Frajna amarilla
Línea café
Franja Naranja

 

 

 

 

 




TRABAJO EN GRUPOS — SOBRE PRIORIDADES


De las respuestas anteriores, elegir lo que consideren prioritario (urgente, importante) para implementar la formación de agentes en la Arquidiócesis.

Proponer algunas líneas de acción.


GRUPOS VICARÍA

Líneas de acción:

  • Aprender a hacer una planeación seria y realista, con miras a generar integración y fraternidad.
  • Partir de un análisis de la realidad completo, serio, auxiliado por especialistas para realizarlo.
  • Estructura que favorezca la comunicación y la interacción entre todos y que permita aprovechar y/o detectar recursos existentes en la vicaría y ponerse todos al servicio de todos.
  • Los vicarios episcopales aprovechen sus contactos con gente especializada, para alimentar a su comunidad.

GRUPOS DECANATO

Prioridades:

  • Unificar materiales didácticos para la  formación de agentes.
  • Buscar la cercanía con los consejos parroquiales.
  • Crear centros de formación para agentes donde no los hay.
  • Que la formación espiritual sea una prioridad en el proceso de formación de agentes.
  • Planear acciones de formación de agentes a corto plazo.
  • Trabajar de manera vinculada y orgánica: vicaría, decanto y parroquia.
  • Tener un directorio de redes sociales actualizado.

Líneas de acción:

  • Tener un conocimiento verdadero y objetivo de la realidad, para detectar necesidades y, a partir de ello, proponer soluciones.
  • Que cada decanato elabore un proyecto de formación de sus agentes, respondiendo a sus necesidades.
  • Unificar materiales didácticos.
  • Trabajar de manera más cercana a los consejos parroquiales.
  • Trabajar la formación de agentes en forma conjunta: vicaría, decanatos y parroquias.
  • Crear centros de formación donde no los hay.
  • Planear acciones a corto plazo.
  • Definir perfil para el o los responsables de la formación a nivel decanato.
  • Nombrar a un(os) responsable(s) de la formación.
  • Que las parroquias del decanato conozcan al responsable de la formación.
  • Que se reestructure, actualice o en su caso, se conforme el CEFALAE donde no lo haya.
  • Definir el plan para la formación en el decanato a partir de un análisis de la realidad para homologar; que en la planeación participen los integrantes del los consejos parroquiales y decanal.

GRUPOS PARROQUIA

Líneas de acción:

  • Determinar criterios para evaluar el nivel de formación de los agentes.
  • Formar un equipo base para la formación de agentes a nivel parroquial.
  • Proponer un esquema formativo a los grupos y movimientos parroquiales.
  • Que los párrocos se interesen y acompañen en la formación a los laicos de su comunidad.
  • Formar un equipo de facilitadores para la formación de agentes que sea formado por las instancias diocesanas. Que tengan una espiritualidad de comunión.
  • Que los párrocos impulsen dentro del plan parroquial la formación de agentes y le den seguimiento en corresponsabilidad con el equipo de facilitadores parroquiales.
  • Utilizar y aprovechar todos los subsidios existentes.
  • Que cada parroquia asuma la formación inicial.
  • Que todas las parroquias participen en las actividades que tengan que ver con la formación a nivel decanato.
  • Que los presbíteros conozcan y asuman como prioridad la formación de sus agentes y sean los que pongan el ejemplo en un proceso de conversión y formación permanente.
  • Formar al personal que trabaja en las parroquias, porque son el primer contacto que tiene la gente.
  • Formar pequeñas comunidades y potenciarlas.
  • Que se tengan procesos integrales de formación para los diferentes movimientos y grupos de agentes en las parroquias.

GRUPOS CAMPO LABORAL

Acciones prioritarias:

  • Definir los alcances y los límites de la pastoral laboral e insertarla en la misión permanente.
    Detectar a las personas que ya están trabajando en ese campo, dialogar con ellos y conocer sus necesidades.
  • Contar con una planeación estratégica arquidiocesana especializada y concreta con base en un equipo que diseñe un plan.  Regular su avance y conjuntar experiencias.
  • Definir al sujeto de la pastoral laboral.
  • Ir a los ambientes laborales que estén en situaciones difíciles.

