Cartel de la XIII Asamblea Diocesana - Hacer click para AMPLIFICAR el Cartel
XIII Asamblea Diocesana
Barra café
Barra café

 

 

 

ENLACE CON JUEVES


ENLACE: PRESENTACIÓN DE LAS CONCLUSIONES
DE LOS PLENARIOS PARCIALES

Hna. Elizabeth Carrasco Araujo

Ayer, por la tarde, estuvimos trabajando sobre todo en hechos y criterios de iluminación. En este momento les voy a presentar un resumen de lo que pudimos captar, de lo que ustedes nos entregaron y para el siguiente trabajo les vamos a entregar a cada quien un paquete de copias, para que puedan ver con calma lo que ustedes mismos nos han entregado.

Les voy a hablar un poco de lo que es la formación de los laicos, se trabajó en cuatro etapas, es decir: formación inicial, formación básica, la formación específica y la formación permanente.

En muchos de los hechos fueron modificados, fueron incluidos, porque tenían esa posibilidad, otros fueron confirmados, muchos criterios de iluminación que se manifiestan en el documento van en líneas de acción, pero también nos iluminan, nos pueden ir animando y motivando para continuar en el deseo de seguirnos formando, como laicos, donde estamos, pero también bien apoyados y bien acompañados por nuestros pastores y otros agentes que colaboran con nosotros, en este caso, la vida religiosa femenina y masculina.

Dentro de estos hechos queda definido y claro que el papel de los laicos es no perder de vista a qué hemos sido llamados; como que por ahí va a ir el asunto, les repito, ustedes tendrán las copias para que vean con calma la lectura de cada uno de estos hechos.

En donde dice votos, hay quienes no expresaron cuántos votos hubo. Estuvimos participando en algunos grupos y nos dimos cuenta que para algunos fue fácil, se dio diálogo, hubieron manifestaciones concretas de cosas nuevas que se ven en las parroquias, de tal manera que cuando hay votos es porque quedaron de acuerdo, otros no quisieron incluirlos, aquí está manifestado.

Dentro de los hechos se darán cuenta que en algunas cosas depende directamente de los sacerdotes, pero también de nosotros los laicos. Brevemente se trata de decirles en este momento qué fue lo que encontramos, que vimos; algunos han sido modificados, con otros tuvimos que recurrir directamente a los textos para poderlos ver.

Ahora, Fernando nos va a dar otra parte de las etapas de formación.

Hna. Elizabeth Carrasco Araujo

Versión estenográfica


Fernando Cruz Nájera

Yo tengo que hablar acerca del trabajo que se hizo en grupo respecto al ministerio ordenado.

Resulta que el camino que vamos recorriendo en esta asamblea está generando en nosotros algunas satisfacciones y algunos desconciertos. Empezamos a caminar por rumbos que en ocasiones no habíamos contemplado y, esto lo descubrimos al recabar las aportaciones y elaborar el documento de participación.

En grupo que desarrolló el tema de Obispos, marcó el énfasis en que los ven lejanos de sus comunidades, tampoco los ven cercanos a su presbiterio.

En cuanto al proyecto pastoral arquidiocesano, el grupo lo marca en el cuarto lugar según las prioridades, mencionando que los señores obispos tienen múltiples ocupaciones y a veces no asumen las orientaciones que el Sr. Cardenal emite cada año.

También dijeron que la presencia de los señores obispos está más ligada con las cuestiones celebrativas, litúrgicas o administrativas, así como con la visita pastoral, piensan que los obispos tienen algunas ocupaciones que los distraen de los programas o de los proyectos pastorales.

En cuanto a los criterios de iluminación, fueron los mismos, sólo los acomodaron en un orden distinto. La votación que tuvieron fue amplia. Los criterios de iluminación hablan de la fraternidad de los señores obispos con su presbiterio, con su comunidad, de la necesidad de la formación, del acompañamiento en los procesos de formación con sus comunidades y con sus presbíteros.

En cuanto al tema de presbíteros, de acuerdo a la priorización que realizó este grupo, el primer hecho es que los presbíteros han sido rebasados en sus capacidades por todos los fenómenos de la modernidad en que vivimos.

