Barra clara
Banner lila
Barra roja

 

 

 

 

 


CONCENTRADO — GRUPOS JUEVES


I. Logros

1. Concientización

  1. Se experimenta el despertar de la conciencia sobre la necesidad de la formación en las parroquias.
  2. Agentes de pastoral con mayor disposición.
  3. Se reconoce un espacio a la formación.
  4. Existe la alegría de vivir la identidad eclesial.
  5. Se asiste a la formación permanente más concientemente.
  6. Conciencia de que la formación es algo prioritario.
  7. Se ha tomado conciencia de que no se lleva la formación de manera sistemática.
  8. Motivación actual, que antes no se daba.
  9. Interés de las personas comprometidas por la formación.
  10. El reconocimiento de la formación de agentes.
  11. Los agentes reconocen la necesidad de la formación.
  12. Concientización en la necesidad de formar agentes.
  13. Concientización de toda la Iglesia.
  14. Se va reconociendo la importancia de este proceso.
  15. Realizar estas actividades en comunión
  16. Se ha logrado concienciar a los agentes de pastoral sobre la necesidad de la formación inicial y básica.

2. Nueva cultura

  1. Reconocer que hay una nueva cultura que requiere nuevos métodos y nuevos esfuerzos.
  2. Aceptación de la pluralidad.
  3. Los destinatarios ya no son rurales, ya cuestionan.
  4. Se utiliza para la formación la Internet.
  5. Uso de recursos interactivos.

3. Proyecto diocesano

  1. Intento de estructurarla como debe ser.
  2. Se nota un avance significativo en el proceso.
  3. Se han clarificado las directrices diocesanas.
  4. Se conocen los retos y los desafíos sobre la formación.
  5. Se entiende qué es la formación con la explicación de que es un proceso.
  6. Planeación del trabajo de formación.
  7. Re-estructuración de los planes de formación.
  8. Se han valorado los procesos.
  9. Se están clarificando las etapas de la formación.
  10. Concebir la formación más circular que lineal.
  11. Formación en diferentes niveles.
  12. Formación para todos.
  13. Que la formación parte del encuentro con Jesucristo vivo.
  14. El testimonio es fundamental en la formación.
  15. Ver necesaria la conversión eclesial.
  16. El proceso de formación se orienta a la Misión.
  17. Exhortar para formarse en el servicio.
  18. Articulación de la Vicaria de Pastoral y la Vicaría de Agentes.
  19. Unificación e intercambio de experiencias.
  20. Se están utilizando los materiales y hay interés en el proyecto pastoral de la Arquidiócesis.
  21. Hay más continuidad en los procesos y capacitaciones de los agentes.
  22. El esclarecimiento entre formación inicial y básica.
  23. Hay un programa definido para la formación inicial.
  24. Se están dando las directrices y lineamientos de la formación básica.
  25. Se han hecho planes para la formación de Apóstoles con procesos de formación básica.
  26. Que haya una comisión para elaborar materiales.
  27. Mayor formación para salir del templo.
  28. Curso de pedagogía para aprender a transmitir.
  29. Necesidad de formación práctica.

4. Vicarías y Decanatos

  1. Los procesos que se han ido consolidando de formación inicial y básica en los decanatos y parroquias.
  2. Se ha trabajado a nivel de Vicaría y Decanato en la formación inicial (VI Vicaría).
  3. Aprovechamiento de todos los recursos y subsidios que se nos brindan a nivel decanato, vicaría y arquidiócesis.
  4. Organización de los ministros extraordinarios de la comunión a nivel vicarial.
  5. El curso para Decanos.
  6. Los Decanatos están ubicando el nivel de formación que les corresponde afrontar.
  7. Se ha potenciado la formación en los decanatos.
  8. Reunión mensual de formación para sacerdotes en decanato.
  9. Reunión decanal eclesial para formación de todos los agentes.
  10. Consejo decanal: formación y planeación.
  11. Trabajo en conjunto por decanato con los mismos objetivos para alcanzar un objetivo general.
  12. Aprovechar los carismas de los religiosos presentes en los decanatos.
  13. Tener como objetivo específico la formación.
  14. La formación inicial se está incluyendo en los planes pastorales.

