Cartel de la XIII Asamblea Diocesana - Hacer click para AMPLIFICAR el Cartel
XIII Asamblea Diocesana
Barra café
Barra café

 

 

 

DOCUMENTO CONCLUSIVO
AGENTES LAICOS
FORMACIÓN ESPECÍFICA


Cuadro de texto: cd  Desarrollo y capacitación de los propios dones y carismas para poder realizar un servicio específico, que es expresión de la fraternidad comunitaria y participación en la tarea evangelizadora que Jesús encomienda a su Iglesia.  ba

 

I.  HECHOS  

  1. En las parroquias ya existen acciones específicas naturales (catequesis, familias, etc.), sin embargo, para éstas no siempre se garantiza una formación adecuada.
  2. Falta de capacitadores debidamente formados para que ayuden en la formación de quienes realizarán las acciones específicas.
  3. Los CEFALAE’s aún no han permeado vicarías, decanatos ni parroquias y no han llegado a planes concretos y bien estructurados de formación específica.
  4. En los CEFALAE’s no hay identificación de carismas para poderlos encausar a las acciones específicas.
  5. Existen centros de formación para los laicos, pero hace falta que la formación sea específica, con un propósito bien definido.
II. CRITERIOS DE ILUMINACIÓN

Llaves: 1.	El CEFALAE propiciará nuevos formadores.  2.	Tener en cuenta la gradualidad del proceso evangelizador, no suplir etapas en la formación.  3.	Dar más valor a los ministerios laicales, reconociendo dones y carismas de los fieles laicos.  4.	Formar para la acción apostólica en sectores y ambientes específicos.    5.	La formación de agentes para la sola pastoral territorial no es suficiente para una evangelización profunda de todos los destinatarios.

 


























6.
Los programas de formación en los diversos centros deben estructurarse en torno a las dos fases o dimensiones necesarias del proceso formativo de los agentes evangelizadores que se requieren en la pastoral de nuestra Arquidiócesis.
7.
Una fase de formación apostólica general, que es necesaria para todos los agentes y prepara para un servicio apostólico no diferenciado, particularmente en el ámbito territorial, sobre todo, de la parroquia; y otra fase de formación apostólica específica o diferenciada que supone lo anterior y prepara a los evangelizadores para una misión en los múltiples ambientes culturales.

III. LÍNEAS DE ACCIÓN

Cuadro de texto: 1.	Al iniciar un proceso de formación específica, es necesario que los laicos sean acompañados por su párroco en un proceso de discernimiento de dones y talentos con que cuentan, conciliando el legítimo deseo de la persona, sus habilidades y experiencias, con las necesidades actuales del servicio en la parroquia.  2.	La formación específica debe estar institucionalizada e impartida desde las comisiones vicariales y arquidiocesanas, de forma subsidiaria con los decanatos y sus CEFALAE’s.  3.	Dar a conocer las diferencias y semejanzas entre la exposición de temas y la formación específica.  4.	Que las parroquias apoyen económicamente a los laicos comprometidos para su formación específica y permanente.  5.	Basados en el Manual Operativo propuesto por la Arquidiócesis y apoyado en las necesidades de la parroquia. El consejo parroquial y el párroco sean quienes acompañen en el proceso de discernimiento de dones y talentos de laicos candidatos a asumir cada ministerio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.
No perder de vista que los CEFALAE’s son instancias subsidiarias a la parroquia, no conviene que ésta sea sustituida.
7.
Que los CEFALAE’s se aboquen realmente a la formación específica de los laicos y que respondan a los planes pastorales de las parroquias y del Decanato.
8.
No copiar esquemas de formación del seminario, sino elaborar programas propios en virtud de la formación específica para los diferentes ministerios. Aprovechar la experiencia de los laicos como formadores, pues gracias a su cercanía con las realidades temporales, también conocen las necesidades pastorales reales de las parroquias.
9.
La Formación específica además de ser impartida en las comisiones vicariales y arquidiocesanas, debería aprovechar la formación de movimientos e institutos con carismas específicos.
10.
La parroquia deberá hacer un plan de pastoral de acuerdo a la Arquidiócesis.
11.
La formación específica de los agentes de pastoral es importante y urgente, ubicándola al servicio del proceso evangelizador.
12.
Que los facilitadores y directores de los CEFALAE’s estén encarnados en la realidad donde se ubica el CEFALAE.
13.
La formación inicial debe ser recibida en las parroquias; en cambio,  la básica y la específica en los CEFALAE’s.

IV. ORDENAMIENTOS 

Ordenamientos

6.
Que los CEFALAE’s y demás centros de formación específica sean vínculo para otras instancias de las diversas pastorales.
7.
Promover un perfil básico del agente que debe cursar el área especifica de la formación.
8.
Implementar claramente una orientación vocacional en todo el itinerario formativo.
9.
Aprovechar las opciones de formación que ofrecen las instancias vicariales y arquidiocesanas destinadas a la formación de agentes.
10.
Propiciar criterios de acción común en los decanatos.


Ir  
Ir

 

Banner lila

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal

Ir al Contenido del DOCUMENTO CONCLUSIVO

Ver o imprimir en PDF AGENTES LAICOS - FORMACIÓN ESPECÍFICA