II ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

IV ASAMBLEA DIOCESANA

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


PROCESIÓN CON LA IMAGEN PEREGRINA
DE LA VIRGEN DE GUADALUPE


Sábado 25 de septiembre de 1999

Procesión con la Imagen Peregrina
de la Virgen de Guadalupe

Monición inicial

La Comunidad cristiana ha gozado siempre de la pre­sencia maternal de la Virgen María desde sus orígenes. Ella, la Reina de los Apóstoles, quiso de manera especial realizar una «evangelización inculturada» en nuestro Conti­nente. Por ello, Nuestra Señora de Guadalupe es para no­sotros la Estrella que guiará por el camino de las Bienaven­turanzas la Misión 2000.

Se inicia la procesión con el canto de la Guadalupana.

Canto

Desde el cielo una hermosa mañana, (2)
la Guadalupana, la Guadalupana,
la Guadalupana, bajó al Tepeyac (2)

Junto al monte pasaba Juan Diego (2)
y acercóse luego (3)
al oír cantar.

A "Juan Diego" la Virgen le dijo (2)
este cerro elijo (3)
para hacer mi altar.

Y en la tilma entre rosas pintadas (2)
su imagen amada (3)
se digno dejar.

Suplicante juntaba sus manos (2)
y eran mexicanos (3)
su traje y su faz.

Desde entonces para el mexicano (2)
ser guadalupano (3)
es algo esencial.

El Sr. Cardenal acompaña la Imagen y va uniendo a la Procesión a los Agentes de Pastoral y reunidos en grupos les exhortará:

1.- Grupo de Sacerdotes

[Ubicados a un costado de la escultura del Cardenal Miranda]

Sr. Cardenal: "Estimados hermanos en el sacerdocio, llamados a colaborar en comunión conmigo, su Obispo, en la construcción del Reino de Jesús: ¿quieren caminar Junto a mí bajo la tierna mirada de María de Guadalupe en la realización de la Misión 2000?

Sacerdotes: Sí, QUEREMOS.

2.- Grupo de Religiosas

[Ubicadas en la Cruz de enfrente de la Capilla]

Sr. Cardenal: "Hermanas, la tarea de la Misión 2000 requiere de su participación activa y decidida, a imagen de María, mujer de entrega generosa, siendo testimonio vivo del Evangelio de Jesucristo: ¿quieren ustedes también unirse a esta tarea evangelizadora en comunión conmigo, Pastor de esta Iglesia local?

Religiosas: Sí, QUEREMOS.

3.- Grupo de laicos

[Ubicados frente al Auditorio, detrás de la capilla]

Sr. Cardenal: "Queridos laicos, la Iglesia vive y se sostiene gracias a la vivencia de su compromiso bautismal, que los convierte en testigos valientes y audaces del Evangelio; iluminando la vida cotidiana de la sociedad con la presencia siempre maternal de María de Guadalupe: ¿quieren ser fieles colaboradores en la tarea de la Evangelización dirigida hacia los más alejados en la Misión 2000 en comunión conmigo, su obispo y pastor?

Laicos: Sí, QUEREMOS.

Una vez todos en la Aula y habiendo concluido el canto.

Lectura

"¡OH dulce Señora del Tepeyac, Madre de Guadalupe! Te presentamos esta multitud incontable de fieles que rezan a Dios en América. Tú que has entrado dentro de su corazón, visita y conforta los hogares, las parroquias y las diócesis de todo el Continente. Haz que las familias cristianas eduquen ejemplarmente a sus hijos en la fe de la Iglesia y en el amor del Evangelio, para que sean semillero de vocaciones apostólicas. Vuelve hoy tu mirada sobre los jóvenes y anímalos a caminar con Jesucristo.

¡OH, Señora y Madre de América! Confirma la fe de nuestros hermanos y hermanas laicos, para que en todos los campos de la vida social, profesional, cultural y política actúen de acuerdo con la verdad y la ley nueva que Jesús ha traído a la humanidad. Mira propicia la angustia de cuantos padecen hambre, soledad, marginación o ignorancia. Haznos reconocer en ellos a tus hijos predilectos y danos el ímpetu de la caridad para ayudarlos en sus necesidades".

Juan Pablo II, 4a Visita a México, 23 - Enero -1999 en la Basílica, n. 9.

Invocaciones

A cada invocación se repite: RUEGA POR NOSOTROS

  • María de  Guadalupe,  anunciadora del verdadero Dios por quien se vive.

  • María de Guadalupe, fiel a la Palabra anunciada.

  • María de Guadalupe, generosa hasta la entrega total.

  • María de Guadalupe, que representas la exaltación de la persona humana.

