En la Asamblea se llevó a cabo la presentación del vídeo titulado:

" Religiosidad popular: medio para potenciar los programas de evangelización"

A continuación te presentamos algunos extractos de la religiosidad popular

La Religiosidad Popular en el Documento Evangelización
de las Culturas en la Ciudad de México

2867 La religiosidad popular, en el caso de México, representa la siempre inacabada inculturación del Evangelio en una cultura mestiza de las mayorías empobrecidas, aunque no exclusiva de ellas. [III p. 21, párr.1]

2868 Esta inculturación se manifiesta en una variada tipología de prácticas devocionales en las que –por medio de símbolos- se vivencian valores religiosos y específicamente cristianos que se vinculan con distintos universos culturales como un medio de autoevangelización. Sólo si reconocemos la cultura como un todo relacionado entre sí podremos comprender mejor la religiosidad popular, [III p. 21, párr. 2)

2869 La religiorisad popular en la Ciudad de México recibe el impacto de la llamada “cultura adveniente”, con toda su secuela de efectos negativos: secularismo, relativización de los valores morales, liberación de las costumbres etc. [III P 21, párr. 3]

2870 Es necesario dialogar con la religiosidad popular ya que ésta es un medio que tiene el pueblo sencillo para evangelizar a los Agentes, especialmente a los Pastores. [III p. 21, párr. 4]

2871 La modernización, más aún la llamada “postmodernidad”, parecería no dar cabida a la religiosidad popular. Esta parece ser más bien un “grito profético” de resistencia del hombre que no quiere negar el misterio y lo trascendente en el horizonte de su vida. III p 21, párr. 5]

2872 Darle sentido también horizontal y de encarnación del amor al prójimo para la construcción de la historia de salvación en el aquí y ahora, sería la síntesis que se debe lograr en el diálogo evangelizador con la religiosidad popular. [III p. 21, párr. 6]

2873 Un elevado número de personas vive su fe y su vinculación a la Iglesia -personal o grupalmente- a través de formas bastante variadas de religiosidad popular; esto nos exige valorar, dinamizar, completar y purificar tales expresiones religiosas como un medio importante de diálogo entre el Evangelio y la cultura, y como un medio decisivo en la pedagogía de la fe.

2874 Las prácticas de religiosidad popular, a pesar de algunos datos negativos, son vividas con un sentido de verdadera “tradición”: la transmisión de valores cristianos profundos que van generando responsabilidad y compromiso en orden a su misma conservación. [III p 22, 1]

2875 La religiosidad popular, tanto por su sentido eminentemente comunitario –que generalmente se expresa en grandes grupos- como por su sentido de patrimonio espiritual y moral, es un medio de fuerte identidad católica dentro de un contexto cultural determinado. [III p 22, 2]

2876 Por el arraigo cultural de la religiosidad popular, en la organización y conservación de sus prácticas surgen, en forma espontánea, personas que cumplen tareas, fiscales, rezanderos, promotores de fiestas patronales y de peregrinaciones etc. [III p 22, 3)

2877 Las manifestaciones de religiosidad popular son aprovechadas –en ocasiones- para fines lucrativos por quienes, carentes de sentido de fe, las utilizan cono un negocios particular. [III p 22, 4).

2878 En las prácticas de religiosidad popular es frecuente la ignorancia religiosa que genera supersticiones, desvinculada de la verdadera comunidad eclesial, provoca rupturas con la moral cristiana. [III p 23, 5]

2879 Los grupos sectarios, aunque adversos a la religiosidad popular, encuentran en esos ambientes, cuando están poco evangelizados, un campo propicio para sus actividades proselitistas. [III p 23, 6]

2880 La religiosidad popular está siendo vaciada de su contenido cristiano por el impacto del secularismo; también se están introduciendo en ella ciertas ideas esotéricas o de relgiones orientales.

CRITERIOS

2881 “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y prudentes y las ha revelado, en cambio a los sencillos; gracias, Padre, porque así te ha parecido bien” (Lc 10,21).

2882 “No todo el que diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial” (Mt 7,21).

2883 La caridad pastoral dictará normas de conducta con respecto a la religiosidad popular, tan rica y tan amenazada; bien orientada, puede ser cada vez más un encuentro con Dios en Jesucristo (EN 48). [III p 23, 3]

2884 La religiosidad popular conduce al amor de Dios y de los hombres; ayuda a las personas y a los pueblos a tomar conciencia de su responsabilidad en la realización de su propio destino (DP 935) [III p 23, 4]

2885 La religiosidad popular no sólo es objeto de evangelización sino que, en cuanto contiene encarnada la Palabra de Dios, es una forma activa con la cual el pueblo se evangeliza continuamente a sí mismo (Id. 450). [III p 23, 5]

2886 La formación cristiana, mediante la catequesis, llevará a una participación más activa en la vida

La Evangelización en el Presente y en el Futuro de América Latina III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano
(Documentos de Puebla)

444 Por religión del pueblo, religiosidad popular o piedad popular, entendemos el conjunto de hondas creencias selladas por Dios, de las actitudes básicas que de esas convicciones derivan y las expresiones que las manifiestan. Se trata de la forma o de la existencia cultural que la religión adopta en un pueblo determinado. La religión del pueblo latinoamericano, en su forma cultural más característica, es expresión de la fe católica. Es un catolicismo popular.

450 La religiosidad popular no solamente es objeto de evangelización sino que, en cuanto contiene encarnada la Palabra de Dios, es una forma activa con la cual el pueblo se evangeliza continuamente a sí mismo.

451 Esta piedad popular católica, en América Latina no ha llegado a impregnar adecuadamente o aún no ha logrado la evangelización en algunos grupos autóctonos o de origen africano, que por su parte poseen riquísimos valores y guardan "semillas del Verbo" en espera de la Palabra viva.

454 Como elementos positivos de la piedad popular se pueden señalar: la presencia trinitaria qu ese percibe en devociones y en iconografías, el sentido de la providencia de Dios Padre; Cristo, celebrado en su misión en su misterio de Encarnación (¡Navidad! el niño), en su Crucifixión, en la Eucaristía y en la devoción al Sagrado Corazón; amor a María: Ella y "sus misterios pertenecen a la identidad propia de estos pueblos y caracterizan su piedad popular" (Juan Pablo II, Homilía Zapopan 2 AAS LXXI p. 228) -venerada como Madre Inmaculada de Dios y de los hombres, como Reina de nuestros distintos países y del continente entero; los santos, como protectores; los difuntos; la conciencia de pecado y de necesidad de expiación; la capacidad de expresar la fe en un lenguaje total que supera los racionalismos (canto, imágenes, gesto, color, danza); la Fe situada en el tiempo (fiestas) y en lugares (santuarios y templos); la sensibilidad hacia la peregrinación como símbolo de la existencia humana y cristiana, el respeto filial a los pastores como representantes de Dios; la capacidad de celebrar la fe en forma expresiva y comunitaria; la integración honda de los sacramentos y sacramentales en la vida personal y social; el afecto cálido por la persona del Santo Padre; la capacidad de sufrimiento y heroísmo para sobrellevar las pruebas y confesar la fe; el valor de la oración; la aceptación de los demás.