El Cardenal señala:

"En la entrada del tercer milenio, el Papa Juan Pablo II nos presentaba los más diversos escenarios en donde hemos de descubrir a Cristo. esta tarde, no en sentido negativo, sino en sentido positivo, Jesús nos dice:    "Tengan valor".

    Con el trabajo que han realizado hoy, ustedes han visto y profundizado, han comparado los avances, los retrocesos, los vacíos que hemos dejado y los los logros que hemos tenido. Y quizá alguno de nosotros necesita esta palabra de Jesús: "Tengan valor"

    Tengan valor para llegar a los ambientes que todavía no son iluminados por el Evangelio. Porque se dicen laicos, hay que llevar allí el Evangelio. Estoy pensando  en los militares, en las escuelas laicas... también el comercio o la política. Hay tantos y tantos ambientes en donde necesitamos esta palabra del Señor: "Tengan valor".

También pienso en las familias que parecen tener problemas humanamente insolubles, en donde parece no tener sentido el anuncio del Evangelio, ya que se encuentran en situación irregular, en situaciones muy complicadas desde el punto meramente humano. Tengan valor de anunciar el Evangelio a ese pobre que parece que lo que necesita es sólo llenar su estómago, o un poco de medicina, una vivienda digna, educación..... sabemos que lo único que puede transformar su vida es el poder del Evangelio. Tengan valor para anunciarlo allí.

    Podríamos ir recorriendo muchas de las situaciones que en ocasiones nos paralizan, que nos parecen barreras que no podemos franquear. "Tengan valor, dice Jesús, Yo he vencido al mundo".

Jueves 20 de septiembre 2001