Cartel de la XIII Asamblea Diocesana - Hacer click para AMPLIFICAR el Cartel
XIII Asamblea Diocesana
Barra café
Barra café

 

 

 

DOCUMENTO CONCLUSIVO
AGENTES LAICOS
FORMACIÓN
BÁSICA


Cuadro de texto: Primera profundización sistemática en la vida cristiana, para consolidar la opción y seguimiento de Cristo y la inserción viva en la comunidad, poniendo el cimiento para la participación en el servicio apostólico.

I.  HECHOS

Esquina doblada: 1.	Hay pocos laicos en la formación básica y, muchos de ellos de la tercera edad.  2.	No está claro el paso que sigue de la formación básica, ni para el egresado ni para el párroco. No se promueve al egresado ni se le dan facilidades para continuar.  3.	Se ve la necesidad de unificar criterios para que la formación básica sea breve y no se confunda con la formación permanente.  4.	En los CEFALAE’s se da este tipo de formación, pero hace falta articularla con las parroquias de los decanatos.  5.	Se ve al proceso evangelizador como algo desligado de la formación básica.





















 

6.
Hace falta más participación, presencia y motivación por parte del decano en la formación básica de los laicos.
7.
El decano desconoce frecuentemente los programas de los CEFALAE’s y, en algunos casos, evita inmiscuirse en el desarrollo de sus actividades.
8.
Se ha tomado como objetivo de esta etapa de la formación hacer teólogos o intelectuales, no discípulos ni mucho menos misioneros.
9.
No se adecua la formación de los CEFALAE’s a las necesidades del decanato.
10.
A los CEFALAE’s se les reduce a otra escuela más y al concluir la formación, no hay un campo apostólico propio, aunque a veces a los egresados se les convierte en formadores de los nuevos alumnos. Y no existen los subsidios para el programa básico.
11.
Los CEFALAE’s no han tenido un acompañamiento adecuado de la parroquia, decanato y Obispo.
12.
Se reproduce parcial o totalmente el esquema de formación del seminario.
13.
La formación básica ha ayudado a los laicos para incrementar su conciencia de ser Iglesia.
14.
Generalmente se ha dejado a los movimientos la formación básica, pero habitualmente no están vinculados con la pastoral diocesana.
15.
No se cuida el perfil de los facilitadores de los CEFALAE’s, ni  el perfil de los candidatos.
16.
En general la experiencia de los CEFALAE’s ha mostrado no haber cumplido con el  objetivo para el que fueron creados. 

II. CRITERIOS DE ILUMINACIÓN

Pentágono: 1.	La formación básica no es para informar, sino para promover una experiencia de Dios.  2.	“Cada parroquia, apoyada por el decanato y la Vicaría Episcopal, tenga programas de formación que ayuden al laico a vivir su proceso de incorporación a la acción evangelizadora de esta Iglesia particular” (ECUCIM 4269).  3.	La formación básica debe estar en manos de los laicos.  4.	Seleccionar una pedagogía adecuada para la formación básica, más vivencial, teórico-práctica, en la que haya seguimiento.  5.	El que termina la formación básica no necesariamente se tiene que insertar en la estructura de la parroquia, puede ser agente de evangelización en el ambiente donde se desarrolla y vinculado a una comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

III. LÍNEAS DE ACCIÓN 

Placa: 1.	La formación básica es para fortalecer el discipulado y corresponde a la parroquia ofrecerla, para no desvincular a los agentes de la pertenencia a su comunidad.   2.	Es necesario dejar clara la función subsidiaria de los CEFALAE’s en relación con la Parroquia, no son sustitutos, sino apoyo y complemento de la formación de agentes para trabajos pastorales de la parroquia.   3.	Que haya claridad en todo el proceso de evangelización y en todos los niveles de la formación.   4.	Para hacer operativo el conocimiento adquirido en los CEFALAE’s, es necesario que éstos respondan  a las exigencias y necesidades concretas de cada decanato y se dé  seguimiento a los egresados del CEFALAE.  5.	Que en las parroquias exista un plan que unifique las actividades y tenga suficiente claridad en cuanto a los programas de formación básica, en coherencia con los lineamientos de la Arquidiócesis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.
Que no se pase al nivel superior sin haber satisfecho el inferior, para lo cual haya el debido acompañamiento, supervisión y dirección de parte del  párroco.
7.
Que la formación básica no sea exclusiva de los CEFALAE’s, sino que se busquen otros espacios para poder lograrla. Que no sólo sea un conjunto de conocimientos, sino que genere un estilo de vida, tanto para los que se están formando, como para los capacitadores.

IV. ORDENAMIENTOS

Cuadro de texto: 1.	Diseñar programas de formación básica que sean atractivos y posibles de seguir, para laicos que están en etapa de juventud y madurez.  2.	Promuévanse en los decanatos programas comunes de formación básica.  3.	Divúlguense de forma oportuna las actividades, instancias y subsidios con los que se puede adquirir formación básica de los agentes laicos en todos los niveles: Arquidiócesis, Vicaría y Decanato.  4.	Que haya coordinación entre la Vicaría, el Decanato y la Parroquia para desarrollar y realizar programas para la formación básica de los laicos, unificando criterios de contenido y evaluarlos periódicamente.  5.	Que la Arquidiócesis ofrezca los contenidos fundamentales para la formación básica de los laicos en todos los niveles: Vicaría, Decanato, Parroquia en forma organizada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6. Favorézcase la participación de los laicos en los CEFALAE’s, como facilitadores.

Ir  
Ir

 

Banner lila

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal

Ir al Contenido del DOCUMENTO CONCLUSIVO

Ver o imprimir en PDF AGENTES LAICOS - FORMACIÓN BÁSICA