Barra clara
Banner lila
Barra roja

 

 

 

 

 


CONCENTRADO — GRUPOS SÁBADO


1.- Que el grupo señale las cinco “características” más importantes que debe tener la formación inicial

EQUIPO 1

  • Responsabilidad y continuidad.
  • Respeto por los procesos, mediante una planeación adecuada.
  • Formación creativa y motivadora.
  • Formación humilde y disponible.
  • Empapada por un sano testimonio, vivificado por el testimonio de los santos y en el marco de la oración.
  • Los formadores tengan una visión integral: humana, espiritual, intelectual y apostólica.
  • Eclesialidad, trabajo en comunidad sin límites congregacionales, grupales.

EQUIPO 2

  • Alegre, vivencial, dinámica, con lenguaje adecuado a las destinatarios y encarnada (que parta de la realidad del sujeto y que favorezca la iluminación para transformar su realidad.
  • En conexión con la formación básica y con visión de la Formación especializada (atender al aspecto procesual de las etapas).
  • Accesible a los destinatarios en lo que se refiere a horarios y ubicación geográfica.
  • Destinada a grupos y ambientes específicos: niños, adolescentes, jóvenes, adultos, etc., con subsidios sistematizados que enriquezcan el aprendizaje.

EQUIPO 3

  • Consolidar el encuentro con Cristo para crecer como discípulo.
  • Mostrar una Iglesia viva: Laicos cordiales, párrocos ungidos con prédicas llenas de fuego, verdaderos ministerios de música.
  • Dar a conocer los temas de seguimiento de una manera creativa y modificando la forma de dar los temas.
  • Actualizarla a la realidad sin perder la esencia. Temas actuales para saber responder a los interrogantes.
  • Enseñar al alumno a saber dar razón de su fe.

EQUIPO 4

  • Que sea una formación que tenga pedagogía y metodología adecuada para la Ciudad de México, hablando de su juventud. Una formación más atractiva, utilizando la tecnología, atendiendo al joven según sus necesidades, que ofrezcan una identidad y una opción de vida y buscando tener flexibilidad en horarios.

EQUIPO 5

  • Promotora de experiencia de vida en Cristo y de encuentro con Cristo, dinámica sistemática e integral.
  • Genere una conversión en el mismo agente para ser testigo creíble, que atraiga a más hermanos.
  • Aprovechar medios actuales de comunicación (Internet, televisión, etc) gratuito y accesible.
  • Creación de colegio de formación.

EQUIPO 6

  • Conocer la realidad actualizada la formación.
  • Utilizar los medios electrónicos.
  • Internet.
  • Revisar Pedagogía.
  • Partir de la realidad y conocer.
  • Detectar y convencer a los líderes.
  • Vivencial, emotiva, planeamiento bien estructurado.

EQUIPO 7

  • Sistemática, integral, gradual y orgánica.
  • Lo aprendido se convierta en vida.
  • Formación básica parroquial que se desprenda de la etapa misionera del proceso evangelizador en la parroquia (segunda etapa del proceso).
  • La formación básica de agentes se sustente en el CEFAL, ya que es para agentes de pastoral activos (apostolado, tercera etapa del proceso evangelizador).

EQUIPO 8

  • Que sea interactiva y dinámica (menos aburrida).
  • Impartida por jóvenes.
  • Concientizar a los bautizados con una formación que acrisole su fe, suscitando una reiniciación cristiana.
  • Que sus contenidos sean atractivos, progresivos y sistemáticos.
  • Que dé respuesta a las inquietudes de la fe.
  • Respuestas para encontrar su identidad.

EQUIPO 9

  • Van a los centros personas sin los antecedentes (no pesca, no retiros).
  • Como acción, realizar la misión y de allí el proyecto para enviar gente a los centros (caso de Cefalae, Escuela de Pastoral).
  • Pedir la intervención de gente calificada en los grupos: religiosos(as), presbíteros, movimientos, organizaciones...
  • Se sumen al proceso formativo personas de los diferentes movimientos, convencidos del proceso evangelizador.
  • Salir con acciones concretas de la parroquia, decanato con cierta obligación.
  • Que cada decanato forme su comunidad separada de las reuniones del decanato.

EQUIPO 10

  • Encarnada.
  • Siempre comenzar con un propedéutico, una introducción que pueda abarcar a los ya iniciados y los que inician (para comprender mejor lo que falta a mi crecimiento y la proyección hacia los diferentes ambientes, de los que llevan en proceso adecuado).
  • Con métodos pedagógicos y pastorales, flexibles, dinámicos, adecuados a la población.
  • Los grupos defintivamente siempre serán heterogéneos, por tanto, se requiere esa conciencia para evaluar.
  • Que tenga en cuenta que es parte de un proceso.
  • Que se siga acompañando en ese momento.
  • Fraternal y corresponsable.

EQUIPO 11

  • Adecuada a la realidad.
  • Adecuada a necesidades e intereses de los jóvenes.
  • Con sentido pedagógico.
  • No saltar etapas.
  • Que cuente con una inducción que nos permita evaluar qué falta en la formación para complementarla en los espacios adecuados.
  • Preparación que acerque a los formadores a las nuevas generaciones.
  • Conocer las nuevas culturas y acercarnos a ellas.
  • Tener presente lo que los alejados están viviendo; insertarnos en esa realidad para ir al encuentro de ellos.
  • Reconocer nuestras limitaciones.
  • Sentirnos arropados por nuestra Iglesia: participar en comunidad, reconociendo los carismas con que contamos y utilizarlos en los ambientes más apropiados.