GRUPOS VIDA Y FAMILIA

Acciones inmediatas:

  • Que el agente de pastoral haya vivido el retiro kerigmático y éste haya sido impartido por especialistas.
  • Actualizar los contenidos de los subsidios con relación a temas de bioética, de manera anual.
  • Que cada persona acepte trabajar con un programa.
  • Que se parta de un diagnóstico y de una adecuación del mismo en cada parroquia.
  • Aplicar los programas específicos a las necesidades de cada parroquia.
  • Generar subsidios económicos.
  • Fomentar la retroalimentación que permita la evaluación de los procesos para mejorarlos.

GRUPOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Líneas de acción:

  • Convocar a una asamblea específicamente para comunicadores y determinar líneas de acción.
  • Formar un centro de comunicadores católicos.
  • Que en el seminario exista una materia específica de comunicación social.
  • Crear una especialización con respecto a la comunicación social, diplomados.
  • Que la planeación sea prudente y con tiempo y se le dé seguimiento constante a todas las acciones y sus metas y difundirlas.
  • Apertura de líderes de opinión y que puedan aportar algo a nuestra necesidad de comunicación. No discriminar a quien no comulgue con nuestras ideas.
  • Si ya se hizo contacto con algunos de estos líderes, darles seguimiento.
  • Que se valore a quienes ya están trabajando en este campo.
  • Aprovechar el talento de los laicos y canalizarlos.
  • Que las autoridades eclesiales sean más sensibles y den el mismo lugar a todas las personas.
  • Que los laicos echen a andar su imaginación, que no estén supeditados a los sacerdotes. Que no se limiten.
  • Una vez creada la pastoral de la comunicación, ésta se encargue de:
    • Promocionar todo lo que existe para apoyar a las diferentes pastorales (videoteca).
    • Acceso a internet y a las nuevas tecnologías.
    • Utilizar los medios de comunicación digitales para difundir la información necesaria para las demás pastorales.
  • Diferenciar la pastoral de los medios de comunicación de la oficina de comunicación social de la Arquidiócesis.

Prioridades:

  • Crear la pastoral de los medios de comunicación y garantizar la formación en este ámbito.
  • Promover el buen uso de los medios de comunicación para transmitir el Evangelio y dar formación.
  • Formar un banco de recursos para las diferentes pastorales y que se dé a conocer a través de una página de Internet.
  • Que se tenga un acceso a los medios a través de la pastoral de la comunicación.
  • Dar estructura a la información y sistematizar.
  • Invertir recursos en la difusión de eventos diocesanos.
  • Exigir a nuestras autoridades eclesiásticas que se implemente una comisión funcional de comunicación social, sobre todo obispos.
  • Buscar a los presbíteros que tengan el talento para comunicar la Buena Nueva en los medios.
  • Que todos estemos en contacto constante con la Palabra y siempre actualizados.
  • Ir al encuentro de los alejados y promoverlos.
  • Crear un manual para el comunicador católico.

Acciones inmediatas:

  • Convocar a los que quieran participar en la pastoral de los medios de comunicación.
  • Implementar la pastoral de la comunicación.
  • Articular y vincular las iniciativas concretas de formación.
  • Actualizar información en las páginas de Internet, no repetir la información y que sea verídica.
  • Hacer que la pastoral de la comunicación anime a las comunidades para que proyecten valores cristianos católicos.
  • Difundir materiales.

GRUPOS UNIVERSIDADES Y SISTEMA EDUCATIVO

Acciones concretas

  • Fortalecer la pastoral educativa.
  • Implementar estrategias en el ámbito oficial junto con la Arquidiócesis.
  • Evaluar el perfil de ingreso y egreso de las licenciaturas pontificias. Como futuros formadores.
  • Implementar escuelas para padres y escuelas para madres y darles acompañamiento espiritual.
  • Mayor vinculación arquidiocesana con el sistema educativo.
  • Retomar directorios de agentes formados de las diferentes pastorales, para llamarlos a su integración al proceso de formación.
  • Conocer la realidad de las agentes de este ámbito.
  • Crear vínculos con las instancias correspondientes, por ejemplo el consejo de laicos.
  • Conocer las necesidades de los laicos que están en los diferentes ámbitos sociales.
  • Utilización de un lenguaje culturalmente entendible.
  • Enviar por celular mensajes evangélicos.
  • Implementar un plan de formación para maestros.

GRUPOS NOVIMIENTOS ECLESIALES

Prioridades:

  • Sumar a todos los integrantes de los grupos y movimientos al proceso de formación y comenzar por el kerigma, para que después pasen a las otras etapas.
  • Homologar el proceso de formación en todos los grupos y movimientos, evaluando y corrigiendo los resultados.
  • Que cada grupo o movimiento comparta sus carismas y los den a conocer y se sumen al proceso de la Arquidiócesis.

Líneas de acción:

  • Que los movimientos pongan a disposición todos sus subsidios y recursos para que se aprovechen mejor.
  • Actualizar el directorio e informar a los decanos y párrocos de su existencia.
  • Presentar el plan de formación de tres etapas a nivel arquidiocesano para que los apliquen en todas las parroquias.
  • Que cada movimiento clarifique cuáles son sus objetivos, métodos de trabajo para que todos estén informados.
  • Que los sacerdotes entiendan que la Arquidiócesis es una unidad y no se separen en pseudodiócesis.
  • Que los trabajos arquidiocesanos aterricen en las parroquias.
  • Que en el seminario se les dé un panorama del proceso de formación de agentes, porque cuando salen de ahí, no lo conocen y por eso no lo ponen en práctica.
  • Generar un calendario de formación inicial para agentes provenientes de grupos.
  • A los líderes de los grupos darles formación específica para que conozcan la implicación de ésta con el proceso misionero.

GRUPOS VIDA CONSAGRADA

Prioridades:

  • Hacer llegar la información (encuentros, asambleas, retiros, etc.) y planeas pastorales a las distintas comunidades.
  • Que la vida consagrada se inserte en la vida pastoral, sobre todo donde no hay incidencia eclesial.
  • Aprovechar la cercanía de la vida religiosa con la comunidad para que sea vínculo de comunión.
  • Hay que seguir insistiendo en la concienciación del ser discípulo misionero en cada uno de los agentes.
  • Buscar medios que ayuden a profundizar en la misión permanente de todas las pastorales.
  • Asumir sus responsabilidades y respetar los distintos carismas de las comunidades con una actitud de apertura.
  • Valorar a cada persona que participa o está alejada, con sus carismas.
  • Acompañamiento personal más integral en cada laico para su vida eclesial.
  • Crear cuna comisión arquidiocesana de vida espiritual donde la vida consagrada comparta y anime la vida espiritual de los agentes de la Arquidiócesis.

Líneas de acción:

  • Promover la espiritualidad de comunión en todos los ambientes.
  • Recrear el estilo de la relación entre presbíteros, religiosos y laicos como Pueblo de Dios.
  • Acompañar a nivel personal e integral a cada laico para su vida eclesial.
  • Conocer, comprender y asumir el marco general de la formación de manera corresponsable para impulsarlo.
  • Testimoniar nuestra vida cristiana como base del encuentro con Jesús, con alegría, al servicio de la Iglesia.
  • Reconocer, valorar, aprovechar e impulsar y compartir los distintos carismas al servicio de las distintas instancias: parroquia, decanato, vicaría y Arquidiócesis.
  • Instituto de vida espiritual para la Arquidiócesis.
  • Que el vicario de religiosos se elija por consenso.
  • Reuniones periódicas de religiosos para dar seguimiento formativo.
  • Los asistentes a las asambleas sean los facilitadores del contenido de la asamblea en sus ámbitos y comunidades, respetando y tomando en cuenta las aportaciones de los participantes.