Cartel de la XIII Asamblea Diocesana - Hacer click para AMPLIFICAR el Cartel
XIII Asamblea Diocesana
Barra café
Barra café

 

 

 

DOCUMENTO DE TRABAJO


III. VIDA RELIGIOSA FEMENINA

HECHOS
  1. Hay en la Arquidiócesis un número considerable de comunidades de religiosas, con una gran riqueza de carismas y diversidad de servicios.
  2. La vida religiosa es itinerante, lo cual influye en la continuidad de procesos y compromisos a largo plazo en las diócesis y parroquias.
  3. Muchas de las comunidades religiosas presentes en la Arquidiócesis , son casas de formación, casas generales o casas para hermanas mayores.
  4. La vida religiosa femenina se ve necesitada de una formación integral y permanente para una contemplación profética y comprometida con la realidad. Por eso se ha preocupado e invertido en la preparación académica y profesional de sus hermanas, especialmente en el área teológica y de humanidades.
  5. Algunas comunidades religiosas presentes en la Arquidiócesis , están animando y apoyando la pastoral en algunas vicarías, trabajando desde su carisma y espiritualidad en zonas de marginalidad: asilos, orfanatorios, apoyo y orientación a prostitutas, enfermos con cáncer, sida, drogadicción, alcoholismo, etc.
  6. En algunas ocasiones y en algunas parroquias, las religiosas son llamadas a colaborar en la pastoral parroquial, en muchas ocasiones con retribuciones económicas muy bajas y demasiadas responsabilidades designadas por los sacerdotes y en otras ocasiones sin posibilidad de sueldos.
CRITERIOS DE ILUMINACIÓN
  1. Formación para un discipulado místico profético al servicio de la vida.
  2. Plan de formación de la CLAR (Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religiosas(os): “Queremos que nuestras comunidades sean como Jesús, orantes y proféticas en medio del pueblo, sobre todo en medio de los pobres, los preferidos de Dios. Queremos ser una Vida Religiosa peregrina, creíble, vital al servicio de la vida”.
  3. Queremos ser discípulas misioneras de Jesús como Él fue del Padre. “Como el Padre me envió a mí, así los envío yo también” (Jn 20,21). Esta es la mística que nos orienta.
  4. “En comunión con los Pastores, los consagrados y consagradas son llamados a hacer de sus lugares de presencia, de su vida fraterna en comunión y de sus obras, espacios de anuncio explícito del Evangelio, principalmente a los más pobres, como lo han hecho en nuestro continente desde el inicio de la evangelización. De este modo colaboran, según sus carismas fundacionales, con la gestación de una nueva generación de cristianos discípulos y misioneros, y de una sociedad donde se respete la justicia y la dignidad de la persona humana” (DA 217).
  5. En cuanto cristiana, la vida consagrada, como Jesús, ha de tener una existencia fronteriza en las periferias del dolor, de la ignorancia, de la muerte, de la exclusión, de la insignificancia social. Ha de transitar constantemente por los límites y las fronteras históricas y sociales. (XLII Asamblea Nacional CIRM_2007). “Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer….” (Mt. 25, 35-36). Como vida religiosa, colocarnos “a lo largo del camino” (Mc. 4,4).
  6. La renovada opción por los pobres nos lleva a la lucha contra las pobrezas emergentes, la defensa de los derechos humanos y el cuidado de la creación. (Líneas del Plan de Formación de la CLAR ).
  7. El cáncer que afecta la realidad social de México no se ha hecho suficientemente consciente en una buena parte de la vida religiosa por falta de formación socio-política que la aleja de la problemática de nuestra sociedad. Sin embargo, algunos grupos de la vida religiosa están empeñados en una terapia que ayude a controlar y superar ese cáncer mediante una presencia en las nuevas pobrezas. (Lectura de la realidad y l Desafíos a la vida religiosa de México, XLII Asamblea Nacional_2007).
  8. Como vida consagrada libre del protagonismo, la parábola del grano de mostaza (Mc. 4,32) nos cuestiona e interpela al compromiso desde una esperanza activa, con la convicción de que en el Reino lo grande surge de lo pequeño.
