Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


Presentación de Experiencias
de Evangelización con Ambientes
en la Arquidiócesis


CONTENIDO

V Vicaría Episcopal. Experiencia Misionera en Mercados

Experiencia Diaconal. Parroquia Santa Cruz y Soledad. IV Vicaría Episcopal

Experiencia de Evangelización en ambientes fuera del Templo

Comisión de Cultura

Los Indígenas en la Ciudad



Excmo. Sr. Obispo Francisco Clavel Gil.
R. P. Said Martínez Alcántara. C.O. 5658-4110
Micaela Estrada Martínez 5639-7688- ext.111


Materiales: Se están ocupando los materiales de la quinta vicaría, pero pronto se verá la posibilidad de implementar los materiales de la Formación básica de la Arquidiócesis de México.

Nivel: Todas las pequeñas comunidades han vivido el retiro kerigmático, y están en la etapa de perseverancia, formación básica.

EXPERIENCIA EN MERCADOS


Cuarto Decanato
Parroquia de Ntra. Sra. De las Nieves
Col. Pedregal de Santa Úrsula Coapa.


Mercado Adolfo Ruíz Cortinez (la cruz).
Fecha de Inicio: febrero 4 de 2010
Día de reunión: jueves
Hora: 19:00 hrs
Asistentes 10
Coordinador: José García


Mercado Santa Úrsula (pescaditos)
Fecha de Inicio: enero 28 de 2011
Día de reunión: miércoles
Hora: 18:00 hrs
Asistentes 11
Coordinador: Gonzalo Sosa


Rectoría de la Inmaculada Concepción
Col. El Reloj.


Mercado el Reloj
Fecha de Inicio: marzo 11 de 2011
Día de reunión: viernes
Hora: 18:00 hrs
Asistentes 8
Coordinador: R.P. Fernando Escobar. C.O


Parroquia de Santos Fundadores
Col. Pedregal de Santo Domingo Coyoacán

Mercado Santo Domingo de las Rosas
Fecha de Inicio: abril 6 de 2011
Día de reunión: lunes
Hora: 18:00 hrs
Asistentes 9
Coordinador: Juana Rodríguez

Quinto Decanato
Parroquia Jesucristo Crucificado
Col. Avante

Mercado Avante (acompañado por el cuarto decanato)
Fecha de Inicio: mayo 31 de 2011
Día de reunión: martes
Hora: 18:00 hrs
Asistentes 9
Coordinador: José García.

AVANCES

  1. Se ha aprovechado la religiosidad popular para detonar procesos en torno a la evangelización. Las pequeñas comunidades nacieron a partir de las eucaristías que se celebraban en los mercados con motivo del 12 de diciembre. En las eucaristías se invitó a este proceso y las personas aceptaron.

  2. Es una experiencia ofrecida por agentes laicos que en su momento vivieron el proceso evangelizador en las parroquias señaladas.

  3. El proceso evangelizador se comienza a comprender como una experiencia que no solamente se dirige ad intra del ambiente parroquial, sino que es una experiencia que se puede compartir en otro tipo de ambientes.

  4. El entusiasmo y la convicción junto con la formación de los laicos, ha provocado que estas experiencias se abran a este tipo de ambientes y que hasta la fecha se siga manteniendo.

  5. Las pequeñas comunidades comienzan a encontrar en esos espacios un lugar para compartir la vida y practicar la escucha. Los miembros de cada comunidad una vez que han terminado su labor comercial se reúnen para leer la palabra de Dios y compartir los temas que el material de la V vicaría les ha ofrecido.

  6. En el mercado de la cruz se ha implementado la catequesis para los hijos de los locatarios, esto ha creado un ambiente de unidad y solidaridad entre ellos.

DESAFÍOS

  1. Consolidar el proceso en estas pequeñas comunidades, para que se puedan impulsar la apertura de otras comunidades en los mismos mercados.

