Judas / Índice


APOCALIPSIS


Haga click sobre el número del capítulo al que desea ir

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22


CAPÍTULO 11

Los dos testigos
11:1 Después recibí una vara para medir, Ezequiel 40, 3 Apocalipsis 21, 15 semejante a un bastón, mientras me decían: "Levántate y mide el Templo de Dios, el altar y a los adoradores que encuentres allí.
11:2 No tengas en cuenta el atrio exterior del Templo ni lo midas, porque ha sido entregado a los paganos, y ellos pisotearán la Ciudad santa Lucas 21, 24 durante cuarenta y dos meses.
11:3 Pero yo encargaré a mis dos testigos que profeticen durante mil doscientos sesenta días, vestidos con hábitos de penitencia.
11:4 Estos dos testigos son los dos olivos Zacarías 4, 3 Zacarías 4, 11 y los dos candelabros que están delante del Señor de la tierra.
11:5 Si alguien quiere hacerles daño, saldrá un fuego de su boca que consumirá a sus enemigos: así perecerá el que se atreva a dañarlos.
11:6 Ellos tienen el poder de cerrar el cielo para impedir que llueva durante los días de su misión profética; 1 Reyes 17, 1 1 Reyes 18, 1 Lucas 4, 25 Santiago 5, 17 y también, tienen poder para cambiar las aguas en sangre Éxodo 7, 17-19 Salmo 78, 44 Salmo 105, 29 Apocalipsis 16, 4 y para herir la tierra con toda clase de plagas, todas las veces que quieran.
11:7 Y cuando hayan acabado de dar testimonio, la Bestia que surge del Abismo
Daniel 7, 3 Apocalipsis 13, 1 Apocalipsis 17, 8 les hará la guerra, los vencerá Daniel 7, 21 Apocalipsis 13, 7 y los matará.
11:8 Sus cadáveres yacerán en la plaza de la gran Ciudad —llamada simbólicamente Sodoma
Isaías 1, 9-10 y también Egipto— allí mismo donde el Señor fue crucificado.
11:9 Estarán expuestos durante tres días y medio, a la vista de gente de todos los pueblos, familias, lenguas y naciones, y no se permitirá enterrarlos.
11:10 Los habitantes de la tierra se alegrarán y harán fiesta, y se intercambiarán regalos, porque estos dos profetas los habían atormentado".
11:11 Pero después de estos tres días y medio, un soplo de vida de Dios entró en ellos y los hizo poner de pie, Ezequiel 37, 10 y un gran temor se apoderó de los espectadores.
11:12 Entonces escucharon una voz potente que les decía desde el cielo: "Suban aquí". Y ellos subieron al cielo en la nube,
2 Reyes 2, 11 a la vista de sus enemigos.
11:13 En ese momento se produjo un violento temblor de tierra que derrumbó la décima parte de la Ciudad, y el terremoto Apocalipsis 6, 12 Apocalipsis 16, 18 ocasionó la muerte de siete mil personas: los sobrevivientes quedaron atemorizados y alabaron al Dios del cielo.
11:14 La segunda calamidad ha pasado, pero sepan que la tercera está por llegar.

La séptima trompeta
11:15 Cuando el séptimo Ángel tocó la trompeta, resonaron en el cielo unas voces potentes que decían: "El dominio del mundo ha pasado a manos de nuestro Señor y de su Mesías, y él reinará por los siglos de los siglos". Daniel 7, 14
11:16 Y los veinticuatro Ancianos que estaban sentados en sus tronos, delante de Dios, se postraron para adorarlo, diciendo:
11:17 "Te damos gracias, Señor, Dios todopoderoso
—el que es y el que era—
porque has ejercido tu inmenso poder
y has establecido tu Reino.
11:18 Los paganos se habían enfurecido,
pero llegó el tiempo de tu ira,
así como también el momento de juzgar a los muertos
y de recompensar a tus servidores, los profetas,
y a los santos y a todos aquellos que temen tu Nombre
—pequeños y grandes— Salmo 115, 13 Apocalipsis 19, 5
y el momento de exterminar
a los que corrompían la tierra".

El Arca de la Alianza
11:19 En ese momento se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de su Alianza, y hubo rayos, voces, truenos Éxodo 19, 16 Apocalipsis 8, 5 Apocalipsis 16, 18 Apocalipsis 4, 5 y un temblor de tierra, y cayó una fuerte granizada. Éxodo 9, 24 Apocalipsis 8, 7 Apocalipsis 16, 21

Arriba

CAPÍTULO 12

La visión de la Mujer y el Dragón
12:1 Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza. Génesis 37, 9
12:2 Estaba embarazada y gritaba de dolor porque iba a dar a luz. Miqueas 4, 10
12:3 Y apareció en el cielo otro signo: un enorme Dragón rojo como el fuego, con siete cabezas y diez cuernos, Daniel 7, 7 Apocalipsis 13, 1 Apocalipsis 17, 3 y en cada cabeza tenía una diadema.
12:4 Su cola arrastraba una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó sobre la tierra.
Daniel 8, 10 El Dragón se puso delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo en cuanto naciera.
12:5 La Mujer tuvo un hijo varón Isaías 66, 7 que debía regir a todas las naciones con un cetro de hierro. Salmo 2, 9 Apocalipsis 2, 26 Apocalipsis 19, 15 Pero el hijo fue elevado hasta Dios y hasta su trono,
12:6 y la Mujer huyó al desierto, donde Dios le había preparado un refugio para que allí fuera alimentada durante mil doscientos sesenta días.
12:7 Entonces se libró una batalla
Daniel 12, 1 Mateo 24, 21 Marcos 13, 19 Apocalipsis 7, 14 en el cielo: Miguel Daniel 10, 13 Daniel 10, 21 Daniel 12, 1 Judas 9 y sus Ángeles combatieron contra el Dragón, y este contraatacó con sus ángeles,
12:8 pero fueron vencidos y expulsados del cielo.
12:9 Y así fue precipitado el enorme Dragón, la antigua Serpiente, Génesis 3, 1 llamada Diablo o Satanás, y el seductor del mundo entero fue arrojado sobre la tierra
Lucas 10, 18 con todos sus ángeles.
12:10 Y escuché una voz potente que resonó en el cielo:
"Ya llegó la salvación,
el poder y el Reino de nuestro Dios
y la soberanía de su Mesías,
porque ha sido precipitado
el acusador de nuestros hermanos, Zacarías 3, 1
Job 1, 11
el que día y noche los acusaba delante de nuestro Dios.
12:11 Ellos mismos lo han vencido,
gracias a la sangre del Cordero
y al testimonio que dieron de él,
porque despreciaron su vida hasta la muerte.
12:12 ¡Que se alegren entonces el cielo y sus habitantes,
pero ay de ustedes, tierra y mar,
porque el Diablo ha descendido hasta ustedes
con todo su furor,
sabiendo que le queda poco tiempo!".
12:13 El Dragón, al verse precipitado sobre la tierra, se lanzó en persecución de la Mujer que había dado a luz al hijo varón.
12:14 Pero la Mujer recibió las dos alas de la gran águila para volar hasta su refugio en el desierto, donde debía ser alimentada durante tres años y medio,
Daniel 7, 25 Daniel 12, 7 Apocalipsis 13, 5-6 lejos de la Serpiente.
12:15 La Serpiente vomitó detrás de la Mujer como un río de agua, para que la arrastrara.
12:16 Pero la tierra vino en ayuda de la Mujer: abrió su boca y se tragó el río que el Dragón había vomitado.
12:17 El Dragón, enfurecido contra la Mujer, se fue a luchar contra el resto de su descendencia, contra los que obedecen los mandamientos de Dios y poseen el testimonio de Jesús.
12:18 Y yo me quedé de pie sobre la playa.