5. Párrocos, Parroquias

  1. Muchos párrocos aceptan la participación del laico.
  2. En las parroquias se está intensificando la formación.
  3. Formación de los sacerdotes.
  4. Comienza el trabajo inter-parroquial.
  5. Acompañamiento de algunos sacerdotes.
  6. También los sacerdotes se están actualizando.
  7. Contamos en la mayoría de las parroquias con un plan pastoral.
  8. Se han interesado los sacerdotes en dar formación a sus laicos.
  9. Se asume la formación como prioridad en algunas parroquias.
  10. Se ha avanzado en la estructuración de procesos en las parroquias.
  11. Ofrecimiento de un proceso de formación para quien se va integrando por primera vez.

6. Laicos

  1. Hay una significativa participación de los laicos en la animación del trabajo y seguimiento pastoral.
  2. Los agentes laicos se sienten contentos porque se les permite participar en las acciones y actividades de la parroquia.
  3. Acercamiento entre laicos y sacerdotes.
  4. Se cuenta con un mayor número de apoyo de laicos comprometidos.
  5. Se acepta bien que los laicos sean formadores.
  6. La formación de los Laicos.
  7. Los laicos redescubren la necesidad de formación.
  8. Hay más empuje de laicos para la formación.

7. Organización pastoral

  1. Se ofrecen proyectos y trabajos en las diversas pastorales.
  2. La formación que se da en los Consejos Pastorales.
  3. La formación da claridad y corresponsabilidad.
  4. Realización de retiros de evangelización.
  5. Se ha logrado integrar en una pastoral de conjunto a personas de diferentes niveles culturales, económicos.
  6. Se siguen organizando momentos de Misión Intensiva.
  7. Creación de equipo misionero a nivel decanal.
  8. Se aprovecha la Piedad popular y la celebración de los Sacramentos para motivar a la formación.
  9. En algunos lugares ya se inicio el proceso misionero.
  10. Se le está poniendo atención a la reiniciación cristiana.
  11. La piedad popular en torno a la Virgen de Guadalupe.
  12. Encuentros pastorales de diferentes dimensiones (familia, catequesis…).
  13. Se ha retomado el kerigma.
  14. Formación catequética para adultos.
  15. Comisiones con formación específica muy bien estructurada (MECE´s, Catequistas.
  16. Se ha implementado un curso para coordinadores de catequesis.
  17. Sensibilización de los asesores de pastoral juvenil.

8. Centros de Formación

  1. Es un logro el CEFALAE en cada decanato.
  2. Reapertura de CEFALAE.
  3. Invitación a los egresados de CEFALAE como formadores.
  4. Hay mayor participación de laicos en los CEFALAE.
  5. Se ha tratado de reanimar los CEFALAES.
  6. El que se esté evaluando a los Cefalae es un logro.
  7. Consolidación de los CEFALAES y participación  de sus egresados*
  8. Impulso a CEFALAEs.
  9. Interés en la formación de los CEFALAEs.
  10. Hay mayor número de centros de formación en la Arquidiócesis.
  11. Mayor Consolidación de los centros de formación.
  12. El que los egresados de centros de formación ya están dando clases.
  13. Muchos de los involucrados quieren prepararse más.
  14. El proceso evangelizador con sentido misionero se da como una materia.
  15. Centros de formación básica parroquial.
  16. Difundir los espacios de formación.
  17. Se tiene el SINE y la Escuela de Pastoral.

9. Lenguaje

  1. Lenguaje común para referirse a la formación de agentes.
  2. Se han unificado los términos en el lenguaje, ahora las personas nos entendemos mejor.
  3. Lenguaje común y comprensible.
  4. Nos hemos abierto a nuevas formas de expresión.

