II ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

IV ASAMBLEA DIOCESANA

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


CONCLUSIÓN DE LA JORNADA
Jueves


INTERIORIZACIÓN ACERCA DE LA DIVERSIDAD

La diversidad es un hecho que encontramos dondequiera: en el orden divino, en el orden de las personas humanas y en el orden del mundo en general.

Hoy, jueves 23 de Septiembre, hemos vivido una experiencia más de la diversidad. Diversos miembros de la comunidad arquidiocesana fuimos convocados por el Sr. Arzobispo y respondimos a su llamado.

En el marco de esta respuesta acabamos de participar en algo que ha despertado diversas reacciones: los ecos nos han dado una pista; pero ciertamente hay más. Quizás alguien haya quedado algo desconcertado por algún elemento que no haya favorecido la formalidad a la que normalmente estamos acostumbrados en este tipo de reuniones. Algunos habrán manifestado aprobación, porque realmente la experiencia les fue envolviendo y los condujo a lograr la meta de esta tarde. A lo mejor en otros más se avivó la esperanza por el testimonio recibido de que la Misión 2000 en la que estamos comprometidos no es una acción entre otras, sino que de ella depende al futuro de la evangelización en esta ciudad de México. Habrá quien se haya sentido indiferente o escéptico por estar ya acostumbrados a tantas reuniones sin ver resultados concretos; o incluso manifieste desaprobación debido a motivos muy personales.

¿Qué hemos pret3endido con esta metodología de trabajo? Resaltar la diversidad para volver a descubrir la identidad de cada uno en lo que expresa su personalidad y el ministerio que desarrolla dentro de la comunidad e3clesial, así como adentrarnos en el reto que implica la riqueza de la pluralidad.

En la diversidad radica la identidad propia. En efecto, cada matrimonio una vez más ha vivido el ser diverso de cualquier otro; cada uno de los jóvenes aquí presentes, se ha vuelto a descubrir como único e irrepetible; cada religiosa se ha presentado con la vocación y carisma propio; el decano, el presbítero, el vicario episcopal, el obispo han vuelto a experimentar la diversidad al saludarse, al escuchar, al comentar.

Asimismo, en la diversidad se manifiesta la pluralidad que, a su vez, expresa la riqueza de esta Iglesia particular arquidiocesana. Como individuos diversos, como miembros dediversos movimientos y asociaciones laicales que ya trabajamos en la evangelización, proyectamos la imagen de una gran riqueza evangelizadora que debemos potencial y aprovechar.

No nos cansemos de promover el descubrimiento, la aceptación y la organización de esta diversidad en orden a la evangelización de las culturas de la Ciudad de México. Necesitamos diversos agentes, para poder llegar a los diversos ambientes, sectores, individuos, grupos con culturas diversas o modos de pensar y vivir diversos.

Sin embargo, la diversidad no es automáticamente algo positivo. También se da la diversidad en los modos como participamos en la destrucción de la comunidad social y eclesial: cansancios, desilusiones, achaques, defectos, pecados. Y esta diversidad puede aplicarse tanto al individuo como a grupos y comunidades diversas: falsos maestros que enseñan doctrinas más aptas para provocar discusiones que para realizar los proyectos de Dios mediante la fe (Cf. 1 Tim 1, 3-7); gente que se aprovecha de la religión y vive sin escrúpulos (Cf. 1 Tim 6, 5); cristianos que se olvidan del Evangelio de Cristo y norman su conducta de acuerdo a "evangelios" de conveniencia propia (Cf. Gal 1, 6-9); pleitos y discordias entre hermanos (Cf. 1 Co 1, 11-12; 6, 7).

Es por eso que la diversidad debe tener un espíritu que unifique y coordine, que purifique e integre; o dicho bíblicamente, es necesario llegar a la unidad de la fe y del pleno conocimiento del Hijo de Dios; hay que alcanzar la madurez en Cristo (Cf. Ef 4, 12-13).

Mañana viernes 24 de Septiembre, será una oportunidad de gracia para todos los aquí presentes, pues trataremos de profundizar en la experiencia de aquello que nos debe unir en medio de esta diversidad. Por lo mismo descansemos y volvamos mañana con espíritu de apertura en la fe, de modo que la experiencia que viviremos siga favoreciendo nuestro compromiso evangelizador como miembros responsables de esta Iglesia particular.

Mons. Luis Fletes Santana
Vicario Episcopal de la IV Zona de Pastoral