Romanos / Índice / 2a. Corintios



PRIMERA CARTA A LOS CORINTIOS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16


CAPÍTULO 11

11:1 Sigan mi ejemplo, 1 Corintios 4, 16 Filipenses 3, 17 así como yo sigo el ejemplo de Cristo.

LAS ASAMBLEAS LITÚRGICAS Y LOS DONES DEL ESPÍRITU

El velo de las mujeres
11:2 Los felicito porque siempre se acuerdan de mí 1 Corintios 4, 16 y guardan las tradiciones tal como yo se las he transmitido.
11:3 Sin embargo, quiero que sepan esto: Cristo es la cabeza del hombre; la cabeza de la mujer es el hombre y la cabeza de Cristo es Dios.
11:4 En consecuencia, el hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra a su cabeza;
11:5 y la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, exactamente como si estuviera rapada.
11:6 Si una mujer no se cubre con el velo, que se corte el cabello. Pero si es deshonroso para una mujer cortarse el cabello o raparse, que se ponga el velo.
11:7 El hombre, no debe cubrir su cabeza, porque él es la imagen y el reflejo de Dios, Génesis 1, 26 Génesis 9, 6 Efesios 4, 24 Colosenses 3, 10 Santiago 3, 9 mientras que la mujer es el reflejo del hombre.
11:8 En efecto, no es el hombre el que procede de la mujer, sino la mujer del hombre;
11:9 ni fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. Génesis 2, 18-23
11:10 Por esta razón, la mujer debe tener sobre su cabeza un signo de sujeción, por respeto a los ángeles.
11:11 Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer.
11:12 Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios.
11:13 Juzguen por ustedes mismos: ¿Les parece conveniente que la mujer ore con la cabeza descubierta?
11:14 ¿Acaso la misma naturaleza no nos enseña que es una vergüenza para el hombre dejarse el cabello largo,
11:15 mientras que para la mujer es una gloria llevarlo así? Porque la cabellera le ha sido dada a manera de velo.
11:16 Por lo demás, si alguien es amigo de discusiones, le advertimos que entre nosotros se acostumbra usar el velo y también en las Iglesias de Dios.

Abusos en las celebraciones eucarísticas
11:17 Y ya que les hago esta advertencia, no puedo felicitarlos por sus reuniones, que en lugar de beneficiarlos, los perjudican.
11:18 Ante todo, porque he oído decir que cuando celebran sus asambleas, hay divisiones entre ustedes, y en parte lo creo.
11:19 Sin embargo, es preciso que se formen partidos entre ustedes, para que se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud.
11:20 Cuando se reúnen, lo que menos hacen es comer la Cena del Señor,
11:21 porque apenas se sientan a la mesa, cada uno se apresura a comer su propia comida, y mientras uno pasa hambre, el otro se pone ebrio.
11:22 ¿Acaso no tienen sus casas para comer y beber? ¿O tan poco aprecio tienen a la Iglesia de Dios, que quieren hacer pasar vergüenza a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Los voy a alabar? En esto, no puedo alabarlos.

La Cena del Señor
Mateo 26, 26-29 / Marcos 14, 22-25 / Lucas 22, 19-20

11:23 Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan,
11:24 dio gracias, lo partió y dijo: "Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía".
11:25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: "Esta copa es la Nueva Alianza
Éxodo 24, 8 Jeremías 31, 31 Matero 26, 28 Marcos 14, 24 Lucas 22, 20 2 Corintios 3, 6 Hebreos 8, 8 Hebreos 10, 29 que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía".
11:26 Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva.
11:27 Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor.

Condiciones para celebrar la Eucaristía
11:28 Que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa;
11:29 porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación.
11:30 Por eso, entre ustedes hay muchos enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto.
11:31 Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos condenados.
11:32 Pero el Señor nos juzga y nos corrige para que no seamos condenados con el mundo.
11:33 Así, hermanos, cuando se reúnan para participar de la Cena, espérense unos a otros.
11:34 Y si alguien tiene hambre, que coma en su casa, para que sus asambleas no sean motivo de condenación. Lo demás lo arreglaré cuando vaya.

