II ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

IV ASAMBLEA DIOCESANA

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA


ORDINARIO DE LA EUCARISTÍA
ORACIONES POR LA EVANGELIZACIÓN DE LOS PUEBLOS
(MR, 14)

Se sugiere la Plegaria Eucarística IV, sobre el designio de salvación realizado en Cristo, o la V/d, sobre la Iglesia, en camino hacia la unidad. Antes de la celebración se entregará a los asambleístas una veladora cuando ingresen.

RITOS INICIALES

1. INGRESO

Preside la procesión de ingreso en lugar de la cruz alta el Cirio Pascual, sin turíbulo, sin ciriales, tampoco se usarán ciriales en la proclamación del Evangelio. Le siguen los ministros del altar, el ministro con el Evangeliario, los ministros de la Palabra y los ministros ordenados de menor a mayor jerarquía.

2. CANTO ENTRADA "SOMOS TUS HIJOS"

En tu casa estamos,
oh Señor, con alegría,
porque comprobamos
ser hermanos de un Padre común.

Somos tus hijos gue en torno a tu altar,
en ti queremos amarnos. Señor.
Somos tus hijos que en tomo a tu altar,
en tí queremos amarnos, Señor.

Bajo tu mirada bondadosa
nos ponemos hoy,
para que bendigas a tus hijos
y les des tu amor.

Recordamos, oh Señor,
el sacrificio de tu amor,
y un reinado eterno
esperamos, Cristo Redentor.

Esta tu familia
Representa ante ti Señor,
a todos los hombres
que en tu Nombre esperan su salud.

3. SALUDO

Obispo: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Obispo: El Señor, que os llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa, este con todos vosotros.

Todos: Y con tu Espíritu.

Monición inicial, comentarista:

Dios quiere que todos las hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, por nosotros entregó a su Hijo único. Así como Él fue enviado por el Padre, a su vez envió a los apóstoles para hacer discípulos y convocar a quienes creen en Cristo en la Iglesia. Ella se prepara ahora para celebrar el Gran Jubileo del año 2000 con la con la Gran Misión evangelizadora. Unidos en comunión eclesial, elevemos nuestra plegaria, por que podamos, al cumplirse dos mil años de redención, ofrecer a Dios un mundo donde resplandezca la verdad del Evangelio.

4. ACTO PENITENCIAL

Obispo: Hermanos y hermanas. Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos sinceramente nuestros pecados.

Se hace una breve pausa en silencio. Después hacen todos en común la confesión de sus pecados.

Todos: Yo confieso ante Dios todopoderosoy ante ustedes, hermanos, que he pecado muchode pensamiento, palabra, obra y omisión.

Golpeándose e] pecho, dicen:

Por mi culpa, por mi culpa, por mi grande culpa.

Luego prosiguen:

Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mi ante Dios, nuestro Señor.

Obispo: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

KYRYE ELEISON "SEÑORA Y NIÑA MÍA"

Señor, ten piedad (2).
Cristo, ten piedad, ten piedad (2).
Señor, ten piedad (2). Ten piedad, ten piedad.

GLORIA "SEÑORA Y NIÑA MÍA"

Gloria, gloria, gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Te alabamos, te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos.

Te damos gracias por tu inmensa gloria,
te damos gracias por tu inmensa gloria,
Señor Dios Rey celestial. Rey celestial.
Dios Padre todopoderoso.

Te alabamos,...

Señor, Hijo único, Jesucristo, Señor Dios cordero
de Dios Hijo del Padre.

Te alabamos,...

Tú, que quitas el pecado del mundo,

Ten piedad de nosotros.

Tu que quitas el pecado del mundo,

Atiende nuestras súplicas.

Tú, que estás sentado, a la derecha del Padre,

Ten piedad de nosotros.

Porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor,
sólo tú Altísimo, Jesucristo, Jesucristo.

Te alabamos,...

Con el Espíritu Santo, en la gloria de Dios Padre,
en la gloria, en la gloria, en la gloria de Dios Padre.

Te alabamos,...

Amén, amén.