También hacen el señalamiento de que algunas generaciones tienen dificultad para desarrollar nuevos conocimientos y habilidades en orden a las acciones pastorales; que la conversión personal es un área descuidada, que en algunos existe un interés por formarse, sin embargo, en el número cinco dice que estas iniciativas de formación a veces no se concretizan por falta de interés.

Los criterios de iluminación son los mismos que estuvieron en el texto original del documento de participación.

Referente al tema de diáconos transitorios, la reflexión del grupo fue encaminada en el sentido de que no se ha valorado la figura, el ser, el quehacer de los diáconos; que aún los diáconos transitorios en su tiempo diaconal, son motivados y son formados para poder trabajar en el proyecto pastoral arquidiocesano y cuando llegan a sus parroquias, los párrocos no siempre los promueven, impulsan ni acompañan no solamente en el trabajo pastoral, sino en el crecimiento espiritual y en su formación.

Por último, en este grupo se llegó al acuerdo de que este ambiente en el que estamos viviendo: cultural, social, eclesial y religioso, tiene un gran influjo en los diáconos para que no adquieran una solida formación espiritual que vaya en consonancia con su ministerio, que posteriormente desarrollarán en la Arquidiócesis.

En cuanto a los criterios de iluminación del documento de trabajo, sólo se pudieron tener dos, en este grupo aumentaron un criterio más, en el que marcan que hace falta profundizar más en la fundamentación doctrinal encontrada en Lumen gentium, en el Código de Derecho Canónico, en ECUCIM y en el directorio para la vida de los diáconos.

La votación en este grupo, según el reporte, fue unánime en cada uno de los puntos.

En el tema de diáconos permanentes, pasa algo muy curioso, que aunque ya se había contemplado al estar elaborando el documento de trabajo, en la presentación del grupo se dice que los diáconos únicamente han sido empleados por ellos mismos o por sus párrocos en acciones sacramentalistas o como suplentes para "Misas" y aparece la palabra entre comillas.

También en la presentación, dicen que hay grandes espacios para la formación de diáconos permanentes, pero que no son aprovechados; que algunos presbíteros no tienen muy clara la función de los diáconos permanentes, que la vida o ejercicio pastoral de los diáconos no contempla actividades o acciones en donde esté inserta su familia, que la familia siempre está al margen y un aporte nuevo que salió es que no se tiene mucho en cuenta el ministerio de la predicción en la formación de los diáconos. Esto es algo nuevo que no está en el documento de trabajo.

Y también los criterios de iluminación son los mismos del documento de trabajo con la salvedad de que piden se profundice más en los documento, que también para los diáconos transitorios pidieron se profundice.

Respecto al tema del seminario, la sorpresa fue mayor, porque de todos los hechos que están en el documento de trabajo, únicamente se rescató uno y todos los demás fueron propuestos por el grupo que trabajó este tema.

El hecho que tiene más relevancia es que los candidatos al sacerdocio, quienes ingresan al seminario, buscan un aspecto económico en su caminar por la vida de formación.

Después hablaron de los formadores del seminario, diciendo que hay eficientes formadores en sus capacidades intelectuales, pero no así en su formación humana, personal y espiritual.

Habría que ver un poco la redación de cada uno de estos hechos, porque a veces parece confuso, incluso en lo personal algunos me parecían un poco exagerados, en la redacción final, ya cuando vayamos a las líneas de acción y posteriormente a los ordenamientos, esto va a quedar más claro.

En el número cuatro habla de que se tiene que buscar la manera de que todos los candidatos que entren al seminario tengan y mantengan siempre un espíritu con desapego hacia las cuestiones materiales, y lo estoy diciendo de manera más o menos positiva, porque aquí lo tienen de otra forma, para que después puedan ejercer su ministerio de acuerdo a su propia vocación.

Por último, está el hecho que dice que en el seminario, la capacitación de los seminaristas es deshumanizada y se llega a tornar en una institución fría.

Eso es lo que aportó el grupo que trabajó sobre este tema, faltó ver la proyección que le vamos a dar a cada uno de estos hechos en el trabajo del día de hoy y el día de mañana.

Gracias.