  2. La inserción de más laicos en el trabajo de ambientes.

  3. El diálogo abierto con otros locatarios que son de otro credo.

  4. La incidencia de estas pequeñas comunidades en la transformación de su ambiente de trabajo. Los miembros de estas pequeñas comunidades deberán de incidir de manera clara y eficaz en la transformación de las estructuras de su ambiente con iniciativas, con testimonios de justicia y con actitudes propositivas para el bien común.

Pbro. Sergio G. Román

El lugar

Junto al gran mercado de la Merced, en el Barrio de la Soledad, se encuentra la Parroquia de Santa Cruz y Soledad. Colinda y atiende al famoso Barrio de la Candelaria y, al Norte, con el Barrio de San Antonio Tomatlán. En el entorno están la Parroquia de Santo Tomás La Palma, el Barrio de Manzanares con su minúsculo santuario del Señor de la Humildad, La Santísima, Jesús María, San Pablo, San Lázaro, San Jeronimito, San Lucas y otros barrios antiguos de la antigua Ciudad de México.

Convertidos en un gran mercado, quizás el más grande de México, son barrios con grandes contrastes: por una parte se mueve mucho dinero, pero la zona se considera una de las más pobres de la ciudad; se conservan tradiciones muy antiguas entre los pocos vecinos que están arraigados y no han querido o no han logrado emigrar a colonias más habitables y menos conflictivas, y, por otra parte, estos barrios captan a personas recién llegadas de toda la República y de Centro América; junto a la sana religiosidad católica conviven la brujería, la santería y el culto a la muerte. Junto al deterioro moral conviven los valores comunitarios propios de estos barrios antiguos: la solidaridad, la ayuda mutua, la convivencia festiva, la comunión en la religiosidad popular.

Cuando visitamos este barrio de la Soledad salta a la vista la suciedad propia de una zona de mercados, pero también se observa el deterioro social en los indigentes, niños de la calle, teporochos y prostitutas que abundan por las calles.

La vivienda, en su mayoría, la constituyen predios remodelados después del terremoto de 1985, pero todavía quedan vecindades porfirianas y edificios de departamentos casi en ruinas. Existe hacinamiento y la consecuente promiscuidad.

Hay delincuencia organizada que se dedica al tráfico de drogas y al robo a comerciantes y a compradores.

La Parroquia

Después de ser una de las parroquias más vivas de la ciudad, allá a mediados del siglo pasado, Santa Cruz y Soledad se estancó primero y se despobló de feligreses después, en ese proceso de desacralización que padece toda la zona afectada por el comercio informal. Se llegó al punto de que la parroquia dejó de ser “congrua” y difícilmente sostenía al sacerdote que la atendía por la falta de feligreses y de ceremonias.

Físicamente las instalaciones parroquiales estaban abandonadas y casi en ruinas.

Los párrocos anteriores prestaban locales de la parroquia a diversas organizaciones y hasta a una institución educativa.

La diaconía

La Cuarta Vicaría padece, como toda la Arquidiócesis, de la falta de sacerdotes para atender todos los templos a su cuidado. Los Vicarios Episcopales anteriores y el actual, han buscado soluciones a este padecimiento crónico y han confiado algunas rectorías, no parroquias, al cuidado de dos congregaciones religiosas femeninas y al cuidado de algunos diáconos. En esta Vicaría hay administradores parroquiales, senadores y hasta decanos con uno o dos años de ordenados porque las circunstancias lo exigen.

Esta experiencia emergente ha sido, a la vista, positiva por los resultados pastorales.

En agosto de 2009 hubo necesidad de proveer de pastores la Parroquia de Santa Cruz y Soledad y el Vicario Episcopal decidió confiarla a un equipo de tres diáconos bajo la autoridad del Pbro. Francisco René Espinosa, provicario y encargado de los diáconos permanentes en la Vicaría. Él es el párroco responsable de acuerdo con el Derecho Canónico.

Los diáconos permanentes, han ido cambiando y en la actualidad el equipo está formado por Francisco del Toro Núñez, Jorge Chaparro Domínguez y Miguel Rechy Luna, que es médico.

Ya han presentado al obispo su segundo informe de trabajo y él quedó satisfecho por los logros de los diáconos.

Desde luego, hay una atención a la vida litúrgica de la parroquia con la ayuda de presbíteros que colaboran de muy buena voluntad en la celebración de la Eucaristía y de la Reconciliación.

Es notable la piedad eucarística que ha logrado que en esta parroquia haya adoración perpetua al Santísimo Sacramento, día y noche.

Poco a poco se ha recuperado la asamblea litúrgica y vuelve a haber vida de oración en la parroquia.

La mesa de los pobres

En la pastoral socio caritativa, terreno característico de los diáconos, se sirve, literalmente, la mesa a los pobres en un comedor que atiende a 120 indigentes y niños de la calle.

Se atiende a los migrantes que acuden a la parroquia por la cercanía a una de las terminales de autobuses foráneos, se les da la oportunidad de bañarse, se les alimenta, se les permite hablar por teléfono para pedir ayuda económica a sus familiares y se les proporciona acompañante para retirar los fondos enviados, se les canaliza a albergues y, con ayuda económica del Decanato, se les proporciona dinero para sus pasajes, si es necesario. En la casa parroquial se construyeron regaderas para hombre y para mujeres.

Siendo ésta una zona de prostitución, se ha dado ayuda a una agrupación de prostitutas ancianas, proporcionándoles atención espiritual, confesión y demás sacramentos. Cada mes se les ofrece una misa y se les da una comida.

En las instalaciones parroquiales funciona un grupo de Alcohólicos Anónimos y los diáconos dan atención a los adictos que acuden en busca de consejo y orientación.

Existen en la parroquia dos grupos de la tercera edad y se les proporcionan cursos y despensas.

La predicación del Evangelio

Desde la parroquia parten domingo a domingo los misioneros que visitan los predios llevando la buena noticia. Se van formando poco a poco centros de oración y se comienza a dar retiros.

Las instalaciones de la parroquia, restauradas y adaptadas, se usan para dar retiros a matrimonios. Ya se han realizado tres de estos retiros.

Es deseo de los diáconos del equipo que su casa parroquial esté a disposición de los diáconos de la Arquidiócesis y con mucha generosidad la prestan para retiros, convivencias o grupos diaconales de estudio.

Se nota

Se nota en el viejo barrio una renovación a partir de la parroquia atendida por los diáconos y por sus esposas. Se han ganado la aceptación y el cariño de los fieles por su tolerancia y comprensión.

Últimamente el edificio parroquial ha sido repintado y luce como la joya colonial que es. Me llamó la atención que un grupo de jóvenes estaban jugando frontón en el atrio usando una pared recién pintada. Con la confianza que da el ser sacerdote, los amonesté por estar ensuciando una pared tan bonita y, con todo respeto, me presumieron que el padre diácono la había mandado arreglar especialmente para que ellos jugaran frontón. ¡Si no puedes contra ellos, únete a ellos!

Comisión de Pastoral Educativa

Descripción

A partir de la experiencia escolar, del diálogo con otros maestros, de los medios de comunicación y de la preocupación del gobierno por el tema, fue como comenzamos a ser conscientes del fenómeno del bullying. Es una problemática social al interior y exterior de las instituciones educativas y trasciende a los grupos de evangelización; es difícil de encarar, debido a la multiformidad en que se presenta y las diversas variables que influyen en ella. Ha sido traducida al castellano como “acoso” o “intimidación”. Se deriva de diversos factores familiares, deportes agresivos, medios de comunicación, agentes económicos y biológicos.

La preocupación surge de la gran cantidad de casos de violencia que han brotado en los centros escolares a nivel mundial, pues los estudiantes involucrados en este fenómeno han llegado hasta el suicidio; esto ha propiciado que se realicen estudios de diversa índole, desde la búsqueda de las causas, efectos, perfiles tanto de los agresores como de las víctimas. Todo ello con la finalidad de conocer el mal, además de manifestar que puede ser, en algunos casos, un preámbulo para la delincuencia juvenil.

Objetivo

Existe relación directa entre la formación de valores y el bullying en la adolescencia de México. Por ello, el objetivo de esta elaboración es el siguiente: a partir de los resultados de una investigación cuantitativo-cualitativa sería, brindar una propuesta innovadora, como posible solución al problema del bullying. Argumentar y proponer el desarrollo de habilidades de competencia social en los estudiantes como: el respetar al otro, pedir turnos, resolver conflictos mediante el diálogo y acuerdos, para propiciar un compromiso social para erradicar y desterrar la agresividad de los centros escolares.

Grupos que alcanza

Ámbitos
Personales
Familiares
Sociales /Culturales
Políticos

Grupos

Estudiantes

Padres de familia

Docentes /
Institución educativa

Autoridades

Dimensiones

Biológica y psíquica

Funcionalidad

Medios de comunicación (redes sociales, internet, videojuegos) /
Prestigio mal entendido

Desconocimiento e insuficiente garantía legislativa y jurídica

Quién trabaja

Los colaboradores de la misma Comisión, los alumnos del Diplomado en Educación en la Fe y los Prestadores de servicio social de la Universidad Iberoamericana al interno de la Comisión

Resultados

Las cifras que se manejan en estudios mexicanos se han extraído de organismos internacionales, por ello es relevante nuestro trabajo.

No cualquier acto violento es bullying, pues requiere de los tres elementos necesarios para que se cumplan propiamente: la intención, que se repita durante cierta frecuencia y que sea entre pares (Olweus 1993).

Es un tema de moda pero poco profundizado, por lo cual no logra erradicarse.

La cifra es alta, es más común entre varones, pero lo sufren las niñas (a nivel público y privado hay una alta vulnerabilidad en el territorio arquidiocesano).

Los mismos adolescentes proponen como solución la formación en los valores.

Proyectos para fortalecerla

Un mayor conocimiento del fenómeno a nivel de investigación cualitativa y cuantitativa.

Divulgación a través de subsidios (por ejemplo, folletos para especificar dónde se da, cómo se trata, su prevención, etc).

Concientización del problema en las escuelas.

Contacto
compastoraleducativa@yahoo.com.mx
Comisión Arquidiocesana de Pastoral Educativa
52083200/55251110 Ext. 1701/1008

Pbro. Mario Ángel Flores Ramos
Director

1. El acompañamiento y la asesoría al Centro de Sindonología es un punto de referencia en torno al diálogo Ciencia y fe. Por una parte está la difusión de los estudios en torno a la Sábana Santa y, por otra se da un punto de encuentro entre las investigaciones científicas a nivel mundial y la observación de un documento de la antigüedad cristiana.

También se ha desarrollado por afinidad en ambos aspectos la difusión y desarrollo de estudios en torno al Ayate de Juan Diego, donde se plasma la imagen de la Virgen María de Guadalupe.

Se ha desarrollado un diplomado en Ciencia y Fe con la gestoría de la Universidad Anáhuac, campus norte, con la participación del Centro de Sindonología y la Comisión de Cultura de la Arquidiócesis de México. Se promueven conferencias mensuales para los alumnos de las distintas licenciaturas de la U. Anáhuac para proporcionarles una visión sobre distintos aspectos del diálogo entre la fe y la ciencia.

2. Difusión de la cultura católica. La fundación y acompañamiento de la Asociación de Editoriales Católica Unidas, Asociación Civil (ECU), con la gestoría de la Comisión de Cultura ha permitido en un lapso de diez años, la continua relación entre las editoriales del libro católico en México, la presencia en las principales ferias del libro en nuestro país, no sólo con un testimonio común de organización, sino también con propuestas de reflexión eclesial con conferencias y presentación de libros.