Arriba

CAPÍTULO 12

Los dones espirituales
12:1 Con relación a los dones espirituales, no quiero, hermanos, que ustedes vivan en la ignorancia.
12:2 Ustedes saben que cuando todavía eran paganos, se dejaban arrastrar ciegamente al culto de dioses inanimados.
12:3 Por eso les aseguro que nadie, movido por el Espíritu de Dios, puede decir: "Maldito sea Jesús". Y nadie puede decir: "Jesús es el Señor", si no está impulsado por el Espíritu Santo.
12:4 Ciertamente, hay diversidad de dones, pero todos proceden del mismo Espíritu.
12:5 Hay diversidad de ministerios, pero un solo Señor.
12:6 Hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios el que realiza todo en todos.
12:7 En cada uno, el Espíritu se manifiesta para el bien común.
12:8 El Espíritu da a uno la sabiduría para hablar; a otro, la ciencia para enseñar, según el mismo Espíritu;
12:9 a otro, la fe, también en el mismo Espíritu. A este se le da el don de curar, siempre en ese único Espíritu;
12:10 a aquel, el don de hacer milagros; a uno, el don de profecía; a otro, el don de juzgar sobre el valor de los dones del Espíritu; a este, el don de lenguas; a aquel, el don de interpretarlas.
12:11 Pero en todo esto, es el mismo y único Espíritu el que actúa, distribuyendo sus dones a cada uno en particular como él quiere. Romanos 12, 6-8

El Cuerpo de Cristo
12:12 Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. Romanos 12, 5
12:13 Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo —judíos y griegos, esclavos y hombres libres— y todos hemos bebido de un mismo Espíritu.
12:14 El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos.
12:15 Si el pie dijera: "Como no soy mano, no formo parte del cuerpo", ¿acaso por eso no seguiría siendo parte de él?
12:16 Y si el oído dijera: "Ya que no soy ojo, no formo parte del cuerpo", ¿acaso dejaría de ser parte de él?
12:17 Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el olfato?
12:18 Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los miembros en el cuerpo, según un plan establecido.
12:19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
12:20 De hecho, hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo.
12:21 El ojo no puede decir a la mano: "No te necesito", ni la cabeza, a los pies: "No tengo necesidad de ustedes".
12:22 Más aún, los miembros del cuerpo que consideramos más débiles también son necesarios,
12:23 y los que consideramos menos decorosos son los que tratamos más decorosamente. Así nuestros miembros menos dignos son tratados con mayor respeto,
12:24 ya que los otros no necesitan ser tratados de esa manera. Pero Dios dispuso el cuerpo, dando mayor honor a los miembros que más lo necesitan,
12:25 a fin de que no haya divisiones en el cuerpo, sino que todos los miembros sean mutuamente solidarios.
12:26 ¿Un miembro sufre? Todos los demás sufren con él. ¿Un miembro es enaltecido? Todos los demás participan de su alegría.

Los ministerios y los carismas
12:27 Ustedes son el Cuerpo de Cristo, y cada uno en particular, miembros de ese Cuerpo.
12:28 En la Iglesia, hay algunos que han sido establecidos por Dios, en primer lugar, como apóstoles; en segundo lugar, como profetas; en tercer lugar, como doctores. Efesios 4, 11 Después vienen los que han recibido el don de hacer milagros, el don de curar, el don de socorrer a los necesitados, el don de gobernar y el don de lenguas.
12:29 ¿Acaso todos son apóstoles? ¿Todos profetas? ¿Todos doctores? ¿Todos hacen milagros?
12:30 ¿Todos tienen el don de curar? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas?
12:31 Ustedes, por su parte, aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía.

Arriba

CAPÍTULO 13

La preeminencia del amor
13:1 Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.
13:2 Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, Mateo 17, 20 Mateo 21, 21 Marcos 11, 23 Lucas 17, 6 si no tengo amor, no soy nada.
13:3 Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.
13:4 El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece,
13:5 no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,
13:6 no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.
13:7 El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
13:8 El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá;
13:9 porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas.
13:10 Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto.
13:11 Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño,
13:12 pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí.
13:13 En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor.