5. ORACIÓN COLECTA

Obispo: Dios nuestro, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, mira la abundancia de tu mies y envíale operarios para que se anuncie el Evangelio a toda creatura; y tu pueblo, congregado por la Palabra que da vida y sostenido con la fuerza de los sacramentos, avance por el camino de la salvación y del amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

Todos: Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

6. PRIMERA LECTURA (LR III, n. 590 y 591)

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 4, 1-6; 11-16.

Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el espíritu con el vínculo de la paz. Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como es también sólo una la esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos. Cristo fue quien concedió a unos ser apóstoles; a otros, ser profetas; a otros, ser evangelizadores; a otros, ser pastores y maestros. Y esto para capacitar a los fieles, a fin de que desempeñando debidamente su tarea, construyan el cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, y lleguemos a ser hombres perfectos, que alcancemos en todas sus dimensiones la plenitud de Cristo. Así, ya no seremos como niños, zarandeados por las olas y llevados de un lado a otro por el viento de cualquier doctrina, a merced de hombres malvados y astutos, que conducen engañosamente al error. Por el contrario, viviendo sinceramente en el amor, creceremos en todos sentidos, unidos a aquel que es la cabeza: Cristo. De él, todo el cuerpo recibe su organización, su cohesión y su vida, según la actividad propia de cada una de las partes, y así el cuerpo va creciendo y construyéndose por medio del amor. Palabra de Dios.

Todos: Te alabamos, Señor.

7. CANTO RESPONSORIAL

Monición del comentarista.

MEDITACIÓN "yo no era profeta"

Yo no era profeta, ni un hijo de profeta,
yo era un pastor y vendedor de higos.
El Señor me tomó, de detrás del rebaño,
y me dijo, "Ve y profetiza".

Desde la alborada de mi vida te sentí,
sin que tú me hablaras yo sabía que estabas ahí.

En el verde espejo de los campos yo te vi,
y en el aire fresco de los montes te sentí.

En la dulce risa de los niños yo te vi,
y en el corazón de los sencillos te sentí.

En la noche negra tú estabas junto a mi,
fue por tu presencia que en fango no caí.

Desde la alborada de mi vida te sentí,
y ahora me consagras para transformarme en Ti.
Para transformarme en Ti.

8. ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO

ACLAMACIÓN "Salmo 150"

Aleluya, aleluya, aleluya (2)

Alaben a Dios en su templo sagrado.
Alábenlo, por su gloria y honor,
alábenlo por todas sus hazañas,
alábenlo por todo su poder.

Gloria al Padre Omnipotente,
gloria a Jesús Redentor,
gloria al Espíritu Santo,
gloria por todos los siglos. Amén.

9. EVANGELIO (LR III, n.406)

Ministro: El Señor esté con ustedes.

Todos: Y con tu espíritu.

Ministro:

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 4, 16-22

Todos: Gloria a Ti, Señor.

Ministro:

En aquel tiempo, Jesús fue a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor. Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: "Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura, que ustedes acaban de oír". Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios. Palabra del Señor.

Todos aclaman: Gloria a ti, señor Jesús

10. HOMILÍA O EXHORTACIÓN

Sentados

RITO DE ENVIÓ

Comentarista: Nos preparamos ahora para renovar nuestra vocación a ser agentes del Reino de Dios mediante la recepción de la luz de Cristo, la renovación de la fe, y la oración con nuestro Obispo, para pedir a Dios la realización de este llamado entre nosotros.

11. ENTREGA DE LA LUZ

El Obispo se dirige al Cirio Pascual para tomar la luz y comunicarla a los ministros que la recibirán para distribuirla a la asamblea, de acuerdo a las indicaciones del ceremoniero.

Señor Cardenal:

Reciban la luz de Cristo Jesús,
para que por su amor a Cristo,
a su Iglesia, a su Palabra, a su Reino
y a su prójimo más necesitado,
brillen entre los hombres como hijos de la luz,
y se vayan configurando con Cristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

Luego, los ministros van pasando con cada uno de los agentes y les entregan la luz diciendo:

Hermano, recibe la luz de Cristo.

El agente responde: Amén.

12. CANTO

OFRECIMIENTO DEL FUEGO NUEVO

La luz de Jesús, ha iluminado al mundo (2)

Todo hombre debe renacer,
para ver el Reino de Dios.
El agua y el Espíritu,
traen la vida nueva en el amor.

Dios nos dio a su unigénito
de su amor para con el mundo,
y todos los que creen en Él,
tienen la vida para siempre.

La luz de Dios nos vino,
para que seamos salvos.
Del pecado y las tinieblas
caminamos hacia Cristo.

13. RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS DEL BAUTISMO

Obispo: Hermanos y hermanas, en este tiempo de preparación para la gran misión con la que nos dispondremos a celebrar el Jubileo de la Redención renovemos, cada uno, las promesas de nuestro bautismo, en el cual somos configurados con Cristo sacerdote, profeta y rey, para iluminar al mundo con la luz del Evangelio.

Obispo: ¿Renuncias a Satanás?

Todos: Sí, renuncio.

Obispo: ¿Renuncias a sus obras, a obrar con soberbia, mentira, avaricia, ira, pereza, gula y renuncias a obrar faltando al respeto a tu integridad y la integridad física y moral de los demás?

Todos: Sí, renuncio.

Obispo: ¿Renuncias a las seducciones de Satanás: al abuso del placer, al abuso del poder y, a usar la religión para tu conveniencia?

Todos: Sí, renuncio.

Prosigue el Obispo:

Obispo: ¿Crees en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

Todos: Sí, creo.

Obispo: ¿Crees en Jesucristo su único Hijo, Señor nuestro, que nació de santa María Virgen, padeció y murió por nosotros, resucitó e intercede por nosotros ante el Padre?

Todos: Sí, creo.

Obispo: ¿Crees en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna?

Todos: Sí, creo.

Como conclusión el Obispo y la asamblea cantan dos veces:

Un solo Señor, una sola fe,
un solo bautismo, un solo Dios y Padre.

14. PRECES

Obispo: Invoquemos ahora hermanos y hermanas, a Dios Padre que nos llamó a participar en la misión que le encomendó a su Hijo, de evangelizar a todos los pueblos para congregarlos en la Iglesia e instaurar el Reino de los cielos.

Todos aclaman conforme a las indicaciones del comentarista.

(Estribillo)   "Que seamos tu luz, Señor,
                           en nuestra Ciudad"

Intencionistas:

  1. Roguemos al Padre que conceda a la Iglesia del tercer milenio, extender con nuevo ardor el Reino de Dios, entre los seres humanos de todo pueblo, lengua y nación. Roguemos al Señor.

  2. Pidamos a Dios que en su misericordia quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, por todas las naciones y gobiernos del mundo para que reconozcan a Jesucristo como Maestro y Redentor. Roguemos al Señor.

  3. Para que cuantos han sido llamados a ser luz del mundo por el bautismo, mediante el matrimonio, el ministerio, la vida consagrada o profesional, den un vigoroso testimonio del Evangelio de salvación, de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el abismo. Roguemos al Señor.

  4. Por que disponga a los atribulados, a los pobres, a los alejados, a las familias y a los jóvenes, con un corazón recto y sincero para acoger la Buena Noticia, de manera que produzca fruto en ellos. Roguemos al Señor.

  5. Que nos conceda a todos un corazón abierto a las inspiraciones del Espíritu Santo, para celebrar con renovada fe y generosa participación, el gran acontecimiento jubilar. Roguemos al Señor.

  6. Por todos aquellos que nos disponemos a realizar la gran misión evangelizadora en la Arquidiócesis de México, para que con el poder del Espíritu llevemos la Buena Nueva a los pobres, la liberación a los cautivos y la salud a los de corazón destrozado. Roguemos al Señor.

15. ORACIÓN CONCLUSIVA DE BENDICIÓN

El Obispo, extendiendo conjuntamente las manos sobre los agentes, dice:

Te bendecimos y alabamos, oh Dios,
porque en el designio inefable de tu misericordia.
enviaste a tu Hijo al mundo,
para librar a los hombres de la cautividad del pecado,
y llenarlos con los dones del Espíritu Santo.

Él después de haber vencido a la muerte,
antes de subir a ti, Padre, envió a los apóstoles
como dispensadores de su amor y su poder,
para que anunciaran al mundo entero
el Evangelio de la vida,
purificando a los creyentes
con el baño regenerador del Bautismo.

Te pedimos ahora. Señor,
que dirijas tu mirada bondadosa 
sobre estos servidores tuyos.
a quienes confirmamos hoy
como mensajeros de salvación y de paz.

Guía, Señor, sus pasos, y fortalécelos
con el poder de tu gracia.
Que sus palabras sean un eco de las palabras de Cristo
para que sus oyentes presten oído al Evangelio.
Renueva, Padre, en sus corazones el vigor del Espíritu Santo
para que, hechos todo para todos,
atraigan a muchos hacia ti,
y te alaben sin cesar en la santa Iglesia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Todos: Amén.

LITURGIA DE LA EUCARISTÍA

16. OFERTORIO

17. CANTO

OFERTORIO Tú me llamas, Señor"

Tú me llamas, Señor, y me quieres mandar
a llevar tu palabra por
tierra y por mar.
Pero yo no podré, anunciar tu verdad
porque soy como un niño que no sabe hablar.

Ya antes que hubieras nacido
por siempre pensaba yo en ti.
No habías nacido y ya eras profeta,
no habías nacido y te consagré.

No, no digas que eres un niño,
un niño que no sabe hablar.
no sientas tristeza; no temas al mundo,
pues siempre en la lucha contigo estaré.

Tú serás mi antorcha radiante
que lleve a los hombres la luz.
Serás mi profeta que hable a las gentes
y lleve en sus labios palabras de amor.

Yo te doy poder sobre el mundo,
poder sobre toda nación,
extirpa y destruye, prepara la siembra
y planta en los hombres semillas de amor.

Presentación de los dones.

Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

Todos: El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

18. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Comentarista: De pie.

Obispo: Mira, Señor, el rostro de tu ungido, que se entregó a la muerte para la salvación de todos y haz que por mediación suya, tu nombre sea glorificado entre los hombres y en todas las partes de la tierra te sea ofrecido el único y perfecto sacrificio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

19. PLEGARIA EUCARÍSTICA

PREFACIO

Reconocimiento de la obra maravillosa de Dios en favor de la humanidad.

Ministro: El Señor esté con vosotros.

Todos: Y con tu espíritu.

Ministro: Levantemos el corazón.

Todos: Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Ministro: Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

Todos: Es justo y necesario.

SANTO "Señora y Niña mía"

Santo, Santo, Santo, (2)
es el Señor Dios del universo.

Llenos están el cielo, y la tierra de su gloria.
¡Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo!
Bendito el que viene, en nombre del Señor.
¡Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo!

Anáfora

Continúa el Obispo acompañado de los concelebrantes con la plegaria eucarística. Exige que todos la escuchen con reverencia y silencio (IGMR 55h).

Epíclesis:

Invocación del Espíritu Santo para la consagración del pan y del vino. Todos se arrodillan.

Anamnesis:

Memorial de las Palabras del Señor. Después de la elevación del cáliz y de que el sacerdote se levante, el comentarista, levantándose indica que todos se pongan de pie.

Obispo: Este es el Sacramento de nuestra fe.

Todos: Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, iVen, Señor Jesús!

Oblación del sacrificio de Cristo e intercesiones.

Doxología:

Obispo: Por Cristo, con Él y en Él, a tí, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN

20. ORACIÓN DEL SEÑOR Y EMBOLISMO

Obispo: Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir.

Todos:

Padre nuestro, que estás en el cielo.
santificado sea tu nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Obispo: Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

Todos: Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre. Señor.

21. RITO DE LA PAZ

El Obispo continúa con la oración por la paz, cuando concluye responden todos:

Amén.

Obispo: La paz del Señor esté siempre con vosotros.