II. Problemas

1. Subsidios

  1. No hay una literatura o criterios uniformes para la formación de agentes, y no hay difusión de documentos ni infraestructura que sostenga dicha información.
  2. Falta hablar de la dignidad de la persona.

2. Presbíteros

  1. Poco apoyo a los sacerdotes para el desarrollo de los laicos.
  2. No mandan personas a formarse, ni ofrecen tiempo suficiente para la formación.
  3. Tampoco hay el suficiente acompañamiento en los procesos de reiniciación cristiana.
  4. No se siente el apoyo del decanato y los obispos no preparan a sus párrocos nuevos para dar continuidad a los procesos, por eso, cambio de párroco es igual a no continuidad, salvo excepciones.
  5. Falta espíritu de comunión, sobre todo en los sacerdotes.
  6. Que los sacerdotes sepan escoger a los laicos comprometidos para formarlos.
  7. Falta más presencia de los pastores en la acción misionera.
  8. Sacerdotes que desconocen el equipo misionero parroquial.

3. Agentes

  1. Los laicos estudian y terminan cursos y no dan fruto dentro de la comunidad.
  2. Los laicos se notan inseguros para preparar a otros, no se escuchan y no se comparten experiencias.
  3. Existe poca comunicación entre laicos y sacerdotes.
  4. Los alejados pueden ser no sólo los de fuera, sino también los coordinadores de grupos. Sería conveniente una reevangelización hacia dentro.
  5. “Capillismo” de algunas parroquias. Falta de trabajo interparroquial. Existe un sentido de competencia (celos) entre los agentes de pastoral.
  6. Algunos grupos presentan su propia espiritualidad y no la cristiana.
  7. Hoy no se da formación en la familia.

4. Proceso

  1. No hay coordinación entre el proceso de formación y los grupos y movimientos por la falta de unidad entre los mismos grupos que trabajan en la parroquia. Los grupos se cierran, no están dispuestos al cambio ni a nuevos horizontes, creando apatía y por lo tanto, desvinculación entre la formación y el trabajo pastoral. Se da más importancia al hacer que al ser.
  2. Querer meter a todos los agentes a un proceso unívoco, sin que los programas tengan en cuenta la realidad de los que se están formando, por ejemplo: dificultades económicas, familiares, cambio de domicilio … obstaculiza los procesos, y puede ser causa de la poca constancia de los laicos en su formación. Falta de identidad en la comunidad y por tanto, falta de integración al proceso.
  3. Hay mucha disparidad en los programas de formación para agentes. No se conoce el proceso. Hay confusión entre la formación básica e inicial. No se ha llegado a entender que la formación inicial es una experiencia viva con Jesús. La formación lineal no impulsa la comunión.
  4. Falta de continuidad y claridad del discipulado por procesos y cursos no bien definidos.
  5. A veces la evangelización no se lleva a cabo por medio de un proceso, sino por eventos, por ejemplo para recibir un sacramento.
  6. Hay falta de estructura y desgaste, se rompen los lineamientos, la formación y el esquema de la misma a través de comisiones no ha funcionado. No hay renovación de las estructuras de pastoral.
  7. Falta de elementos pedagógicos y didácticos en el manejo de subsidios.
  8. No se han dado lineamentos claros y precisos. Falta de unidad en los criterios para los programas de estudio, hace falta el enlace entre la formación inicial y la básica.
  9. Procesos largos y pérdida del objetivo del CEFALAE, la formación no debe centrarse sólo en el CEFALAE; las personas que ahí se mandan, van sin una formación básica. Se queman etapas en el proceso. Hace falta la preparación de acciones específicas en el Cefalae. Se deja morir algunos centros por no darles importancia.
  10. No se aprovechan los medios de comunicación, hay desconocimiento en su manejo.
  11. En muchas parroquias no hay un plan parroquial que sostenga un proyecto de formación. No hay garantía en la continuidad de los procesos.
  12. No se evalúa suficientemente el trabajo de la formación.
  13. El proceso que plantea la Arquidiócesis no toma en cuenta a las congregaciones.
  14. No se ha entendido bien en qué consiste el acompañamiento del sacerdote.
  15. No se escucha lo que predica el Arzobispo y los Obispos auxiliares.
  16. Falta lenguaje común.
  17. No se estudian las orientaciones pastorales.
  18. Mucho de engorda y no proyección a la vida.
  19. Necesaria mayor relación entre formación y  misión permanente.
  20. No se vislumbran los cómo's.
  21. Desorganización pastoral general, no hay claridad de lo que se quiere.
  22. Falta detectar la forma de sistematizar cada parte del proceso.
  23. Falta formación de conjunto.
  24. La formación de agentes para la misión permanente todavía no es opción prioritaria para muchos.

