quien ellos rechazaron diciendo: ¿Quién te ha nombrado jefe o árbitro nuestro? Éxodo 2, 14 Hechos 7, 23-28 Dios lo envió como jefe y libertador con la ayuda del ángel que se apareció en la zarza.
7:36 Él los liberó, obrando milagros y signos en Egipto, en el Mar Rojo Éxodo 14, 21 y en el desierto, durante cuarenta años. Éxodo 7, 3 Números 14, 26-35 Números 32. 13
7:37 Y este mismo Moisés dijo a los israelitas: Dios suscitará de entre ustedes un profeta semejante a mí. Deuteronomio 18, 15 Deuteronomio 18, 18 Hechos 3, 22
7:38 Y cuando el pueblo estaba congregado en el desierto, él hizo de intermediario en el monte Sinaí, Éxodo 19, 1--20, 17 Deuteronomio 5, 1-33 entre el ángel que le habló y nuestros padres, y recibió las palabras de vida que luego nos comunicó.
7:39 Pero nuestros padres no sólo se negaron a obedecerle, sino que lo rechazaron y, sintiendo una gran nostalgia por Egipto,
7:40 dijeron a Aarón: "Fabrícanos dioses que vayan al frente de nosotros, porque no sabemos qué le ha pasado a ese Moisés, ese hombre que nos hizo salir de Egipto". Éxodo 32, 1-23
7:41 Entonces, fabricaron un ternero de oro, Éxodo 32, 1-14 Salmo 106, 19 ofrecieron un sacrificio al ídolo y festejaron la obra de sus manos.
7:42 Pero Dios se apartó de ellos y los entregó al culto de los astros, como está escrito en el libro de los Profetas: Israelitas,
¿acaso ustedes me ofrecieron víctimas y sacrificios
durante los cuarenta años que estuvieron en el desierto?
7:43 Por el contrario, llevaron consigo
la carpa de Moloc y la estrella del Dios Refán,
esos ídolos que ustedes fabricaron para adorarlos.
Por eso yo los deportaré más allá de Babilonia.
Amós 5, 27
7:44 En el desierto, nuestros padres tenían la Morada del Testimonio. Así lo había dispuesto Dios, cuando ordenó a Moisés que la hiciera conforme al modelo que había visto. Éxodo 25, 9 Éxodo 25, 31-40 Éxodo 37, 17-24 Números 8, 1-4 Hebreos 8, 5
7:45 Nuestros padres recibieron como herencia esta Morada y, bajo la guía de Josué, la introdujeron en el país conquistado a los pueblos que Dios iba expulsando a su paso. Así fue hasta el tiempo de David.
7:46 David, que gozó del favor de Dios, le pidió la gracia de construir una Morada para el Dios de Jacob. 2 Samuel 7, 1-16 1 Crónicas 17, 1-14
7:47 Pero fue Salomón el que le edificó una casa, 1 Reyes 6, 1-38
2 Crónicas 3, 1-17
7:48 si bien es cierto que el Altísimo no habita en casas hechas por la mano del hombre. Así lo dice el Profeta:
7:49 El cielo es mi trono,
y la tierra la tarima de mis pies.
¿Qué casa me edificarán ustedes,
dice el Señor,
o dónde podrá estar mi lugar de reposo?
Isaías 66, 1-2
7:50 ¿No fueron acaso mis manos
las que hicieron todas las cosas? Isaías 66, 1-2
7:51 ¡Hombres rebeldes, paganos de corazón y cerrados a la verdad! Ustedes siempre resisten al Espíritu Santo y son iguales a sus padres. Isaías 63, 10
7:52 ¿Hubo algún profeta a quien ellos no persiguieran? 2 Crónicas 36, 16 Mateo 5, 12 Lucas 6, 23 Mataron a los que anunciaban la venida del Justo, el mismo que acaba de ser traicionado y asesinado por ustedes,
7:53 los que recibieron la Ley por intermedio de los ángeles y no la cumplieron".

La lapidación de Esteban
7:54 Al oír esto, se enfurecieron y rechinaban los dientes contra él.
7:55 Esteban, lleno del Espíritu Santo y con los ojos fijos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús, que estaba de pie a la derecha de Dios.
7:56 Entonces exclamó: "Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios".
7:57 Ellos comenzaron a vociferar y, tapándose los oídos, se precipitaron sobre él como un solo hombre;
7:58 y arrastrándolo fuera de la ciudad, lo apedrearon. Los testigos se quitaron los mantos, confiándolos a un joven llamado Saulo.
7:59 Mientras lo apedreaban, Esteban oraba, diciendo: "Señor Jesús, recibe mi espíritu".
7:60 Después, poniéndose de rodillas, exclamó en alta voz: "Señor, no les tengas en cuenta este pecado". Y al decir esto, expiró.