Arriba

CAPÍTULO 13

La Bestia del mar Apocalipsis 19, 20
13:1 Entonces vi que emergía del mar una Bestia Daniel 7, 3 Apocalipsis 11, 7 Apocalipsis 17, 8 con siete cabezas y diez cuernos. Daniel 7, 7 Apocalipsis 12, 3 Apocalipsis 17, 3 En cada cuerno tenía una diadema, y sobre sus cabezas había leyendas con nombres blasfemos.
13:2 Parecía una pantera, pero tenía las patas como las de un oso y la boca como la de un león. El Dragón le cedió su poder Daniel 7, 6 y su trono con un inmenso imperio.
13:3 Una de sus cabezas parecía herida de muerte, pero su llaga mortal ya estaba cicatrizada. Toda la tierra, maravillada, siguió a la Bestia,
13:4 y todos adoraron al Dragón porque él le había cedido el poder, y también adoraron a la Bestia, diciendo: "¿Quién se le puede igualar y quién puede luchar contra ella?"
13:5 Y se permitió a la Bestia proferir palabras altaneras y blasfemias; y se le dio poder para actuar durante cuarenta y dos meses.
Daniel 7, 25 Daniel 12, 7 Apocalipsis 12, 14
13:6 Ella abrió la boca para maldecir a Dios y blasfemar Daniel 7, 8 contra su Nombre y su Santuario, Daniel 11, 36 y contra los habitantes del cielo.
13:7 También le fue permitido combatir contra los santos hasta vencerlos,
Daniel 7, 21 Apocalipsis 11, 7 y se le dio poder sobre toda familia, pueblo, lengua y nación.
13:8 Y la adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no figuran, desde la creación del mundo, en el Libro de la Vida del Cordero que ha sido inmolado. Éxodo 32, 32 Salmo 69, 29 Apocalipsis 3, 5 Apocalipsis 17, 8 Apocalipsis 20, 12
13:9 ¡El que pueda entender, que entienda!
13:10 El que tenga que ir a la cárcel, irá a la cárcel; y el que tenga que morir por la espada, morirá por la espada.
Jeremías 15, 2 En esto se pondrá a prueba la perseverancia y la fe de los santos.

La Bestia de la tierra
13:11 En seguida vi surgir de la tierra otra Bestia que tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba como un dragón.
13:12 Esta Bestia ejercía todo el poder de la primera y estaba a su servicio; y logró que la tierra y sus habitantes adoraran a la primera Bestia, a aquella cuya llaga mortal se había cicatrizado.
13:13 También realizaba grandes prodigios, llegando a hacer descender fuego del cielo sobre la tierra a la vista de todos.
13:14 Y por los prodigios que realizaba al servicio de la primera Bestia, sedujo a los habitantes de la tierra para que fabricaran una imagen en honor de aquella que fue herida por la espada y sobrevivió.
13:15 También se le permitió dar vida a la imagen de la Bestia, para hacerla hablar y dar muerte a todos aquellos que no adoran su imagen.
13:16 Así consiguió que todos —pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos— se dejaran poner una marca en su mano derecha o sobre su frente,
13:17 de manera que nadie podía comprar o vender, si no llevaba marcado el nombre de la Bestia o la cifra que corresponde a su nombre.
13:18 Para esto se precisa sutileza. El que tenga inteligencia calcule la cifra de la Bestia, porque es una cifra humana: 666.

Arriba

CAPÍTULO 14

El Cordero y su cortejo
14:1 Después vi al Cordero que estaba de pie sobre el monte Sión, acompañado de ciento cuarenta y cuatro mil elegidos, que tenían escrito en la frente Ezequiel 9, 4 Apocalipsis 7, 3 Apocalipsis 9, 4 el nombre del Cordero y de su Padre.
14:2 Oí entonces una voz que venía del cielo, semejante al estrépito de un torrente y al ruido de un fuerte trueno, y esa voz era como un concierto de arpas:
14:3 los elegidos cantaban un canto nuevo delante del trono de Dios, y delante de los cuatro Seres Vivientes y de los Ancianos. Y nadie podía aprender este himno, sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la tierra.
14:4 Estos son los que no se han contaminado con mujeres y son vírgenes. Ellos siguen al Cordero donde quiera que vaya. Han sido los primeros hombres rescatados para Dios y para el Cordero.
14:5 En su boca nunca hubo mentira Sofonías 3, 13 y son inmaculados.

Los tres Ángeles
14:6 Luego vi a otro Ángel que volaba en lo más alto del cielo, llevando una Buena Noticia, la eterna, la que él debía anunciar a los habitantes de la tierra, a toda nación, familia, lengua y pueblo.
14:7 El proclamaba con voz potente:
"Teman a Dios y glorifíquenlo,
porque ha llegado la hora de su Juicio:
adoren a aquel que hizo el cielo,
la tierra, el mar y los manantiales".
14:8 Un segundo Ángel lo siguió, anunciando: "Ha caído, ha caído la gran Babilonia, Isaías 21, 9 Apocalipsis 18, 2 la que ha dado de beber a todas las naciones el vino embriagante de su prostitución".
14:9 Un tercer Ángel lo siguió, diciendo con voz potente: "El que adore a la Bestia o a su imagen y reciba su marca sobre la frente o en la mano,
14:10 tendrá que beber el vino de la indignación de Dios, que se ha derramado puro en la copa de su ira; Isaías 51, 17 Apocalipsis 16, 19 y será atormentado con fuego y azufre,
Génesis 19, 24 Deuteronomio 29, 22 Isaías 1, 9 Isaías 13, 19 Jeremías 50, 40 Amós 4, 11 Sofonías 2, 9 Lamentaciones 4, 6 Romanos 9, 29 delante de los santos Ángeles y delante del Cordero.
14:11 El humo de su tormento se eleva por los siglos de los siglos, Isaías 34, 10 Apocalipsis 19, 3 y aquellos que adoran a la Bestia y a su imagen, y reciben la marca de su nombre, no tendrán reposo ni de día ni de noche".
14:12 En esto se pondrá a prueba la perseverancia de los santos, de aquellos que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.
14:13 Luego escuché una voz que me ordenaba desde el cielo: "Escribe: ¡Felices los que mueren en el Señor! Sí —dice el Espíritu— de ahora en adelante, ellos pueden descansar de sus fatigas, porque sus obras los acompañan".