Arriba

CAPÍTULO 14

La profecía y el don de lenguas
14:1 Procuren alcanzar ese amor, y aspiren también a los dones espirituales, sobre todo al de profecía.
14:2 Porque aquel que habla un lenguaje incomprensible no se dirige a los hombres sino a Dios, y nadie le entiende: dice en éxtasis cosas misteriosas.
14:3 En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificarlos, exhortarlos y reconfortarlos.
14:4 El que habla un lenguaje incomprensible se edifica a sí mismo, pero el que profetiza edifica a la comunidad.
14:5 Mi deseo es que todos ustedes tengan el don de lenguas, pero prefiero que profeticen, porque el que profetiza aventaja al que habla un lenguaje incomprensible. A no ser que este último también interprete ese lenguaje, para edificación de la comunidad.

Los carismas al servicio de la comunidad
14:6 Supongamos, hermanos, que yo fuera a verlos y les hablara en esa forma, ¿de qué les serviría si mi palabra no les aportara ni revelación, ni ciencia, ni profecía, ni enseñanza?
14:7 Sucedería lo mismo que con los instrumentos de música, por ejemplo, la flauta o la cítara. Si las notas no suenan distintamente, nadie reconoce lo que se está ejecutando.
14:8 Y si la trompeta emite un sonido confuso, ¿quién se lanzará al combate?
14:9 Así les pasa a ustedes: si no hablan de manera inteligible, ¿cómo se comprenderá lo que dicen? Estarían hablando en vano.
14:10 No sé cuántos idiomas diversos hay en el mundo, y cada uno tiene sus propias palabras.
14:11 Pero si ignoro el sentido de las palabras, seré como un extranjero para el que me habla y él lo será para mí.
14:12 Así, ya que ustedes ambicionan tanto los dones espirituales, procuren abundar en aquellos que sirven para edificación de la comunidad.
14:13 Por esta razón, el que habla un lenguaje incomprensible debe orar pidiendo el don de interpretarlo.
14:14 Porque si oro en un lenguaje incomprensible, mi espíritu ora, pero mi inteligencia no saca ningún provecho.
14:15 ¿Qué debo hacer entonces? Orar con el espíritu y también con la inteligencia, cantar himnos con el espíritu y también con la inteligencia.
14:16 Si bendices a Dios solamente con el espíritu, ¿cómo podrá el no iniciado decir "Amén" a tu acción de gracias, ya que no entiende lo que estás diciendo?
14:17 Sin duda, tu acción de gracias es excelente, pero eso no sirve de edificación para el otro.
14:18 Yo doy gracias a Dios porque tengo el don de lenguas más que todos ustedes.
14:19 Sin embargo, cuando estoy en la asamblea prefiero decir cinco palabras inteligibles, para instruir a los demás, que diez mil en un lenguaje incomprensible.
14:20 Hermanos, no sean como niños para juzgar; séanlo para la malicia, pero juzguen como personas maduras.
14:21 En la Ley está escrito: Yo hablaré a este pueblo en lenguas extrañas y por boca de extranjeros; con todo, ni aun así me escucharán, Isaías 28, 12 dice el Señor.
14:22 Esto quiere decir que el don de lenguas es un signo, no para los que creen, sino para los que se niegan a creer; la profecía, en cambio, es para los que tienen fe.
14:23 Por otra parte, si al reunirse la asamblea, todos se ponen a hablar en un lenguaje incomprensible y entran algunos que no están iniciados o no son creyentes, seguramente pensarán que ustedes están locos.
14:24 En cambio, si todos profetizan y entra alguno de esos hombres, todos podrán convencerlo y examinarlo.
14:25 Así quedarán manifiestos los secretos de su corazón, y él, cayendo de rodillas, adorará a Dios y proclamará que Dios está realmente entre ustedes.

