Frajna amarilla
Línea café
Franja Naranja

 

 

 

 

 




TRABAJO EN GRUPOS — VIERNES


PREGUNTAS PARA LOS TRABAJOS EN GRUPOS
(por agentes o vocaciones)

Ministros ordenados

  1. A partir de tu experiencia pastoral y lo dicho en las respuestas de la consulta y la iluminación de hoy: ¿Qué elementos del marco general para la formación de agentes representan mayor dificultad para ser entendidos y aceptados por los ministros ordenados?
  2. Tomando en cuenta tus necesidades y lo expresado en la consulta: ¿Qué sugieres para organizar la formación de los ministros ordenados, al servicio de la misión permanente en la Ciudad?

¿Qué elementos del marco general para la formación de agentes representa mayor dificultad para ser entendidos y aceptados por los Ministros Ordenados?

  • La rutina *
  • La conversión pastoral.
  • El acercamiento a la gente.
  • Tener un proyecto de vida espiritual *
  • No saber acompañar a los laicos en su caminar en la fe y su formación *
  • De preocuparse más de lo material y lo mundano que de Dios *
  • Cuesta trabajo reconocer la importancia de la Virgen de Guadalupe.
  • Revivir el carisma que está en ellos por la imposición de las manos viviendo una conversión continua.
  • Cambiar la óptica del concepto de formación.
  • Considerar la FP sólo como cursos.
  • Pretexto de falta de tiempo y de carga de trabajo.
  • No se toma como algo personal y con seriedad, sino como algo que hay que cumplir.
  • Menos palabras y más acción comprometida hacia el pueblo.
  • Condiciones generales en que se desempeña el ministerio llevan a la dispersión.
  • Diversidad de funciones en su estilo de vida.
  • No aprendimos a ser formadores para acompañar procesos largos de formación.
  • No se quiere, no hay identificación con el proyecto, no hay interés.
  • Los que organizan son los que menos participan en la ejecución de algún proceso, generan desconfianza en sus propuestas (demagogia).
  • Resistencia a salir del modo de vida, a la actualización pedagógica, al compromiso.
  • La capacitación implica tiempo, compromiso, inversión económica y no resulta rentable, al final, en lo económico.
  • No hay presupuesto para la pastoral, se busca que el laico pague todo.
  • FP es un gasto no tanto una inversión, una carga no un beneficio.
  • Cuando se quiere invertir en el laico, éste no quiere.
  • No se aprovecha la estructura propia, de parroquia, decanato o vicaría. Cada quien quiere hacer los suyo.
  • Es necesario considerar a la Ciudad como secular y por lo tanto, no todos entran por el mismo camino. Necesario considerar la parte positiva de lo secular: conciencia de trabajo por la sociedad, bajo una ética de servicio en muchos sectores.
  • Se requiere flexibilidad en el esquema, para estar abiertos a la acción del Espíritu. Abiertos a los jóvenes.
  • Que identifique a los sacerdotes la conversión.
  • La estructura de la parroquia obliga al sacerdote a la administración. Pierde la identidad de pastor.
  • Cuesta tiempo acompañar a los laicos.
  • Buscar formarse para responder a la realidad.
  • Aceptar que la FP es en beneficio propio y de la Iglesia.
  • Existe prejuicio de que la formación es personal, descontextualizada de un plan.
  • Los MO se deben entender como discípulos, en un proceso constante de aprendizaje.
  • La formación no se entiende como integral.
  • El aspecto humano es importante, es la estructura fundante sobre la cual se ejerce el ministerio.
  • El ambiente de desorden influye en la formación de la persona del sacerdote.
  • Es necesario apoyar, animar y acompañar a los nuevos ministros.
  • Existe estigmatización y señalamiento al interior del clero.
  • Hacer programa de acompañamiento a quienes se van a ordenar.
  • La formación permanente debe entenderse como parte de la responsabilidad de los ministros ordenados.
  • Falta llegar al núcleo personal.
  • No queremos escuchar cuando nos cuestionan.
  • Mayor corresponsabilidad en elección del decano, para que sea el prototipo de la formación.
  • Formación no sólo en el aspecto intelectual, sino integral ****
  • Lo urgente no deja tiempo a lo importante ****
  • Preocuparse por lo que le pasa al hermano sacerdote, escuchar sus necesidades, hacer Iglesia - comunidad ***
  • Como las parroquias son fuente de ingresos económicos, imparto sacramentos y no hago misión. Este es el reto ***
  • No se valora lo realizado anteriormente, por ejemplo, la pastoral de pastores **
  • Cuesta trabajo convencerse de la urgencia y necesidad de la formación permanente, una conversión pastoral **
  • Soberbia: ya lo sé todo **
  • Hace falta el orgullo de ser sacerdote **
  • La idea de proceso de formación, acciones sí, procesos no porque requiere acompañamiento.
  • Llevar un proceso, pero si es comunitario es más complicado.
  • Laicos formadores de otros laicos, los ministros ordenados deben contar con formas y sistemas para formar a sus laicos.
  • En el seminario se insiste en la formación intelectual, ahora se requiere bajar al nivel de los laicos.
  • Al común de los laicos les falta formación doctrinal, bíblica, intelectual, cultural, humana, etc., (formación en general).
  • Valorar  el trabajo realizado por los religiosos(as).
  • Nos está pasando lo que al país, se nos está acabando el petróleo.
  • Replantear y modificar la pastoral.
  • Los sacerdotes no caminan en comunión, lo hacen solos.
  • Entender, ¿qué es ser sacerdote?, y vivirlo.
  • Tomar conciencia que la Iglesia es un edifico y Cristo sigue siendo la piedra angular y a todos nos toca construir un piso y darle mantenimiento.
  • Delegar la formación a los laicos.
  • La falta de formación nos impide ver los signos de los tiempos.
  • Formarnos y formar en la escucha.