5. Formadores

  1. Falta de experiencia. No se utiliza la pedagogía. Prepotencia de los formadores.
  2. Falta participación y compromiso, lo que puede convertirse en antitestimonio. Algunos absolutizan su experiencia.
  3. No se lleva a la práctica lo propuesto.
  4. Hacen falta animadores que promuevan el proceso misionero, hace falta la participación de los jóvenes y de planes de formación que los atraigan. Nuestra Iglesia es de viejos.
  5. No se da una amplia difusión de las conclusiones de la Asamblea.
  6. Falta tiempo para la formación y las distancias de los centros también son un problema.
  7. En la formación se privilegia el lenguaje intelectual; No hay un perfil claro para los formadores, que no sólo se fije en lo técnico. Los profesores utilizan un lenguaje muy elevado.
  8. Los horarios son sólo para unos cuantos, falta flexibilidad.
  9. Falta ánimo, hay tibieza en laicos y sacerdotes.

III. Acciones prioritarias para avanzar

1. Criterios generales para la formación

  1. Conocer los documentos.
  2. Asumir los frutos del II Sínodo Diocesano.
  3. Conversión personal y pastoral.
  4. Evitar caer en la soberbia.
  5. Promover en Encuentro con Cristo como elemento indispensable para iniciar la formación.
  6. Unificarnos en criterios, en los conceptos.
  7. Buscar métodos y estrategias que permitan el seguimiento y continuidad en los procesos de formación.
  8. Crear continuidad entre los diversos niveles de formación.
  9. Que en la formación se incluyan todos los campos, no sólo el académico intelectual, también el humano y espiritual.
  10. Ofrecer criterios básicos y claros de la formación inicial.
  11. La formación inicial sea un verdadero discipulado.
  12. Que la Asamblea clarifique que es la formación inicial, básica y específica.
  13. Crear conciencia que la formación más que lo intelectual.
  14. Ser flexibles, lo específico, lo propio lo aporta cada grupo.
  15. Que la formación llegue a las culturas.
  16. Revisar los procesos de formación.
  17. Dar fuerza a los agentes con acciones específicas.
  18. Trabajar en el desarrollo humano de los agentes de pastoral.
  19. Evitar enfrentamientos y divisiones entre los agentes de pastoral.
  20. Unificar criterios para lograr programas de formación bien definidos. *
  21. Ubicar en qué nivel se encuentran los agentes de pastoral. *
  22. Adquirir una nueva mentalidad.
  23. Elaboración de subsidios.
  24. Ofrecer pistas para unificar criterios que nos lleven a una Espiritualidad de Comunión.
  25. Fortalecer la formación básica.
  26. Que se trabaje en comunidad.

2. Destinatarios

  1. Saber llegar a la gente.
  2. Salir al encuentro.
  3. No tener miedo a dar respuesta a las nuevas generaciones.
  4. Transmisión vivencial (Testimonio).
  5. Destacar la dimensión vivencial que facilite una comunidad en comunión que llegue a todos los sectores.

3. Centros de Formación

  1. Más apoyo al CEFALAE.
  2. Generar actitudes y habilidades, esto se debe reestructurar en el CEFALAE.
  3. Que en los centros se dé una formación integral e integradora, así como procesos más simples o reducidos que impacten al agente.
  4. Tener criterios y subsidios para los centros de formación.
  5. Cursos de formación didáctica y pedagógica para agentes.
  6. Que se profesionalice y se evalúe a los formandos.