EQUIPO 12

  • Privilegiar el sistema inductivo-deductivo.
  • Muy atractivo.
  • Con y utilizando las nuevas tecnologías.
  • Experiencial, dinámica y constante.
  • El material de la Arquidiócesis se tiene que adaptar al grupo: jóvenes, niños, empresarios...
  • Tener un énfasis en las familias desde su formación prematrimonial.
  • Que estén las sesiones ya disponibles en PowerPoint, miniclips, videos.
  • Dar respuesta a las preguntas de sus amigos y del mundo.
  • Lenguaje sencillo y laical.
  • Que la calidad de los cursos sea igual o mejor que las ofrecidas en el mundo empresarial.

EQUIPO 13

  • Definición clara, subsidios adecuados.
  • Debidamente planeada, que marque un principio y fin.
  • Integral, que toque las diferentes áreas hacia el compromiso humano y de fe.
  • Sistemática, procesual, que dé continuidad hacia el siguiente espacio formativo.
  • Que quede claro en las orientaciones pastorales y, si hay otras propuestas, tomen como criterio general los elementos planteados por la diócesis en la formación básica.
  • Que contenga un esquema cíclico, claro y, con contedidos coherentes.
  • Nota. La pregunta está mal planteada, pues ya los agentes que reciban esta formación están en la parroquia, no se van a acercar y menos a las nuevas generaciones, pues esto se supone que lo realizamos en la formación inicial.
  • Que se mantenga la acogida y eso implica contar con el material básico como pizarrones, internet, etc.
  • Interactuar con los medios tecnológicos, medios de comunicación.
  • Que se acompañe el proceso de los agentes para canalizarlos (que ya han pasado la formación inicial) a la formación básica (a todos: sacerdotes, laicos, obispos).
  • Impulsar que los movimientos organizados en sus estatutos consideren el proceso y propuesta arquidiocesana, desde su estructura: presidente, coordinación...

EQUIPO 14

  • Estar a tono con los tiempos, con nuevos métodos, nuevo impulso, nuevo ardor.
  • Que vaya respondiendo a las necesidades vitales, que estén conectadas con los procesos personales, menos intelectual, que sea integral.
  • Dar énfasis a la pastoral socio-caritativa.
  • Acompañamiento integral e integrador, siempre basado en las Sagradas Escrituras.
  • Personalizado y diverso.

EQUIPO 15

  • Que sea sencilla y abierta, dinámica y que utilice los medios dinámicos e interactivos de comunicación social.
  • Romper esquemas, utilizar pedagogías nuevas integrando las áreas del ser humano teórica y prácticamente.
  • Evangelizar a las personas involucradas en los medios de comunicación.
  • Realizar un trabajo de conjunto y aprovechar los subsidios.

EQUIPO 16

Características:

Partiendo de una formación inicial en la que la persona se ha sorprendido y asombrado de Dios, dé su amor, pasaríamos a una formación básica que sea:

— Participativa — doctrinal — dirigida al corazón.

— Atractiva — catequética.

— Vivencial — no teórica.

— Que propicie intercambio de vivencias.

— Ajustarla a los ambientes, costumbres, lenguaje.

— La importancia de los formadores de esta formación es esencial: tienen que ser     formadores que den testimonio, convencidos, que vivan su fe.

EQUIPO 17

  • Herramientas actuales interactivas inmediatas.
  • Sencilla, directa en sus métodos y su lenguaje.
  • Disponible en Internet para asesoría personal.
  • Que el sacerdote se acerque a la comunidad.
  • Sectorizada: jóvenes, adultos, etc.
  • En el momento adecuado programado, sistemático, progresivo.
  • Integrarlo en la parroquia, como familia.
  • Utilizar materiales que ya existen.
  • Simpatía, transparencia, cercanía, atención del sacerdote.
  • Estar presente en la vida de las personas.
  • Abierto a todas las necesidades: los que necesitan asistir, los que no tienen tiempo, los centros de escucha.

EQUIPO 18

  • Una de las características principales es dejar un poco la educción monolítica.
  • Una formación encarnada, inculturada, realista e integral, accesible, amena.
  • Ir de cosas sencillas a cosas progresivas.
  • Que sea más cercana en cuanto a lugar.
  • Que se use el lenguaje del momento.
  • Utilizar los medios de comunicación (tecnología).
  • Métodos utilizados al tiempo.

EQUIPO 19

  • Una formación abierta y diversificada, viviendo los retos actuales y reales.
  • Seguimiento en la formación. Acompañamiento.
  • La formación básica debe ser integral (aspectos del ser humano: espiritual, intelectual, cultural, social, político, económico y ecológico).

EQUIPOS 20 y 21

  • Centrado en el Evangelio.
  • Testimonio de vida.
  • Integre y sea parte de la familia.
  • Presentar a Dios vivo, generoso, lleno de amor.
  • Formación incluyente y universal.
  • Nuevos métodos (pedagógicos y técnicos).

EQUIPO 22

Que sea más pastoral y menos dogmática. Más vivencial y menos moralizante. Más sencilla y práctica, que sea antropológica.

EQUIPO 23

  • Sensibilidad hacia la vida.
  • Sistematizada en conetnidos.
  • Objetivos claros.
  • Experiencia vivencial.
  • Inculturalizada en su medio.

EQUIPO 24

  • Reforzamiento integral del encuentro con Cristo, para llegar a vivir la catequesis y compartirla.
  • Tener más subsidios en materiales para enriquecer los conocimientos y poder compartir.
  • Que sea vivencial en la comunidad, siguiendo los siguientes pasos: kerigma, catequesis, liturgia, testimonial (doctrinal, moral, cultural).
  • Preparación en comunidad dando testimonio.
  • Llevando un orden al ingresar a las comunidades parroquiales.

EQUIPO 25

  • Actual.
  • Que haga uso de tecnología y medios de comunicación para llegar a las nuevas generaciones.
  • Apertura al cambio por parte de laicos comprometidos.
  • Contar con agentes preparados en catequesis para personas con alguna discapacidad.
  • Acompañamiento.
  • Agentes con formación humana y espiritual.

EQUIPO 26

  • Tener la formación inicial.
  • Contenidos más existenciales.
  • Sistemático, adaptado a la edad de cada persona.
  • Transmitir el amor que tenemos.
  • Inserción viva.

EQUIPO 27

  • Que se utilice la tecnología para que sea atractiva y moderna, que se capacite a las personas, que haya subsidios para el material y mayor difusión, que haya becas para la capacitación.
  • Campañas publicitarias para llegar a más alejados, buscando dentro de las parroquias a personas especializadas.
  • El sentido de pertenecer a una comunidad, tener una espiritualidad antes de toda preparación.

EQUIPO 28

  • Más atractiva, visual y dinámica, legible, sin términos confusos o desconocidos.
  • Dirigida a más gente, principalmente nuevas generaciones.
  • Con programas recreativos, no sólo formativos, innovación pedagógica.
  • Una metodología que se adecúe al ambiente sociocultura, con nuevas estrategias de convocación.
  • Buscar técnicos de mercadotecnia actualizada.
  • Con recursos humanos interdisciplinarios.
  • Con proyección a futuro.

EQUIPO 29

Características:

  • Testimonial — vivencial.
  • Motivar en el proceso. Respondiendo al porqué seguir.
  • Aceptación del compromiso, evitar el miedo al compromiso.
  • Acompañamiento a los hermanos.
  • Enamoramiento de Jesús. La necesidad de aceptarlo y desear hacer en su nombre.
  • Partir de la realidad de los laicos, de su modo y estilo de vida.
  • Integral, tanto en agentes formados y formadores.
  • Bíblica, teórico - práctica. Sistemática y gradual.
  • Aplicar las nuevas tecnologías, usadas por las nuevas generaciones.
  • Información sobre sus necesidades e intereses.
  • Participación activa y creativa de las nuevas generaciones.

EQUIPO 30

  • Debe partir de comunidades territoriales definidas (grupos formados) con una preparación inicial sólida, debe ser accesible, adecuada a las necesidades y realidades, que sea participativa.

2.- Que el grupo diga tres razones importantes por las que las acciones que se presentaron en la exposición, a manera de “cómos”, ayudan para la formación inicial.

EQUIPO 1

LAICOS

  • Siendo disponibles y responsables en las acciones que los párrocos y/o facilitadotes sugieren, mediante una disciplina.
  • Ser asertivos en el ministerio que quieren desempeñar para evitar la todología y la dispersión.
  • Dejar la expectación para llegar a la acción, ejercer la voluntad para la consecución de un bien.

RELIGIOSOS (AS)

  • Espiritualidad de comunión eclesial.
  • Conociendo lo planes pastorales de la parroquia.
  • Comunicación con la comunidad presbiteral.

PRESBÍTEROS

  • Que se involucren con los formadores en el seguimiento de los procesos de formación.
  • Que se atrevan a conocer la realidad de sus parroquias, que salgan del templo.
  • Que dejen su papel de protagónicos y dejen que Cristo los fortalezca.

Que cada quien asuma su responsabilidad. Conocer y actuar en el papel que me toca.

EQUIPO 2

  • Integración de los grupos.
  • Solidaridad en las acciones.
  • Conocimiento del perfil de la etapa de formación básica.

EQUIPO 3

  • La acogida.
  • Relación personalizada de la gente.
  • Trabajar en unidad, en ambiente fraterno, trabajar como cuerpo de Cristo, poniendo sus dones al servicio de los demás.
  • Interesarnos por todos y estar al tanto de toda la comunidad.
  • Hacer muy buenas convocatorias y buscar el interés recíproco entre los integrantes.
  • Mutua vinculación o colaboración de los religiosos(as) a la comunidad arquidiocesana.
  • Hacer vida el Evangelio.
  • Convocar toda la comunidad a ver vidas de santos para motivar la santidad.
  • Intensificar la oración para no opinar con criterios humanos, sino de acuerdo a la voluntad de Dios.
  • Que esta formación no pierda su carácter kerigmático.

EQUIPO 4

  • Crear redes de atracción.
  • Que se complemente la formación integralmente con lo social.
  • Poner la espiritualidad al servicio de la formación.
  • Crear una comunidad de búsqueda.
  • Buscar nuevas estructuras para la formación básica.

EQUIPO 5

  • Crear promotores y animadores que permeen la formación a jóvenes y adolescentes, etc., usando pedagogía y los medios de comunicación.
  • Crear un foro abierto en Internet, introduciendo valores y orientaciones para las experiencias de vida actuales y reales.
  • Creación de escuelas dominicales en Parroquias, de formación de agentes y, ya capacitados, a su vez den formación a otros grupos de nuevos agentes.

EQUIPO 6

  • Llegar a los matrimonios jóvenes pasar impulsar a las nuevas generaciones.
  • Detectar y motivar a los líderes.
  • Formando equipos multidisciplinarios para que se hagan cargo de la formación integral.
  • Enseñanza programada y que se transmita acorto plazo.
  • Tener organización para la formación de laicos. Primero decanato-vehículo-cefalaes. Parroquias-comunidad parroquial. Plan bien específico y claro-equipo de facilitadotes, en primer lugar el sacerdote, como va a aterrizar la formación.
  • Que haya formadores acreditados, como una secretaría de formación Diocesana (que certifique) que dé lineamientos mínimos para el proceso de formación.

EQUIPO 7

  • Que en cada decanato y parroquia sea un objetivo específico la formación básica dentro de sus planes, con sus mecanismos de evaluación.
  • Vincular CEFALAE con Comisiones Pastorales para las Agentes de Evangelización, así como sus programas.
  • Que en cada decanato exista un equipo de formación profesionalizado y encarnado en la propuesta arquidiocesana y la realidad Decanal.

EQUIPO 8

  • Como agentes, en sus ámbitos evaluarnos y buscar la formación Integral.
  • Identificar a los laicos, con formación Integral y, encausarlos al servicio Eclesial.
  • Comunión Eclesial, en fidelidad al objetivo del trabajo pastoral Arquidiocesano.

EQUIPO 9

Desde la Parroquia y el Decanato:

  • Promover la formación de los agentes de pastoral.
  • Los tres tipos de agentes de formación sean conscientes de la necesidad de formación permanente y establezcan las estructuras necesarias para llevar a cabo cada nivel de formación.

EQUIPO 10

  • Unificar fuerzas, criterios, saber que hay otros que nos enriquecen, complementan y apoyan.
  • Compartir, abrir espacios como encuentros mensuales para ver fortalezas - debilidades, lo cual fortalece el vínculo y la identidad con todas las fuerzas del orden, pueblo, etc.
  • Clarificar los distintos niveles dela formación y elaborar un subsidio que precise el itinerario de la formación, sus estructuras y sus responsables directos.

EQUIPO 11

a) Empezar en las comunidades donde estamos insertos:

  • Potenciando.
  • Dando seguimiento.
  • Evaluando.
  • Dando testimonio.

b) Que los ministros y los laicos más comprometidos participen en le proceso de formación:

  • Difundiendo.
  • Promoviendo.
  • Participando al menos en el inicio y cierre de cada curso o taller.

c) No puede haber una comunidad eclesial si ésta no esta hambrienta de justicia social.

  • Consideremos lo que predicamos.
  • Permitir la participación de todos (Jóvenes, mujeres, ancianos, laicos) en todos los niveles.

d) Efectuar un censo sobre los sacerdotes que conocen el objetivo del CEFALAE. Cuántos lo promueven, quiénes participan en ellos.

EQUIPO 12

Generales:

  • Que todos aporten su material, para que esté disponible a todos.
  • Trabajar más la parte humana, ser mejores personas y la parte del contacto con los fenómenos socioculturales y actuales.
  • Hacer que las estructuras de las parroquias funcionen.

Laicos:

  • El laico luz en su ámbito.
  • Para que los laicos acepten a otros laicos debe:
    • Tener compromiso, seriedad.
    • Preparación profunda.
    • Compartir la propia riqueza.
    • El párroco puede ayudar a que el laico sea aceptado.

Obispos:

  • Que estén más cerca del pueblo. Se les ve solamente en confirmaciones.

EQUIPO 13

Como agentes:

  • Estar vinculados y articulados, tomar de referencia los planes, programas y criterios generales de cada una de las instancias arquidiocesanas, de acuerdo al proyecto de formación de agentes de la Arquidiócesis.
  • Conocer y traducir en nuestros grupos, parroquias, decanatos, vicarías, comisiones, Cefalaes, movimientos organizados y en donde haya una propuesta evangelizadora, lo que propone el proceso arquidiocesano (misión permanente).
  • Encontrarse con los diversos grupos y marcar la pauta de colaboración y acuerdos, para el mejor trabajo en los diversos espacios, en donde el acompañamiento sea clave para coordinar los carismas de la comunidad y confluyan en un mismo proyecto pastoral.