  9. “Los Consejos Pastorales Parroquiales tendrán que estar formados por discípulos misioneros constantemente preocupados por llegar a todos. El consejo de asuntos económicos, junto a toda la comunidad parroquial, trabajará para obtener los recursos necesarios, de manera que la misión avance y se haga realidad en todos los ambientes” (DA 203).
  10. El Obispo, como padre y pastor de toda la Iglesia particular, le compete reconocer y respetar cada uno de los carismas, promoverlos y coordinarlos; acogerlos como una gracia que beneficia a toda la Iglesia ; sustentar y prestar ayuda a las personas consagradas… (VC. 49).
  11. Jesús dice que todos deben contribuir en la medida de su capacidad y que todos deben recibir lo necesario para vivir (Cfr, Mt. 20, 1-16). Cada religiosa debe trabajar tanto y tan bien como sea capaz, no se gana la vida personalmente, sino que actúa y recibe la compensación como agentes de su congregación.  
LINEAS DE ACCIÓN
  1. Continuar presentes en realidades de dolor y pobreza y desde allí con sus dones y carismas, propicien la formación de esa misma gente presentando medios alternativos que favorezcan una pastoral educativa y social desde las propias realidades.
  2. Aprovechar los lugares y espacios donde está presente la vida religiosa, para enriquecer la misión de la Iglesia con los carismas y espiritualidades específicas de cada congregación.
  3. Ofrecer medios de formación permanente en el discipulado místico-profético “al servicio de la vida”, a favor de las religiosas que están vinculadas a la CIRM.
  4. Desde la centralidad de Jesucristo, ser promotoras de esperanza .
  5. Promover una formación inicial y permanente sólida, integral e inculturada, con estrategias actuales y atrayentes, que nos lleven a una conversión seria y a una vida más evangélica.
  6. La riqueza de una formación cualificada y especializada en religiosas y religiosos que tienen las comunidades presentes en la arquidiócesis, se integren para apoyar los planes de formación de otros agentes.
  7. Como vida religiosa, insertarnos en las diócesis y parroquias para: a) implementar centros de formación que integren lo teológico, espiritual, académico, cultural y lo humano, b) Acompañar y formar a los agentes de pastoral en un proceso sistemático.
  8. Conocer los documentos y planes pastorales de la Arquidiócesis que nos dan criterios para impulsar una pastoral inculturada.
ORDENAMIENTOS
  1. Que la vida religiosa, se siga haciendo presente en las nuevas pobrezas que hay en esta vasta arquidiócesis (enfermos de Sida, niñas(os) de la calle, sexo servidoras(es), migrantes etc.). Priorizar zonas periféricas y marginadas.
  2. Que la CIRM en apoyo a la formación de sus miembros, continúe la elaboración y difusión de subsidios: Boletín Informativo y Documentos Oficiales, Cursos, Talleres, Seminarios y Escuelas (Centro de Estudios Teológicos (CET-CIRM); Interreligioso (formación inicial); Escuela para Formadoras y Formadores; Escuela de Formación Permanente (PROFOSPAR y PASTORAL).
  3. Que la comunidad religiosa cuide y asegure la continuidad de los procesos que se van llevando en las parroquias o lugares de apostolado donde están presentes. Programar junto con los agentes de pastoral (sacerdotes y laicos) los proyectos de formación y apostolado para favorecer que los agentes laicos (que son más permanentes) sean los sujetos del proceso histórico-social que se lleva.
  4. Que las hermanas religiosas con preparación académica y profesional, en diálogo y acuerdo con otros agentes, compartan sus conocimientos y así enriquezcan la formación y visión de los mismos, sin olvidar la compensación y remuneración de su servicio.
  5. Favorecer proyectos a favor de la vida, crear redes de intercongregacionalidad para asumir el reto de la inclusión de grupos vulnerables en nuestra sociedad.
  6. Que los pastores (obispos y sacerdotes) reconozcan, aprecien y promuevan la espiritualidad y carisma de la Vida Religiosa entre sus fieles laicos y en la formación de sus futuros sacerdotes.
Ir  
Ir
 
Banner lila

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal

Ir al contenido del Documento de Trabajo