Todos: Y con tu espíritu.

Ministro: Daos fraternalmente la paz.

22. FRACCIÓN DEL PAN

Una vez que haya terminado el rito de la paz y comenzando, cuando se fracciona la Hostia, se canta la siguiente invocación.

CORDERO DE DIOS "Señora y Niña mía"

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.
Ten piedad de nosotros (2)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo:
Danos la paz, danos la paz.

Obispo: Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Todos: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

Monición acerca de la comunión en la vida y en el apostolado de la Iglesia diocesana que toma su fuerza y signo en la comunión eucarística.

23. COMUNIÓN

SentadosCanto de comunión ó música.

COMUNIÓN 1  "Sube a la barca"

Ven, ven, ven, sube a la barca,
ven, ven, ven toma el timón.
Ven, ven, ven conduce la barca
entrega tu vida a la misión
(2)

Toda la Iglesia es misionera,
toda labor es del pueblo de Dios.
Es cómo una barca que busca marineros
que lleven al mundo la evangelización.

Por eso ven, ven, ven...

Toda la Iglesia está invitada,
toda la gente al abordaje.
Vamos y gritemos vamos y catemos
que Cristo está vivo en cada nación.

Por eso ven, ven, ven...

En este momento de nuestra canción
Cantando y bailando hacemos a Dios
nuestra alegría y nuestra oración,
por ser misioneros de paz y de amor.

COMUNIÓN 2 "Id y enseñad"

Sois la semilla que ha de crecer,
sois la estrella que ha de brillar.
Sois levadura, sois grano de sal,
antorcha que debe alumbrar.

Sois la mañana que vuelve a nacer,
sois espiga que empieza a granar.
Sois aguijón y caricia a la vez,
testigos que voy a enviar.

Id, amigos, por el mundo
anunciando el amor.
Mensajeros de la vida,
de la paz y el perdón.
Sed, amigos, los testigos
de mi resurrección.
Id llevando mi presencia
con vosotros estoy.

Sois una llama que ha de encender,
resplandores de fe y caridad.
Sois los pastores que han de guiar
al mundo por sendas de paz.
Sois los amigos que quise escoger,
sois palabra que intento gritar.
Sois reino nuevo que empieza a engendrar
justicia, amor y verdad.

Sois fuego y sabia que vine a traer,
sois la ola que agita la mar.
La levadura pequeña de ayer,
fermenta la masa del pan.
Una ciudad no se puede esconder,
ni los montes se han de ocultar;
en vuestras obras que buscan el bien,
los hombres al Padre verán.

24. MOMENTOS DE ALABANZA Y ACCIÓN DE GRACIAS

En este momento la asamblea recita la oración de la Misión 2000.

25. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

De pie

Obispo: Con el auxilio de este sacramento de salvación eterna, del que acabamos de participar, haz, Señor, que la verdadera fe se extienda por todo el mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Todos: Amén.

RITO DE CONCLUSIÓN

26. SALUDO Y BENDICIÓN

Obispo: El Señor esté con vosotros.

Todos: Y con tu espíritu.

Obispo: Sea bendito el nombre del Señor.

Todos: Ahora y por siempre.

Obispo: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Todos: Que hizo el cielo y la tierra.

Obispo: Dios, que en Cristo ha manifestado su verdad y su amor, os haga mensajeros del Evangelio y testigos de su amor en el mundo.

Todos: Amén.

Obispo: Jesús, el Señor, que prometió a su Iglesia que estaría con ella hasta el fin del mundo, dirija vuestros pasos y confirme vuestras palabras.

Todos: Amén.

Obispo: Espíritu del Señor este sobre vosotros , para que recorriendo los caminos del mundo podáis anunciar el Evangelio de los pobres y sanar los corazones desgarrados.

Todos: Amén.

Obispo: Y a todos vosotros, que estáis aquí presentes, os bendiga Dios todo poderoso, Padre +, Hijo + y Espíritu + Santo.

Todos: Amén.