EQUIPO 14

Comprometernos:

  • Escuchando.
  • Acompañando.
  • Interesándonos por la misión.
  • Testimonio-congruencia de vida.
  • Compartir el carisma con la vida parroquial. FE-VIDA.
  • Aportando nuestras capacidades al servicio de la comunidad.
  • Vinculándonos e interactuando con otros niveles e instancias.

EQUIPO 15

  • Que todos los grupos pastorales se involucren responsablemente y asuman alguna tarea de acuerdo a su carisma, considerando mi ser como parte biológica, social y divina.
  • Establecimiento de centros de formación a nivel vicaría, decanato y parroquial.
  • El párroco encargado, ubique a cada uno de sus colaboradoes, trabaje en atraer a los fieles.

EQUIPO 16

Puesta en práctica.

a) Nombrar encargados de formación vicariales - decanales capaces.

b) Hacer una opción por la comunidad, no excluir, no criticar, buscar una espiritualidad de comunión.

c) Dar un voto de confianza y reconocer lariqueza de todos los movimientos y ámbitos de formación.

EQUIPO 17

Colaboración:

  1. Formar a los padres de familia para que ellos sean los formadores de sus hijos.
  2. Colaboración entre laicos, religiosos y sacerdotes. Interacción de cada uno en su papel.
  3. Integrar la formación básica dentro del proceso misionero. Formarnos juntos, crecer juntos, multiplicarnos.

EQUIPO 18

  • A nivel de los obispos, sería recomendar que en las visitas pastorales tengan la espinita de revisar a profundidad lo que se está haciendo en cuanto a formación.
  • Recuperar la parroquia como un espacio de formación que se llegue a realizar la escuelita dominical donde se dé la formación básica y, que tengan contenidos y lenguajes iguales.
  • Que los párrocos se sensibilicen en el caso de asumir estos proyectos.
  • Que constara de tres módulos:
    • Aspectos de formación humana básicas.
    • Aspectos dogmáticos.
    • Aspectos pastorales de la Arquidiócesis.
  • Que los laicos se ofrezcan para el trabajo apostólico.
  • Que los laicos tuvieran iniciativa y responsabilidad.

EQUIPO 19

  1. Trabajar en la existencia de una pastoral orgánica.
  2. Hacer conciencia del trabajara en equipo.
  3. Formación humana desde el Arzobispo, Obispo, Sacerdotes, Religiosos y laicos.

EQUIPOS 20 y 21

  • Que parta del análisis de la realidad.
  • Organización integral.
  • Continuidad a los proyectos pastorales.
  • subsidios económicos para la formación de laicos.

EQUIPO 22

  • Teniendo conocimiento de la realidad parroquial para ofrecer contenidos adecuados.
  • Estar bien formados en cuanto a las orientaciones de la Arquidiócesis, diferenciando los contenidos de acuerdo al tipo de destinatarios.
  • Que los diferentes agentes sean capaces de trabajar en equipo.

EQUIPO 23

  • Valorar y respetar el rol de cada vocación y aprovecharlo.
  • Acompañamiento.
  • Abarque todas las áreas de la vida.
  • Formación humana.

EQUIPO 24

  • Retomar la formación humana y espiritual en todos los niveles, para dar testimonio a los alejados.
  • Hacer todo lo que les toca hacer.
  • Conversión pastoral.
  • Compromiso.

EQUIPO 25

  • Que cada quien asuma el papel que le corresponde dentro del proceso.
  • Pastoral de conjunto.
  • Aprovechar el recurso profesional que cada uno de los agentes tiene.
  • Poner al servicio de la comunidad nuestras experiencias de vida.

EQUIPO 26

  • Los religiosos (as), poniendo su carisma en orden a esta formación básica.
  • Los párrocos, interesándose en este acompañamiento de todos.
  • Los laicos, participando de esta formación de los decanatos-CEFALAES.
  • En cada parroquia un programa interno, todos los equipos dando así un cambio que motive a todos y a todas.

EQUIPO 27

  • Testimonio de vida y responsabilidad.
  • Tener continuidad. Sea permanente.
  • Disponibilidad y apertura, aceptación, promoviendo un clima de comunión.
  • Ser congruente con lo que se predica.

EQUIPO 28

  • Inserción sensible, para saber que la vamos a dar a la comunidad con actitud de conocer las realidades donde vamos a trabajar y de misionar y de acogida.
  • Que abarque una formación integral humana, espiritual, intelectual, misionera y pedagógica, tanto de los formadores como de los destinatarios. Formar personas, cristianos evangelizados más que maestros.

EQUIPO 29

Colaboración - acciones:

  • Interdisciplinarios, la visión desde otros enfoques.
  • Espiritual - humano; la interacción de las mismas para un trabajo en conjunto, y que sea fructífera. Cómo y qué hago.
  • La presencia de los obispos puede ayudar a hacer participar a la comunidad por medio de cátedras.
  • Evaluaciones periódicas de lo que hemos realizado, para detectar nuestras fallas y mejorarlas, que sean interdisciplinarias.

EQUIPO 30

  • De forma general salir de templo y llevar el trabajo afuera.
  • Formar comunidades territoriales.
  • Colaborar y participar experiencias para la preparación misionera. 

3.- Que el grupo diga uno o dos ejemplos de cómo organizar el acompañamiento: en la familia, en la parroquia, movimientos y otros ambientes apostólicos, para lograr que las acciones, con las que se suscita la formación inicial, se conviertan en proceso.