El orden en las asambleas
14:26 Hermanos, ¿qué conclusión sacaremos de todo esto? Cuando se reúnen, uno puede cantar salmos, otro enseñar, o transmitir una revelación, o pronunciar un discurso en un lenguaje incomprensible, o bien, interpretarlo. Que todo sirva para la edificación común.
14:27 ¿Se tiene el don de lenguas? Que hablen dos, o a lo sumo tres, y por turno, y que alguien interprete.
14:28 Si no hay intérprete, que se callen y que cada uno hable consigo mismo y con Dios.
14:29 Con respecto a los profetas, que hablen dos o tres y que los demás juzguen lo que ellos dicen.
14:30 Si algún otro asistente recibe una revelación, que se calle el que está hablando.
14:31 Así todos tendrán oportunidad de profetizar, uno por uno, para que todos sean instruidos y animados.
14:32 Los que tienen el don de profecía deben ser capaces de controlar su inspiración,
14:33 porque Dios quiere la paz y no el desorden.
Como en todas las Iglesias de los santos,
14:34 que las mujeres permanezcan calladas durante las asambleas: a ellas no les está permitido hablar. Que se sometan, como lo manda la Ley.
14:35 Si necesitan alguna aclaración, que le pregunten al marido en su casa, porque no está bien que la mujer hable en las asambleas.

Los carismas y la autoridad
14:36 ¿Acaso la Palabra de Dios ha salido de ustedes o ustedes son los únicos que la han recibido?
14:37 Si alguien se tiene por profeta o se cree inspirado por el Espíritu, reconozca en esto que les escribo un mandato del Señor,
14:38 y si alguien no lo reconoce como tal, es porque Dios no lo ha reconocido a él.
14:39 En conclusión, hermanos, aspiren al don de la profecía y no impidan que se hable en un lenguaje incomprensible.
14:40 Pero todo debe hacerse con decoro y ordenadamente.

Arriba

LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS

CAPÍTULO 15

El Evangelio de Pablo
15:1 Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles.
15:2 Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano.
15:3 Les he transmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Isaías 53, 5-12
15:4 Fue sepultado y resucitó al tercer día,
Oseas 6, 2 Salmo 16, 10 Lucas 24, 46 de acuerdo con la Escritura.
15:5 Se apareció a Pedro Lucas 24, 34 y después a los Doce. Mateo 28, 16-17 Marcos 16, 14 Lucas 24, 36 Juan 20, 19
15:6 Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto.
15:7 Además, se apareció a Santiago y a todos los Apóstoles.
15:8 Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Hechos 8, 3 Hechos 9, 3-6 Hechos 22, 4-5 Hechos 22, 6-8 Hechos 26, 9-11 Hechos 26, 13-18 1 Corintios 15, 9 Gálatas 1, 13 Gálatas 1, 16 Filipenses 3, 6 1 Timoteo 1, 13
15:9 Porque yo soy el último de los Apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Hechos 8, 3 Hechos 9, 3-6 Hechos 22, 4-5 Hechos 22, 6-8 Hechos 26, 9-11 Hechos 26, 13-18 1 Corintios 15, 8 Gálatas 1, 13 Gálatas 1, 16 Filipenses 3, 6 1 Timoteo 1, 13
15:10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo.
15:11 En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído.

La resurrección de Cristo
15:12 Si se anuncia que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo algunos de ustedes afirman que los muertos no resucitan?
15:13 ¡Si no hay resurrección, Cristo no resucitó!
15:14 Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes.
15:15 Incluso, seríamos falsos testigos de Dios, porque atestiguamos que él resucitó a Jesucristo, lo que es imposible, si los muertos no resucitan.
15:16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
15:17 Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados.
15:18 En consecuencia, los que murieron con la fe en Cristo han perecido para siempre.
15:19 Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima.
15:20 Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.
15:21 Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección.
15:22 En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo,
15:23 cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos, luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida.
15:24 En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder.
15:25 Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies. Salmo 8, 7 Salmo 110, 1 Mateo 22, 44 Marcos 12, 36 Lucas 20, 42-43 Hechos 2, 34-35 1 Corintios 15, 27 Efesios 1, 20-22 Colosenses 3, 1 Hebreos 1, 13 Hebreos 2, 8 Hebreos 8, 1 Hebreos 10, 12-13
15:26 El último enemigo que será vencido es la muerte,
15:27 ya que Dios todo lo sometió bajo sus pies. Salmo 8, 7 Salmo 110, 1 Mateo 22, 44 Marcos 12, 36 Lucas 20, 42-43 Hechos 2, 34-35 1 Corintios 15, 25 Efesios 1, 20-22 Colosenses 3, 1 Hebreos 1, 13 Hebreos 2, 8 Hebreos 8, 1 Hebreos 10, 12-13 Pero cuando él diga: "Todo está sometido", será evidentemente a excepción de aquel que le ha sometido todas las cosas.
15:28 Y cuando el universo entero le sea sometido, el mismo Hijo se someterá también a aquel que le sometió todas las cosas, a fin de que Dios sea todo en todos.

