VI ASAMBLEA DIOCESANA -Click para ver Logo en grande-

 

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


ORACIÓN FINAL
Jueves


Reconocer las diferentes etapas de la ruta de la Misión 2000 en las que vamos, para ser más claramente luz de la Ciudad.

1. Monición

Hemos trabajado esta tarde intensa y arduamente. Hemos recordado lo complejo de la realidad donde estamos trabajando para evangelizar nuestra cultura y, hemos visto los obstáculos a los que nos enfrentamos.

También nos damos cuenta que Dios sigue sirviéndose de nosotros como mediadores y percibimos algunos logros. Al ver toda esta realidad hemos percibido algunas causas tanto de los errores como de los logros.

Para el futuro se nos plantean nuevos retos que vamos a asumir con esperanza y audacia, pues esa fue la actitud de Jesús, de María, de Mateo.

Iniciaremos la oración con la señal de la Cruz que dirigirá el Señor Cardenal. En seguida cantaremos a María pidiéndole que sigamos viendo la realidad como un reto para anunciar la Buena Nueva de Jesús, con esperanza.

2. Celebrante

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

3. CANTO: MADRE DE NUESTRO PUEBLO.

MADRE DE NUESTRO PUEBLO
LOS HOMBRES ABREN EL CORAZÓN
QUIEREN LLAMARTE MADRE,
EN SUS PALABRAS, EN SU CANCIÓN.

1.- Madre te llaman los pobres,
pobres sin pan ni calor,
pobres sin libro en las manos;
pobres sin una ilusión.

2. Madre te llama el que sufre
penas de llanto y dolor,
penas de verse oprimido,
penas que evocan el amor.

3.- Madre te llama este pueblo,
pueblo nacido en la cruz;
pueblo que marcha hacia el cielo;
Madre del pueblo eres tú.

4.- Madre te llama el que ríe,
el que camina en la luz,
Madre de todos los hombres,
Virgen María, eres tú.

4. ORACION POR NUESTRA CIUDAD

Monitor: En esta noche le pedimos a nuestro Padre Dios que nos acompañe.

I VICARÍA

Señor Jesús, te pedimos por tu Iglesia que peregrina en la Ciudad de México, pues al querer asumir con todas sus consecuencias, la misión de Evangelizar que nos encomiendas, nos sentimos pequeños y temerosos, porque ha aparecido la tentación de argumentar excusas, de eludir el seguimiento, de no hacer este tiempo de gracia.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

II VICARÍA

Pero tu Espíritu no nos abandona y nos acompaña en el caminar juntos:

  • Por medio de tantos laicos sencillos que se están constituyendo en pilares de los equipos misioneros.
  • Por muchos hermanos que se habían alejado y al escuchar lo que están haciendo a favor del trabajo misionero, han regresado a comprometerse.
  • Por los presbíteros que están renovando su cercanía contigo y su servicio a la comunidad.
  • Por el signo de comunión de muchos movimientos y grupos apostólicos, que están respondiendo al llamado de unidad para evangelizar,

Todos: Señor, haz que no tengamos miedo a reconocernos pecadores y a convertirnos, porque sólo así será creíble tu mensaje en nuestros labios.

III VICARÍA

En este Año Santo abre nuestros ojos para reconocer tu presencia en los más pobres, abre nuestro corazón para compartir lo que somos y tenemos.

Haz surgir entre nosotros, actitudes nuevas, que nos permitan tratarnos como hermanos; que así entendamos lo fundamental de la misión.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

IV VICARÍA

Que nuestra acción en común siempre sea generosa, para alcanzar a todos, porque nuestra Ciudad necesita reencontrar confianza en la buena voluntad, en las actitudes solidarias, en la búsqueda del bien común.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

V VICARÍA

Te pedimos por cada habitante de esta gran Ciudad, porque todos resienten problemas que parecen no tener solución. Por los jóvenes que están luchando por encontrar un camino positivo de realización, por los padres de familia que se desviven por impulsar a sus hijos.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

VI VICARIA

por los empleados y obreros de salario mínimo que ya no sienten esperanza, por los líderes sociales y gobernantes, para que no olviden a los que deben servir, por aquellos empresarios que necesitan sensibilidad social, por todos lo que se sienten con hambre de paz.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

VII VICARÍA

Señor, hemos sentido tu mirada providente en nuestro caminar juntos que nos ha hecho llegar a la Misión 2000, ponemos en tus manos nuestra acción eclesial, para que sea cada vez más cercana a nuestra Ciudad.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

VIII VICARÍA

Gracias Padre, por darnos en Santa María de Guadalupe un ejemplo evangelizador y una presencia protectora, que su amor maternal mantenga encendida la luz de la fe que estamos llamados a testimoniar.

Todos: Señor, aumenta nuestra fe, nuestra esperanza, nuestro amor. Porque, ¿cómo lograr ser luz de Dios en nuestra Ciudad ante esta realidad que nos rebasa?

(Tomado de la "Segunda Etapa del Itinerario Pastoral -Evangelización Intensiva-" No. 87)

5. CANTO: IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

1. Todos unidos formando un solo cuerpo
un pueblo que en la Pascua nació,
miembros de Cristo en sangre redimidos
Iglesia peregrina de Dios.

Vive en nosotros la fuerza del Espíritu
que el Hijo desde el Padre envió,
Él nos empuja, nos guía y alimenta
Iglesia peregrina de Dios.

SOMOS EN LA TIERRA
SEMILLA DE OTRO REINO
SOMOS TESTIMONIO DE AMOR
PAZ PARA LAS GUERRAS
Y LUZ ENTRE LAS SOMBRAS
IGLESIA PEREGRINA DE DIOS.

2. Rugen tormentas y a veces nuestra barca
parece que ha perdido el timón
miras con miedo, no tienes confianza
Iglesia peregrina de Dios.

Una esperanza nos llena de alegría
presencia que el Señor prometió
vamos cantando, Él viene con nosotros
Iglesia peregrina de Dios.

4.- Todos nacidos en un solo bautismo
unidos en la misma comunión.
Todos viviendo en una misma casa
Iglesia peregrina de Dios.

Todos prendidos en una misma suerte
ligados a la misa salvación
somos un cuerpo y Cristo es la cabeza
Iglesia peregrina de Dios.

6. PADRE NUESTRO

Terminamos nuestra oración de esta primera tarde de nuestra VI Asamblea Diocesana diciendo, llenos de esperanza en nuestro Padre bueno, la oración que Jesús nos enseñó: PADRE NUESTRO.

7. BENDICIÓN FINAL

El Presidente de la Asamblea imparte la siguiente Bendición:

Que nuestro Padre Dios y Jesucristo el Señor, conceda a todos ustedes, paz, amor y fe. Que la gracia nos acompañe a todos los que amamos a nuestro Señor Jesucristo con un amor inquebrantable.

Y que la bendición del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo esté con todos ustedes y permanezca siempre. AMEN.