EQUIPO 1

Sugerencias:

a) Clarificación de objetos y proyectos a largo plazo, difusión suficiente en las comunidades.

b) Formación integral en los formadores, priorizando la formación humana.

c) Que se igualen en nivel los distintos proyectos diocesanos.

EQUIPO 2

Sugerencias a los Cefaleas:

a) Seleccionar a las personas de Formación Inicial, que cubran el perfil respectivo.

b) Evaluar y certificar  a los  capacitadores.

c) Que se conozca el proyecto diocesano y que se realice el seguimiento y supervisión del mismo.

EQUIPO 3

  • Reforzar el trabajo misionero para promover la participación de la comunidad.
  • Acompañamiento de los sacerdotes.
  • Intensificar la formación básica en la gente joven. Renovar.
  • Mientras los padres toman el Cefalae, tener un grupo que cuide y evangelice a los niños. Facilitar con tiempos y lugares adecuados para que la gente pueda asistir.
  • Mayor compromiso de los diferentes movimientos para hacer convocatorias abiertas para todos los equipos de la Iglesia y por medio de la evaluación poder saber el nivel de todos.
  • Invitar a los profesionistas a formar parte del Cefalae.
  • Tener una formación continua y hacer evaluación de maestros para certificarlos.
  • Acompañamiento, evaluación y trabajo en unidad en la diversidad.

EQUIPO 4

  • Que haya vinculación entre los coordinadores de diferentes niveles, arquidiocesano, vicarial y decanal.
  • Crear acciones misioneras para ver sus frutos y haya continuidad en el kerigma en las futuras generaciones de nuestra Ciudad.

EQUIPO 5

  • Que los egresados de colegios católicos sean revalorados y capacitados para que a su vez den formación en parroquias; que esta formación sea abierta a todo público y subsidiada por los mismas parroquias o Decanatos, usando los subsidios de la Arquidiócesis.
  • Que haya un presupuesto económico para los CEFALAE's que ya están funcionando de acuerdo a los lineamientos y directrices de la Arquidiócesis.

EQUIPO 6

  • Llega poca gente y es mayor.
  • Fortalecer el proceso misionero en todas las parroquias a nivel decanato y parroquial. Que no se limite a las personas, para que se integren.
  • Falta formación específica para formadores del Cefalae. Recursos económicos para formar a los maestros.
  • Que haya una secretaría de formación dicesana que califique.

EQUIPO 7

  • Involucrar a los sacerdotes en la tarea de detectar, enviar y acompañar a los agentes de pastoral laicos, para formarse como líderes de la acción pastoral específica y pastoral de la Arquidiócesis.
  • Que los formadores estén insertos en la pastoral arquidiocesana, con un equipo formado por sacerdotes, religiosas y laicos del decanato.
  • Capacitación de los formadores del Cefal.
  • Articulación con la propuesta arquidiocesana.
  • Priorizar la formación básica de los adolescentes y jóvenes.
  • Revisar el programa de la formación del Cefal para formar verdaderos discípulos misioneros que den respuesta a su realidad parroquial - decanal y evaluar de manera constante y permanente.
  • Aprovechar los medios de comunicación para facilitar la difusión y la formación de agentes.

EQUIPO 8

  • Mayor difusión del Cefalae, de sus contenidos y objetivo, que exista acompañamiento del párroco y los costos sean compartidos.
  • Empezando por el director y los facilitadores, estén capacitados integralmente o que estén en el proceso y tengan claros los contenidos y objetivos del programa.
  • Que se tenga comunión y diálogo entre la dirección del Cefalae y las comisiones.

EQUIPO 9

  • Personal formado especialmente.
  • Destinar recursos para que haya agentes que realicen la formación (profesionalizar a los agentes laicos).
  • Los programas son de escritorio, falta conocer la realidad de los diferentes ambientes.
  • Buscar entre egresados de Cefalae's religiosas, estudiantes, seminaristas, ex sacerdotes.
  • Crear la estructura, la organización de estos servicios.

EQUIPO 10

  • Que sea un evangelizador a tiempo completo que se le pueda subsidiar, por la falta de tiempo de algunos sacerdotes o su total desinterés. Que esté formado para esto o que se le vaya formando y que cubra el perfil.
  • No caer en autosuficiencias parroquiales, sino buscar esas fuerzas, riquezas que ya existen.

EQUIPO 11

a) Plantear el objetivo inicial del Cefalae. Es válido reinventarse y dar respuesta a las necesidades, pero es conveniente que todos los Cefalaes de toda la Arquidiócesis tengan los mismos objetivos. Reencontrar su identidad. El plan de estudios debe basarse en el plan arquidiocesano.

b) Retomar el método pedagógico, estructurando los niveles requeridos y verificando el cumplimiento de los temarios. Definir el perfil de los nuevos alumnos.

c) Incluir a los sacerdotes en el trabajo, religiosos, religiosas. Todos los agentes.

d) Dar difusión del objetivo y contenidos a las comunidades. Promover en cada espacio de consejos y reuniones.

e) Convencer al sacerdote de la funcionalidad.