Arriba

CAPÍTULO 8

Nueva persecución contra la Iglesia
8:1 Saulo aprobó la muerte de Esteban. Ese mismo día, se desencadenó una violenta persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, excepto los Apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaría.
8:2 Unos hombres piadosos enterraron a Esteban y lo lloraron con gran pesar.
8:3 Saulo, por su parte, perseguía a la Iglesia; Hechos 9, 3-6 Hechos 22, 4-5 Hechos 22, 6-8 Hechos 26, 9-11 Hechos 26, 13-18 1 Corintios 15, 8 1 Corintios 15, 9 Gálatas 1, 13 Gálatas 1, 16 Filipenses 3, 6 1 Timoteo 1, 13 iba de casa en casa y arrastraba a hombres y mujeres, llevándolos a la cárcel.

Felipe en Samaría
8:4 Los que se habían dispersado iban por todas partes anunciando la Palabra.
8:5 Felipe descendió a la ciudad de Samaría y allí predicaba a Cristo.
8:6 Al oírlo y al ver los milagros que hacía, todos recibían unánimemente las palabras de Felipe.
8:7 Porque los espíritus impuros, dando grandes gritos, salían de muchos que estaban poseídos, y buen número de paralíticos y lisiados quedaron curados.
8:8 Y fue grande la alegría de aquella ciudad.
Simón el mago
8:9 Desde hacía un tiempo, vivía en esa ciudad un hombre llamado Simón, el cual con sus artes mágicas tenía deslumbrados a los samaritanos y pretendía ser un gran personaje.
8:10 Todos, desde el más pequeño al más grande, lo seguían y decían: "Este hombre es la Fuerza de Dios, esa que es llamada Grande".
8:11 Y lo seguían, porque desde hacía tiempo los tenía seducidos con su magia.
8:12 Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba la Buena Noticia del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, todos, hombres y mujeres, se hicieron bautizar.
8:13 Simón también creyó y, una vez bautizado, no se separaba de Felipe. Al ver los signos y los grandes prodigios que se realizaban, él no salía de su asombro.
8:14 Cuando los Apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que los samaritanos habían recibido la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
8:15 Estos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo.
8:16 Porque todavía no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús.
8:17 Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.
8:18 Al ver que por la imposición de las manos de los Apóstoles se confería el Espíritu Santo, Simón les ofreció dinero,
8:19 diciéndoles: "Les ruego que me den ese poder a mí también, para que aquel a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo".
8:20 Pedro le contestó: "Maldito sea tu dinero y tú mismo, porque has creído que el don de Dios se compra con dinero.
8:21 Tú no tendrás ninguna participación en ese poder, porque tu corazón no es recto a los ojos de Dios. Salmo 78, 37
8:22 Arrepiéntete de tu maldad y ora al Señor: quizá él te perdone este mal deseo de tu corazón,
8:23 porque veo que estás sumido en la amargura de la hiel y envuelto en los lazos de la iniquidad".
8:24 Simón respondió: "Rueguen más bien ustedes al Señor, para que no me suceda nada de lo que acabas de decir".
8:25 Y los Apóstoles, después de haber dado testimonio y predicado la Palabra del Señor, mientras regresaban a Jerusalén, anunciaron la Buena Noticia a numerosas aldeas samaritanas.

El bautismo de un etíope
8:26 El Ángel del Señor dijo a Felipe: "Levántate y ve hacia el sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza: es un camino desierto".
8:27 Él se levantó y partió. Un eunuco etíope, ministro del tesoro y alto funcionario de Candace, la reina de Etiopía, había ido en peregrinación a Jerusalén
8:28 y se volvía, sentado en su carruaje, leyendo al profeta Isaías.
8:29 El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y camina junto a su carro".
8:30 Felipe se acercó y, al oír que leía al profeta Isaías, le preguntó: "¿Comprendes lo que estás leyendo?"
8:31 Él respondió: "¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?" Entonces le pidió a Felipe que subiera y se sentara junto a él.
8:32 El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente:
Como oveja fue llevado al matadero;
y como cordero que no se queja ante el que lo esquila,
así él no abrió la boca.
8:33 En su humillación, le fue negada la justicia.
¿Quién podrá hablar de su descendencia,
ya que su vida es arrancada de la tierra?
Isaías 53, 8
8:34 El etíope preguntó a Felipe: "Dime, por favor, ¿de quién dice esto el Profeta? ¿De sí mismo o de algún otro?"
8:35 Entonces Felipe tomó la palabra y, comenzando por este texto de la Escritura, le anunció la Buena Noticia de Jesús.
8:36 Siguiendo su camino, llegaron a un lugar donde había agua, y el etíope dijo: "Aquí hay agua, ¿qué me impide ser bautizado?"
8:38 Y ordenó que detuvieran el carro; ambos descendieron hasta el agua, y Felipe lo bautizó.
8:39 Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe, y el etíope no lo vio más, pero seguía gozoso su camino.
8:40 Felipe se encontró en Azoto, y en todas las ciudades por donde pasaba iba anunciando la Buena Noticia, hasta que llegó a Cesarea.