Fernando Cruz Nájera

Versión estenográfica


Vamos a continuar con el tema de la vida religiosa. En el documento para mis hermanas religiosas van a encontrar una nota, todavía hoy, mientras estábamos haciendo la revisión y el acomodo del documento, se ha comentado que sí hubo participación de las hermanas religiosas en las vicarías, cuando se trabajó en el ámbito de las vicarías, sólo que el aporte que dieron mis hermanas religiosas, se incluyó en el documento que presentaron los laicos.

Sí hubo participación, aunque en el primer hecho que se presenta, se comenta que hace falta tomar en cuenta y valorar el trabajo de las religiosas en cualquiera de las áreas de pastoral. Luego sigue una sentencia muy fuerte, dice: de hecho, para la elaboración de este documento, no se tuvo en cuenta la aportación de las religiosas presentes en la Arquidiócesis.

Hoy, también, revisando con los monseñores, hacían esa aclaración, que sí hubo, pero fue incluida con los aportes que se dieron en la encuesta que se hizo para todos los laicos.

Otro de los hechos que se da, es que nosotras, como vida religiosa, necesitamos tener una formación integral; que también incluye la formación académica y profesional, para dar un mejor servicio desde nuestros carismas y espiritualidad, para ser presencia viva en cualquier lugar que nos encontremos.

También hacemos énfasis en que existimos bastantes casas religiosas en la Arquidiócesis y, hacemos también la indicación; muchas son casas de formación, otras tantas son casas generales, pero también existen muchas casas para hermanas mayores, por lo que a veces no estamos incluyendo ser parte de la vida pastoral de la Arquidiócesis, pero sin embargo, insistimos en que habemos muchas religiosas que ya estamos colaborando, de diferente forma, pero ahí se especifica en qué otras áreas de pastoral estamos involucradas.

Otra de las manifestaciones que hacemos como un hecho, es que en la vida religiosa colaboramos en las parroquias; aquí hablamos de la remuneración económica, que en muchas ocasiones es muy baja; también hablamos de las grandes responsabilidades que nosotras hemos asumido, o sea, nos las dan, las asumimos y las hacemos, somos muy buenas trabajadoras, sólo que de repente, cuando empezamos a pedir un poquito más de apoyo, porque también solventamos a una familia religiosa, como que empiezan las distancias. Lo queremos manifestar y esto todavía queda a consideración, pero también creemos que entra para un diálogo, como para podernos motivar a nosotras mismas, a seguir colaborando, para ser mujeres que nos demos en donde estemos, pero sin dejar a un lado lo que podemos dar al interior de nuestras comunidades.

El último punto en cuanto a los hechos ya lo dije, que somos itinerantes y eso, de repente, no permite que los procesos de las parroquias sean continuados, porque después Resulta que la hermana que siga o ya ninguna, pues se acabó el proceso. Entonces, para nosotras esto es para tener mucho cuidado y atención de que en donde estemos, cualquiera que llegue a nuestro lugar, continué los procesos evangelizadores que existen en la parroquia, porque a final de cuentas son los laicos los que se quedan, nosotras somos movibles, creo que de igual manera los sacerdotes.
Prácticamente, ustedes laicos, necesitarían insistirnos, sobre todo a las que lleguen, porque a las que nos vamos, pues ya nos vamos y las que se queden, que hay que continuar con el proceso de evangelización, como lo está llevando la Arquidiócesis.

Los criterios de iluminación son diversos, tomamos algunos documentos de la CLAR, también algunas declaraciones que hicimos en nuestra última asamblea a nivel de la CIRM, también textos desde la Palabra de Dios y algunos del Documento de Aparecida.
Por ahorita es todo, ustedes lo podrán ver más detalladamente, con calma, tendrán algunos aportes qué darnos. Otra cosa, el día de ayer algunos nos entregaron algunas boletas con opiniones, no fueron incluidas, pero sí serán entregadas al equipo de pastoral para que las vuelvan a revisar y las vayan incluyendo o eliminando, pero serán tomadas en cuenta, pero en otro momento.

Por ahorita, gracias.

Hna. Elizabeth Carrasco Araujo

Versión estenográfica

 

Banner lila

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal