HECHOS DE LOS APÓSTOLES


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28


CAPÍTULO 16

Pablo y Timoteo
16:1 Pablo llegó luego a Derbe y más tarde a Listra, donde había un discípulo llamado Timoteo, Romanos 16, 21 1 Timoteo 1, 2 2 Timoteo 1, 2 hijo de una judía convertida 2 Timoteo 1, 5 a la fe y de padre pagano.
16:2 Timoteo gozaba de buena fama entre los hermanos de Listra y de Iconio.
16:3 Pablo quería llevarlo consigo, y por eso lo hizo circuncidar en consideración a los judíos que había allí, ya que todo el mundo sabía que su padre era pagano.
16:4 Por las ciudades donde pasaban, transmitían las decisiones tomadas en Jerusalén por los Apóstoles y los presbíteros, recomendando que las observaran.
16:5 Así, las Iglesias se consolidaban en la fe, y su número crecía día tras día.

La travesía de Asia Menor
16:6 Como el Espíritu Santo les había impedido anunciar la Palabra en la provincia de Asia, atravesaron Frigia y la región de Galacia.
16:7 Cuando llegaron a los límites de Misia, trataron de entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió.
16:8 Pasaron entonces por Misia y descendieron a Tróade.
16:9 Durante la noche, Pablo tuvo una visión. Vio a un macedonio de pie, que le rogaba: "Ven hasta Macedonia y ayúdanos".
16:10 Apenas tuvo esa visión, tratamos de partir para Macedonia, convencidos de que Dios nos llamaba para que la evangelizáramos.

La fundación de la Iglesia de Filipos
16:11 Nos embarcamos en Tróade y fuimos derecho a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis.
16:12 De allí fuimos a Filipos, Filipenses 1, 1 ciudad importante de esta región de Macedonia y colonia romana. Pasamos algunos días en esta ciudad,
16:13 y el sábado nos dirigimos a las afueras de la misma, a un lugar que estaba a orillas del río, donde suponíamos que habría un sitio para orar. Nos sentamos y dirigimos la palabra a las mujeres que se habían reunido allí.
16:14 Había entre ellas una, llamada Lidia, negociante en púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que aceptara las palabras de Pablo.
16:15 Después de bautizarse, junto con su familia, nos pidió: "Si ustedes consideran que he creído verdaderamente en el Señor, vengan a alojarse en mi casa"; y nos obligó a hacerlo.

La adivina de Filipos
16:16 Un día, mientras nos dirigíamos al lugar de oración, nos salió al encuentro una muchacha poseída de un espíritu de adivinación, que daba mucha ganancia a sus patrones adivinando la suerte.
16:17 Ella comenzó a seguirnos, a Pablo y a nosotros, gritando: "Esos hombres son los servidores del Dios Altísimo, que les anuncian a ustedes el camino de la salvación".
16:18 Así lo hizo durante varios días, hasta que al fin Pablo se cansó y, dándose vuelta, dijo al espíritu: "Yo te ordeno en nombre de Jesucristo que salgas de esta mujer", y en ese mismo momento el espíritu salió de ella.


El arresto de Pablo y de Silas Filipenses 1, 30
16:
19 Pero sus patrones, viendo desvanecerse las esperanzas de lucro, se apoderaron de Pablo y de Silas, los arrastraron hasta la plaza pública ante las autoridades,
16:20 y llevándolos delante de los magistrados, dijeron: "Esta gente está sembrando la confusión en nuestra ciudad. Son unos judíos
16:21 que predican ciertas costumbres que nosotros, los romanos, no podemos admitir ni practicar".
16:22 La multitud se amotinó en contra de ellos, y los magistrados les hicieron arrancar la ropa y ordenaron que los azotaran. 2 Corintios 11, 25 1 Tesalonicenses 2, 2
16:23 Después de haberlos golpeado despiadadamente, los encerraron en la prisión, 2 Corintios 6, 5 2 Corintios 11, 23 ordenando al carcelero que los vigilara con mucho cuidado.
16:24 Habiendo recibido esta orden, el carcelero los encerró en una celda interior y les sujetó los pies en el cepo.