EQUIPO 12

Desafíos Cefalaes.

Sugerencias:

  • Que se terminen los materiales que faltan.
  • Que los alumnos de los Cefalae se deban insertar en los programas y trabajos de la parroquia.

    Dentro del programa privilegiar y motivar el trabajo en la propia parroquia.

  • Que el programa combine simultáneamente:

    Formación básica. Conversión.
    Comunión.
    Apostolado.
    Acciones específicas.

  • El uso de programas en línea en la Internet.
  • El decanato por especializar agentes para que el Cefalae tenga presencia en las parroquias y se adapte a las características propias: escolaridad, necesidades.
  • Cefalae abierto.
  • Pasar de sólo clases teóricas a talleres, retiros y convivencia como parte del programa, con laboratorios intensivos en época de vacaciones.

EQUIPO 13

a) Actúan y atienden a número reducido de personas:

  • Romper el círculo vicioso (vacuna) que han dejado las experiencias de formación en los centros, llámese Cefalae u otro y se vuelva a creer en la renovación de los espacios.
  • Esti implica tener claro el objetivo de la formación inicial y del centro que provee la formación básica.
  • Formadores capacitados

b) Formadores capacitados:

  • Aclarar bien el perfil de los formadores de los centros de formación y Cefalaes, acompañarlos y que esa integral su proceso, para que realmente sean transmisores de la fe en Cristo.
  • Generar un centro de formación de formadores.
  • Colaboración de sacerdotes, párrocos, para que envíen a sus agentes.

c) Sus programas y funcionamiento no siempre corresponden al proyecto diocesano:

  • Conocer el proyecto arquidiocesano.
  • Colocar en la formación inicial el tema del proceso arquidiocesano y el de la vicaría.

EQUIPO 14

  • Abrir el CEFALAE a todo agente que haya pasado por la formación inicial.
  • No hay a nivel parroquial, infraestructura adecuada para recibir a las personas (conseguir).
  • Reforzar la formación inicial.
  • Que haya mayor difusión por parte de los presbíteros a sus laicos.
  • Haya apoyo económico y acompañamiento por parte de los presbíteros.
  • Que den respuestas concretas a necesidades reales y desconectados de las acciones.
  • Que el proyecto diocesano sea incluyente con otros modelos.
  • Revisar y actualizar programas para dar estas respuestas.

Sugerencias:

  • Que estén conectados a sus tareas concretas, a sus realidades, a sus necesidades, no programas angelicales.
  • Que los presbíteros se encarnen en sus comunidades.
  • Que al conocerlos, tengamos una empatía con ellos.
  • Al tener este acompañamiento, de allí surgirán mejores programas.
  • Que las parroquias se solidaricen con la economía de algunos laicos en cuanto a subsidios.

    Que los programas nos lleven a una condición misionera y que sean menos académicas.

    Buscar otras opciones.

EQUIPO 15

  • Poder de convocatoria por parte de sacerdotes para invitar a los grupos ya comprometidos y a los fieles.
  • Que los formadores sean calificados pedagógica y psicológicamente.
  • Que las experiencias de preparación y sensibilización a nivel arquidiocesano se lleven responsablemente en un ámbito parroquial.

EQUIPO 16

Desafíos CEFALAE - sugerencias:

a) Reconocer que todos loscatólicos estamos en un estado de formación permanente y constante.

b) Aquellas personas que terminan su formación en una acción específica necesitarían de un acompañamiento para que se desempeñen en el área en que se formaron. Aclaración: Lo anterior, porque cuando se termina una formación, si el formando no tiene un trabajo concreto, se pone a estudiar o a formarse en otra área, sin desempeñar su labor.

c) Buscar pesonas de comunión que sepan identificar sin destruir las riquezas de las diferentes iniciativas.

EQUIPO 17

Sugerencias para superar las limitaciones de los CEFALAES

a) Interactivo, educación a distancia, mayor propaganda (formas alternativas de educación: ya no sólo presencial). Partiendo de las realidades y dando soluciones a esas realidades.

b) Institutos enfocados a formar formadores: Diplomas (hacerlas específicas. CEFALAE está al servicio de la parroquia y del párroco, sólo funciona cuando la persona está inserta en una comunidad, el párroco es el que debe integrar) que se inserten en parroquias y se aprovechen los diversos carismas.

c) Ayudarán los subsidios que se están desarrollando en la Arquidiócesis. Aprovechar creatividad y adecuación a las realidades. Que todos se sumen a la mision permanente y al proceso de Aparecida: encuentro — conversión — discipulado — comunión — misión.

EQUIPO 18

  • Se han dilapidado fuerzas básicas en estos procesos.
  • Echar mano de los institutos para formar a los agentes y de las comunidades religiosas.
  • La libertad del laico y la fuerza para que evangelice y que haya corresponsabilidad.

Sugerencia: Apoyos económicos para los cursos.

EQUIPO 19

  1. Aprovechar los avances tecnológicos y científicos como la computadorta, Internet, cursos en línea.
  2. Se necesita la línea vertebral del trabajo.
  3. Sugerimos cambios de mentalidad para dar una mentalidad de cambio.

