II ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

IV ASAMBLEA DIOCESANA

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


ORACIÓN INICIAL
Jueves


MÚSICA

Monición Inicial

Hermanos y hermanas: Hoy nos reunimos, como Iglesia viva y activa, para iniciar una realidad importante: la V Asamblea Diocesana "convocada en la Comunión para la Misión". Porque somos una Iglesia que desea ser fiel a Jesús, hemos de sentirnos responsables de la tarea y misión que Él nos encomendó: Ser luz para los demás, servir a los más pobres y necesitados, ejercitar nuestros dones y carismas en bien de toda la comunidad creyente.

Por nuestra oración al Espíritu Santo recibamos la fuerza para cumplir nuestra misión; la que Jesucristo nos ha confiado siguiendo su Palabra en el Evangelio: "Como el Padre me ha enviado así los envío yo... Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio a todos los hombres, enseñándoles a guardar lo que les he mandado".

Lectura

"Ante un mundo roto y deseoso de unidad es necesario proclamar con gozo y fe firme que Dios es comunión, Padre, Hijo y Espíritu Santo, unidad en la distinción, el cual llama a todos los hombres a que participen de la misma comunión trinitaria. Es necesario proclamar que esta comunión es el proyecto magnífico de Dios [Padre]; que Jesucristo, que se ha hecho hombre, es el punto central de la misma comunión, y que el Espíritu Santo trabaja constantemente para crear la comunión y restaurarla cuando se hubiera roto. Es necesario proclamar que la Iglesia es signo e instrumento de la comunión querida por Dios, iniciada en el tiempo y dirigida a su perfección en la plenitud del Reino. La Iglesia es signo de comunión porque sus miembros, como sarmientos, participan de la misma vida de Cristo, la verdadera vid (cf. Jn 15, 5). En efecto, por la comunión con Cristo, Cabeza del Cuerpo místico, entramos en comunión viva con todos los creyentes".

Ecclesia ín America, 33

Invocaciones

[Todos de manera pausada]

1. Bendito seas Señor, Dios Padre de todos, purgue nos has reunido como a los hijos de una misma familia.

Música

2. Bendito seas Señor, por tu Hijo Jesucristo nuestro maestro y guía, por el Evangelio que predicó incluso con su sangre en la Cruz.

Música

3. Benditos seas Señor, por tu Espíritu que alienta incansablemente nuestros proyectos de Nueva Evangelización en nuestra Iglesia local, que inspira nuestra entrega y anima nuestro trabajo misionero.

Música

Silencio

Lectura

"Cada Ordinario debe promover en los sacerdotes y fieles la conciencia de que la diócesis es la expresión visible de la comunión eclesial, que se forma en la mesa de la Palabra y de la Eucaristía en torno al Obispo, unido con el Colegio episcopal y bajo su Cabeza, el Romano Pontífice. Ella en cuanto Iglesia particular tiene la misión de empezar y fomentar el encuentro de todos los miembros del pueblo de Dios con Jesucristo (119), en el respeto y promoción de la pluralidad y de la diversidad que no obstaculizan la unidad, sino que le confieren el carácter de comunión (120). Un conocimiento más profundo de lo que es la Iglesia particular favorecerá ciertamente el espíritu de participación y corresponsabilidad en la vida de los organismos diocesanos".

Ecclesia ín America, 36

Invocaciones

1. Fortalece, Señor, nuestro anhelo de Comunión de todos nuestros carismas y dones, convierte nuestros corazones.

Música

2. Ayúdanos a no poner obstáculos a la fe con nuestros individualismos, que simplemente nos sintamos Tu Iglesia, tu familia.

Música

3. Muéstranos caminos nuevos, y enséñanos a transitarlos, para llegar a la Comunión tan urgente en la tarea de la evangelización.

Música

Silencio

Saludo y bienvenida
de parte del Sr. Cardenal

Lectura

"Les ruego que, como corresponde a la vocación a la que han sido llamados, se comporten con gran humildad, amabilidad y paciencia, aceptándose mutuamente con amor. Preocúpense de conservar, mediante el vinculo de la paz, la unidad que es fruto del Espíritu. Uno solo es el cuerpo y uno solo es el Espíritu como también es una la esperanza que encierra la vocación a la que han sido llamados; un solo Señor, una fe, un bautismo; un Dios que es Padre de todos, que está sobre todos, actúa en todos y habita en todos" (Ef 4, 1-6).

Invocaciones

1. Gloria al Dios de la CREACIÓN, el que sacó todo de la nada, el que creó al hombre a imagen suya, el que hizo buenas todas las cosas y, las destinó para servicio de todos los hombres.

Música

2. Gloria al Dios de ABRAHAM, el Dios que llama a seguirle en la oscuridad de la fe, en el desierto de la esperanza y en el hambre y sed de santidad. Es el Dios que premia nuestra obediencia a su Palabra, con el don de su amistad inquebrantable.

Música

3. Gloria al Dios del ÉXODO, el Dios que no admite que ningún hombre sea esclavo de otro hombre. Que no ve con buenos ojos que un pueblo esté dominado y explotado por otro pueblo. Él es el Dios universal y personal y que quiere establecer diálogo con todos los hombres.

Música

4. Gloria al Dios de los PROFETAS, el Dios celoso de su propia honra, el Dios que detesta el culto vacío y rutinario, el Dios que quiere que su gloria sea proclamada allí donde el hombre aún no conoce el Evangelio.

Música

5. Gloria al Dios de NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, el Dios Padre, cuyo amor desborda los cálculos humanos, el Dios Espíritu, cuya luz sigue alumbrando en nuestros días, el Dios Hombre, que al resucitar de entre los muertos inaugura los cielos nuevos y la tierra nueva y, ofrece al hombre la victoria sobre el pecado y sobre la muerte.

Música

6. Gloria, alabanza y honor a Ti, Señor y Dios nuestro. En Ti está la fuerza para mantenernos en la brecha de la esperanza, en Ti está la voz que nos alerta para no dormirnos en ningún triunfo, en Ti está el descanso después de la fatiga.

Canto Final