Cartel de la XIII Asamblea Diocesana - Hacer click para AMPLIFICAR el Cartel
XIII Asamblea Diocesana
Barra café
Barra café

 

 

 

DOCUMENTO CONCLUSIVO
DIÁCONOS TRANSITORIOS


I.  HECHOS

  • Actualmente los diáconos transitorios que se han formado en el Seminario Conciliar de México salen concientizados y motivados para trabajar de acuerdo al nuevo y vigoroso proyecto misionero arquidiocesano (misión permanente), sin embargo, frecuentemente en las parroquias en las que realizan su experiencia, no encuentran un ambiente propicio para trabajar en este proyecto y esto frena su entusiasmo.

  • Se da el caso de párrocos que no comprenden “el ser y quehacer” del diaconado transitorio, razón por la cual no saben acompañarlos y ayudarlos en su formación. A veces sólo los ocupan en administrar sacramentos, sacramentales o en realizar otras actividades como si fueran un empleado más.

  • Para la experiencia del diaconado transitorio es elegido un párroco que  recibe en su parroquia al diácono y, en calidad de formador, lo acompaña de forma inmediata en los distintos aspectos de su vida y ministerio.

  • Se han dado casos en neo-presbíteros de incoherencia entre el comportamiento que llevaban como diáconos transitorios con su comportamiento posterior como presbíteros. Tal parece que en el diaconado encubren algunos aspectos de su personalidad e intereses, debido a que no se da una constante formación espiritual que mantenga su vocación con solidez en los primeros años del presbiterado.

  • El medio ambiente cultural, social y religioso que prevalece en la actualidad influye negativamente para que, los diáconos transitorios que aspiran al sacerdocio ministerial, adquieran una sólida formación espiritual centrada en Cristo y en consonancia con el futuro ministerio que como presbíteros desempeñarán en esta Arquidiócesis.

  • En la Arquidiócesis de México hay un año destinado a que los diáconos que aspiran al presbiterado vivan su inserción al presbiterio y a la estructura pastoral de la Arquidiócesis. Tiempo fuerte para que el diácono reafirme su decisión por el presbiterado y, se prepare de forma inmediata a su ordenación. Si la opción del interesado se mantiene firme, la duración de esta experiencia es de 10 a 12 meses.

  • Los Vicarios Episcopales participan en la formación de los diáconos transitorios, en estrecha comunicación con el sacerdote encargado del grupo y del respectivo párroco, tomando bajo su responsabilidad la experiencia pastoral que se realiza en su Vicaría y estando atentos en conocer a los diáconos y acompañarlos de cerca, de tal manera que el Vicario es el responsable de presentarlo para su ordenación.

 II. CRITERIOS DE ILUMINACIÓN

Rectángulo redondeado: ·	El desempeño del ministerio diaconal, por parte de quienes han de acceder al presbiterado, es una exigencia para introducirse al compromiso pastoral del presbiterado (Cf. OT 12; CIC c. 1032, 2).  ·	El diácono transitorio por la ordenación sacramental adquiere una identidad propia y está llamado a desempeñar el ministerio propio del orden del diaconado en las tres tareas de la misión: “La Palabra, la Liturgia y la Caridad” (Cf. CIC c. 108-109; LG 28, 29, 4; CEC 876, 879).  ·	Los diáconos, dedicados a los oficios de caridad y de la administración, sean misericordiosos, diligentes, procediendo conforme a la verdad del Señor, que se hizo servidor de todos (Cf. LG 29).

 III. LÍNEAS DE ACCIÓN

Rectángulo redondeado: 1.	Capacitar a los párrocos, como formadores, para que aprendan a acompañar a los diáconos transitorios en esta etapa de la formación.  2.	Seleccionar, con tiempo, a los párrocos y parroquias que reciban a los diáconos transitorios.  3.	Valorar, por parte de los diáconos transitorios, las reuniones de la Arquidiócesis, Vicaría y Decanato, como medio para integrarse al presbiterio y oportunidad para conocer mejor los proyectos pastorales.  4.	Aprovechar las reuniones semanales de los diáconos como oportunidad para convivir, compartir los planes y experiencias pastorales y para continuar con la formación permanente.  5.	Investigar otras formas de llevar a cabo la experiencia del diaconado transitorio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.
La comunidad tiene también una misión formativa con relación al diácono, por ello debe elegirse la que sea idónea para que aquél ejerza su ministerio, cuidando de que él se inserte en ella.

IV. ORDENAMIENTOS

Cuadro de texto: 1.	El sacerdote responsable del diaconado transitorio, esté atento para que el plan de formación se lleve a cabo, coordine los aspectos generales de dicho plan y vele para que los diáconos transitorios vivan la experiencia diaconal en un ambiente amable, fraternal y de comunión.  2.	Establézcase un curso para capacitar a los párrocos acompañantes de los diáconos transitorios.  3.	Cuide el señor Vicario Episcopal que el párroco que recibe un diacono transitorio:  a.	Asuma voluntariamente esa responsabilidad;  b.	tenga una suficiente experiencia pastoral;  c.	cuente por escrito con el plan pastoral parroquial, acorde con el proyecto pastoral de la Arquidiócesis;  d.	tenga una visión integral de la vida: humana, espiritual y apostólica;   e.	que  la parroquia cuente con los medios espirituales y materiales necesarios para recibir al diacono transitorio.  4.	El párroco acompañe muy de cerca al diácono transitorio, para que éste continué con su formación permanente, se integre a la vicaría y al decanato, cumpla correctamente con las tareas que se le asignen y siga teniendo acompañamiento espiritual.  5.	El diácono transitorio elabore su proyecto de vida que le ayude a implementar su formación permanente integral, respete las reuniones semanales de grupo, insistiendo en que aproveche la experiencia del diaconado como un tiempo de gracia para renovar la vocación al sacerdocio ministerial.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.
Procuren el párroco y el diácono propiciar la convivencia en la oración, en la mesa común y en algunos encuentros formales e informales.
7.
Absténganse los diáconos de ambientes mundanos y de todo aquello que vaya en detrimento de su identidad.
8.
El párroco esté atento para ayudar al diácono transitorio a desempeñar el ministerio propio del orden del diaconado en las distintas etapas de la misión en las dimensiones de la pastoral: la Palabra, la Liturgia y la Caridad.
9.
En esta etapa de formación, los formandos y los formadores den la importancia necesaria  a la vida espiritual.
10.
Insístase a los diáconos transitorios para que aprovechen la experiencia del diaconado como un tiempo de gracia para renovar la vocación al sacerdocio ministerial.


Ir  
Ir

 

Banner lila

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal

Ir al Contenido del DOCUMENTO CONCLUSIVO

Ver o imprimir en PDF DIÁCONOS TRANSITORIOS