Judas / Índice


APOCALIPSIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22


CAPÍTULO 1

Prólogo
1:1 Revelación de Jesucristo, que le fue confiada por Dios para enseñar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto. Él envió a su Ángel para transmitírsela a su servidor Juan.
1:2 Este atestigua que todo lo que vio es Palabra de Dios y testimonio de Jesucristo.
1:3 Feliz el que lea, y felices los que escuchen las palabras de esta profecía y tengan en cuenta lo que está escrito en ella, porque el tiempo está cerca.

"LO QUE SUCEDE": CARTA A LAS SIETE IGLESIAS DE ASIA

Saludo y doxología
1:4 Yo, Juan, escribo a las siete Iglesias de Asia. Llegue a ustedes la gracia y la paz de parte de aquel que es, Éxodo 3, 14 Apocalipsis 1, 8 que era y que viene, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, Apocalipsis 4, 5
1:5 y de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos, el Rey de los reyes de la tierra. Salmo 89, 28 Él nos amó y nos purificó de nuestros pecados, por medio de su sangre,
1:6 e hizo de nosotros un Reino sacerdotal para Dios,
Éxodo 19, 6 Apocalipsis 5, 10 su Padre. ¡A él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén.
1:7 ¡Miren! Él viene entre las nubes
Daniel 7, 13 Mateo 24, 30 Mateo 26, 64 Marcos 13, 26 Marcos 14, 62 Lucas 21, 27 Apocalipsis 1, 13 Apocalipsis 14, 14 y todos lo verán, aun aquellos que lo habían traspasado. Zacarías 12, 10 Juan 19, 37 Por él se golpearán el pecho todas las razas de la tierra. Zacarías 12, 10-14 Mateo 24, 30 Sí, así será. Amén.
1:8 Yo soy Éxodo 3, 14 Apocalipsis 1, 4 el Alfa y la Omega, Apocalipsis 22, 13 dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso.

Visión preparatoria
1:9 Yo, Juan, hermano de ustedes, con quienes comparto las tribulaciones, el Reino y la espera perseverante en Jesús, estaba en la isla de Patmos, a causa de la Palabra de Dios y del testimonio de Jesús.
1:10 El Día del Señor fui arrebatado por el Espíritu y oí detrás de mí una voz fuerte como una trompeta, que decía:
1:11 "Escribe en un libro lo que ahora vas a ver, y mándalo a las siete Iglesias: a Éfeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardes, a Filadelfia y a Laodicea".
1:12 Me di vuelta para ver de quién era esa voz que me hablaba, y vi siete candelabros de oro,
1:13 y en medio de ellos, a alguien semejante a un Hijo de hombre, 
Daniel 7, 13 Mateo 24, 30 Mateo 26, 64 Marcos 13, 26 Marcos 14, 62 Lucas 21, 27 Apocalipsis 1, 7 Apocalipsis 14, 14 revestido de una larga túnica Daniel 10, 5 que estaba ceñida a su pecho con una faja de oro.
1:14 Su cabeza y sus cabellos tenían la blancura de la lana Daniel 7, 9 y de la nieve;sus ojos parecían llamas de fuego;
1:15 sus pies, bronce fundido en el crisol; Daniel 10, 6 y su voz era como el estruendo de grandes cataratas. Ezequiel 1, 24 Apocalipsis 19, 6
1:16 En su mano derecha tenía siete estrellas; de su boca salía una espada de doble filo; y su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza.
1:17 Al ver esto, caí a sus pies, como muerto, pero él, tocándome con su mano derecha, me dijo: "No temas: yo soy el Primero y el Último, Isaías 44, 6 Isaías 48, 12 Apocalipsis 2, 8 Apocalipsis 22, 13 el Viviente.
1:18 Estuve muerto, pero ahora vivo para siempre y tengo la llave de la Muerte y del Abismo.
1:19 Escribe lo que has visto, lo que sucede ahora y lo que sucederá en el futuro.
1:20 El significado misterioso de las siete estrellas que has visto en mi mano y de los siete candelabros de oro es el siguiente: las siete estrellas son los Ángeles de las siete Iglesias, y los siete candelabros son las siete Iglesias".