La conversión del carcelero
16:25 Cerca de la medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban las alabanzas de Dios, mientras los otros prisioneros los escuchaban.
16:26 De pronto, la tierra comenzó a temblar tan violentamente que se conmovieron los cimientos de la cárcel, y en un instante, todas las puertas se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron.
16:27 El carcelero se despertó sobresaltado y, al ver abiertas las puertas de la prisión, desenvainó su espada con la intención de matarse, creyendo que los prisioneros se habían escapado.
16:28 Pero Pablo le gritó: "No te hagas ningún mal, estamos todos aquí".
16:29 El carcelero pidió unas antorchas, entró precipitadamente en la celda y, temblando, se echó a los pies de Pablo y de Silas.
16:30 Luego los hizo salir y les preguntó: "Señores, ¿qué debo hacer para alcanzar la salvación?"
16:31 Ellos le respondieron: "Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y toda tu familia".
16:32 En seguida le anunciaron la Palabra del Señor, a él y a todos los de su casa.
16:33 A esa misma hora de la noche, el carcelero los atendió y curó sus llagas. Inmediatamente después, fue bautizado junto con toda su familia.
16:34 Luego los hizo subir a su casa y preparó la mesa para festejar con los suyos la alegría de haber creído en Dios.

La liberación de Pablo y de Silas
16:35 Cuando amaneció, los magistrados enviaron a los inspectores para que dijeran al carcelero: "Deja en libertad a esos hombres".
16:36 El carcelero comunicó entonces a Pablo: "Los magistrados me mandan decir que los deje en libertad; por lo tanto, salgan y vayan en paz".
16:37 Pero Pablo respondió a los inspectores: "Ellos nos hicieron azotar públicamente sin juicio previo, a nosotros que somos ciudadanos romanos, y nos pusieron en la cárcel. ¡Y ahora nos quieren hacer salir a escondidas! ¡De ninguna manera! Que vengan ellos en persona a dejarnos en libertad".
16:38 Los inspectores repitieron estas palabras a los magistrados; estos, al enterarse de que eran ciudadanos romanos, se asustaron
16:39 y fueron a tratar amigablemente con ellos. Luego los pusieron en libertad y los invitaron a alejarse de la ciudad.
16:40 Cuando salieron de la prisión, Pablo y Silas fueron a la casa de Lidia, donde volvieron a ver a los hermanos y los exhortaron. Después partieron.

Arriba

CAPÍTULO 17

Dificultades de Pablo con los judíos de Tesalónica 1 Tesalonicenses 2, 2
17:1 Atravesaron Anfípolis y Apolonia, y llegaron a Tesalónica, Filipenses 4, 16 1 Tesalonicenses 1, 1 2 Tesalonicenses 1, 1 donde los judíos tenían una sinagoga.
17:2 Pablo, como de costumbre, se dirigió a ellos y discutió durante tres sábados, basándose en la Escritura.
17:3 Explicaba los textos y demostraba que el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos. "Y el Mesías, afirmaba, es este Jesús que yo les anuncio".
17:4 Algunos se convencieron y se unieron al grupo de Pablo y de Silas, lo mismo que un gran número de adoradores de Dios, de paganos y no pocas mujeres influyentes.
17:5 Llenos de envidia, los judíos reunieron un grupo de gente de la calle y promovieron un alboroto, sembrando la agitación 1 Tesalonicenses 1, 6 en la ciudad. 1 Tesalonicenses 2, 14 Entonces se presentaron delante de la casa de Jasón en busca de Pablo y de Silas, para conducirlos ante la asamblea del pueblo. Hechos 9, 23.29 Hechos 13, 45.50 Hechos 14, 2.5 Hechos 18, 2 2 Corintios 11, 26 1 Tesalonicenses 2, 15
17:6 Como no los encontraron, arrastraron a Jasón y a algunos hermanos ante los magistrados de la ciudad, gritando: "Esos que han revolucionado todo el mundo, han venido también aquí
17:7 y Jasón los ha recibido en su casa. Toda esta gente contraviene los edictos del Emperador, pretendiendo que hay otro rey, llamado Jesús".
17:8 Estos gritos impresionaron mucho a la multitud y a los magistrados,
17:9 y solamente después de haber exigido una fianza de parte de Jasón y de los otros, los pusieron en libertad.

