VI ASAMBLEA DIOCESANA -Click para ver Logo en grande-

 

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


INTRODUCCIÓN AL TEMA GENERAL
DE LA VI ASAMBLEA DIOCESANA


1.- Bienvenida

El Sr. Arzobispo Cardenal Norberto Rivera, nos ha convocado a esta VI Asamblea y ya nos ha dado la bienvenida en la oración inicial.

Quiero dar también la bienvenida todos Ustedes a nombre de la comisión organizadora, coordinada por el Vicario de Agentes, Mons. Jesús Martínez y, por el Vicario de Pastoral (P. Márquez) que desde la dirección general, hasta los servicios de secretaría, intendencia y edecanes, estamos para servirles. Somos un equipo de más de 70 personas y, cada uno, desde su propio ámbito, está poniendo su empeño para que aprovechemos esta reunión eclesial en favor de nuestra Arquidiócesis.

2.- Sentido general de la Asamblea Diocesana

Demos un vistazo a lo que nos señalan los Estatutos de la Asamblea Diocesana en orden a ubicar nuestra participación.

  • Somos una especial instancia consultiva del Arzobispo (n. 1) y un medio privilegiado de ejercicio de corresponsabilidad, para revisar y estimular la marcha pastoral de la Diócesis, y en particular, para ayudar al seguimiento de los procesos generados por el Sínodo.
  • Nuestra tarea es ayudar al discernimiento evangélico propio del carisma episcopal de nuestro pastor (n. 5).
  • Se nos pide que mantengamos un espíritu eclesial, misionero y profético (n. 16).
  • En lo particular, somos agentes representativos de las diversas instancias y sectores de la Iglesia diocesana (n. 20).

3.- El proceso pastoral arquidiocesano

La vida de nuestra Arquidiócesis podría sopesarse desde diversas perspectivas. Aquí nos interesa ver el camino que hemos recorrido y qué se ha expresado privilegiadamente en las Asambleas (Cfr. esquema del Itinerario de las Asambleas Diocesanas).

4.- Ubicación de la VI Asamblea en el proceso de ¡a realización de la Misión 2000

  • Es una asamblea crucial:

    • en cuanto al tiempo en que se realiza: estamos en el año 2000, el año del Jubileo;
    • en cuanto al proceso pastoral arquidiocesano: somos continuidad del II Sínodo;
    • en cuanto a la perspectiva pastoral: estamos de cara al tercer milenio (cambios democráticos, conciencia participativa, globalización que afecta tan diversamente, nuevos riesgos a la cultura de la vida, la renovada conciencia misionera de la Iglesia);
    • en cuanto que somos agentes que buscan la comunión misionera arquidiocesana.

  • La Asamblea puede aportar al Obispo las pautas para la continuidad del trabajo pastoral.
  • Como Asamblea tenemos la corresponsabilidad, con el Obispo a la cabeza, en la conducción del pueblo de Dios.

5.- Objetivo de esta Asamblea

Impulsar y consolidar el trabajo de la pastoral misionera en la Arquidiócesis de México para convertirla en pastoral habitual.

6.- Itinerario de la VI Asamblea

Conviene que ya desde ahora tengamos una perspectiva de lo que vamos a trabajar durante estas tres jornadas. Nos ayudará a ubicar mejor nuestra participación. Los Diversos momentos de nuestra Asamblea:

Jueves: Sensibilizar sobre la problemática de la Ciudad y las acciones que están haciéndose. Evaluar los resultados obtenidos (Situación).

Viernes: Motivar una mayor participación en la pastoral misionera y lograr un mayor nivel de compromiso. Integrar los esfuerzos de pastoral misionera (Criterios).

Sábado: Proyectar las acciones de la pastoral misionera para los años próximos (Propuestas).

De ahí que se haya proyectado la actividad de estos días con la presentación de diversas experiencias pastorales, con el trabajo en grupos interdisciplinares y homogéneos, con la exposición de propuestas y opiniones de los asambleístas, y por supuesto, con los momentos de oración y convivencia.

7.- Trabajemos

Nos hemos puesto en las manos de Dios. Presididos por nuestro Arzobispo aprovechemos estas jornadas de trabajo intenso. Iniciemos la proyección de nuestro trabajo misionero arquidiocesano. Cada uno desde nuestra propia vocación; cada uno poniendo los propios dones. Que el Señor dé el crecimiento.

Pbro. Lic. Eduardo Lozano Juárez
Comisión organizadora