¿Qué decisiones nos hacen falta para impulsar con más fuerza la formación de los Ministros Ordenados, al servicio de la misión permanente en la ciudad?

  • El plan tenga presente las necesidades del presbiterio **
  • Tener más apertura a otros ambientes y necesidades de las comunidades.
  • Hay que acercarse a quienes tienen experiencia sobre los ambientes.
  • Los espacios formativos que sean fraternos para crecer juntos.
  • Que se retome la semana de planeación de hace 10 años.
  • Convivencia fuera de las obligaciones y presiones ***
  • Insistir en la propuesta 23 del Marco General para la formación.
  • Ser más discípulo, no hacer protagonismo que sólo daña.
  • Trascender las relaciones humanas de profesionales a fraternales.
  • Tocar el corazón de la gente para llevarlos a Dios.
  • No es posible que después de 17 años no tengamos al 100% de parroquias en el mismo proyecto.
  • Corresponsabilidad sacerdotes-laicos en un mismo proceso comunitario ***
  • Fortalecer los aspectos motivacional y vivencial, más que la formación intelectual (en los sacerdotes de la 3a edad).
  • Entre los sacerdotes jóvenes, fortalecer la praxis pastoral.
  • Sistematizar materiales del proceso misionero y elaborar un programa pedagógico para toda la diócesis **
  • Convencimiento de los sacerdotes de que necesitan formación, pues piensan que ellos están para formar y no para ser formados **
  • Que se cuente con más centros para la formación, cercanos al domicilio **
  • La dificultad está en la pérdida de fe de algunos sacerdotes **
  • Que cada decanato haga un programa específico para la formación del clero.
  • Hace falta formación humana a los presbíteros ***
  • Que se tenga mejor comunicación de los proyectos de la Arquidiócesis.
  • Cada sacerdote es protagonista de su propia formación **
  • Se pone mucho énfasis en el nivel estratégico y táctico, pero en el operativo no se ven los resultados.
  • No existe seguimiento en la formación permanente del sacerdote.
  • Formación integral en las áreas humana, apostólica, intelectual y espiritual; ser conscientes de lo que somos y hacemos **
  • Formación considerando las edades **
  • Tomar conciencia que tenemos los medios, que son los sacramentos y sobre todo la Eucaristía (dar la misa como si fuera la primera) *
  • Proyectar la vida espiritual de la Iglesia.
  • Desde el seminario, tener conciencia que la formación es permanente.
  • Debe haber un itinerario de formación a nivel Arquidiócesis *
  • Debe haber apertura a los cambios.
  • Que los presbíteros tengan cada cierto tiempo años sabáticos, con sentido de formación y espiritualidad.
  • Que asistan a la Basílica, para convivir con el Pueblo de Dios.
  • Añadir en la formación del Seminario, además de Mariología, que se hable también de la Virgen de Guadalupe *
  • Formación administrativa con tendencia empresarial, para tener una mejor estructura organizativa.
  • Fortalecer la fraternidad sacerdotal en un ambiente de encuentro personal.
  • Más compromiso con el pueblo, como Cristo, presente en medio de él.
  • Formar en la generosidad para compartir su ser, tiempo y dinero.
  • El que forma es el Espíritu de Dios, que nos va dando forma de Cristo.
  • Profundizar en lo que significa: ser, actuar, pensar, valorar, decidir, fraternizar, acompañar al estilo de Jesús, para recurar, fortalecer, compartir la fe en Jesucristo.
  • Cada Vicaría promueva una semana de formación, trabajo-estudio, considerando temas que sean vitales para la Arquidiócesis.
  • Unificar los procesos.
  • Elaborar programas con base en la realidad de cada vicaría.
  • Conocer lo subsidios que ofrece la Arquidiócesis y comunicarlos eficientemente, para que sean aprovechados.
  • Insistir en la espiritualidad de comunión, que tienda hacia la unidad y amistad del clero.
  • Es un problema querer unificar la formación en la Arquidiócesis.
  • Reavivar un verdadero proceso de conversión.
  • Invitar a sacerdotes a formarse espiritualmente en la vida comunitaria del clero.
  • Los sacerdotes deben mostrar una actitud caritativa y misericordiosa.
  • El obispo debe estar más cerca de todos sus presbíteros, no sólo ser accesible a su gabinete.
  • La pastoral de los pastores debe ser estructurada, organizada, sistematizada, apoyada por materiales y conocimientos de los mismo sacerdotes.
  • Docilidad implica humildad y por lo tanto conversión pastoral.