  • María de Guadalupe, que nos llevas a desarrollar la vida del bautismo.

  • María de Guadalupe, que desde el cielo, gloriosa, actúas en la tierra.

Canto

Ven con nosotros al caminar,
Santa María, ven (2)

Mientras recorres la vida,
tú nunca solo estás;
contigo por el camino,
Santa María, va.

Aunque te digan algunos
que nada puede cambiar,
lucha por un mundo nuevo,
lucha por la verdad.

Si por el mundo los hombres
sin conocerse van,
no niegues nunca tu mano
al que contigo está.

Aunque parezcan tus pasos
inútil caminar,
tú vas haciendo caminos,
otros los seguirán.

Lectura

"El amor a la Madre de Dios, tan característico de la religiosidad americana, ayuda a orientar la propia vida según el espíritu y los valores del Evangelio, para testimoniarlos en el mundo. Nuestra Señora de Guadalupe, unida íntimamente al Nacimiento de la Iglesia en América, fue la Estrella radiante que iluminó el anuncio de Cristo Salvador a los hijos de estos pueblos, ayudando a los primeros misioneros en su evangelización. A ella, que llevó en su seno al 'Evangelio de Dios" (Evangelii Nuntíandi, 7), pido que les ayude a ser testigos de Cristo ante los demás. Que María Santísima interceda por nosotros y, con su protección materna, nos acompañe en este compromiso alentador".

Juan Pablo H, 4a Visita a México, 24 de enero de 1999, n. 4.

Invocaciones

A cada invocación se repite: RUEGA POR NOSOTROS.

  • María de Guadalupe, Madre de los más pequeños.

  • María de Guadalupe, modelo de evangelización.

  • María de Guadalupe, defensora de la familia.

  • María de Guadalupe, esperanza para los alejados.

  • María de Guadalupe, Madre de los misioneros.

  • María cíe Guadalupe, portadora de la Buena Nueva.

Oración

[A dos coros]

Señor Jesucristo, te agradecemos
que el Evangelio del Amor del Padre,
con el que Tú viniste a salvar al mundo,
haya sido proclamado ampliamente en América
como don del Espíritu Santo
que hace florecer nuestra alegría.

Te damos gracias por la ofrenda de tu vida,
que nos entregaste amándonos hasta el extremo,
y nos hace hijos de Dios
y hermanos entre nosotros.
Aumenta, Señor, nuestra fe y amor a ti,
que estás presente
en tantos sagrarios del Continente.

Concédenos ser fíeles testigos de tu Resurrección
ante las nuevas generaciones de América,
para que conociéndote te sigan
y encuentren en Ti su paz y su alegría.
Sólo así podrán sentirse hermanos
de todos los hijos de Dios dispersos por el mundo.

Protege a tu Iglesia y al Sucesor de Pedro,
a quien Tú, Buen Pastor, has confiado
la misión de apacentar todo tu rebaño.
Haz que tu Iglesia florezca en América
y multiplique sus frutos de santidad.
Enséñanos a amar a tu Madre, María,
como la amaste Tú.

Danos fuerza para anunciar con valentía
tu Palabra en la tarea de la nueva evangelización,
para corroborar la esperanza en el mundo.
¡Nuestra Señora de Guadalupe,
Madre de América, ruega por nosotros!

Canto final

1. A ti, Virgencita , mi Guadalupana,
yo quiero ofrecerte un canto valiente
que México entero te brinda sonriente.

Yo quiero decirte lo que tú ya sabes,
que México te ama, que nunca está triste,
porque de nombrarte el alma se inflama.

TU NOMBRE ES ARRULLO Y EL MUNDO LO SABE,
ERES NUESTRO ORGULLO, Y MÉXICO ES TUYO,
TU GUARDAS LA LLAVE.

QUE VIVA LA REINA DE LOS MEXICANOS,
LA QUE CON SUS MANOS SEMBRÓ ROSAS BELLAS.
Y PUSO EN EL CIELO MILLARES DE ESTRELLAS.

2. Yo sé que en el cielo escuchas mi canto
y sé que con celo nos cubre tu manto,
Virgencita chula, eres un encanto.
Por patria nos diste este lindo suelo
y lo bendijiste, porque era tu anhelo
tener un santuario cerquita del cielo.

MI VIRGEN RANCHERA, MI VIRGEN MORENA,
ERES NUESTRA DUEÑA, MÉXICO ES TU TIERRA
Y TU SU BANDERA.

QUE VIVA LA REINA DE LOS MEXICANOS,
LA QUE CON SUS MANOS SEMBRÓ ROSAS BELLAS,
Y PUSO EN EL CIELO MILLARES DE ESTRELLAS.