EQUIPOS 20 y 21

  • No crear más Cefalaes, sino consolidar los existentes.
  • Que los sacerdotes se involucren en la formación.
  • Se apegue y fortalezca el proyecto de pastoral diocesano.
  • Se retome la filosofía inicial de los Cefalaes.

EQUIPO 22

  • Dar a conocer el proyecto diocesano, adecuando a la realidad de su área parroquial.
  • Que los sacerdotes se concienticen en el trabajo de los Cefalaes.
  • Que se prepare a los laicos y el sacerdotes certifique, avale y promueva su participación y que dé acompañamiento.

EQUIPO 23

  • Pedir a cada sacerdote que envíe como mínimo a su consejo parroquial.
  • Estableciendo un número específico a cada parroquia.
  • Utilizar medios de propaganda más atrayentes: carteles, volantes, mantas.
  • Identificar formadores. Brindarles las herramientas didácticas pedagógicas.
  • Se generalicen planes y programas de estudio de acuerdo a edades.
  • Articular los programas del Cefalae al proyecto diocesano.

EQUIPO  24

  • Que cada parroquia acompañe a  las personas que ya tomaron la formación inicial, dando un seguimiento al proceso e integrándolos al servicio.
  • Que se invierta en la capacitación de los facilitadotes, para ser preparados en institutos.
  • Que se valoren los programas y materiales contenidos que se trabajan en los CEFALAES, para enriquecer el proceso diocesano.

EQUIPO 25

  • Reorganización de horarios, lugares, tomando en cuenta la realidad de los laicos.
  • Mayor difusión de cursos y que se inicie el trabajo desde la parroquia.
  • Que los sacerdotes presenten y apoyen a los agentes encargados de impartir la formación.
  • Convenzan y motiven.
  • Apoyar con recursos a personas que estén interesadas y tengan la disposición de aprender.
  • Impulsar la formación de formadores.
  • Que se integren seminaristas y religiosas, en la medida de lo posible, a estos centros de formación.
  • Que los sacerdotes busquen en su comunidad a gente competente para darle acceso a una formación especializada en institutos, que ofrece la Arquidiócesis.
  • Conocer el proyecto diocesano.
  • Adecuar el proyecto a la realidad de la comunidad parroquial sin olvidar el objetivo general de la Arquidiócesis.
  • Buscar asesoría para la implementación y organización de centros de formación que apliquen estrategias adecuadas para su mejor funcionamiento.
  • Que los contenidos estén en sintonía con los del proyecto diocesano.

EQUIPO 26

  • Que cada párroco conozca las necesidades concretas de su comunidad, para poder organizar y planificar de acuerdo a estas necesidades, su formación.
  • Trabajar y fomentas las actitudes de humildad y comunión, evitando la prepotencia.
  • Saber delegar en los laicos que tengan actitudes y aptitudes para ello.
  • Respetar los subsidios ya elaborados.
  • Que los laicos sean los brazos de la misma Iglesia.

EQUIPO 27

  • Que se manden algunos miembros del consejo parroquial.
  • Que se promocionen los CEFALAES y que apoyen los sacerdotes a quienes mandan a los CEFALAES y se dé continuidad.
  • Que la Arquidiócesis difunda los subsidios para la formación y que en todas CEFALAES se dé lo mismo.
  • Que en la Arquidiócesis se manden los cursos mínimos que se deben tener como mínimo de los CEFALAES.
  • Que los sacerdotes respeten el plan de la formación y el Plan de la Arquidiócesis que tenga una continuidad.
  • Trabajar transparentemente.

EQUIPO 28

  • Horarios adecuados y grupos homogéneos.
  • Versatilidad, hacer uso de nuevas metodologías.
  • Cambio de actitud y de mentalidad, primero escuchar las necesidades de los destinatarios a partir de éstas para crear los temarios de formación, esto implica formadores debidamente evangelizados y capacitados.
  • Que el Cefalae se conciba más bien como una instancia coordinadora de la formación y no tanto formadora, con capacidad y actitud de adaptación y aceptación de todos los centros de formación. No le toca al Cefalae convocar.
  • Salir del templo y de los ámbitos de la Iglesia, ir a los ambientes de vida (AA) con actitud de compartir, no de enseñar.
  • Creer en lo que digo. Ser más testigos que maestros.

EQUIPO 29

Desafíos:

  • Adaptar las nuevas tecnologías para abarcar y aminorar las distancias, buscando que la invitación sea amplia, personalizada, fraterna. Ir en busca del otro, salir. Perseverancia es absolutamente necesaria, el seguimiento.
  • Formación a nivel decanato, que se les capacite de forma organizada. Fomentar la unidad laical.
  • Vinculación de los procesos, renovación y fomentación de la formación, que sea evaluada para revisar si va encaminada a los proyectos diocesanos, para unificar la formación y responder a las necesidades de la realidad.

EQUIPO 30

Sugerencias para superar limitaciones:

  • Abrir opciones y horarios adecuados a las necesidades, aprovechar los medios para su difusión. Horario formal (semanal), abierto (una vez al mes), personalizado (acorde a las necesidades particulares).
  • Capacitar a los formadores y certificarlos, aprovechar a aquellos que han recibido formación.
  • Desarrollar los subsidios para la formación y trabajar con base en ellos.