Nuevas dificultades de Pablo en Berea
17:10 Esa misma noche, los hermanos hicieron partir a Pablo y a Silas hacia Berea. En cuanto llegaron, se dirigieron a la sinagoga de los judíos.
17:11 Como estos eran mejores que los de Tesalónica, acogieron la Palabra con sumo interés, y examinaban todos los días las Escrituras para verificar la exactitud de lo que oían.
17:12 Muchos de ellos abrazaron la fe, lo mismo que algunos paganos, entre los cuales había mujeres de la aristocracia y un buen número de hombres.
17:13 Pero, cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que Pablo había anunciado la Palabra de Dios también en Berea, fueron allí a perturbar a la multitud sembrando la agitación.
17:14 Entonces los hermanos hicieron partir inmediatamente a Pablo en dirección al mar; Silas y Timoteo, en cambio, permanecieron allí.
17:15 Los que acompañaban a Pablo lo condujeron hasta Atenas, 1 Tesalonicenses 3, 1 y luego volvieron con la orden de que Silas y Timoteo se reunieran con él lo más pronto posible.

Pablo en Atenas
17:16 Mientras los esperaba en Atenas, Pablo sentía que la indignación se apoderaba de él, al contemplar la ciudad llena de ídolos.
17:17 Discutía en la sinagoga con los judíos y con los que adoraban a Dios, y también lo hacía diariamente en la plaza pública con los que pasaban por allí.
17:18 Incluso, algunos filósofos epicúreos y estoicos dialogaban con él. Algunos comentaban: "¿Qué estará diciendo este charlatán?", y otros: "Parece ser un predicador de divinidades extranjeras", porque Pablo anunciaba a Jesús y la resurrección.
17:19 Entonces lo llevaron con ellos al Areópago y le dijeron: "¿Podríamos saber en qué consiste la nueva doctrina que tú enseñas?
17:20 Las cosas que nos predicas nos parecen extrañas y quisiéramos saber qué significan".
17:21 Porque todos los atenienses y los extranjeros que residían allí, no tenían otro pasatiempo que el de transmitir o escuchar la última novedad.

Discurso de Pablo en el Areópago
17:22 Pablo, de pie, en medio del Areópago, dijo: "Atenienses, veo que ustedes son, desde todo punto de vista, los más religiosos de todos los hombres.
17:23 En efecto, mientras me paseaba mirando los monumentos sagrados que ustedes tienen, encontré entre otras cosas un altar con esta inscripción: "Al dios desconocido". Ahora, yo vengo a anunciarles eso que ustedes adoran sin conocer.
17:24 El Dios que ha hecho el mundo y todo lo que hay en él Isaías 42, 5 no habita en templos hechos por manos de hombre, porque es el Señor del cielo y de la tierra.
17:25 Tampoco puede ser servido por manos humanas como si tuviera necesidad de algo, ya que él da a todos la vida, el aliento y todas las cosas.
17:26 Él hizo salir de un solo principio a todo el género humano para que habite sobre toda la tierra, y señaló de antemano a cada pueblo sus épocas y sus fronteras,
17:27 para que ellos busquen a Dios, aunque sea a tientas, y puedan encontrarlo. Porque en realidad, él no está lejos de cada uno de nosotros.
17:28 En efecto, en él vivimos, nos movemos y existimos, como muy bien lo dijeron algunos poetas de ustedes: "Nosotros somos también de su raza".
17:29 Y si nosotros somos de la raza de Dios, no debemos creer que la divinidad es semejante al oro, la plata o la piedra, trabajados por el arte y el genio del hombre.
17:30 Pero ha llegado el momento en que Dios, pasando por alto el tiempo de la ignorancia, manda a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan.
17:31 Porque él ha establecido un día para juzgar al universo con justicia, por medio de un Hombre que él ha destinado y acreditado delante de todos, haciéndolo resucitar de entre los muertos".
17:32 Al oír las palabras "resurrección de los muertos", unos se burlaban y otros decían: "Otro día te oiremos hablar sobre esto".
17:33 Así fue cómo Pablo se alejó de ellos.
17:34 Sin embargo, algunos lo siguieron y abrazaron la fe. Entre ellos, estaban Dionisio el Areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos otros.

