EVALUACIÓN

Trabajando por decanatos se llevó a cabo la evaluación del proceso misionero mediante la reflexión de los siguientes puntos:

  1. TAREAS: ¿Cuáles son las tareas marcadas en la Misión Permanente que no se han cumplido? ¿Por qué?
  2. CAMBIOS: ¿Qué cambios favorables ha habido en la Arquidiócesis con la Misión y cómo se alcanzaron?
  3. DESAFÍOS: ¿A cuáles de los desafíos que presenta la Ciudad debemos responder con mayor fuerza?

Dé click en la imagen para ver la presentación

ILUMINACIÓN

En esta etapa se llevó a cabo la siguiente reflexión en grupos aleatorios:

  1. Mencionar tres de los elementos más relevantes de la Novo Millenio Ineunte que ayuden a consolidar la Misión Permanente en nuestro proceso pastoral diocesano.
  2. La Misión Permanente reconoce al decanato como eje operativo para la pastoral misionera. Señalar tres criterios pastorales en que tendríamos que apoyarnos para que el decanato cumpla esa función.
  3. Señalar 3 elementos principales de la religiosidad popular que deban ser valorados y aprovechados más plenamente en el proceso pastoral diocesano. ¿Por qué?

Dé click en la imagen para ver la presentación

PROYECCIÓN

El compartir las ideas, la experiencia y el entusiasmo a la Luz de Dios, basados en los siguientes puntos:

  1. ¿Que líneas de acción deben ser prioritarias a nivel arquidiocesano para consolidar el proceso misionero?
  2. ¿Qué acciones son necesarias en el decanato para darle continuidad a la Misión?
  3. ¿Qué elementos de la religiosidad popular deben privilegiarse en el año pastoral 2002 como puntos de referencia  para la continuidad de la misión?

Dé click en la imagen para ver la presentación.