Ha habido también experiencias de ediciones comunes, con mucho éxito para su difusión, tal como sucedió recientemente con el documento de la Conferencia del Episcopado Mexicano sobre el bicentenario y centenario de la independencia y la revolución, en el 2010.

3. La presencia en medios de comunicación. Una de las actividades constantes es la participación en foros de análisis y discusión sobre temas eclesiales en los medios de comunicación, especialmente en debates radiofónicos en diversos programas y en noticiarios, según la oportunidad. Hay presencia constante en programas propios de tema religioso y hay participación frecuente en foros diversos que requieren de la participación de la Iglesia ante la opinión pública para aclarar su opinión en temas políticos, sociales, culturales o científicos.

En el año de 1986 nació la comisión de pastoral indígena para acompañar a los grupos Mazahuas, Ñañús (otomíes) y Triquis que habitan en predios del Centro de la Ciudad de México. Iniciamos el contacto a través del entonces llamado Instituto Nacional Indigenista del Distrito Federal y de su Zona Conurbada. Los primeros pasos fueron ubicar y conocer a los grupos. A través de Cáritas se les apoyó con fondos para la compra de materias primas porque son grupos que se dedican al comercio y a la elaboración de productos artesanales.

Con el tiempo estos grupos comenzaron a prepararse para recibir los sacramentos. El primer grupo que se preparó está ubicado en la calle de Mesones y recibió la comunión en la Catedral de manos del señor Cardenal Norberto Rivera Carrera. Tuvimos encuentros con ellos cuando se daban situaciones de conflicto al interior de los grupos, siempre en coordinación con el INI. Muchos de los predios que ocuparon o compraron ya son casas y condominios, resultado de sus propias luchas y del apoyo de los programas de vivienda oficiales.

Con motivo de la Canonización de Juan Diego la comisión amplió su campo de trabajo, de manera particular en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en donde, actualmente, el padre Juan Ortiz Magos y la licenciada Liliana Jamaica dan seguimiento a los grupos de las diversas etnias que ya son residentes de la Ciudad pero, sobre todo, a los indígenas que se encuentran de paso. El trabajo consiste en hacerlos sentir en su casa con una misa todos los domingos y con un lenguaje de signos litúrgicos para que se integren plenamente a la celebración.
Además existe una mayordomía que los distintos grupos van asumiendo como un servicio entre ellos que culmina con la peregrinación que se realiza en el aniversario de la Canonización de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin el 31 de julio. Se les ofrecen en el centro pastoral de la Basílica talleres según sus necesidades y se organiza cada año la venta de sus productos artesanales. Cabe destacar que dos imágenes peregrinas de la Virgen de Guadalupe y de San Juan Diego, partiendo de esta Basílica, recorren los pueblos indígenas de las diócesis del País como signo de unidad, de paz y de compromiso con nuestros hermanos y con nuestras hermanas indígenas. En el mes de diciembre se realizará, como cada año, la celebración de los sacramentos para estos grupos en la Basílica o en el Santuario de San Juan Diego.

Escuchar las voces de todos estos grupos nos ha hecho comprender mejor el diálogo que tuvo Santa María de Guadalupe en este Cerro del Tepeyac cuando salió al encuentro de Juan Diego. Todas las parroquias de esta ciudad cuentan con la presencia de grupos indígenas, algunos de ellos originarios, y ahora tenemos otra oportunidad para abrir nuestro corazón, nuestra mente y nuestros oídos a sus voces, a sus lenguajes, a sus culturas y sobre todo a su fe.

Finalmente, agradecemos todo el apoyo que nos brinda este santo lugar de peregrinación para seguir ofreciendo un buen servicio a los indígenas. Recordemos que nuestra Arquidiócesis tiene nombre indígena: México-Tenochtitlán.


ALGUNAS EXPERIENCIAS DE EVANGELIZACIÓN CON AMBIENTES EN LA ARQUIDIÓCESIS -en PDF-