La resurrección, fundamento de la esperanza
15:29 Si no fuera así, ¿de qué sirve bautizarse por los que han muerto? Si los muertos no resucitan, ¿qué sentido tiene bautizarse por ellos?
15:30 Y nosotros mismos, ¿por qué nos exponemos a cada instante al peligro?
15:31 Cada día yo me enfrento con la muerte, y esto es tan cierto, hermanos, como que ustedes son mi orgullo en Cristo Jesús, nuestro Señor.
15:32 ¿Y qué he ganado, si solamente por motivos humanos, yo tuve que luchar con las fieras 2 Corintios 1, 8 en Éfeso? Si los muertos no resucitan, "comamos y bebamos, porque mañana moriremos". Isaías 22, 13
15:33 No se dejen engañar: "Las malas compañías corrompen las buenas costumbres".
15:34 Vuelvan a comportarse como es debido y no pequen más, porque hay algunos entre ustedes que todavía no saben nada de Dios: lo digo para vergüenza de ustedes.

La condición de los cuerpos resucitados
15:35 Alguien preguntará: ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo?
15:36 Tu pregunta no tiene sentido. Lo que siembras no llega a tener vida, si antes no muere.
15:37 Y lo que siembras, no es la planta tal como va a brotar, sino un simple grano, de trigo por ejemplo, o de cualquier otra planta.
15:38 Y Dios da a cada semilla la forma que él quiere, a cada clase de semilla, el cuerpo que le corresponde.
15:39 No todos los cuerpos son idénticos: una es la carne de los hombres, otra la de los animales, otra la de las aves y otra la de los peces.
15:40 Hay cuerpos celestiales y cuerpos terrestres, y cada uno tiene su propio resplandor:
15:41 uno es el resplandor del sol, otro el de la luna y otro el de las estrellas, y aun las estrellas difieren unas de otras por su resplandor.
15:42 Lo mismo pasa con la resurrección de los muertos: se siembran cuerpos corruptibles y resucitarán incorruptibles;
15:43 se siembran cuerpos humillados y resucitarán gloriosos; se siembran cuerpos débiles y resucitarán llenos de fuerza;
15:44 se siembran cuerpos puramente naturales y resucitarán cuerpos espirituales.
Porque hay un cuerpo puramente natural y hay también un cuerpo espiritual.
15:45 Esto es lo que dice la Escritura: El primer hombre, Adán, fue creado como un ser viviente; Génesis 2, 7 el último Adán, en cambio, es un ser espiritual que da la Vida.
15:46 Pero no existió primero lo espiritual sino lo puramente natural; lo espiritual viene después.
15:47 El primer hombre procede de la tierra y es terrenal; pero el segundo hombre procede del cielo.
15:48 Los hombres terrenales serán como el hombre terrenal, y los celestiales como el celestial.
15:49 De la misma manera que hemos sido revestidos de la imagen del hombre terrenal, también lo seremos de la imagen del hombre celestial.

La victoria sobre la muerte
15:50 Les aseguro, hermanos, que lo puramente humano no puede tener parte en el Reino de Dios, ni la corrupción puede heredar lo que es incorruptible.
15:51 Les voy a revelar un misterio: No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados.
15:52 En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la trompeta final —porque esto sucederá— los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados. 1 Tesalonicenses 4, 15-17 1 Tesalonicenses 4, 17 2 Tesalonicenses 2, 1
15:53 Lo que es corruptible debe revestirse de la incorruptibilidad y lo que es mortal debe revestirse de la inmortalidad.
15:54 Cuando lo que es corruptible se revista de la incorruptibilidad y lo que es mortal se revista de la inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra de la Escritura: La muerte ha sido vencida. Isaías 25, 8
15:55 ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está tu aguijón?
Oseas 13, 14
15:56 Porque lo que provoca la muerte es el pecado y lo que da fuerza al pecado es la ley.
15:57 ¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo!
15:58 Por eso, queridos hermanos, permanezcan firmes e inconmovibles, progresando constantemente en la obra del Señor, con la certidumbre de que los esfuerzos que realizan por él no serán vanos.