Arriba

CAPÍTULO 2

Carta a la Iglesia de Éfeso
2:1 Escribe al Ángel de la Iglesia de Éfeso: "El que tiene en su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los siete candelabros de oro, afirma:
2:2 "Conozco tus obras, tus trabajos y tu constancia. Sé que no puedes tolerar a los perversos: has puesto a prueba a quienes usurpan el título de apóstoles, y comprobaste que son mentirosos.
2:3 Sé que tienes constancia y que has sufrido mucho por mi Nombre sin desfallecer.
2:4 Pero debo reprocharte que hayas dejado enfriar el amor que tenías al comienzo.
2:5 Fíjate bien desde dónde has caído, conviértete y observa tu conducta anterior. Si no te arrepientes, vendré hacia ti y sacaré tu candelabro de su lugar preeminente.
2:6 Sin embargo, tienes esto a tu favor: que detestas la conducta de los nicolaítas, lo mismo que yo".
2:7 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer del árbol de la vida, Génesis 2, 9 
Génesis 3, 22 Apocalipsis 22, 2 Apocalipsis 22, 14 que se encuentra en el Paraíso de Dios".

Carta a la Iglesia de Esmirna
2:8 Escribe al Ángel de la Iglesia de Esmirna: "El Primero y el Último, Isaías 44, 6 Isaías 48, 12 Apocalipsis 1, 17 Apocalipsis 22, 13 el que estuvo muerto y ha revivido, afirma:
2:9 "Conozco tu tribulación y tu pobreza, aunque eres rica, así como también la maledicencia de los que se llaman judíos, y no son más que una sinagoga de Satanás.
2:10 No temas por lo que tendrás que padecer: mira que el demonio va a arrojar en la cárcel a algunos de ustedes para que sean puestos a prueba, y tendrán que sufrir durante diez días. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida".
2:11 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: la segunda muerte no dañará al vencedor". Apocalipsis 20, 14 Apocalipsis 21, 8

Carta a la Iglesia de Pérgamo
2:12 Escribe al Ángel de la Iglesia de Pérgamo: "El que tiene la espada de doble filo afirma:
2:13 "Sé que tú habitas donde está el trono de Satanás. A pesar de todo, permaneces fiel a mi Nombre y no has renegado de tu fe en mí, ni siquiera en la época de Antipas, mi testigo fiel, al que mataron en el lugar donde habita Satanás.
2:14 Sin embargo, debo reprocharte algo, y es que tienes adictos a la doctrina de Balaam, el que enseñó a Balac cómo debía seducir a los israelitas para que se prostituyeran, comiendo los alimentos sacrificados a los ídolos. Números 25, 1-5 Números 31, 16 Oseas 9, 10
2:15 Tienes además partidarios de la doctrina de los nicolaítas.
2:16 Arrepiéntete, o iré en seguida para combatirlos con la espada de mi boca".
2:17 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer el maná escondido, Éxodo 16, 14-15 y también le daré una piedra blanca, en la que está escrito un nombre nuevo que nadie conoce fuera de aquel que lo recibe".

Carta a la Iglesia de Tiatira
2:18 Escribe al Ángel de la Iglesia de Tiatira: "El Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llamas de fuego y los pies semejantes al bronce fundido, afirma:
2:19 "Conozco tus obras, tu amor, tu fe, tu servicio y tu constancia. Sé también que tus últimas obras son más abundantes que las primeras.
2:20 Pero, debo reprocharte que toleras a Jezabel, 1 Reyes 16, 31 1 Reyes 21, 23 2 Reyes 9, 10 2 Reyes 9, 22 2 Reyes 9, 30 2 Reyes 9, 36 esa mujer que pretende ser profetisa, la que engaña a todos mis servidores, y les enseña a prostituirse comiendo los alimentos sacrificados a los ídolos.
2:21 Yo le he dado tiempo suficiente para arrepentirse, pero ella no quiere dejar de fornicar.
2:22 Por eso, la arrojaré en un lecho de dolor, y someteré a sus compañeros de adulterio a una prueba terrible, si no se arrepienten de sus obras,
2:23 y haré morir a sus hijos. Así sabrán todas las Iglesias que yo conozco íntimamente los sentimientos y las intenciones.
Jeremías 17, 10 Salmo 7, 10 Y retribuiré a cada uno según sus obras. Jeremías 17, 10 Salmo 62, 13 Job 34, 11 Mateo 16, 27 Romanos 2, 6
2:24 En cuanto a ustedes, los demás de Tiatira, los que no comparten esta doctrina ni conocen 'los secretos de Satanás' —como dicen ellos— no les impondré nada nuevo,
2:25 excepto que conserven firmemente lo que ya poseen, hasta que yo vuelva.
2:26 Al vencedor, al que permanezca fiel hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones.
2:27 Él las regirá con un cetro de hierro Salmo 2, 9 Apocalipsis 12, 5 Apocalipsis 19, 15 y las destrozará como a un vaso de arcilla,
2:28 con el mismo poder que yo recibí del Padre; y también le daré la Estrella de la mañana".
2:29 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias".

Arriba

CAPÍTULO 3

Carta a la Iglesia de Sardes
3:1 Escribe al Ángel de la Iglesia de Sardes: "El que posee los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas, afirma: "Conozco tus obras: aparentemente vives, pero en realidad estás muerto.
3:2 Permanece alerta y reanima lo que todavía puedes rescatar de la muerte, porque veo que tu conducta no es perfecta delante de mi Dios.
3:3 Recuerda cómo has recibido y escuchado la Palabra: consérvala fielmente y arrepiéntete. Porque si no vigilas, llegaré como un ladrón, y no sabrás a qué hora te sorprenderé. Mateo 24, 43-44 Lucas 12, 39-40 1 Tesalonicenses 5, 2 2 Pedro 3, 10 Apocalipsis 16, 15
3:4 Sin embargo, tienes todavía en Sardes algunas personas que no han manchado su ropa: ellas me acompañarán vestidas de blanco, porque lo han merecido.
3:5 El vencedor recibirá una vestidura blanca, nunca borraré su nombre del Libro de la Vida
Éxodo 32, 32 Salmo 69, 29 Apocalipsis 13, 8 Apocalipsis 17, 8 Apocalipsis 20, 12 y confesaré su nombre delante de mi Padre y de sus Ángeles". Mateo 10, 32 Marcos 8, 38 Lucas 9, 26 Lucas 12, 8
3:6 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias".

Carta a la Iglesia de Filadelfia
3:7 Escribe al Ángel de la Iglesia de Filadelfia: "El Santo, el que dice la Verdad, el que posee la llave de David, el que abre y nadie puede cerrar, el que cierra y nadie puede abrir, Isaías 22, 22 afirma:
3:8 "Yo conozco tus obras; he abierto delante de ti una puerta que nadie puede cerrar, porque a pesar de tu debilidad, has cumplido mi Palabra sin renegar de mi Nombre.
3:9 Obligaré a los de la sinagoga de Satanás —que mienten, porque se llaman judíos y no lo son— a que se postren delante de ti Isaías 60, 14 y reconozcan que yo te he amado.
3:10 Ya que has cumplido mi consigna de ser constante, yo también te preservaré en la hora de la tribulación, que ha de venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los habitantes de la tierra.
3:11 Yo volveré pronto: conserva firmemente lo que ya posees, para que nadie pueda arrebatarte la corona.
3:12 Haré que el vencedor sea una columna en el Templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí. Y sobre él escribiré el nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios —la nueva Jerusalén que desciende del cielo Apocalipsis 21, 2 y viene de Dios— y también mi nombre nuevo".
3:13 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias".

Carta a la Iglesia de Laodicea
3:14 Escribe al Ángel de la Iglesia de Laodicea: "El que es el Amén, el Testigo fiel y verídico, el Principio de las obras de Dios, Proverbios 8, 22 afirma:
3:15 "Conozco tus obras: no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
3:16 Por eso, porque eres tibio, te vomitaré de mi boca.
3:17 Tú andas diciendo: Soy rico, estoy lleno de bienes y no me falta nada. Y no sabes que eres desdichado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo.
3:18 Por eso, te aconsejo: cómprame oro purificado en el fuego para enriquecerte, vestidos blancos para revestirte y cubrir tu vergonzosa desnudez, y un colirio para ungir tus ojos y recobrar la vista.
3:19 Yo corrijo y reprendo a los que amo. Proverbios 3, 12 Hebreos 12, 5-6 ¡Reanima tu fervor y arrepiéntete!
3:20 Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos.
3:21 Al vencedor lo haré sentar conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono".
3:22 El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias".

Arriba

"LO QUE SUCEDERÁ": LAS VISIONES PROFÉTICAS

LOS PRELIMINARES DEL GRAN DÍA DEL SEÑOR

CAPÍTULO 4

La visión del trono de Dios
4:1 Después tuve la siguiente visión: Había una puerta abierta en el cielo, y la voz que había escuchado antes, hablándome como una trompeta, me dijo: "Sube aquí, y te mostraré las cosas que deben suceder en seguida".
4:2 En ese mismo momento, fui arrebatado por el Espíritu y vi en el cielo un trono, Ezequiel 1, 26-28 Ezequiel 10, 1 en el cual alguien estaba sentado.
4:3 El que estaba sentado tenía el aspecto de una piedra de jaspe y de ágata. Rodeando el trono, vi un arco iris que tenía el aspecto de la esmeralda.
4:4 Y alrededor de él, había otros veinticuatro tronos, donde estaban sentados veinticuatro Ancianos, con túnicas blancas y coronas de oro en la cabeza.
4:5 Del trono salían relámpagos, voces y truenos,
Éxodo 19, 16 Apocalipsis 8, 5 Apocalipsis 11, 19 Apocalipsis 16, 18 y delante de él ardían siete lámparas de fuego, Ezequiel 1, 13 que son los siete Espíritus de Dios. Apicalipsis 1, 4
4:6 Frente al trono, se extendía como un mar transparente semejante al cristal. Ezequiel 1, 22 En medio del trono y alrededor de él, había cuatro Seres Vivientes, Ezequiel 1, 5 llenos de ojos por delante y por detrás.
4:7 El primer Ser Viviente era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro humano; y el cuarto era semejante a un águila Ezequiel 1, 10 Ezequiel 10, 14 en pleno vuelo.
4:8 Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Ezequiel 1, 18 Ezequiel 10, 12 Y repetían sin cesar, día y noche:
"Santo, santo, santo es el Señor Dios,
el Todopoderoso, Isaías 6, 3
el que era, el que es y el que viene".
4:9 Y cada vez que los Seres Vivientes daban gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,
4:10 los veinticuatro Ancianos se postraban ante él para adorarlo, y ponían sus coronas delante del trono, diciendo:
4:11 "Tú eres digno, Señor y Dios nuestro,
de recibir la gloria, el honor y el poder.
Porque has creado todas las cosas:
ellas existen y fueron creadas por tu voluntad".

Arriba

CAPÍTULO 5

El Cordero y el Libro de los siete sellos
5:1 Después vi en la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono, un libro escrito por dentro y por fuera, Ezequiel 2, 10 y sellado con siete sellos.
5:2 Y vi a un Ángel poderoso que proclamaba en alta voz: "¿Quién es digno de abrir el libro y de romper sus sellos?"
5:3 Pero nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de ella, era capaz de abrir el libro ni de leerlo.
5:4 Y yo me puse a llorar porque nadie era digno de abrir el libro ni de leerlo.
5:5 Pero uno de los Ancianos me dijo: "No llores: ha triunfado el León de la tribu de Judá, Génesis 49, 9-10 el Retoño de David, Isaías 11, 1 Apocalipsis 22, 16 y él abrirá el libro y sus siete sellos".
5:6 Entonces vi un Cordero que parecía haber sido inmolado: Isaías 53, 7 estaba de pie entre el trono y los cuatro Seres Vivientes, en medio de los veinticuatro Ancianos. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios Zacarías 4, 10b enviados a toda la tierra.
5:7 El Cordero vino y tomó el libro de la mano derecha de aquel que estaba sentado en el trono.
5:8 Cuando tomó el libro, los cuatro Seres Vivientes y los veinticuatro Ancianos se postraron ante el Cordero. Cada uno tenía un arpa, y copas de oro llenas de perfume, que son las oraciones de los Santos, Salmo 141, 2
5:9 y cantaban un canto nuevo, diciendo:
"Tú eres digno de tomar el libro
y de romper los sellos,
porque has sido inmolado,
y por medio de tu Sangre,
has rescatado para Dios
a hombres de todas las familias,
lenguas, pueblos y naciones.
5:10 Tú has hecho de ellos un Reino sacerdotal
para nuestro Dios,
Éxodo 19. 6 Apocalipsis 1, 6
y ellos reinarán sobre la tierra".
5:11 Y después oí la voz de una multitud de Ángeles que estaban alrededor del trono, de los Seres Vivientes y de los Ancianos. Su número se contaba por miles y millones, Daniel 7, 10
5:12 y exclamaban con voz potente:
"El Cordero que ha sido inmolado
es digno de recibir el poder y la riqueza,
la sabiduría, la fuerza y el honor,
la gloria y la alabanza".
5:13 También oí que todas las criaturas que están en el cielo, sobre la tierra, debajo de ella y en el mar, y todo lo que hay en ellos, decían:
"Al que está sentado sobre el trono y al Cordero,
alabanza, honor, gloria y poder,
por los siglos de los siglos".
5:14 Los cuatro Seres Vivientes decían: "¡Amén!", y los Ancianos se postraron en actitud de adoración.

Arriba


Judas / Índice