Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTASAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
DOCUMENTOS
FOTOGRAFÍAS
MAPA SITIO

 


COMENTARIO DEL SR. ARZOBISPO


En la asamblea, la tarea del obispo es, más que dirigir mensajes, escuchar; es el objetivo principal que trae aquí al obispo, escuchar las voces de sus colaboradores en distintos ambientes, en distintos niveles.

Me gustaría escuchar voces sobres dos temas, porque con frecuencia he oído en las relaciones que nuestra comunicación es mala, que no llega la comunicación o que no hay comunicación o que esa comunicación se pierde.

Me gustaría, dentro de la estructura que tiene la Arquidiócesis, saber con más precisión dónde se rompe esa cadenita, porque tenemos la Arquidiócesis; el Arzobispo es ayudado por ocho obispos auxiliares territoriales, en cada vicaría hay decanatos, los decanatos están compuestos por parroquias y las parroquias, ese fue el primer trabajo del Sínodo, se supone que hay sectores, que la Arquidiócesis está sectorizada o cada parroquia.

Creo que esta Arquidiócesis tendría un gran poder de convocación, de dar buenas noticias, buenos anuncios, una buena nueva si esa cadenita o esa pequeña estructura que tenemos funcionara.

Siento que en ocasiones no funciona, no sé dónde se rompe si con los obispos, con los decanos, con los párrocos o no hay sectorización y la gente no está enterada.

Les pongo un ejemplo, recientemente se dio una comunicación, un ofrecimiento, Oceánica, una organización que se dedica a trabajar con los que tienen adicciones, gratuitamente ofreció el programa, porque hay una fundación que lo sostiene, un programa que cuesta muchísimo dinero, no sé si eso ha llegado a la gente para dar este servicio.

Si la gente tiene conocimiento de lo que realmente se nos ofreció y la eficacia que podría tener un servicio de estos si lo prestara la Arquidiócesis.

Podría mencionar varias cosas que son muy importantes para la vida de esta Arquidiócesis y tengo la sensación de que a veces inclusive la gente más allegada a nuestra Iglesia no tiene conocimiento de aquello, o sea, nunca le ha llegado. Nosotros suponemos que ya le llegó porque se publicó en la página de la Arquidiócesis o se publicó en Desde la Fe, ya damos por supuesto que aquello se conoció.

Creo que en muchas ocasiones tendría que ser evaluada esa cadenita; me gustaría conocer una evaluación de si nuestra comunicación, está bien que aquí se diga, tenemos mala comunicación, la comunicación no llega, etcétera, pero me gustaría conocer por qué, si fue el primer presupuesto del plan arquidiocesano, que tuviéramos la sectorización.

Un segundo tema que me interesa conocer muchísimo, cual es la realidad, con mucha frecuencia se habla de la formación específica y escuchábamos cómo cada uno de estos ambientes necesita de una formación específica, qué tanto hemos crecido en esa insistencia de tener agentes de pastoral con formación específica para estos sectores específicos.

Solamente se mencionaron algunos, pero hay muchos otros que necesitan de una formación específica, por ejemplo, me refiero a si alguien va a trabajar con el Ejército, pues debe tener una formación específica, al menos sabe la estructura el Ejército, cómo llegar a sus familias, a los hospitales, a los soldados, a las cárceles de los soldados, etcétera.

Por ejemplo, no solamente el Ejército, sino a la Policía, tengo entendido que en el Distrito Federal son más de 100 mil, no sé si tengamos a alguien con formación específica para llegar a la Policía.

Bueno, sólo pregunto, sé que hay gente preparada, como ejemplo, vimos con los Migrantes, nosotros no formamos a esa gente, pero sí hay un carisma o varios carismas que gracias a Dios tenemos y pueden llegar a los Migrantes; me pregunto si estamos llegando adecuadamente a las cárceles, porque los obispos vamos unas dos o tres veces al año y a distinto reclusorio y, como nos dejan salir (risas) no volvemos, pero sí sería bueno saber si realmente esta Arquidiócesis está respondiendo con formación específica, si tiene agentes con formación específica para llegar a los reclusorios, porque hay una problemática durísima, allí, no solamente porque hay población excesiva, sino porque hay ahí una contaminación muy difícil de atacar.

La Buena Nueva hasta dónde está llegando, ¿tenemos gente realmente preparada o simplemente gente de buena voluntad?

Son dos temas de los que me gustaría que viéramos las causas. Estamos haciendo una evaluación de esa sectorización, una evaluación de cómo va la formación específica o nos hemos quedado en una formación común, generalizada, para repetir lo mismo o la Arquidiócesis puede decir: ya tenemos esta estructura que realmente está formando agentes específicos, por ejemplo CADIAM, sé perfectamente que sí formó agentes específicos para estos niños, con capacidades diferentes y que ese material que trajimos de Chicago, realmente ha servido en esta Arquidiócesis, no solamente porque hubo material, sino porque hubo gente que se preparó específicamente para este apostolado y esta Arquidiócesis lo ha podido compartir con otras diócesis tanto del país como fuera del país, porque hay agentes que se prepararon específicamente para este apostolado, pero me gustaría saber también de los demás ambientes que están enumerando, saber hasta dónde tenemos agentes con formación específica para llegar a ese mundo.

Muchas gracias.

Versión estenográfica