Arriba

CAPÍTULO 18

La fundación de la Iglesia de Corinto
18:1 Después de esto, Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. 1 Corintios 1, 2 2 Corintios 1, 1
18:2 Allí encontró a un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer Priscila, Romanos 16, 3 1 Corintios 16, 19 2 Timoteo 4, 19 a raíz de un edicto de Claudio que obligaba a todos los judíos a salir de Roma. Hechos 9, 23.29 Hechos 13, 45.50 Hechos 14, 2.5 Hechos 17, 5.13 2 Corintios 11, 26 1 Tesalonicenses 2, 15 Pablo fue a verlos,
18:3 y como ejercía el mismo oficio, se alojó en su casa y trabajaba con ellos 1 Corintios 4, 12 haciendo tiendas de 18:campaña.
18:4 Todos los sábados, Pablo discutía en la sinagoga y trataba de persuadir tanto a los judíos como a los paganos.
18:5 Cuando Silas y Timoteo 2 Corintios 1, 19 llegaron de Macedonia, 1 Tesalonicenses 3, 6 Pablo se dedicó por entero a la predicación de la Palabra, 1 Corintios 3, 6 dando testimonio a los judíos de que Jesús es el Mesías.
18:6 Pero como ellos lo contradecían y lo injuriaban, sacudió su manto en señal de protesta, diciendo: "Que la sangre de ustedes caiga sobre sus cabezas. Yo soy inocente de eso; en adelante me dedicaré a los paganos".
18:7 Entonces, alejándose de allí, fue a lo de un tal Ticio Justo, uno de los que adoraban a Dios y cuya casa lindaba con la sinagoga.
18:8 Crispo, 1 Corintios 1, 14 el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. También muchos habitantes de Corinto, que habían escuchado a Pablo, abrazaron la fe y se hicieron bautizar.
18:9 Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: "No temas. Sigue predicando y no te calles. 1 Corintios 2, 3
18:10 Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado".
18:11 Pablo se radicó allí un año y medio, enseñando la Palabra de Dios.
Pablo ante el procónsul Galión
18:12 Durante el gobierno del procónsul Galión en Acaya, los judíos se confabularon contra Pablo y lo condujeron ante el tribunal,
18:13 diciendo: "Este hombre induce a la gente a que adore a Dios de una manera contraria a la Ley".
18:14 Pablo estaba por hablar, cuando Galión dijo a los judíos: "Si se tratara de algún crimen o de algún delito grave, sería razonable que los atendiera.
18:15 Pero tratándose de discusiones sobre palabras y nombres, y sobre la Ley judía, el asunto les concierne a ustedes; yo no quiero ser juez en estas cosas".
18:16 Y los hizo salir del tribunal.
18:17 Entonces todos se apoderaron de Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon ante el tribunal. Pero a Galión todo esto lo tuvo sin cuidado.

El regreso de Pablo a Antioquía
18:18 Pablo permaneció todavía un cierto tiempo en Corinto. Después se despidió de sus hermanos y se embarcó hacia Siria en compañía de Priscila y de Aquila. En Cencreas, a raíz de un voto que había hecho, se hizo cortar el cabello.
18:19 Cuando llegaron a Éfeso, Hechos 19, 1 Efesios 1, 1 Pablo se separó de sus compañeros para ir a la sinagoga y dialogar con los judíos.
18:20 Estos le rogaron que se quedara más tiempo, pero Pablo no accedió,
18:21 sino que se despidió de ellos, diciéndoles: "Volveré otra vez, si Dios quiere". Y partió de Éfeso.
18:22 Desembarcó en Cesarea, subió para saludar a la Iglesia y luego descendió a Antioquía.

EL TERCER VIAJE MISIONERO DE PABLO

Comienzo del viaje
18:
23 Después de haber permanecido un tiempo allí, partió de nuevo y recorrió sucesivamente la región de Galacia y la Frigia, animando a todos los discípulos.

La actividad de Apolo en Éfeso y en Corinto
18:24 Un judío llamado Apolo, 1 Corintios 1, 12 1 Corintios 3, 4 1 Corintios 16, 12 Tito 3, 13 originario de Alejandría, había llegado a Éfeso. Era un hombre elocuente y muy versado en las Escrituras.
18:25 Había sido iniciado en el Camino del Señor 1 Corintios 3, 16 y, lleno de fervor, exponía y enseñaba con precisión lo que se refiere a Jesús, aunque no conocía otro bautismo mas que el de Juan.
18:26 Comenzó a hablar con decisión en la sinagoga. Después de oírlo, Priscila y Aquila lo llevaron con ellos y le explicaron más exactamente el Camino de Dios.
18:27 Como él pensaba ir a Acaya, los hermanos lo alentaron, y escribieron a los discípulos para que lo recibieran de la mejor manera posible. Desde que llegó a Corinto fue de gran ayuda, por la gracia de Dios, para aquellos que habían abrazado la fe,
18:28 porque refutaba vigorosamente a los judíos en público, demostrando por medio de las Escrituras que Jesús es el Mesías.