4. Formadores

  1. Que los profesores de formación tengan elementos pedagógicos que hagan notable la experiencia del discipulado.
  2. Que se aproveche a los maestros que están  estudiando en La Salle.
  3. Se está replanteando la formación de los pastores.
  4. Que los pastores acompañen a los laicos en la formación.
  5. Seguir formando a través de las homilías y catequesis.
  6. Visión de servicio.
  7. Trabajar en comunidad la corrección fraterna sacerdotal con su comunidad.
  8. Involucrar más los sacerdotes.
  9. Que el párroco propicie la integración y comunión respetando los diferentes carismas sin que pierdan su identidad.
  10. Promover el acompañamiento de los sacerdotes a los procesos de formación, sobre todo inicial.
  11. Clarificar y ubicar la identidad de los agentes de pastoral (obispo, decano, párroco y delegado de pastoral).
  12. Favorecer y valorar el trabajo y vigilancia de los Decanos.
  13. Que el párroco forme a su equipo de formadores.
  14. El decano debe vigilar la formación con mayor cercanía.
  15. Que el formador conozca el nivel de sus formandos.
  16. Trabajar más a nivel de decanato.
  17. Más acompañamiento de la parroquia y el decanato.
  18. Que los sacerdotes estén bien informados.
  19. Que le entren los sacerdotes.
  20. Los sacerdotes deben salir, compartir y vivir para acompañar a los laicos.
  21. Que se oriente bien a los párrocos.
  22. Que los sacerdotes se involucren en los momentos de  las visitas y de las convivencias.
  23. En el Seminario, estructurar los planes para que no formen maestros, sino pastores.

5. Organización

  1. Darle seguimiento y evaluar el proceso durante el año.
  2. Que un objetivo específico de cada Vicaría sea la formación de agentes.
  3. Impulsar la formación de formadores.
  4. Una mayor y eficaz articulación entre los diversos organismos arquidiocesanos.
  5. Conocer y profundizar el material para cada etapa del proceso de formación.
  6. Que desde las Vicarias se promueva la necesidad de la formación.
  7. El laicado promueva a los sacerdotes para su formación.
  8. Garantizar la continuidad en los trabajos parroquiales.
  9. Necesidad de institucionalizar.

6. Programación y Difusión

  1. Poner énfasis en las acciones programadas.
  2. Utilización de medios modernos para difundir la información.
  3. Difundir acuerdos.

7. Laicos

  1. Asumir nuestro ser y quehacer como laicos dentro de la Iglesia.
  2. Fomentar y acompañar la participación de los laicos en sus diferentes actividades comunitarias y parroquiales.

8. Jóvenes

  1. Que se involucre a personas jóvenes sin perder a las personas mayores.
  2. Atraer a los jóvenes para formarlos como líderes.
  3. Nuevas estrategias para captar a nuevas generaciones.

9. Comunidad

  1. Valorar la comunidad como espacio formativo.
  2. Potenciar las pequeñas comunidades y predicación del kerigma.
  3. Fortalecer en las comunidades la oración, la eucaristía y los sacramentos.
  4. Fortaleces la comunidad de Iglesia.

10. Parroquia

  1. Conocer las realidades de las parroquias para diseñar una formación adecuada a esas necesidades.
  2. Que las parroquias estén bien informadas sobre esto.
  3. Apoyarse entre las parroquias para compartir el proceso de formación.
  4. Aclarar que el lugar de la formación inicial es la parroquia.

11. Subsidios

  1. Que se elaboren subsidios con lenguaje sencillo y claro.
  2. Que se vea continuidad en los subsidios.
  3. Estructurar la formación con el material que ya existe.
  4. Poner los subsidios a disposición de todos en Internet.
  5. Contar con los materiales de apoyo.

12. Basílica

  1. En Basílica, hablar del kerigma guadalupano.
  2. Aprovechar el mensaje de Guadalupe para evangelizar.