Arriba

CAPÍTULO 9

La vocación de Pablo
9:1 Saulo, que todavía respiraba amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote
9:2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de traer encadenados a Jerusalén a los seguidores del Camino del Señor que encontrara, hombres o mujeres.
9:3 Y mientras iba caminando, al acercarse a Damasco, una luz que venía del cielo lo envolvió de improviso con su resplandor.
9:4 Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?"
9:5 Él preguntó: "¿Quién eres tú, Señor?". "Yo soy Jesús, a quien tú persigues, Hechos 8, 3 Hechos 22, 4-5 Hechos 22, 6-8 Hechos 26, 9-11 Hechos 26, 13-18 1 Corintios 15, 8 1 Corintios 15, 9 Gálatas 1, 13 Gálatas 1, 16 Filipenses 3, 6 1 Timoteo 1, 13 le respondió la voz.
9:6 Ahora levántate, y entra en la ciudad: allí te dirán qué debes hacer".
9:7 Los que lo acompañaban quedaron sin palabra, porque oían la voz, pero no veían a nadie.
v8 Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco.
9:9 Allí estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber.

El bautismo de Pablo
9:10 Vivía entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en una visión: "¡Ananías!" Él respondió: "Aquí estoy, Señor".
9:11 El Señor le dijo: "Ve a la calle llamada Recta, y busca en casa de Judas a un tal Saulo de Tarso.
9:12 Él está orando, y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que entraba y le imponía las manos para devolverle la vista".
9:13 Ananías respondió: "Señor, oí decir a muchos que este hombre hizo un gran daño a tus santos en Jerusalén.
9:14 Y ahora está aquí con plenos poderes de los jefes de los sacerdotes para llevar presos a todos los que invocan tu Nombre".
9:15 El Señor le respondió: "Ve a buscarlo, porque es un instrumento elegido por mí para llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel.
9:16 Yo le haré ver cuánto tendrá que padecer por mi Nombre".
9:17 Ananías fue a la casa, le impuso las manos y le dijo: "Saulo, hermano mío, el Señor Jesús —el mismo que se te apareció en el camino— me envió a ti para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo".
9:18 En ese momento, cayeron de sus ojos una especie de escamas y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado.
9:19 Después comió algo y recobró sus fuerzas.

La permanencia de Pablo en Damasco
Saulo permaneció algunos días con los discípulos que vivían en Damasco,
9:20 y luego comenzó a predicar en las sinagogas que Jesús es el Hijo de Dios.
9:21 Todos los que lo oían quedaban sorprendidos y decían: "¿No es este aquel mismo que perseguía en Jerusalén a los que invocan este Nombre, y que vino aquí para llevarlos presos ante los jefes de los sacerdotes?"
9:22 Pero Saulo, cada vez con más vigor, confundía a los judíos que vivían en Damasco, demostrándoles que Jesús es realmente el Mesías.
9:23 Al cabo de un tiempo, los judíos se pusieron de acuerdo para quitarle la vida, Hechos 13, 45.50 Hechos 14, 2.5 Hechos 17, 5.13 Hechos 18, 2 2 Corintios 11, 26 1 Tesalonicenses 2, 15
9:24 pero Saulo se enteró de lo que tramaban contra él. Y como los judíos vigilaban noche y día las puertas de la ciudad, para matarlo,
9:25 sus discípulos lo tomaron durante la noche, y lo descolgaron por el muro, metido en un canasto. 2 Corintios 11, 33