Arriba

CAPÍTULO 19

Los discípulos de Juan el Bautista en Éfeso
19:1 Mientras Apolo permanecía en Corinto, Pablo, atravesando la región interior, llegó a Éfeso. Hechos 18, 19-21 Efesios 1, 1 Allí encontró a algunos discípulos
19:2 y les preguntó: "Cuando ustedes abrazaron la fe, ¿recibieron el Espíritu Santo?" Ellos le dijeron: "Ni siquiera hemos oído decir que hay un Espíritu Santo".
19:3 "Entonces, ¿qué bautismo recibieron?", les preguntó Pablo. "El de Juan", respondieron.
19:4 Pablo les dijo: "Juan bautizaba con un bautismo de penitencia, diciendo al pueblo que creyera en el que vendría después de él, es decir, en Jesús".
19:5 Al oír estas palabras, ellos se hicieron bautizar en el nombre del Señor Jesús.
19:6 Pablo les impuso las manos, y descendió sobre ellos el Espíritu Santo. Entonces comenzaron a hablar en distintas lenguas y a profetizar.
19:7 Eran en total unos doce hombres.

La fundación de la Iglesia de Éfeso
19:8 Pablo fue luego a la sinagoga y durante tres meses predicó abiertamente, hablando sobre el Reino de Dios y tratando de persuadir a sus oyentes.
19:9 Pero como algunos se obstinaban y se negaban a creer, denigrando el Camino del Señor 1 Corintios 16, 9 delante de la asamblea, Pablo rompió con ellos. Luego tomó aparte a sus discípulos y dialogaba diariamente en la escuela de Tirano.
19:10 Así lo hizo durante dos años, de modo que todos los habitantes de la provincia de Asia, judíos y paganos, tuvieron ocasión de escuchar la Palabra del Señor.

Los exorcistas judíos
19:11 Por intermedio de Pablo, Dios realizaba milagros poco comunes,
19:12 hasta tal punto que al aplicarse sobre los enfermos pañuelos o lienzos que habían tocado el cuerpo de Pablo, aquellos se curaban y quedaban libres de los malos espíritus.
19:13 Algunos exorcistas ambulantes judíos, hicieron la prueba de pronunciar el nombre del Señor Jesús sobre los poseídos por los malos espíritus, diciendo: "Yo los conjuro por ese Jesús que anuncia Pablo".
19:14 Un cierto Sevas, Sumo Sacerdote judío, tenía siete hijos que practicaban estos exorcismos.
19:15 El espíritu malo les respondió: "Yo conozco a Jesús y sé quién es Pablo, pero ustedes, ¿quiénes son?"
19:16 Y el hombre poseído por el espíritu malo, abalanzándose sobre los exorcistas, los dominó a todos y los maltrató de tal manera que debieron escaparse de esa casa desnudos y cubiertos de heridas.
19:17 Todos los habitantes de Éfeso, tanto judíos como paganos, se enteraron de este hecho y, llenos de temor, glorificaban el nombre del Señor Jesús.
19:18 Muchos de los que habían abrazado la fe venían a confesar abiertamente sus prácticas,
19:19 y un buen número de los que se habían dedicado a la magia traían sus libros y los quemaban delante de todos. Se estimó que el valor de estos libros alcanzaba a unas cincuenta mil monedas de plata.
19:20 Así, por el poder del Señor, la Palabra se difundía y se afianzaba.

Los proyectos de Pablo
19:21 Después de esto, Pablo se propuso ir a Jerusalén pasando por Macedonia Hechos 20, 1 1 Corintios 16, 5 2 Corintios 1, 16 2 Corintios 2, 13 2 Corintios 7, 5 y Acaya. "Primero iré allí, decía, y luego tendré que ir también a Roma". Hechos 1, 13 Romanos 15, 22
19:22 Envió a Macedonia a dos de sus colaboradores, Timoteo y Erasto, Romanos 16, 23 2 Timoteo 4, 20 y él permaneció en Asia un tiempo más.