Vida consagrada

  1. A partir de tu experiencia pastoral, de lo dicho en las respuestas de la consulta y la iluminación de hoy: ¿Que elementos del marco general para la formación de agentes representan mayor dificultad para ser entendidos y aceptados, por los miembros de la vida consagrada?
  2. Tomando en cuenta tus necesidades y lo expresado en la consulta: ¿Qué sugieres para favorecer una mayor  incorporación de los miembros de la vida consagrada, al proceso pastoral misionero de la Arquidiócesis?

¿Qué elementos del marco general para la formación de agentes representa mayor dificultad para ser entendidos y aceptados por los Miembros de la Vida Consagrada?

  • Falta conciencia de que todos los bautizados estamos llamados a ser agentes.
  • No se valora el proceso evangelizador como el espacio de encuentro de los diversos agentes y apostolados, para que se ayuden entre sí.
  • Desconocimiento entre vida consagrada, sacerdotes diocesanos y laicos.
  • Activismo que lleva a preocuparse del quehacer y olvidarse del ser.
  • En algunos párrocos hay desconocimiento del proceso de la Misión Permanente.
  • Falta aceptación mutua entre parroquias y vida consagrada.
  • Dificultad para su integración.
  • Continuos cambios de personal *
  • Se encierran en su propio carisma.
  • Los religiosos caminan más rápido que los diocesanos.
  • Los religiosos se sienten relegados y se apartan, porque no llevan el mismo proceso.
  • No se siente el aprecio del obispo por la vida religiosa.
  • Hace falta más respeto y respaldo para el desempeño de las comunidades religiosas.
  • No se fomenta en las parroquias el conocimiento de la vida religiosa.
  • Hace falta explicar mejor los distintos elementos del marco referencial.
  • La estructuración de la vida religiosa a veces impide que se involucren en la vida diocesana.

¿Qué sugieres para favorecer una mayor incorporación de los Miembros de la vida Consagrada, al proceso pastoral misionero  de la Arquidiócesis?

  • Llevar a cabo reuniones de vicaría para la vida consagrada, tanto femenina como masculina.
  • Favorecer el espíritu de comunión en la formación y en la pastoral.
  • Que haya un esfuerzo recíproco de incorporación de la vida consagrada y de la Arquidiócesis.
  • Que haya un intercambio de experiencias entre las comunidades religiosas con aquellas que tiene una mayor integración con la Arquidiócesis.
  • En la práctica del propio carisma, ser más eclesial.
  • Mayor conocimiento del proceso evangelizador y trabajarlo en la pastoral de ambientes.
  • Las comunidades religiosas, desde donde están, ayudan a la Misión.
  • Que los párrocos se integren al proceso de la Misión Permanente y convoquen a la vida consagrada a participar.
  • Que los párrocos integren los apostolados de su parroquia tomando como referencia los apostolados de la vida consagrada.
  • Que desde las vicarías y desde las parroquias se den a conocer a la vida consagrada los resultados de las asambleas.
  • Que se favorezca el ambiente de amistad, de fraternidad y de convivencia entre las comunidades de vida consagrada y con la Diócesis: esta es la espiritualidad de comunión. 