Pablo en Jerusalén
9:
26 Cuando llegó a Jerusalén, Gálatas 1, 18 trató de unirse a los discípulos, pero todos le tenían desconfianza porque no creían que también él fuera un verdadero discípulo.
9:27 Entonces Bernabé, haciéndose cargo de él, lo llevó hasta donde se encontraban los Apóstoles, y les contó en qué forma Saulo había visto al Señor en el camino, cómo le había hablado, y con cuánta valentía había predicado en Damasco en el nombre de Jesús.
9:28 Desde ese momento, empezó a convivir con los discípulos en Jerusalén y predicaba decididamente en el nombre del Señor.
9:29 Hablaba también con los judíos de lengua griega y discutía con ellos, pero estos tramaban su muerte.
9:30 Sus hermanos, al enterarse, lo condujeron a Cesarea y de allí lo enviaron a Tarso.
9:31 La Iglesia, entre tanto, gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se iba consolidando, vivía en el temor del Señor y crecía en número, asistida por el Espíritu Santo.

Pedro en Lida
9:32 Pedro, en una gira por todas las ciudades, visitó también a los santos que vivían en Lida.
9:33 Allí encontró a un paralítico llamado Eneas, que estaba postrado en cama desde hacía ocho años.
9:34 Pedro le dijo: "Eneas, Jesucristo te devuelve la salud: levántate, y arregla tú mismo la cama". Él se levantó en seguida,
9:35 y al verlo, todos los habitantes de Lida y de la llanura de Sarón se convirtieron al Señor.

Pedro en Jope
9:
36 Entre los discípulos de Jope había una mujer llamada Tabitá, que quiere decir "gacela". Pasaba su vida haciendo el bien y repartía abundantes limosnas.
9:37 Pero en esos días se enfermó y murió. Después de haberla lavado, la colocaron en la habitación de arriba.
9:38 Como Lida está cerca de Jope, los discípulos, enterados de que Pedro estaba allí, enviaron a dos hombres para pedirle que acudiera cuanto antes.
9:39 Pedro salió en seguida con ellos. Apenas llegó, lo llevaron a la habitación de arriba. Todas las viudas lo rodearon y, llorando, le mostraban las túnicas y los abrigos que les había hecho Tabitá cuando vivía con ellas.
9:40 Pedro hizo salir a todos afuera, se puso de rodillas y comenzó a orar. Volviéndose luego hacia el cadáver, dijo: "Tabitá, levántate". Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó.
9:41 Él la tomó de la mano y la hizo levantar. Llamó entonces a los hermanos y a las viudas, y se la devolvió con vida.
9:42 La noticia se extendió por toda la ciudad de Jope, y muchos creyeron en el Señor.
9:43 Pedro permaneció algún tiempo en Jope, en la casa de un curtidor llamado Simón.

Arriba

CAPÍTULO 10

El centurión Cornelio
10:1 Había en Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión de la cohorte itálica.
10:2 Era un hombre piadoso y temeroso de Dios, lo mismo que toda su familia; hacía abundantes limosnas al pueblo y oraba a Dios sin cesar.
10:3 Este hombre tuvo una visión: un día, cerca de las tres de la tarde, vio claramente al Ángel de Dios que entraba en su casa y le decía: "Cornelio".
10:4 Este lo miró lleno de temor, y le preguntó: "¿Qué quieres de mí, Señor?" El Ángel le dijo: "Tus oraciones y tus limosnas han llegado hasta Dios y él se ha acordado de ti.
10:5 Envía ahora algunos hombres a Jope en busca de Simón, llamado Pedro,
10:6 que se hospeda en la casa de un tal Simón, un curtidor que vive a la orilla del mar".
10:7 En cuanto el Ángel se alejó, Cornelio llamó a dos de sus servidores y a un soldado piadoso de los que estaban a sus órdenes.
10:8 Después de haberles contado lo sucedido, los envió a Jope.

La visión de Pedro
10:9 Al día siguiente, mientras estos se acercaban a la ciudad, Pedro, alrededor del mediodía, subió a la terraza para orar.
10:10 Como sintió hambre, pidió de comer. Mientras le preparaban la comida, cayó en éxtasis y tuvo una visión:
10:11 vio que el cielo se abría y que bajaba a la tierra algo parecido a un gran mantel, sostenido de sus cuatro puntas.
10:12 Dentro de él había toda clase de cuadrúpedos, reptiles y aves del cielo.
10:13 Y oyó una voz que le decía: "Vamos, Pedro, mata y come".
10:14 Pero Pedro respondió: "De ninguna manera, Señor, yo nunca he comido nada manchado ni impuro".
10:15 La voz le habló de nuevo, diciendo: "No consideres manchado lo que Dios purificó".
10:16 Esto se repitió tres veces, y luego, todo fue llevado otra vez al cielo.
v17 Mientras Pedro, desconcertado, se preguntaba qué podía significar la visión que acababa de tener, llegaron los hombres enviados por Cornelio. Estos averiguaron dónde vivía Simón y se presentaron ante la puerta de la casa.
10:18 Golpearon y preguntaron si se hospedaba allí Simón, llamado Pedro.
10:19 Como Pedro seguía reflexionando sobre el significado de la visión, el Espíritu Santo le dijo: "Allí hay tres hombres que te buscan.
10:20 Baja y no dudes en irte con ellos, porque soy yo quien los he enviado".
10:21 Pedro bajó y se acercó a ellos, diciendo: "Yo soy el que ustedes buscan. ¿Para qué vinieron?"
10:22 Ellos respondieron: "El centurión Cornelio, hombre justo y temeroso de Dios, que goza de la estima de todos los judíos, recibió de un ángel de Dios la orden de conducirte a su casa para escuchar tus palabras".
10:23 Entonces Pedro los hizo pasar y les ofreció hospedaje. Al día siguiente, se puso en camino con ellos, acompañado por unos hermanos de la ciudad de Jope.

Pedro en Cesarea
10:24 Al otro día, llegaron a Cesarea. Cornelio los esperaba, y había reunido a su familia y a sus amigos íntimos.
10:25 Cuando Pedro entró, Cornelio fue a su encuentro y se postró a sus pies.
10:26 Pero Pedro lo hizo levantar, diciéndole: "Levántate, porque yo no soy más que un hombre".
10:27 Y mientras seguía conversando con él, entró y se encontró con un grupo numeroso de personas, que estaban reunidas allí.
10:28 Dirigiéndose a ellas, les dijo: "Ustedes saben que está prohibido a un judío tratar con un extranjero o visitarlo. Pero Dios acaba de mostrarme que no hay que considerar manchado o impuro a ningún hombre.
10:29 Por eso, cuando ustedes me llamaron, vine sin dudar. Y ahora quisiera saber para qué me llamaron".
10:30 Cornelio le respondió: "Hace tres días me encontraba orando en mi casa, alrededor de las tres de la tarde, cuando se me apareció un hombre con vestiduras resplandecientes,
10:31 y me dijo: "Cornelio, tu oración ha sido escuchada y Dios se ha acordado de tus limosnas.
10:32 Manda a buscar a Simón, llamado Pedro, que está en Jope, a la orilla del mar, en la casa de Simón el curtidor".
10:33 En seguida te mandé a buscar y has hecho bien en venir. Ahora estamos reunidos delante de Dios, para escuchar lo que el Señor te ha mandado decirnos".

Discurso de Pedro
10:34 Entonces Pedro, tomando la palabra, dijo: "Verdaderamente, comprendo que Dios no hace acepción de personas, Deuteronomio 10, 17 Romanos 2, 11 Gálatas 2, 6 Efesios 6, 7-8 Efesios 6, 9 Colosenses 3, 25
10:35 y que en cualquier nación, todo el que lo teme y practica la justicia es agradable a él.
10:36 Él envió su Palabra a los israelitas, anunciándoles la Buena Noticia de la paz por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos.
10:37 Ustedes ya saben qué ha ocurrido en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicaba Juan:
10:38 cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo, llenándolo de poder. Él pasó haciendo el bien y curando a todos los que habían caído en poder del demonio, porque Dios estaba con él.
10:39 Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en Jerusalén. Y ellos lo mataron, suspendiéndolo de un patíbulo.
10:40 Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió que se manifestara,
10:41 no a todo el pueblo, sino a testigos elegidos de antemano por Dios: a nosotros, que comimos y bebimos con él, después de su resurrección.
10:42 Y nos envió a predicar al pueblo, y a atestiguar que él fue constituido por Dios Juez de vivos y muertos.
10:43 Todos los profetas dan testimonio de él, declarando que los que creen en él reciben el perdón de los pecados, en virtud de su Nombre".

El bautismo de los primeros paganos
10:44 Mientras Pedro estaba hablando, el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban la Palabra.
10:45 Los fieles de origen judío que habían venido con Pedro quedaron maravillados al ver que el Espíritu Santo era derramado también sobre los paganos.
10:46 En efecto, los oían hablar diversas lenguas y proclamar la grandeza de Dios. Pedro dijo:
10:47 "¿Acaso se puede negar el agua del bautismo a los que recibieron el Espíritu Santo como nosotros?"
10:48 Y ordenó que fueran bautizados en el nombre del Señor Jesucristo. Entonces le rogaron que se quedara con ellos algunos días.

Arriba