El Hijo del hombre
14:14 Y vi una nube blanca, sobre la cual estaba sentado alguien que parecía Hijo de hombre, Daniel 7, 13 Mateo 24, 30 Mateo 26, 64 Marcos 13, 26 Marcos 14, 62 Lucas 21, 27 Apocalipsis 1, 7 Apocalipsis 1, 13  con una corona de oro en la cabeza y una hoz afilada en la mano.
14:15 En seguida salió del Templo otro Ángel y gritó con voz potente al que estaba sentado sobre la nube: "Empuña tu hoz y siega, porque ha llegado el tiempo de la cosecha y los sembrados de la tierra están maduros". Joel 4, 13
14:16 Y el que estaba sentado sobre la nube pasó su hoz sobre la tierra, y esta quedó segada.
14:17 Entonces otro Ángel salió del Templo que está en el cielo, llevando también una hoz afilada.
14:18 Y salió del altar otro Ángel —el que tiene poder sobre el fuego— y gritó con voz potente al que tenía la hoz afilada: "Empuña tu hoz y cosecha los racimos de la viña de la tierra, porque han llegado a su madurez".
14:19 El Ángel pasó la hoz afilada sobre la tierra, cosechó la viña y arrojó los racimos en la inmensa cuba de la ira de Dios.
14:20 La cuba fue pisoteada Isaías 63, 3 Joel 4, 13 Apocalipsis 19, 15 en las afueras de la ciudad, y de la cuba salió tanta sangre, que llegó a la altura de los frenos de los caballos en una extensión de unos trescientos kilómetros.

Arriba

CAPÍTULO 15

Los siete Ángeles de las siete plagas
15:1 Después vi en el cielo otro signo grande y admirable: siete Ángeles que llevaban las siete últimas plagas, con las cuales debía consumarse la ira de Dios.
15:2 También vi como un mar de cristal, mezclado de fuego. Los que habían vencido a la Bestia, a su imagen y la cifra de su nombre, estaban de pie sobre el mar, teniendo en sus manos grandes arpas,
15:3 y cantaban el canto de Moisés,
Éxodo 15, 1 el servidor de Dios, y el canto del Cordero, diciendo:
"¡Grandes y admirables son tus obras,
Señor, Dios todopoderoso;
justos y verdaderos son tus caminos,
Rey de los pueblos!
¿Quién dejará de temerte, Señor,
quién no alabará tu Nombre?
15:4 Sólo tú eres santo,
y todas las naciones vendrán a adorarte,
Jeremías 10, 7 Salmo 86, 9
porque se ha manifestado la justicia de tus actos".

15:5 Después de esto, vi abrirse en el cielo el Templo, el tabernáculo del Testimonio.
Éxodo 40, 34 1 Reyes 8, 10-11 2 Crónicas 5, 13-14 Isaías 6, 4 Apocalipsis 15, 8
15:6 De él salieron los siete Ángeles que tenían las siete plagas, y estaban vestidos de lino puro y resplandeciente, y ceñidos con cinturones de oro.
15:7 Entonces, uno de los cuatro Seres Vivientes entregó a los siete Ángeles siete copas colmadas de la ira del Dios que vive por los siglos de los siglos.
15:8 Y el Templo se llenó del humo
Éxodo 40, 34 1 Reyes 8, 10-11 2 Crónicas 5, 13-14 Isaías 6, 4 Apocalipsis 15, 5 que procede de la gloria de Dios y de su poder, de manera que nadie pudo entrar al Templo hasta que cesaron las siete plagas de los siete Ángeles.

Arriba


Judas / Índice