Laicos

  1. A partir de tu experiencia pastoral, de lo dicho en las respuestas de la consulta y la iluminación de hoy: ¿Qué elementos del marco general para la formación de agentes representan mayor dificultad para ser entendidos y aceptados por los laicos?
  2. Tomando en cuenta tus necesidades y lo expresado en la consulta: ¿Qué decisiones nos hacen falta para impulsar con más fuerza la formación de los laicos. al servicio de la misión permanente para la Ciudad?

¿Qué elementos del marco general para la formación de agentes representa mayor dificultad para ser entendidos y aceptados por los Laicos?

Frecuencia

Respuestas

7

Testimonio ejemplar y liderazgo.

6

Ofrecer espacios para el Encuentro personal con Cristo, ejercicios espirituales anuales para los agentes y retiros al finalizar los cursos.

6

El sacerdote es el que atrae, pedir su involucramiento y apoyo.

5

Desarrollar un instrumento que evalúe el nivel de formación de cada laico y que facilite ubicarlo en el momento adecuado del proceso de formación.

5

Comunión dentro de la comunidad y parroquia, involucrando a los diversos ambientes.

5

Promover los subsidios y dar a conocer el proceso y planes pastorales, se puede hacer mediante talleres.

4

Dar seguimiento al grupo de formadores, puede crearse un equipo que dé el seguimiento.

4

Hacer atractiva la formación.

3

Integrar espiritualidad, formación y misión.

3

Poner lo dones al servicio de los demás, se pueden detectar mediante un censo.

2

Abrir espacios de hospitalidad, acogida, escucha y acompañamiento.

2

Diagnóstico de la realidad extra eclesial.

2

Humildad para descubrir la necesidad de formación.

1

Que se involucre a la familia.

1

Promover las vocaciones sacerdotales en las familias.

1

Elaborar temáticas que unan la actividad profesional con la fe.

1

Utilizar la pedagogía de la Virgen de Guadalupe.

1

Apertura para el trabajo conjunto con los demás.

1

Actualizar materiales en las diferentes etapas.

1

Creer en nosotros mismos como formadores.

1

Promoción de la formación de laicos en colegios católicos.

1

Que cada laico tenga su director espiritual.

1

Tener multiplicadores, los que ya tomaron un curso, que después lo den.

1

Formar y evangelizar a través de la religiosidad popular.

1

Aprovechar los medios de comunicación.

1

Acompañamiento espiritual a los profesores en las escuelas.

1

Atrevernos a evaluar nuestro trabajo.

¿Qué decisiones nos hacen falta para impulsar con más fuerza la formación de los Laicos, al servicio de la misión permanente para la ciudad?

Frecuencias

Respuestas

10

El laico no cree o no acepta al laico como formador.

9

No se ve la necesidad de formarse, de nutrirse, porque creemos que ya sabemos, falta humildad.

7

No hay espacios ni tiempo para el contacto con Dios, ni para renovar el encuentro con Él y, no se percibe conversión.

6

No se entiende la unión entre conocimiento y experiencia viva, no se vive coherentemente a la fe.

6

Confusión en los objetivos y en los procesos de la formación.

5

No existen métodos, programas y materiales para ciertas realidades, ni están siendo actualizados.

5

No nos sentimos corresponsables y/o comprometidos.

5

No se busca la integración de los grupos ya existentes, no unimos fuerzas como Iglesia.

5

Falta de aceptación de los planes pastorales de sus parroquias.

4

Hace falta espiritualidad en los agentes.

4

No se comprende el aspecto comunitario de la formación.

4

Falta que un sacerdote le dé seguimiento a la formación de los laicos.

3

No se ve la formación como algo integral: humana, espiritual, intelectual y pastoral.

3

Falta de continuidad en los programas.

3

No se entiende la terminología por el lenguaje eclesial.

3

No se tiene claridad en cuál es el papel y misión de laico.

2

La oferta formativa no se adecua a las necesidades de la vida.

2

Se desconocen los subsidios existentes.

2

Falta de diálogo con las culturas.

1

Dios está ausente en la vida del laico, en los medios, en las empresas.

1

No hay conciencia que de nadie puede dar lo que no tiene.

1

No se logra proyectar  y contagiar el enamoramiento por Cristo.

1

Se aburren y dejan la formación.



Aportaciones en el Trabajo en Grupos del Viernes