Arriba

CONCLUSIÓN

CAPÍTULO 16

La colecta para la comunidad de Jerusalén Romanos 15, 26 2 Corintios 8, 4
16:1 En cuanto a la colecta en beneficio de los santos de Jerusalén, sigan las mismas instrucciones que di a las Iglesias de Galacia.
16:2 El primer día de la semana, cada uno de ustedes guarde en su casa lo que haya podido ahorrar, para que las donaciones no se recojan solamente a mi llegada.
16:3 Una vez allí, enviaré a los que ustedes hayan elegido, para que lleven a Jerusalén esas donaciones con una carta de recomendación.
16:4 Si conviene que yo también vaya, ellos viajarán conmigo.

La próxima visita de Pablo
16:5 Yo iré a verlos, después de atravesar Macedonia Hechos 19, 21 Hechos 20, 1 2 Corintios 1, 16 2 Corintios 2, 13 2 Corintios 7, 5 donde estaré de paso.
16:6 Tal vez me quede con ustedes algún tiempo, a lo mejor durante todo el invierno, a fin de que me ayuden a proseguir viaje hasta el lugar de mi destino.
16:7 Porque no quiero verlos sólo de paso, sino que espero quedarme algún tiempo entre ustedes, si el Señor lo permite.
16:8 Mientras tanto, permaneceré en Éfeso hasta Pentecostés, Levítico 23, 15-21 Deuteronomio 16, 9-11
16:9 ya que se ha abierto una gran puerta para mi predicación, aunque los adversarios son numerosos. Hechos 19, 8-10

Recomendaciones y noticias finales
16:10 Si llega antes Timoteo, 1 Corintios 4, 17 procuren que permanezca entre ustedes sin ninguna clase de temor, porque él trabaja en la obra del Señor de la misma manera que yo.
16:11 Que nadie lo menosprecie. Ofrézcanle los medios necesarios para que se reúna conmigo, porque yo lo estoy esperando con los hermanos.
16:12 En cuanto a nuestro hermano Apolo, Hechos 18, 24 1 Corintios 1, 12 1 Corintios 3, 4 Tito 3, 13 le insistí mucho para que fuera a visitarlos junto con los hermanos, pero él se negó rotundamente a hacerlo por ahora: irá cuando se le presente la ocasión.
16:13 Estén atentos, permanezcan firmes en la fe, compórtense varonilmente, sean fuertes.
16:14 Todo lo que hagan, háganlo con amor.
16:15 Una recomendación más, hermanos. Ustedes saben que Estéfanas 1 Corintios 1, 16 y su familia —los primeros que abrazaron la fe en Acaya— han decidido consagrarse al servicio de los hermanos.
16:16 Por eso, les ruego que ustedes, a su vez, sean solícitos con ellos, y no sólo con ellos, sino con todos los que colaboran en sus trabajos y esfuerzos.
16:17 Yo me alegré con la visita de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico. Ellos llenaron el vacío que ustedes habían dejado,
16:18 y han tranquilizado mi espíritu y el de ustedes. Sepan apreciarlos como corresponde.

Saludos y despedida
16:19 Las Iglesias de la provincia de Asia les envían saludos. También los saludan en el Señor, Aquila y Priscila, Hechos 18, 2 Romanos 16, 3 2 Timoteo 4, 19 junto con los hermanos que se congregan en su casa.
16:20 Todos los hermanos les envían saludos. Salúdense los unos a los otros con el beso santo.
16:21 Este es mi saludo, de puño y letra: Pablo.
16:22 ¡Si alguien no ama al Señor, que sea maldito!
"El Señor viene".
16:23 Que la gracia del Señor Jesús permanezca con ustedes.
16:24 Yo los amo a todos ustedes en Cristo Jesús.

Arriba


Romanos / Índice / 2a. Corintios