27. DESPEDIDA

Ministro: Id y proclamad el Evangelio a toda creatura. Podéis ir en paz.

Todos: Demos gracias a Dios.

DESPEDIDA: "Cántico de María"

Engrandece al Señor mi alma,
se goza en Dios mi Salvador mi espíritu,
porque buscó y posó su mirada
en la humillación de su Sierva.
He aquí que desde ahora bendita,
me llamarán todas las generaciones.

Arzobispado de México Tenochtitlan
Sábado 25 de septiembre
Seminario Menor


CANTOS

1. EN SILENCIO

Autor: José Heriberto Rodríguez Roguíguez

Así Señor, en silencio quiero estar,
disponer mi corazón para escuchar tu voz.
Así Señor, en silencio quiero estar,
disponer mi corazón para escuchar tu voz.

Así Señor, en silencio quiero estar,
disponer todo mi ser,
porque sé que tú eres fiel.

Habíame Señor que tu siervo escucha,
habíame Señor que tu siervo escucha,
habíame Señor, porque deseo escuchar
en el silencio de mi corazón
el murmullo de tu voz.

Asi Señor, en silencio quiero estar...

Quiero contemplar tu belleza celestial,
postrarme ante tu poder
y adorar tu majestad... oh, oh
y en el silencio de mi corazón
escuchar tu dulce voz.

2. Te alabo Padre

Autor: José Heriberto Rodríguez Rodríguez

Te alabo Padre, Señor del Cielo,
te alabo Padre, Señor de la tierra.

Me has creado a tu imagen
y semejanza en el amor.
Me has llamado a seguirte
en la obscuridad de la fe.

Porque me has enseñado
a vivir en libertad,
porque tu gloria es proclamada
en todo lugar.

Por el amor desbordado
que nos regalas en Jesús.
Porque iluminas al mundo
con el Santo Espíritu.

Porque mi alma encuentra
esperanza en Jesús.
Porque mi alma encuentra
descanso en Jesús.

3. Te alabo

Autor: Martín Valverde

Aún en la tormenta,
aún cuando arrecie el mar,
te alabo, te alabo en verdad.

Aún lejos de los míos,
aún en mi soledad,
te alabo, te alabo en verdad.

Pues sólo a ti te tengo,
pues tú eres mi heredad.
Te alabo, te alabo en verdad
(2).

A ún sin muchas palabras,
aún cuando no sé alabar.
Te alabo, te alabo en verdad.

Pues sólo a ti te tengo... (2).

4. Quiero darte gracias

Autor: Ramón Guerrero Báez

Hoy sólo quiero darte gracias
porque he entendido que me amas,
y con tu amor todo cambió.
Sólo soy alguien que pidió
vivir la verdad de mi religión
eso eres tú mi Buen Pastor.

Gracias por escuchar mi voz,
gracias por guiarme con tu voz.
Tú das razón y alegría a mi corazón.

5. Hermano a ti mi paz

Autor: Ramón Guerrero Báez

Paz hermano a ti mi paz
y al estrechar tu mano
un amigo tendrás.

Sé que problemas hay
pero tú nunca solo estás.
Pues somos tu Comunidad
y en nuestra paz, también está
la paz de Dios.

6. Ven Señor

Autor: Ramón Guerrero Báez

Ven Señor quiero refugiarme en ti,
saborear la dulzura de tu paz.
Ven Señor quiero refugiarme en ti
disfrutar de la paz que Tú me das.

Ayúdame en mis problemas
no me dejes desesperar.
Necesito de tu cariño Señor.
Ven a caminar conmigo
pues yo soy tu oveja
y me he perdido, Señor,
quiero refugiarme en ti.

Yo sé que aquí has estado
que nunca me has fallado
pero hoy quiero abrazarte
y sentirte aquí.
Quiero tomar tu mano
dormir en tu regazo,
hoy quiero refugiarme
en tu corazón.

7. Ven, Espíritu Santo

Autor: Martín Valverde

Ven, Espíritu Santo,
ven, llénanos Señor.
Ven Espíritu Santo
ven llénanos
ven séllanos.
Señor.