El motín de los orfebres de Éfeso
19:23 Fue entonces, cuando se produjeron graves desórdenes a causa del Camino del Señor.
19:24 Un orfebre llamado Demetrio fabricaba reproducciones en plata del templo de Diana, proporcionando así abundante trabajo a los artesanos.
19:25 Demetrio los reunió, junto con los que hacían trabajos similares, y les dijo: "Ustedes saben perfectamente que nuestro bienestar depende de esta industria.
19:26 Pero ahora ustedes mismos ven y oyen que no solamente en Éfeso, sino también en casi toda la provincia de Asia, ese Pablo ha conquistado y seducido a mucha gente, pretendiendo que los dioses fabricados por mano de hombre no son dioses.
19:27 De esa manera, no solamente nuestra profesión está amenazada de caer en el descrédito, sino que el templo mismo de la gran diosa Diana corre el riesgo de ser tenido por nada, y aquella a quien adoran toda el Asia y el mundo entero, terminará por quedar despojada de su prestigio".
19:28 Al oír estas palabras, la multitud se enfureció y comenzó a gritar: "¡Viva la gran Diana de los efesios!",
19:29 y se produjo un gran desorden en la ciudad. Todos irrumpieron en el teatro, arrastrando a los macedonios Gayo Romanos 16, 23 1 Corintios 1, 14 3 Juan 1 y Aristarco, Hechos 27, 2 Filemón 24 Colosenses 4, 10 compañeros de viaje de Pablo.
19:30 Pablo quería presentarse delante de la asamblea, pero sus discípulos se lo impidieron.
19:31 Hasta algunos magistrados de la ciudad, que eran amigos suyos, le rogaron que no se expusiera yendo al teatro.
19:32 Todo el mundo gritaba al mismo tiempo, ya que la confusión reinaba en la concurrencia, y la mayor parte ni siquiera sabía por qué se había reunido.
19:33 Entonces hicieron salir de entre la multitud a Alejandro, a quien los judíos empujaban hacia adelante. Este, pidiendo silencio con la mano, quería dar una explicación a la asamblea.
19:34 Pero en cuanto advirtieron que era un judío, todos se pusieron a gritar unánimemente durante dos horas: "¡Viva la gran Diana de los efesios!"
19:35 Por fin, el secretario de la ciudad consiguió calmar a la multitud, diciendo: "Efesios, ¿qué hombre de este mundo ignora que la ciudad de Éfeso es la guardiana del templo de la gran diosa Diana y de su estatua venida del cielo?
19:36 Siendo esta una verdad innegable, deben quedarse tranquilos y no actuar apresuradamente.
19:37 Esos hombres que ustedes trajeron, no han cometido ningún sacrilegio ni han dicho ninguna blasfemia contra nuestra diosa.
19:38 Y si Demetrio y sus artesanos tienen una queja contra alguien, para eso están los tribunales y los procónsules ante quienes se pueden presentar las acusaciones.
19:39 Si ustedes tienen que debatir algún otro asunto, se decidirá en la asamblea legal.
19:40 Porque corremos el riesgo de ser acusados de sediciosos, a causa de lo que acaba de suceder, ya que no tenemos ningún motivo para justificar este tumulto". Y con estas palabras, disolvió la asamblea.

Arriba

CAPÍTULO 20

Partida de Pablo hacia Grecia
20:1 Cuando cesó el tumulto, Pablo llamó a los discípulos y después de haberlos exhortado, se despidió de ellos y partió hacia Macedonia. Hechos 19, 21 1 Corintios 16, 5 2 Corintios 1, 16 2 Corintios 2, 13 2 Corintios 7, 5
20:2 Atravesó toda esa región, exhortando vivamente a sus hermanos, y llegó a Grecia,
20:3 donde permaneció tres meses. Cuando iba a embarcarse para Siria, los judíos tramaron una conspiración contra él, y por eso, decidió volver por Macedonia.
20:4 Lo acompañaban Sópatro de Berea, hijo de Pirro; Aristarco y Segundo de Tesalónica; Gayo de Derbe, Timoteo, y también Tíquico Efesios 6, 21 Colosenses 4, 7 2 Timoteo 4, 12 Tito 3, 12 y Trófimo Hechos 21, 29 2 Timoteo 4, 20 de la provincia de Asia.
20:5 Estos se adelantaron y nos esperaron en Tróade.
20:6 Nosotros, partimos de Filipos por mar después de la fiesta de los panes Ácimos, y cinco días más tarde, nos reunimos con ellos en Tróade 2 Timoteo 4, 13 donde pasamos una semana.

La visita de Pablo a Tróade
20:7 El primer día de la semana, cuando nos reunimos para partir el pan, Pablo, que debía salir al día siguiente, dirigió la palabra a la asamblea y su discurso se prolongó hasta la medianoche.
20:8 La habitación donde nos habíamos reunido estaba muy iluminada.
20:9 Un muchacho llamado Eutico, que se había sentado en el borde de la ventana, tenía mucho sueño y se dormía mientras Pablo hablaba, hasta que, vencido por el sueño, se cayó desde el tercer piso. Cuando lo levantaron, estaba muerto.
20:10 Pablo bajó, se echó sobre él y, abrazándolo, dijo: "No se alarmen, porque está vivo".
20:11 Volvió a subir, partió el pan y comió. Luego siguió hablando mucho tiempo hasta el amanecer; y después salió.
20:12 En cuanto al muchacho, lo llevaron a su casa con vida, y todos se sintieron muy reconfortados.

El viaje desde Tróade a Mileto
20:13 Nosotros nos adelantamos en barco, navegando en dirección a Asos, donde debíamos recoger a Pablo. Él lo había dispuesto así, porque iba a hacer el viaje por tierra.
20:14 Cuando nos juntamos en Asos, Pablo se embarcó con nosotros y nos dirigimos a Mitilene.
20:15 Partimos de allí al día siguiente y llegamos frente a Quío. Al otro día, fuimos a Samos y, después de hacer escala en Trogilio, al día siguiente llegamos a Mileto.
20:16 Pablo había decidido pasar de largo por Éfeso, para no retrasarse demasiado en Asia. Estaba apurado porque, de ser posible, quería estar en Jerusalén el día de Pentecostés.

La despedida de Pablo a los presbíteros de Éfeso
20:17 Desde Mileto, mandó llamar a los presbíteros de la Iglesia de Éfeso.
20:18 Cuando estos llegaron, Pablo les dijo: "Ya saben cómo me he comportado siempre con ustedes desde el primer día que puse el pie en la provincia de Asia.
20:19 He servido al Señor con toda humildad y con muchas lágrimas, en medio de las pruebas a que fui sometido por las insidias de los judíos.
20:20 Ustedes saben que no he omitido nada que pudiera serles útil: les prediqué y les enseñé tanto en público como en privado,
20:21 instando a judíos y a paganos a convertirse a Dios y a creer en nuestro Señor Jesús.
20:22 Y ahora, como encadenado por el Espíritu, voy a Jerusalén sin saber lo que me sucederá allí.
20:23 Sólo sé que, de ciudad en ciudad, el Espíritu Santo me va advirtiendo cuántas cadenas y tribulaciones me esperan.
20:24 Pero poco me importa la vida, mientras pueda cumplir mi carrera y la misión que recibí del Señor Jesús: la de dar testimonio de la Buena Noticia de la gracia de Dios.
20:25 Y ahora sé que ustedes, entre quienes pasé predicando el Reino, no volverán a verme.
20:26 Por eso hoy declaro delante de todos que no tengo nada que reprocharme respecto de ustedes.
20:27 Porque no hemos omitido nada para anunciarles plenamente los designios de Dios.
20:28 Velen por ustedes, y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha constituido guardianes para apacentar a la Iglesia de Dios, que él adquirió al precio de su propia sangre.
20:29 Yo sé que después de mi partida se introducirán entre ustedes lobos rapaces que no perdonarán al rebaño.
20:30 Y aun de entre ustedes mismos, surgirán hombres que tratarán de arrastrar a los discípulos con doctrinas perniciosas.
20:31 Velen, entonces, y recuerden que durante tres años, de noche y de día, no he cesado de aconsejar con lágrimas a cada uno de ustedes.
20:32 Ahora los encomiendo al Señor y a la Palabra de su gracia, que tiene poder para construir el edificio y darles la parte de la herencia que les corresponde, con todos los que han sido santificados.
20:33 En cuanto a mí, no he deseado ni plata ni oro ni los bienes de nadie.
20:34 Ustedes saben que con mis propias manos he atendido a mis necesidades y a las de mis compañeros.
20:35 De todas las maneras posibles, les he mostrado que así, trabajando duramente, se debe ayudar a los débiles, y que es preciso recordar las palabras del Señor Jesús: "La felicidad está más en dar que en recibir"".
20:36 Después de decirles esto, se arrodilló y oró junto a ellos.
20:37 Todos se pusieron a llorar, abrazaron a Pablo y lo besaron afectuosamente,
20:38 apenados sobre todo porque les había dicho que ya no volverían a verlo. Después lo acompañaron hasta el barco.

Arriba